x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la tramoya

Omisión de socorro y homicidio imprudente

Publicada el 29/05/2020 a las 06:00

Imagine el lector la desgraciada circunstancia de que a su padre, una persona mayor con 80 años y con Alzheimer que vive en Madrid, le hubiera atacado el coronovirus a finales de marzo. El lector habría llevado a su padre al hospital de referencia. Allí habría sido atendido por los médicos, aun con todas las dificultades del momento: equipos médicos exhaustos que deben decidir la prioridad con la que tratan a cada paciente.

Los geriatras, los intensivistas, los oncólogos, los cirujanos, saben muy bien que en muchas ocasiones han de tomar decisiones salomónicas sobre la vida o la muerte de sus pacientes. La “eutanasia” para ellos es un concepto mucho más lábil y relativo que para los juristas o los políticos o los moralistas. La deontología médica da un cierto margen para que los doctores tomen decisiones, considerando siempre la obligación del juramento hipocrático, que compromete al médico a velar por la vida humana y por la dignidad del paciente.

Al ingresar en el hospital, el padre imaginario del lector entra en un espacio en el que la autonomía de la doctora o el doctor encargado se hacen prevalentes. No hay funcionario que pueda obligar a hacer ciertas cosas en una unidad de cuidados intensivos o en una sala de triaje. Los médicos, con todas sus dificultades, tienen autonomía para actuar dentro de los márgenes de la ley.

Ahora imagine el lector que su padre sufrió la enfermedad en una residencia de la Comunidad de Madrid, y que un funcionario firmó uno o varios documentos en los que daba instrucciones a esa misma residencia para que el padre imaginario no fuera enviado a un hospital por tener Alzheimer en grado avanzado. A tenor de lo conocido por la investigación exhaustiva que ha presentado infoLibre, no se trataba de una recomendación, sino de una instrucción, de una orden. No envíen a los hospitales a personas mayores enfermas graves, dice entre líneas el documento. En otras palabras, déjenlas morir en la residencia. El padre del lector habría muerto si estaba en una residencia bajo la tutela legal del Gobierno de Madrid, y se habría salvado probablemente si hubiera entrado en un hospital, ámbito en el que los médicos deciden.

La vida política nos entretiene cada día con tonterías irrelevantes, descalificaciones altisonantes y polémicas estériles, pero lo cierto es que buena parte de los seis mil muertos en residencias de mayores de la Comunidad de Madrid fueron explícitamente abandonados en lugares que no contaban con recursos sanitarios para curarlos. La decisión fue administrativa en primera instancia; política en segunda. Es difícil imaginar que la presidenta de la Comunidad de Madrid y el consejero de Salud no conocieran las decisiones de los funcionarios justo por debajo de ellos, que fueron por cierto removidos en mitad de la crisis.

Los responsables políticos de Salud de la Comunidad de Madrid, y los de Servicios Sociales (estos últimos de Ciudadanos, ahora desmarcándose de las decisiones de sus socios de Gobierno) podrían haber organizado la evacuación de los mayores a lugares más seguros, incluso en comunidades autónomas menos saturadas, o podrían haber buscado por tierra, mar y aire, recursos de urgencia que enviar a las residencias. Pero decidieron condenarlos a muerte. Y muchos murieron.

Yo sé qué haría ya mismo si mi padre hubiera encontrado la muerte en una residencia como resultado de la instrucción de uno de esos funcionarios, dirigidos por el consejero de Sanidad y por la presidenta de la Comunidad de Madrid. Trataría de organizarme con otros familiares de otros mayores muertos, y prepararía una querella criminal contra los firmantes de los documentos. Omisión de socorro y homicidio imprudente creo que se llama. Y la pena puede multiplicarse por una parte importante de los seis mil mayores que esos decisores, algunos hoy dimitidos o cesados, dejaron indefensos.

Más contenidos sobre este tema




39 Comentarios
  • Pepita Pepita 30/05/20 17:40

    Este poder Judicial es nas Cara al Sol, O M. Nevadas, que defensor de la Libertad y Justicia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Pepita Pepita 30/05/20 17:38

    Esto se tiene que juzgar, y llevar a la cárcel a estos políticos, que se creen que ellos tienen el poder para decidir quien vive y quien muere, y todo por culpa de no haber puestos medios y haber dejado a la Sanidad morir en harás de beneficiar intereses que no tienen nada que ver con lo publicó

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Kaixo71 Kaixo71 30/05/20 08:15

    Y luego lo de VOX llamando al gobierno: “gobierno asesino”. Ya no quedan palabras para definir lo que son los que han permitido que estos pobres ancianos murieran en las residencias. Ojalá se llegue hasta el final y los que han firmado esos documentos vayan a la cárcel y paguen por la barbaridad que han cometido. Pero, con la magia instalada en la Comunidad de Madrid, es muy difícil llegar hasta el final incluso en el sistema judicial. !Qué impotencia!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • Emilion Emilion 31/05/20 13:35

      ¡Pero bueno!.
      ¿No se está haciendo referencia a un documento enviado a las residencias, donde se dice que no saquen a los abuelos de las residencias. Tan difícil es seguir el hilo del documento y a quien lo emite?.
      Y sobre todo, ¿Porqué no se publica el documento?. Yo al menos no lo he visto. Sería la forma de saber si es un borrador o un documento a seguir por la residencias.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • pescador pescador 30/05/20 02:30

    Como es habitual a pesar de que esta meridianamente claro, que a los ancianos se dejaron de morir no por desicion médica, sino por qué un burócrata firmó su sentencia de muerte, algunos tratan de blanquear tal desicion con alambicados relatos y después dicen que muerden bien.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Argaru Argaru 30/05/20 01:16

