x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¡A la escucha!

¿Cómo será la vuelta al cole?

Publicada el 22/05/2020 a las 06:00

Sin clases presenciales. La Universidad de Cambridge ya ha dicho que el próximo curso no abrirá sus puertas. La educación online se prolongará hasta el verano de 2021. No hay otra, dicen, si no quieren volver a tener que improvisar un nuevo método en mitad de curso. Prefieren no jugársela y ya han lanzado el aviso a todos sus alumnos. En marzo, cuando empezó el confinamiento en Reino Unido, tuvieron que buscar deprisa y corriendo una solución para acabar el curso. Ahora, saben que el año que viene el covid-19 seguirá con nosotros y la posibilidad de un nuevo confinamiento es tan real que han decidido tomar la decisión ya. Toda una ventaja para los alumnos que tienen que renovar el alquiler de su piso para el curso que viene o buscar un alojamiento los que tienen previsto empezar carrera o hacer un intercambio durante el próximo año. Y toda una ventaja también para los profesores para poder planificar sus clases, sus tutorías, sus prácticas. Repensar cómo se establece la relación profesor-alumno y repensar también cómo se crean foros de reflexión en unos espacios virtuales. Cambridge abre el camino y seguramente muchas más seguirán su ejemplo. No hay otra.

Una previsión que aquí se echa de menos. Estamos a punto de terminar el curso, el más extraño de toda la vida escolar de nuestros hijos y también para los que somos profesores y todavía no sabemos ni cómo vamos a hacerlo, ni cómo volverán y volveremos a las aulas el curso que viene. Nos hablan de borradores, de propuestas, unas más viables que otras, pero nada concreto y eso genera cierta inquietud, entre profesores y entre padres. Si finalmente se establecen aulas reducidas, con la mitad de los alumnos, y se alternan con clases online, ¿cómo se organizan esos padres que no podrán quedarse en casa? Habrá alumnos que tengan más recursos, mejor conexión, un ordenador sólo para ellos y no compartido con sus tres hermanos, y por tanto podrán seguir las clases y hacer los deberes. Otros, en cambio, no tendrán ni conexión ni ordenador. ¿Qué hacemos entonces? ¿Esos alumnos estarán siempre en el aula y el resto no? ¿Qué pasa con los comedores escolares, con las rutas, con las prácticas? ¿Cómo pueden organizarse esos centros que no tienen espacio, que todavía siguen con barracones incluso?

Pero antes de todo eso, lo más urgente: ¡¿Cómo cerramos este curso?! En algunos niveles está claro, pero ¿y con los alumnos que terminan ciclo, los que tienen el examen de acceso a la universidad? No saben todavía dónde lo harán, si podrán ir a clases de refuerzo antes de esa prueba. Son alumnos que llevan más de dos meses intentando no perder el hilo de lo que están dando. Ya era un curso complicado como para que pase esto. Y encima, se juegan, en igualdad de condiciones, en teoría, su acceso a la universidad con alumnos que o bien han podido ya ir a clases antes que ellos (todos los que vivan en aquellas comunidades que estén en Fase 2 podrán regresar a las aulas) o con alumnos a los que directamente les han suprimido esa prueba porque estaban cursando Bachillerato Internacional o con alumnos que no han podido tener clases online porque sencillamente ni su centro ni sus profesores estaban preparados. Falta información y falta una norma común. Y es urgente que se aclare porque no queda tanto tiempo. Y muchos se están jugando su futuro, dónde estudiarán y con quién se formarán en la etapa más crucial de su vida.

Las universidades necesitan también preparar planes alternativos, adaptar la metodología, los contenidos, a una educación que puede ser exclusivamente online. Puede que no sea necesario, pero puede que sí. Y eso necesita también de información clara y de tiempo. No podemos “apañar” de nuevo algo. Unos meses vale, pero un curso entero no es viable. Así que es urgente que desde el Ministerio se concrete todo esto. Y por cierto, ya que estamos, aprovechemos la oportunidad para adaptar la forma de enseñar: no puede ser que nuestros hijos sigan estudiando exactamente igual a como lo hacíamos nosotros. Ahí lo dejo.

