X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Diario de una confinada

¿Por nuestras notas nos conocerán?

Publicada el 15/04/2020 a las 06:00

Todos los días hago un par de viajes a lo loco, sin guantes ni mascarilla. Para llegar a mi destino no me hacen falta. Ya lo conté en otra entrada: voy al pasado y escarbo un poco, después me acerco al futuro y fantaseo. Son mis ejercicios diarios de escapista, me los prescribí yo misma para los momentos de crisis, cuando el presente se me queda atravesado en la boca del estómago y no me deja estar.

Ayer viajé hasta ese pasado en el que existía la casa de mis abuelos, una casa con patio y tejados por los que se movían con destreza los gatos familiares –pero no confinados–, los mismos por los que mi madre y mi tío se jugaban la integridad física al menor descuido de los mayores.

Hoy ya no hay gatos, ni patio, ni niños probando su suerte sobre unas tejas: en su lugar reside un edificio de apartamentos de ladrillo que seguramente no sabe nada de su antecesor.

En las tormentas de recuerdos familiares, yo siempre soy la que conserva menos detalles de la casa en la memoria, porque fui la última en llegar, aunque el olor y la emoción al subir aquellos tramos de escaleras de madera que temblaban cuando yo los trepaba a saltitos los llevo tatuados en el hipocampo.

Ayer, en otro tramo del viaje a un pasado más reciente, recordé que en la casa de mi madre, cuando tenemos uno de esos arrebatos de arqueología familiar que nos impulsan a sacar fotos y comentarlas, en algún momento de la excavación de los álbumes aparecen dos documentos: una carta de mi abuelo a la presunta familia de mi abuela y una factura de su taller de electricista.

La factura lleva impreso el nombre de una empresa llamada Las Artes Reunidas, cuya sede estaba en una de las habitaciones de la casa de los tejados con gatos. La estructura empresarial la formaban la abuela, que atendía los avisos desde un teléfono negro colgado en el pasillo, y el abuelo, que viajaba con su bolsa de cuero a devolverle la luz a algunas marquesas con lámparas de araña.

Releer ambos documentos, tan breves, cuenta muchísimo de la historia personal y social de sus protagonistas. En la factura de taller del abuelo los precios, los conceptos, la tipografía, el tipo de papel, ya describen un tiempo muy diferente de éste: ahora podemos pagar la compra en el supermercado con un smartphone, sin tocar ni una moneda, aunque últimamente tengamos que desinfectarlo al llegar a casa…

Y la carta, escueta pero con el lenguaje alambicado de la época, unía el punto de inicio de la formalización de la historia de amor de los abuelos y el punto final al drama familiar de ella. Aquella carta iba dirigida a quienes se hacían llamar "tíos" de una niña que quedó huérfana con muy pocos años y que ellos decidieron contratar al precio de… gratis. Mi abuelo les informaba de que se iban a casar y de paso, les comunicaba que se les había acabado el chollo.

Dejé a mis abuelos recién casados y tiré para el futuro. Y allí traté de buscar dos o tres documentos breves que pudieran contar también algo de nosotros muchos años después. Unas palabras escuetas que dijeran algo de cómo vivíamos, a qué le dábamos valor, un retrato con pocos trazos a partir de unas cuantas frases.

En mi búsqueda encontré una nota que firmaba un tal "vecino del 6ºB" que se ofrecía generosamente a hacer la compra a las personas mayores de su bloque para que estas no tuvieran que salir a la calle. Y a pocos metros de la oferta, dos notas más, ambas firmadas por "tus vecinos". En una instaban a una mujer, que trabajaba en un supermercado, a dejar de vivir en esa comunidad. En la otra recomendaban a un enfermero que se alojara en un hostal… Ambos, "tus vecinos", pedían "comprensión" a los invitados a largarse, y venían a decir que era por el bien de todos.

De camino al presente pensé en los habitantes del futuro: ¿qué conclusiones sacarían sobre cómo somos, quiénes somos los que habitamos en 2020 si leyeran esas notas?

Aunque me interesaba todavía más la respuesta a las preguntas que tenían que ver con el presente, con mañana mismo. ¿Qué cara pondrán "los vecinos" cuando vayan a comprar la comida de cada día? ¿Qué sentirán cuando estén en una cama de un hospital y les mire a los ojos el enfermero que ha dormido en el hostal? ¿Qué pasará por su cabeza –o por su corazón– cuando sepan que la única mano que sujetará la de sus enfermos es esa que no quieren que toque los botones del ascensor?

La canción de hoy. Put your hand in the hand. Dedicada a dos mujeres a las que aprieto con fuerza la mano, vamos.

Más contenidos sobre este tema
Relacionados




9 Comentarios
  • Isa. Isa. 15/04/20 17:33

    Creo que si, Raquel. Por nuestras notas nos conocerán. Y nos reconoceremos. También soy escapista por prescripción propia! Me parece una experiencia reconstituyente, como si me fuese construyendo con sorpresivos descubrimientos.. hilos que tejen, se enlazan y alehop! Chispa apasionante.

    En el confinado, estoy que trino con la marquesa 13 de casa fuete, la innoble Caye. Y me estoy reconociendo muy reactiva ante los hechos que describes. (Notitas vecinales, pintadas en coches..) Decidí hacerles publicidad. Pública. Me dije, voy a constatar, a dar fe para el histórico compartimento de las RRSS (solo utilizo twitter para información inmediata) Hasta ahora no me había atrevido a comentar nada, pero ahora, como si fuese Notaria. Uf.

