x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

El negocio del odio

Ramón Lobo
Publicada el 21/05/2020 a las 06:00

¿Dónde estaba escondido el odio? El que se manifiesta en las calles, el que vuela por las cada vez más insufribles redes sociales, el que esparcen algunos (presuntos) periodistas. ¿Siempre estuvo entre nosotros en espera de una oportunidad de mostrarse sin disimulo? Estoy inmerso en la ambiciosa tarea de entender las causas de esta enfermedad en España, y para ello he iniciado el monumental proyecto de leer, mejor dicho, de estudiar, cada uno de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós​​​​​​, una de nuestras cumbres literarias, sometido al escrutinio de una doble estupidez, el de una derecha recalcitrante que le acusa de anticlericalismo, y el de una izquierda exquisita que construye su yo intelectual en el desprecio de lo que considera excesivamente popular, como si la inteligencia estuviera en lo que nadie entiende. Escribo “monumental” porque son 46. Los regaré con otras lecturas, como Mater dolorosa de José Álvarez Junco.

La enfermedad del odio lleva siglos entre nosotros. Cualquier intento de modificar una coma del guión “tú pobre; yo, rico” ha provocado represión, pronunciamientos militares, golpes de Estado y guerras civiles. La sola mención de la necesidad de una reforma agraria provocaba grandes accesos de ira en los grupos dominantes encabezados por los terratenientes y el clero. Siempre consideraron la política como un apéndice subordinado al orden y al mando. Se trata de un estatus hereditario al que se han ido sumando nuevas élites. La dominante hoy procede del franquismo. Son sus beneficiarios principales, los que lograron concesiones y monopolios.

Les recomiendo el libro de Juan Pedro Velázquez-Gaztelu, Capitalismo a la española (Esfera de los libros). De ese periodo de anormalidad política, ética e intelectual máxima proceden algunas de nuestras limitaciones. Una de las más llamativas, que viene de antiguo, es la ausencia de meritocracia. Priman los listos sobre los inteligentes, los espabilados sobre los útiles. No hay espacio para los Steve Jobs ni los Bill Gates. Tenemos un capitalismo de bajura que funciona unido a la política más turbia. No gana el mejor contrato, sino el más amigo, el que cuadra mejor los porcentajes. Tenemos una tara productiva porque nos falta visión a largo plazo y un campo de juego con reglas iguales y transparentes. Somos un país que depende del turismo y del ladrillo.

El escritor Juan José Millás dijo el domingo pasado en el programa A vivir que son dos días, de la cadena SER, que el poder debe ser un gran negocio para que lo quieran con tanto ahínco. No lo entrecomillo porque cito de memoria, pero les dejo el enlace. La fórmula con el PP y su acompañamiento empresarial, religioso, judicial y mediático funciona de la siguiente manera: si estoy en el poder, en las versiones A y B, todo está bien, la democracia es estupenda y nos encanta la Constitución. Si estamos en la oposición, todo es ETA, Venezuela, comunismo, lo que sea. La ecuación es mando u odio.

Un ejemplo de esto es el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, muy alabado (por mí, también) durante la pandemia porque ha sabido ser alcalde antes que ariete de la crispación; es decir que ha estado callado, no como IDA (Isabel Díaz Ayuso). El mismo Martínez Almeida fue el cabecilla de una oposición muy dura contra Manuela Carmena, siempre descalificadora, en la que todo estaba mal y todo era un peligro para España. Ahora como alcalde se ha calmado. El poder regresa a las manos que lo deben ejercer por ley natural.

¿Recuerdan la oposición a Felipe González desde que el PSOE perdió sus mayorías absolutas? ¿Recuerdan las campañas contra José Luis Rodríguez Zapatero? Le acusaron de ser cómplice de los terroristas del 11-M, además de etarra y no sé cuántas cosas más. No hay límite para el insulto. Es la escuela de Pablo Casado, la del hombrecillo insufrible carcomido por el rencor. Creerse más de lo que se es suele ser un problema. Genera personajes tóxicos.

El PP es el partido que bloquea la renovación del Poder Judicial, la de los Tribunales Supremo y Constitucional, y que presenta recursos de inconstitucionalidad a las leyes del matrimonio gay, que pleitea contra la reforma del aborto y el Estatuto de Cataluña, origen de la actual crisis territorial. Si los Jobs o Gates no tienen cabida en nuestro capitalismo, las Angela Merkel no tienen espacio en nuestra derecha, ¿quién nos queda? Si Merkel fuese española y dijera las cosas que dice en Alemania se la tildaría de amiga de los bolcheviques y de los bolivarianos.