Más contenidos sobre este tema




12 Comentarios
  • M.T M.T 23/05/20 12:15

    Continúo porque se deslizó involuntariamente el enviar. Responder el test de 20 preguntas en 12 minutos, en asignaturas tales como Anatomía ( Grado de Medicina), porque lo que importa es evitar la picaresca más que medir el conocimiento, por ej. Hablo con conocimiento de causa.
    ¿Se  valora el conocimiento, el estudio, el esfuerzo personal? ¿Qué competencias se miden?
    Absolutamente decepcionada.
    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • M.T M.T 23/05/20 12:08

    Me centraré en alumnos de primeros cursos de Grado en Formación universitaria: ¿qué decir exámenes tipo test con 20 preguntas y 2 opciones de respuesta ( verdadero /falso) para res

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jat jat 23/05/20 00:58

    La verdad es un tema que no me preocupa especialmente... yo, hasta que no salí de la educación "reglada", no aprendí absolutamente nada. Tengo dos hijos en edad escolar,


    y en este tiempo complejo, no los he visto más felices en mi vida... Salud!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Perotinus Perotinus 22/05/20 15:53

    (2 / 2)

    Mi propuesta iría en la siguiente dirección. Acuerdo entre partidos políticos para no hacer de la Educación motivo de disputa electoralista mientras dure la situación excepcional. Hacer un análisis serio y realista de las necesidades presupuestarias para el próximo curso a todos los niveles (desde dotación de personal o material informático, a becas, comedores, modificación de espacios, etc.). Conseguir la aprobación de esos presupuestos. Creación de mecanismos que puedan gestionar cualquier imprevisto que surja durante el curso de manera coordinada, sensata y no partidista.

    La mayor parte de lo que considero sensato es imposible que ocurra en estos momentos ante la actitud política dominante, pero quiero pensar que, pese a todo, la clase política busca el bien común. Ya que se ha comparado tanto la lucha contra el virus con una guerra, veo necesario planificar una “economía de guerra” en Educación, y eso lo tiene que hacer quien lo tiene que hacer... los políticos.

    Sacar la LOMLOE del debate (sencillamente en estás circunstancias la Ley vigente no un el problema). dotar de presupuestos adecuados a la educación nacional (esto incluye todas las administraciones) de forma que pueda afrontar todos los imprevistos que están por venir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Perotinus Perotinus 22/05/20 15:52

    (1 / 2)

    En mi opinión hay dos aspectos en este debate sobre la Educación (entendida como la escuela) durante la pandemia.

    Primero. Creo que el debate entre educación presencial y online no es prioritario en este momento (puede que lo sea en el futuro). Nadie discute que la educación presencial es imprescindible por múltiples motivos (emocionales, socialización, igualdad, casas sin padres, etc.), como tampoco se puede discutir que la educación digital es un complemento importante de la presencial a día de hoy. Que la educación a distancia ha salvado la situación educativa que se planteo con el estado de alarma es un hecho, como un hecho también es que no es más que un parche para terminar este curso.

    Segundo. ¿Y el próximo curso, qué?... Para mi esta es la pregunta fundamental. Ahora mismo los responsables educativos y políticos (gobierno, comunidades y oposición), deberían estar planificando el próximo curso previendo los diferentes escenarios que se pueden plantear, desde una vuelta con normalidad, hasta posibles rebrotes del virus o, incluso (como parece haber hecho Cambridge) la imposibilidad de volver a las aulas durante todo el curso. Es el momento un pacto por la Educación que, aunque lleva siendo tiempo siendo necesario, ahora mismo es imperioso. Es necesario saber a qué atenerse desde el principio de curso, y no quedar a expensas de las decisiones veleidosas de las comunidades autónomas, cada una con su ansia de diferenciarse de las demás, ni de los eternos vaivenes políticos entre izquierda y derecha.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Antonio LCL Antonio LCL 22/05/20 14:13

    La tecnología digital nos ha ofrecido la posibilidad de prescindir, en esta crisis brutal, de la presencia directa en las aulas. Pero esto no debe ser más que un accidente ocasionado por la pandemia. Nadie que se precie de ser profesional de la enseñanza, madre o padre, de niños y niñas en edades tempranas o de adolescencia, debe tener la más mínima duda acerca de la conveniencia y los beneficios insustituibles de la enseñanza presencial, de la vivencia en las aulas y espacios educativos entre alumnos y profesorado. Por muy avanzada que se nos presente la alternativa digital, nunca podrá sustituir la que ofrece el centro educativo. escuela, instituto o universidad. Como complemento y recurso específico, bienvenido es y será.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Antonio LCL Antonio LCL 22/05/20 14:13

