x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Libros

Si quieres ver a Borges, sigue a Vargas Llosa

Publicada el 24/06/2020 a las 06:00 Actualizada el 24/06/2020 a las 21:31

Todo empieza por donde menos podíamos esperarnos: por un poema donde Mario Vargas Llosa le gasta algunas bromas magníficas a Jorge Luis Borges, de quien dice que “todo en la vida verdadera / lo asustaba, / principalmente / el sexo y el / peronismo”, y se las gasta también a sí mismo, al considerar que el autor de El Aleph era “demasiado inteligente / para escribir novelas.” Su conclusión en verso sobre el genio argentino es que fue “el escritor más sutil y elegante / de su tiempo. / Y, / probablemente, / esa rareza: / una buena persona.” El adverbio recuerda, por alguna razón, a aquel endecasílabo inigualable del maestro: “Ya no seré feliz. Tal vez no importa.”

A partir de ahí, el nuevo libro de Vargas Llosa, Medio siglo con Borges, reúne diversos materiales en los que habla de un narrador que desde que lo descubrió a mediados de los años cincuenta fue para él “una fuente inagotable de placer intelectual”. A esa admiración incondicional le añade el hecho de que sus estilos sean tan distintos, porque él se considera “un novelista intoxicado de realidad y fascinado por la historia”, al que “jamás le ha tentado la literatura fantástica.” Si en otros ámbitos muchos fueran capaces de hacer lo mismo, entender que se puede admirar lo que no se comparte, nos iría mejor como sociedad. Y se les puede usar de ejemplo a ellos dos, no tener que ver con su visión de la política y al mismo tiempo disfrutar de sus obras, que en ambos casos constituyen un verdadero festín literario. Nada es casual, como demuestra en la entrevista que mantienen en París, en 1963, donde se ve lo claro que tenía Borges su trabajo, cómo hacerlo, cómo lograr sus propósitos. “El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe adónde va”, decía, tal vez con cierta dosis de grandilocuencia, Antoine de Saint-Exupéry.

Vargas Llosa toca todos los palos aquí, el reportaje, la crítica, el territorio de los recuerdos... Nos deja ver por dentro la casa de Borges en Buenos Aires, con sus gatos, sus libros, sus adornos –un tigre de cerámica, la condecoración de un antepasado–, su humildad resaltada por las goteras y los muebles desvencijados y alguna rareza como la de tener un vestido de su madre, fallecida unos años antes, dispuesto sobre la cama de su alcoba, lo mismo que si estuviese a punto de ponérselo para salir. En esa visita, Mario le pregunta por qué no tiene publicaciones suyas en las estanterías. “¿Mías? ¿Y quién soy yo para codearme con Shakespeare o Schopenhauer?”, le responde. “¿Y por qué no hay tampoco estudios sobre él?” La contestación es típica de su ironía: sólo leyó uno de 1955, Borges, enigma y clave, porque el primero lo conocía y la segunda tuvo curiosidad por descubrirla, “pero el libro no me la dio.” En ese departamento sin pretensiones, el autor de El otro, el mismo e Historia universal de la infamia recibía a casi todos los periodistas que buscaban una de sus frases idóneas para convertirse en un buen titular y a cambio les pedía que le leyesen en voz alta un poema de Kipling o Lugones que él les indicaba. Así combatía la desgracia de haberse quedado ciego. En esa reunión, ya en 1981, también le dice que ha dulcificado su opinión sobre Neruda –lo había definido como “un buen poeta pero un hombre mezquino”–, aunque Vargas Llosa apunta que tal vez fuera al enterarse de que cuando al Nobel chileno le preguntaron en Suecia que a quién le daría el galardón, dijo sin dudarlo: “A Borges”.