La Transición, el periodo que comprende entre la muerte del dictador y la aprobación de la Constitución, fue un éxito. Llamamos también “transición” al periodo posterior, lo que es un error. El fallido golpe de Estado de 1981 representó una quiebra del pacto con el régimen franquista. La abrumadora victoria del PSOE en octubre de 1982 debió impulsar otro tipo de desarrollo constitucional y político. Es verdad que la amenaza de nuevos golpes de Estado se mantuvo varios años y que cualquier intento de depuración de elementos como el torturador Billy el Niño, o de rescate de la memoria histórica, se hubiera topado con las armas. Tras el ingreso en la UE se podría haber hecho de otra manera, un poco más audaz. Ni siquiera fuimos capaces de fortalecer un sistema educativo laico. La Iglesia católica mantiene el santo derecho a cepillo presupuestario y a una influencia política que no se corresponde con el número de fieles.

La derecha posfranquista sostiene que la ruptura del pacto (de silencio) fue la aprobación de le ley de la Memoria Histórica por parte de Zapatero. El texto no contempla la persecución penal de nadie, solo la recuperación de los restos del máximo posible de los más de 114.000 desaparecidos que permanecen en fosas comunes y en las cunetas.

La posterior aparición de Podemos, que surge del fragor del 15M, del que se acaba de cumplir nueve años, despertó el odio que nunca se fue. Asustó el lenguaje del 15M, dirigido al blindaje de los privilegios, y que Podemos prometiera levantar las alfombras. Ese primer Podemos se nutría de las ideas y los eslóganes de la Puerta del Sol. ¿Qué temen del actual Podemos que en sus sucesivas mutaciones se ha reencarnado en la vieja Izquierda Unida con un lenguaje más fresco y poco revolucionario? Si toleraron el PCE de Santiago Carrillo, Gerardo Iglesias y Julio Anguita, que realizaron grandes servicios al Estado, ¿por qué no Podemos?

¿A qué se debe ese odio cerval en el que ha salido a pasear el lenguaje más guerracivilista, del ya ganamos una guerra y la volveremos a ganar? La respuesta es sencilla: es la defensa de los privilegios. ¿Cómo se podría poner fin a este clima? Devolviéndoles el poder político, el de bajar los impuestos y privatizar lo público en beneficio de lo privado. El otro poder, el económico, el judicial y el mediático nunca ha estado en riesgo. Reconstruir un centro de tolerancia llevará años y en ese empeño tiene un papel que desempeñar Ciudadanos tras meses de desvarío.

Por cierto, ¿dónde está el Rey? ¿No tiene el tiempo y la autoridad moral para hablar de manera discreta con los actores de este sainete y pedirles un poco de mesura? Este podría ser su 23-F bis tras el fracaso en Cataluña.

Más contenidos sobre este tema




42 Comentarios
  • elcapitantan elcapitantan 22/05/20 18:06

    Se pregunta en el foro si un ciudadano corriente puede ser de derechas. Pues claro que si, un ciudadano corriente puede ser de derechas. Sabiendo que en España, cuando se realizan ciertas encuestas, el 50% de los ciudadanos encuestados responde ORGULLOSAMENTE que NO HA LEIDO un libro en su vida, se entiende muy bien el nivel de la Ayuso, el escupidor de huesos, Casado, Abascal y cia son dignos representantes de su electorado patan y zafio como sus lideres.



    Cuando yo era joven, la gente que no tenia "cultura o estudios" (asi de decia) se avergonzaba de ello, pero ahora no.
    Ahora la gente escupe en la calle como Mesi, Ronaldo o Neymar, quiere ganar "pasta" rapida como los del Gran Hermano o Salvame etc.

    Y muchos jovenes inteligentes que han estudiado, año tras año para conseguir un futuro mejor, estan en el extranjero, (otros andan repartiendo pizzas con deliveroo por España) . Me ha llamado la atencion, estos dias en que se ha entrevistado a mucha gente, la cantidad de cientificos, medicos, investigadores, profesores universitarios que son españoles que estan en el extranjero ya afianzados y que nunca volveran.

    Ese es el problema de este pais, su Oligarquia bruta, zafia y vulgar que más que odio desprecia a los que considera inferiores (aunque ese "inferior" le de cien vueltas al gerifalte o al patron). Ese es el mal de España, el desprecio al otro.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    6

    • HEREJE HEREJE 22/05/20 20:17

      Pues sí, pues sí, mi capitán.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • HEREJE HEREJE 22/05/20 18:01

    ¿Dónde está el rey? En esta democracia "El rey trinca, pero no gobierna". Y cuando tiene que abrir su borbónica boca, solamente lo hace para apoyar a los suyos, los partidarios del dictador que le puso en el trono y las grandes fortunas.