    La tecnología digital nos ha ofrecido la posibilidad de prescindir, en esta crisis brutal, de la presencia directa en las aulas. Pero esto no debe ser más que un accidente ocasionado por la pandemia. Nadie que se precie de ser profesional de la enseñanza, madre o padre, de niños y niñas en edades tempranas o de adolescencia, debe tener la más mínima duda acerca de la conveniencia y los beneficios insustituibles de la enseñanza presencial, de la vivencia en las aulas y espacios educativos entre alumnos y profesorado. Por muy avanzada que se nos presente la alternativa digital, nunca podrá sustituir la que ofrece el centro educativo. escuela, instituto o universidad. Como complemento y recurso específico, bienvenido es y será.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Lared Lared 22/05/20 13:18

    Pues sí, yo también opino que se mezclan edades. Sí que pienso que otra educación tiene que ser posible. Pero no comparto una parte del artículo. No solo la parte física, también la emocional de este "teletrabajo" en la enseñanza-aprendizaje no funciona: Hace unos meses, años parecen, en una comida familiar discutíamos que la educación, la enseñanza, en pocos años, sería on-line, que la figura del profesor, desaparecería; que con los medios tecnológicos actuales no sería necesario. Yo, profesora de vocación, o no (a veces me entran dudas) discutí acaloradamente con que eso era imposible: se necesita el contacto humano, el conocimiento entre personas, alumno-profesor, alumno-alumno, alumno-clase, que no puedes aprender a través de una máquina, aunque te hable, aunque te responda y sean tus manos las que establecen un contacto digital, pero que llega al cerebro.
    2 meses y medio llevamos con este tipo de enseñanza-aprendizaje, hemos puesto en práctica, de forma inesperada, sin mediar discusiones, esa hipótesis. Y resulta que creo que yo tenía razón. ¡Cuánto lo estoy lamentando! Que mi alumnado esté a la deriva, que esos y esas adolescentes estén luchando por aprender a través de una videoconferencia en la que ni siquiera quieren poner su cara, que algunos se van, o se dedican a chatear por privado, ¿qué importa lo que diga la profesora, si todo está en INTERNET, o en el libro, o en los ejercicios resueltos que encontraré en alguna página, o que algún compañero hará el favor de pasarme?
    Les pediría responsabilidad, interés por aprender, les pediría autonomía, que sean capaces de indagar, de preguntar y de llegar a una conclusión, les pediría razonamiento, esfuerzo, es decir, lo que siempre les pido y aun hoy lo sigo haciendo, y hay una minoría que lo intentan y seguro que lo consiguen, pero el hilo que nos une va por cable es muy débil y solo el esfuerzo de todos, alumnado, profesorado y administraciones, puede fortalecerlo y hacer que sirva.
    Les echo de menos de una forma que me cuesta aceptar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • K2K2 K2K2 22/05/20 09:53

    Encuentro algunos problemas en este texto. Primero, se mezcla educación universitaria y preuniversitaria, estudiantes de 20 y de 8 años. No tienen nada que ver. Otra cosa es que habría que tener resuelto el comienzo de curso ya, pero los problemas a resolver son muy diferentes. Y me preocupa el final ,o de qué no se puede seguir enseñando como hace  años. No se hace, en absoluto. Pero si lo que se pretende es color de matute la enseñanza online como sustituto de la presencial, se cometerá un error monumental. Laboralmente -nos cargamos a los docentes del futuro y quedamos en manos de empresas multinacionales de prestación de servicios educativos  -sin serlo, como Google- y transformamos la enseñanza y la educación en un sistema industrial de formación de trabajadores sumisos y acriticos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • elutk elutk 22/05/20 08:50

    Hace ya días que vengo insistiendo en que no podemos improvisar. Las medidas a tomar pasan por una transformación del sentido de la educación (https://www.jesusangelsanchezmoreno.com/escritos-diversos), pero esto no se queda en un simple pensar la educación sin tener en cuenta que formamos parte del todo social. Habrá que organizar, también, otra manera de pensar el trabajo y el reparto equitativo de la riqueza para que nadie, por motivos como el tener hijos, pueda ver mermado su salario

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3



 
Opinión