En otro capítulo, Vargas Llosa confiesa haberse cansado de algunos de sus ídolos literarios de juventud, pero no de Borges, de quien afirma que “perturbó la prosa como hizo, antes, en la poesía, Rubén Darío.” Añade, tirando por lo alto, que con el autor de Ficciones y Los conjurados “el español se vuelve inteligente.” Aunque le pone una pega, que es su marcado etnocentrismo: “Como para T. S. Eliot o Pío Baroja, para Borges la civilización sólo podía ser occidental, urbana y casi blanca; y el Oriente se salvaba pero como apéndice, filtrado por las versiones europeas de lo chino, lo persa, lo japonés o lo árabe.” Del mismo modo, le afea en otro ensayo, redactado en 1999, su “ceguera política y ética”, por su tolerancia con dos dictaduras argentinas, las que derrocaron a Perón y años después a su segunda esposa. “No resulta fácil explicar como un mero espejismo la simpatía de Borges por el régimen militar, del que, además, aceptó nombramientos y distinciones sin la menor reticencia.” Se refiere al régimen encabezado por el general Videla, “uno de los más desalmados y sanguinarios que haya padecido América Latina, que torturó, asesinó, reprimió con más ferocidad y falta de escrúpulos que todos los que le habían precedido.”

Como puede verse, Vargas Llosa no esquiva ninguno de los ángulos de aquel ser poliédrico y a veces contradictorio, que mientras cenaba con los militares se definía como “un pacifista que considera que la guerra es un crimen”; ni su pesimismo cargado de una paradójica mezcla de resignación y orgullo –“insisto en ser Borges porque cada cosa tiene la soledad de su ser, como dice Spinoza”–; ni, de nuevo, su misteriosa incapacidad o falta de ganas para escribir una novela: en 1999, el autor de La fiesta del chivo decía de otra manera lo mismo que dirá en su poema de 2014, y es que en su prosa, “por exceso de razón y de ideas, de contención intelectual, hay también, como en la de Quevedo, algo inhumano”, tal vez ideal para sus relatos de ciencia-ficción y sus “razonados poemas”, pero al mismo tiempo atrapada en una perfección con la que “hubiera sido tan imposible escribir novelas como con la de T. S. Eliot, otro extraordinario estilista al que el exceso de inteligencia recortó la aprehensión de la vida.”

Eso sí, aparte de la inextinguible admiración por los libros de Borges, también encuentra Vargas Llosa otra coincidencia sólida con él: la de considerar que “el nacionalismo es el mal de nuestra época”. Se estará de acuerdo con él en unas cosas más que en otras, pero Medio siglo con Borges es un pequeño libro memorable, que deja claro el amor de quien lo firma no sólo por su personaje, sino por la cultura en general. Y claro, hay que reconocer que él lo tenía más fácil que cualquier otro para mirarle a los ojos y de tú a tú: los dos son de la misma estatura.

Más contenidos sobre este tema




15 Comentarios
  • Larrauri Larrauri 27/06/20 12:33

    Todo ser humano forja su personalidad intelectual en lucha con la realidad que le rodea que siempre genera contradicciones. Forma parte de la condición humana como sujetos e individuos moralmente responsables. He leido poco tanto a Borges como a Vargas Llosa pero me parece que los dos son dos escritores e intelectuales que mejoran, iluminan y enriquecen la cultura y el lenguaje. El viejo debate entre la obra de un autor y su compromiso político y social creo que es muy resbaladizo en muchos casos. La contribución de estos señores a mi no me cabe duda que nos puede ayudar y guiar a mejorar nuestra sociedad. Cuidado con los que creen en el libre albedrio irrestricto, vivimos en sociedad y aunque como individuos podamos creernos el Conde de Montecristo nuestra influencia en el mundo es limitada...afortunadamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Manuel Benavente Serrano Manuel Benavente Serrano 26/06/20 13:16