    Un abrazo. Mucho ánimo y fuerza. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maspipe Maspipe 15/04/20 15:05

    Me ha encantado su prosapoética; en mi pasado hay muchas historias, de la única abuela que conocí, la materna... y muchas interpretaciones que hacían de los otros tres mis abuelos no conocidos. De las casas de mi abuelo paterno (contratista inteligente de Caminos y Canales) se conservan casi todas integras, excepto la que tocó a mi única hembra hermana (que eran tres casas unidas... hoy tb son apartamentos turísticos... esa casa duele a mi corazón porque ahí viví de pequeño, ahí volvia desde Helmanticae en mis vacaciones escolares y en las universitarias)... En mis sueños tb está el Futuro porque además de estudiar un año arquitectura, 12 medicina, Uno filología y cultura inglesas en UNED... llevo décadas autoaprendiendo lenguas, soy plurilingüe en más de 30 idiomas... soy matemático, Músico y hoy día también Físico Teórico {trabajando en más de seis teorías propias, más que nada en la Energía Oscura de la Antimateria... y, en los Agujeros Negros (Radiación Hodkings)}... !!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • MASEGOSO MASEGOSO 15/04/20 10:45

    Han cambiado dado nuestras viviendas, Hoy buscamos espacios pequeños que nos resten poco tiempo en su limpieza y mantenimiento, bien ventilados y con accesos fáciles, ascensores , etc. Ese cambio de estructuras en el hogar lo han destruido.

    Se nos ha olvidado que la generación posterior a la GC como la última generación del hambre. Aquella generación que agrupaba a tres generaciones: abuelos, padres e hijos en un mismo hogar donde se compartían experiencias y se escuchaban en las conversaciones familiares las experiencias de los abuelos, cuales eran sus orígenes, cual había sido su trabajo, sus penalidades o sacrificios para sacar a su familias adelante, sobre todo, como educar a aquellos hijos de un modo más adecuado y mejor del que les educaron a ellos para afrontar la vida futura. Eso era educacióon costructiva que forjaba la forma de entender la vida, no de un modo conservador, de un modo amable y sencillo que siempre nos tuvo colocados en el lugar de salida para la vida futura.

    Hemos ido progresando, las viviendas son pequeñas, el trabajo de la mujer ha facilitado que la economía familiares sean más extensas y mejores, que ayudamos a nuestras esposas den las tareas domesticas y en el aporte al mantenimiento físico de los hijos. Que nos unamos más a la labor hogareña y de paso, nos conozcamos mejor.

    Esas residencias de ancianos recogen a nuestros mayores, cuando el espacio hogareño se reduce de tal manera que nos posible la convivencia. Nos arrancan las raíces, nos quitan el acceso a la sabiduría de los mayores y nos disminuyen.

    Surge la pregunta crucial. ¿Tendrías en tu casa a tus padres, ya ancianos, en las condiciones que nos relata Alicia Gutiérrez en su artículo de hoy mismo, aquí en InfoLibre? Posiblemente no.

    Aralia cerro 2018 con una monto de ingresos de 51,89 millones de euros y un beneficio e 908.000,00. Un beneficio del 17,49% con dinero público. ¡¡¡¡¡¡negociazo!!!!!!

    Esas 720 plazas dan un beneficio per capita de 1261,11 € año que, al ser concertadas, se nutren de los presupuestos estatales.

    ¿Seguiremos dejando a nuestros mayores en esos lugares donde la suciedad y el abandono es normativo?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    6

    • Atea Atea 15/04/20 11:14

      Permíteme Masegoso una puntualización, las tareas domésticas y los hijos no son obligaciones solo de la mujer en las que el hombre "ayuda" sino que son tareas de ambos progenitores por igual.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      3

      4

      • MASEGOSO MASEGOSO 16/04/20 13:27

        Perdona la tardanza en responder.

        Así, personalmente, lo he entendido siempre a pesar de que, en mi caso, mi esposa nunca trabajo fuera de casa.

        Un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • Natxete Natxete 16/04/20 00:16

        Y 908.000 € no es el 17,49% de 51,89MM de €, sino la décima parte de dicha facturación (ni siendo una cifra desdeñable). De acuerdo en el resto de su c9mentario.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • micanuto micanuto 15/04/20 08:36

    ? Que sentirán ?. Nada, absolutamente nada. Desgraciadamente hay seres así.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • hlmic.gmail.com hlmic.gmail.com 15/04/20 01:55

    Estuve hablando por wassad ayer desde las 10;30 aproximadamente durante bastante rato en la cama, hubo un momento en que me adormecí, me despierto a las 13;20 de la madrugada y resulta que me ha desaparecido el movil, Teniendo en cuenta que ayer fué el primer dia que eché las persianas de toda mi casa antes de acostarme, menos la de mi habitación?Mis vecinos además de tener la llave de mi casa, tambien tienen algún artilugio que quita el seguro o han entrado escalando?si han entrado por la puerta el chisme de encima del ascensor tiene la imagen de quien ha sido, o el CNI tambien lo vá a modificar ?estaba en el movil toda mi vida. si han podido entrar como es que no me han pegado un tiro todavía?Tienen acceso por la noche cuando estoy yo dormida a mi casa?.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Maspipe Maspipe 15/04/20 14:49

      Bonito cuento-Thriler-Terror angustioso... !!!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

Lo más...
 
Opinión