    En definitiva, el rey solo mira por sus reales posaderas y por los que se las mantienen calentitas a él y a sus infantitas.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

  • Trap Trap 22/05/20 17:08

    Siempre son un acierto sus palabras Sr Lobo. Un privilegio leerle. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Argaru Argaru 22/05/20 03:52

    Algo no habremos hecho bien en estos últimos cuarenta años para haber llegado a esta situación. La maldita pandemia sólo es un pretexto. Ese odio larvado y ese cainismo visceral, han estado latentes durante todo este tiempo. ¿Qué es lo que ha fallado? Lamentablemente, este pueblo nuestro aprende a base de “hostias”. En la crisis-estafa de 2008 se dio cuenta de que el bipartidismo era una “trampa saducea” y ahora, en el 2020, empieza a comprender que recortar y privatizar en Sanidad Pública es algo que se puede pagar con la vida, aunque no tengo claro que este mensaje haya calado en la mayoría de los votantes de la derecha, sobre todo, de aquellos que no hayan perdido al “facha” del abuelito en esta pandemia. No obstante, la derecha económica y mediática pondrá en funcionamiento toda su poderosa maquinaria para revertir esta situación a su favor y es fácil que lo consiga. ¿Y esto, por qué? Por una sencilla razón, porque lo que aquí ha fallado es otro pilar importante para construir una auténtica democracia, la Educación Pública, el instrumento fundamental para crear una sociedad de personas libres e iguales, concienciadas con los valores de honradez y honestidad, propios de una sociedad que proclame democrática. Pero por lo que se ve, parece que todo esto resulta bastante incómodo para los que detentan el poder, incluso, para partidos que se califican de democráticos y progresistas. La dejación en este campo, por parte de toda la socialdemocracia en pleno, ha sido patente y ahora, esto lo estamos pagando con creces, gracias a una población totalmente despolitizada y educada en valores cercanos al individualismo y la falta de solidaridad. Y un buen ejemplo de esto es como parte de las generaciones más jóvenes se saltan el confinamiento sin recapacitar sobre el daño que pueden provocar en la Salud de sus mayores. La conclusión final de todo esto es que, si seguimos por el camino de liquidar todo el interés por lo público, esto solo puede terminar en un verdadero desastre.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    15

    • aaalehop aaalehop 22/05/20 18:18

      Bravo. Completamente de acuerdo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • CHM CHM 22/05/20 01:52

    Haces una radiografía perfecta de lo que es este país y su historia. Estoy totalmente de acuerdo contigo en la importancia de Benito Pérez Galdós y sus Episodios Nacionales, deberían ser lectura obligatoria en los colegios y así sería posible una ciudadanía que conociera de verdad los antecedentes históricos de la situación actual.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Coronel Dax Coronel Dax 21/05/20 22:27

    Hace unos días, en un artículo sobre la estrategia de comunicación de Ayuso (todavía existe en la portada de InfoLibre), comenté que la estrategia de la derecha para fidelizar a sus votantes pasaba por generar odios hacia diversos colectivos.

    Reconozcamos que el discurso del odio es transversal, es decir, que todos los partidos políticos lo practican en ocasiones, en especial en periodos electorales, porque es muy cómodo para enardecer a la militancia. Se pueden, así, caricaturizar a los contrarios, exagerando sus rasgos negativos. Y también es un recurso fácil para los medios de comunicación para atraer lectores, oyentes o televidentes. No hay medios más “peligrosos” que los que son de nuestra cuerda, porque tenemos menos anticuerpos para reconocer un bulo si beneficia a los nuestros y perjudica a los rivales.

    Pero es muy evidente que en la derecha ese discurso ha traspasado todas las líneas rojas. Echo de menos algún tipo de análisis de expertos en sectas, porque creo que en muchos aspectos se están utilizando técnicas similares (quizás en grado más moderado, no lo sé) a las que usan los líderes de las sectas destructivas.

    Quien se acostumbra a su ración diaria de odio cada vez va a exigir más y la única manera de saciarse es la aniquilación del odiado, cosa que se antoja difícil (al menos de momento, toquemos madera) salvo que se rehabiliten los campos de Treblinka, Mathausen y similares. Pero cada día se incrementará la dosis, lo que es muy peligroso.

    Los manipuladores saben, sin embargo, que, con odio, sin serenidad, es imposible razonar, lo cual les da unas posibilidades de manipulación casi infinitas. Es tan cierto que no se puede razonar que esa es una de las razones por las que se envían los bulos: son alimento muy calórico para el odio. Incluso aunque se descubra el bulo, este ya ha cumplido con su función nutritiva.