    Imagine al lector, votante de la derecha, la desgraciada circunstancia de que a su padre, una persona mayor con 80 años, que siempre ha votado a la derecha y con Alzheimer que vive en Madrid, le hubiera atacado el coronovirus a finales de marzo. Este lector habría llevado a su padre al hospital de referencia, por supuesto, un hospital público. Allí habría sido atendido por los médicos, aun con todas las dificultades del momento: equipos médicos exhaustos que deben decidir la prioridad con la que tratan a cada paciente. Es posible que ese anciano hubiera tenido, por lo menos, alguna posibilidad de sobrevivir y seguro que el personal sanitario haría todo lo posible por lograrlo, pese a que ese lector de derechas y su padre, también de derechas, contribuyeron con su voto a desmantelar, privatizar y saquear, entre otras cosas, la Sanidad Pública. Y me pregunto ¿estas personas a quienes van a reclamar por la muerte de sus seres queridos? Solo espero que cuando disparen el tiro no se equivoquen de diana o habría que darle la razón a Einstein, cuando decía que la estupidez humana es infinita. Buen artículo, señor Arroyo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • FIngerlady FIngerlady 29/05/20 19:16

    Totalmente de acuerdo. Estos son los"cachorros" de personajes como Vallejo Nájera o Lopez Ibor. Decidir quien muere y quien no en lugar de dotar los hospitales de personal y medios suficientes para salvar a todo el mundo ... esa es la diferencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • El yeyo Juan El yeyo Juan 29/05/20 14:18

    Acabo de asociarme a InfoLibre porque quiero denunciar el destrozo de todo lo público en Madrid desde que el PP llegó al poder, de forma fraudulenta. Ellos sí. Lo llamaron "Tamayazo".
    Ese destrozo, lo sufren mis familiares y lo observaba cada vez que iba a visitarles. Digo "iba" porque no pienso pisar nunca más la tierra donde nací y llevo en mi corazón.
    Supongo que, por razones de salud, no seré el único visitante habitual que tome esa decisión y, como yo, empiecen por evitar cruzarse con personajes tan tóxicos como Ayuso, Cifuentes, Aguirre, Aznar, etc

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    18

  • inmemehl inmemehl 29/05/20 12:56

    Esta Agripina contemporánea al parecer es la reencarnación de aquella que le dio al mundo un Nerón que asesino a los cristianos y que vivía en el lujo fornicando, ahora esta Agripina IA, que también le gusta vivir Jetset, se desentiende de las muertes de miles de ancianos. que pena, pero supongo que cada palo aguante su vela, pero que se la lleve pronto.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    12

  • Fernandos Fernandos 29/05/20 12:23

    ¿Que mas tienen que hacer PP. Vox y Ciudadanos para que no les voten los madrileños,? por lo visto robar y el homicidio imprudente no es suficiente y eso que la marquesa se esfuerza.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    26

    • GRINGO GRINGO 29/05/20 14:24

      Declararse "marxistas", pero de Groucho.......que si no les da un yuyu.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Javier A Javier A 29/05/20 11:18

    Ahora imagina que tu hermana sufre tetraplejia progresiva incurable y que pide acabar lo mejor posible su vida. La mitad, si no más, de los que firmaron, apoyaron o justifican esa orden dirán que eso no puede ser, que la vida solo la puede quitar una cosa que llaman dios. Lo siguiente es pegarse un tiro para no convivir con tanto hipócrita, cuyo factor de decisión siempre será el dinero.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    34

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 29/05/20 18:05

      He votado positivo su comentario, aunque siguen apareciendo 17 votos que eran los que figuraban cuando me obligaron a comenzar sesión, si quería votar este comentario. Esto es normal, dicen que les pasa a todos.

      La eutanasia es la madre del cordero en este país CÍNICO donde los haya. Si nosotros decidimos morir cuando consideremos oportuno y necesario, NO, pero, si -por circunstancias económicas el Estado- [todo el Estado, no Madrid, adonde han venido a parar, ciudadanos de todo el territorio cuando lo han considerado pertinente y han sido atendidos como corresponde] deben optar por utilizar los pocos medios disponibles en una pandemia, optan -logicamente- por personas más jóvenes con posibilidades de vida 'productiva' entonces, ni dios, ni la virgen, ni los santos... ¡vamos, que nuestra vida es del Estado y los gestores que la mayoria valida, deciden cuando somos prescindibles!...sin familiares, sin autopsias, sin conocer las causas reales de la enfermedad... como decia el 'jefe' en el Congresos, tose como si fuera covid, tiene fiebre, igual, le cuesta respirar... LA COVID-19... Te llaman a casa a las 16h, cuando lo has visto a través de una cristalera en la UVI a las 13:30, y te dicen que ha fallecido, pero, que no vayas que lo bajan a las cámaras del Hospital, que ya te avisará la funeraria... 10 días después...

      Entiendo que han hecho todo lo que han podido, poniendo en riesgo su propia vida y la de los suyos, pero, LA VIDA DE CADA UNO PERTENECE A LA PERSONA, no al Estado, menos a la iglesia y por descontado, no a las creencias de pelé, melé, mala manta y el tuerto...

      Ley de eutanasia ya. Se acabó el confundir paliativos con el derecho a una muerte digna, cuando decida el propio sujeto, mayor de edad, o los padres/tutores, si está padeciendo dolores inadmisibles sin recuperación y hasta que termine.

      La dignidad de cada individuo es privada y la fija la propia persona. Ningún Estado puede/ debe decidir hasta dónde hay que padecer ... ¡Ya ha sufrido suficiente!

      No, se acabaron los muertes trágicas con dolor del que parte y sus deudos. Celebraciones, SIN DOLOR, positivas/agradecidas y toda la dignidad del que parte.

      Que la decisión de su hermana, sea.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      9



 
Opinión