    Llevara lo que llevara de bueno España a las Américas, y en eso ni siquiera los españoles nos pondremos de acuerdo, las Américas nos devolvieron, entre otras cosas, la lectura de los libros de Rubén Darío, de César Vallejo, de Octavio Paz y de tantos otros. Los más ancianos del lugar, y los no tan ancianos, recordamos con gratitud que en la España amarga y gris de Cela y de Escrivá de Balaguer pudiéramos leer las fantásticas divagaciones de Borges y las hipnóticas narraciones de Vargas Losa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isa. Isa. 25/06/20 14:02

    La admiración de Vargas Llosa a Borges es indiscutible, más allá de la amistad. Lo entendamos, o no. Lo compartamos, nos guste o afecte en nuestro universo particular. A mi, me ha gustado mucho tu introducción. Muchas gracias, Benjamín. Porque gracias a leerte, en este previo, recopilé unas frases que escuché, a Borges, de su particular y público universo, en relación a la humanidad (aunque solo se nombre la palabra 'hombre') y que completa/ complementa a otros autores, también. Por ejemplo, Stevenson decía: cada hombre es una multitud. Sin duda hay más. Por qué limitarnos al sistema binario que es tan pobre.. H.Hesse decía: Todo hombre incluye a toda la humanidad.. Walt» Whitman, decía.. soy multitudes. Borges decía: Soy multitudes, y quizás seamos todos nuestros antepasados, pero además, todos los hombres que han vivido anteriormente, y quizás los hombres venideros, también. Somos una suerte de eternidad, un conjunto de ayeres, de presentes y de futuros.
    También decía.. Yo acepto ser de otros siempre que me aseguren la mortalidad personal, el olvido de esta vida. Estoy harto de Borges.. (algo así) Jajajaj extraordinario.. sin duda, para mí.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Isa. Isa. 25/06/20 14:11

      Por supuesto quiero ver a Borges a través de seguir a Vargas Llosa, en "Medio siglo con Borges" si, quiero!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Aristarco Aristarco 24/06/20 21:38

    Ni lo he leido ni lo voy a leer
    NUnca entendi como le dieron el Nobel.
    Solo verle me producen nuseas.
    Lo siento

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • LasVenasAbiertas LasVenasAbiertas 24/06/20 21:03

    No he leído el libro, ni lo voy a leer. Estos dos personajes, aunque están en mis antípodas ideológicas, no son lo mismo. Siempre he puesto a Borges como ejemplo de que un escritor aunque no piense como yo, puede ser receptor de mi veneración. Es cierto que Borges tuvo una actitud poco digna durante la dictadura argentina, pero hubiera hecho lo mismo cualquiera que haya sido el gobierno. Borges se sentía por encima del fregadero político y lo estaba. Odiaba la guerra e incluso detestaba a la burguesía. Sus diálogos con Bioy Casares, un oligarca transformado en escritor mucho tenía de lucha de clases, a su nivel claro.
    Vargas Llosa es otra cosa. En sus inicios viajaba habitualmente a La Habana a la Casa de las Américas y de un día para otro, cuando ya no le convenía ser un escritor latinoamericano, se vino a Europa y comenzó a atacar a quienes fueron sus amigos de entonces. Borges nunca se hubiera presentado a unas elecciones, ni veneraba a Popper, ni hubiera sido amiguete de Aznar. Vargas Llosa, tampoco viviría en una casa con goteras. No, no son lo mismo. Ni por asomo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Lunilla Lunilla 24/06/20 12:54

    Magnifico art. Benjamin ; "Con tu permiso hablarè de la falta de razones que es Juzgar con base a estereòtipos y prejuicios; La pregunta pasa, por Faes- PP y Vox y toda su 'patulea' Esta premisa, tiene su base, en la sinrazòn d sus propios actos y pensamientos; De tal manera se daran cuenta de que quizàs no sean ls personas mas adecuadas para juzgar a nadie - desde sus principales, a su peña de 'matones y alborotadores de toda laya' 'prestos a ha arremeter contra el Gobierno y liquidarlo, A cualquier precio". -No podemos probar el ultimo vino, Si aun andamos probando el ùtimo Ajenjo, de nuestros quebrantos y debilidades". -Sòmos humanos, dèbiles, pecadores e, imperfectos y, sin embargo nos hacen tener que vivir mirando de soslayo a nuestro alrededor creyendonos perfectos e intachables- Haciendo guiños d favor hacia aquellos que ni tan siquiera nos conocen, ni se interesan por nosotros; Pero Usteds 'erre que erre' como un 'estafermo' de Guerra, que es lo suyo, y no lo sueltan"- Creyendo ilusoriamenteque van A 'arramblar' con todo' "ilusos"/ Cuando lo mas delirante, es que cada dia que pasa 'arrastran' mas Odio : El DIablo Cojuelo: Dixit" (12,53 h. p/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    2