    Y así se explican esos líderes que vistos desde fuera nos parecen payasos, pero cuyos seguidores adoran porque, como el perro de Pavlov, de solo verlos saben que van a ser recibir su ración de odio, que saciará su síndrome de abstinencia diario.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    18

  • Aynur Aynur 21/05/20 21:43

    No es, aunque también, el negocio del odio. ES EL NEGOCIO. Así, en general. Salvo que uno tenga intereses creados y muy creados, aunque lo comprendo, no puedo aceptar ni justificar (sí tolerar) cómo se puede ser de "esta" derecha. Ser de (esta) derecha es un derecho, ser de izquierdas (probablemente no de esta) es una necesidad. La errónea "transición" de la que habla Ramón, tiene una gran parte de (la) culpa. El resto se lo dejamos al sr. X: Felipe Gonzalez. Y por extensión, al capo Cebrian y al Grupo Prisa. Ellos alentaron, promocionaron y alimentaron esta derecha. Una derecha zafia, oportunista, corrupta, ignorante, ágrafa, embaucadora, iletrada e inculta, muy inculta. Por supiesto me refiero a una parte de los dirigentes y representantes políticos. No a los electores. Ahora voy por estos. ¿No os causa sonrrojo oir a Díaz Ayuso? ¿No sentís verguenza ajena escuchar a Teodoro García, a Maroto o a Casado? ¿De verdad que no son repugnantes las afirmaciones de Abascal? ¿Es posible conformarse con argumentos tan pueriles, simples, vacíos de la derecha? No quiero pensar que los votantes del pp tienen ese nivel ¿dónde está vuestro sentido crítico? ¿no son unos patanes los que os representan? ¡¡Exigid una derecha culta, honrada, letrada, versada!! No, no se puede aceptar (sí tolerar) esta derecha cansina, reiterativa, que nos lleva hasta los límites del asco, la desfachatez, la mentira y el bulo. Y ahora salen a la calle los representados. Urge abrirles la milla de oro, las peluquerías donde domar sus rizos engominados, los gastrobares donde engullen tapas de quinta gama coronadas por la banderita, las zapaterías y relojerías de lujo donde lucir su piel morena y sus labios emboxtados, los gimnasios donde domesticar sus michelines, las tiendas de estética donde recoger las bolsas de los ojos. Pero un ciudadno corriente, trabajador, como cualquiera, ¿puede ser de derechas?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • Hammurabi Hammurabi 21/05/20 22:33

      A tu última pregunta, según Jaume Perich: Ser pobre y de derechas es como ser puta y encima pagar tú el polvo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      8

  • elcapitantan elcapitantan 21/05/20 20:40

    Pues yo las alabanzas a Martinez Almeida no las comparto.


    En epocas de normalidad (antes del coronavirus) este personaje mandó destruir el Monumento a los Represaliados republicanos por Franco, y destrozó los versos de Miguel Hernandez que deben estar ya en algun estercolero. Tampoco me olvido que mandó desalojar el edificio de La Ingobernable por la fuerza y sin aviso previo ( al mejor estilo franquista como conocemos los que vivimos aquellos asqueroso tiempos).

    Ahora este meapilas-hipocrita, pretende dar una imagen de tolerancia y colaboración, que le durará hasta que se terminen las Fases de la Desescalada. Es igual que la Ayuso, pero más cinico e hipocrita.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • elcapitantan elcapitantan 21/05/20 20:27

    Que es la CEOE, la patronal de los patronos? Los que deciden la economia española, los del Ibex 35, los inmobiliarios, los del turismo baratero que paga 2 euros por habitacion a las Kellys y se"indignan" cuando se les dice que solo general trabajo temporal...


    La CEOE se fundo en el año 1977
    a partir de numerosos patronos y empresarios que procedían del antiguo Sindicato Vertical franquista. Siempre el franquismo enquistado en la democracia española. Es insoportable.

    La

    CEOE es lo peor de la patronal española, no hay mas que hacer un repaso a sus presidentes:
    - Desde Carlos Ferrer Salat, el inventor de este bodrio ávido de dinero,
    -pasando por Jose Maria Cuevas el insaciable,
    - le sustituye Gerardo Diaz Ferran el corrupto que esta en la cárcel, - luego aparece Juan Rosell el psicopata-machista-sinverguenza - y ahora Garamendi digno heredero de Rosell.

    Con estos dirigentes ¿que capitalismo, que economia puede existir en España, señor Lobo? Seguimos con el "que inventen ellos" junto a "corre el dinero y corre"... hacia Suiza, Panama, Islas virgenes etc.

    No nos quitamos la caspa de esta gentuza desde Los Reyes Catolicos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • tiago tiago 21/05/20 19:58

    Pues que bien coincidir contigo Ramon, hoy si ir más lejos y de manera retorica en la cocina de mi casa preguntaba a mi esposa que donde estaba el Rey, y puesto a hacer preguntas ¿para cuando este Rey preguntara a su Pueblo Monarquia o Republica?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    5

    • elcapitantan elcapitantan 21/05/20 20:30

      Que donde está el Rey? Esperando que la gente se olvide del "emerito" y sus 2.000 millones de euros (revista Forbes) ROBADOS a los españoles, para seguir disfrutando de un trono franquista.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      7



 
Opinión