    • Lunilla Lunilla 24/06/20 14:51

      OtroSiDigo: .-"Yo no cito a otros, mas que para expresar mejor mis pensamientos" Michael de Montaigne: Dixit" / "El ùnico misterio, es que exista quien, piense en el misterio: Fernando Pesoa:dixit"/ "El Pueblo no es verdaderamente libre, mientra que la libertad, no estè arraigada en sus costumbres. e identificada con ellos:Mariano Jose de Larra: Dixit" / El amor verdadero hace milagros, porque el mismo es ya , u milagro" Amado Nervo: Dixit" / La ironia protege contra la angustia existencialista y, la misiòn consiste en desplazar el problema y desclasificarlo". Frantz Fanon: dixit 'El exito mas hermoso no es aquel que provenga de tener un Hermoso gato casero domado; Si no aquel que hay que aprender a domar y formar a un caballo salvaje: Peter Ustinov: Dixit" / Si una persona con multiples personalidades, amenaza con suicidarse¿Puede considerare....'un asalto con rehenes' ? Esteven Wright" Dixit" Saludos Cordiales ...E DIablo Cojuelo... (14,50 h. p/m )

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      1

      • Lunilla Lunilla 24/06/20 18:31

        OtroSiDigo: "En el proceso de una conversaciòn, no solo intervienen las palabras y los gestos, En realidad se compone de mucho mas, y cada parte es importante por si misma."Para el hombre el intercambio de pensamientos es una necesidad vital, contante en la vida social: En el intercambio de pensamientos intervienen dos sujetos: El que habla y el que escucha. El que habla; Escoge las palabras que necesita para expresar su pensamiento; Las ordena segun las reglas gramaticales del idioma y las pronuncia por medio de organos del lenguaje: El que escucha percibe el lenguaje, y de una u otra manera comprende ele pensamiento expresado; Asi que enfocado uno a uno de los interlocutores, hay un proceso distinto entre los interlocutores, entre el cerebro y, en los organos 'eferentes' ... El Diablo Cojuelo: Dixit" Saludos Cordiales ... ( 18,31 h. p/m )

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        1

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 24/06/20 13:43

      "Los arrambladores",se llamaría la película... Habría que hacer una versión de la canción de Victor Jara: "a desarramblar, a desarramblar/ que la tierra es mía, tuya de este y aquel"...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      4

      • Lunilla Lunilla 24/06/20 14:28

        "Muy Bueno ...¡Muy bueno Benjamim ...mil Gracias por seguirme el ritmo del Argumento: El Diablo Cojuelo:Dixit Saludos Cordiales... ( 14,27 h. p/m )

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        4

  • Robertodelbarrio Robertodelbarrio 24/06/20 06:38

    Buen artículo y análisis del libro y del autor y del biografiado. He rebdiel libro en las manos pero recordé aquello que ,dicen, decía el propio Borges : " algunos presumen de lo que ha escrito, yo de lo que he leído"
    No sé lo que diría Borges de ser el protagonista de un libro...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 24/06/20 10:51

      Bueno, por lo que cuenta Vargas Llosa, no lo habría leído.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Evaus Evaus 24/06/20 02:11

    Precioso artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 24/06/20 10:51

      ¡Muchas gracias!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión