x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Luces Rojas

Sentido de la oportunidad y responsabilidad política

Publicada el 07/08/2020 a las 06:00

El sentido de la oportunidad, obviamente, no es lo mismo que el oportunismo. Y no hace falta decirlo muy alto: entre las condiciones que ha de reunir quien se dedica a la gestión de la cosa pública, este sentido de la oportunidad, que significa entre otras cosas saber medir los tiempos y saber priorizar los objetivos, es lo que distingue a un estadista, incluso a un político responsable, de un aficionado y no digamos de un aventurero. Un reciente y muy agudo artículo de mi compañero en el Senado, el profesor Manuel Cruz, lo ha explicado bien claro. 

Todo esto viene a cuento de la tremolina a la que asistimos en prensa, radio y televisión sobre el alcance que debe tener la censura a los actos de los que hemos ido descubriendo indicios más que serios (aunque sospechar, vaya que se sospechaba) en los que venía incurriendo desde hace tiempo Juan Carlos de Borbón. Y, por supuesto, añado de inmediato que, desde el punto de vista jurídico, la presunción de inocencia le debe proteger en todo momento, como a cualquiera, hasta que, llegado el caso y si se sustancian procedimientos judiciales (algo que me parece hoy por hoy poco previsible y añado que lo lamento) recaiga una decisión firme. La inusitada, inaceptable extensión del concepto de inviolabilidad, tal y como la vienen sosteniendo los letrados del Congreso, se erige hoy como una formidable barrera, a mi juicio, contra toda lógica jurídica elemental que la muestra, además, como una interpretación incompatible con la más elemental lógica democrática, como han puesto en evidencia, por ejemplo, dos recientes y magnificos artículos del profesor Carbonell (en el blog Al revés y al derecho, de infoLibre) y del profesor ArbósOtra cosa es la responsabilidad ética y la política, respecto a las cuales hay sobradas evidencias de que el rasero que maneja el personaje está muy por debajo de lo que cabría no sólo esperar, sino exigirle.

Sin duda, ha de distinguirse la crítica a los actos de una persona, Juan Carlos de Borbón, de la crítica a la institución, la monarquía. Añadiré de inmediato que eso no significa que la institución –la monarquía– sea sagrada y exenta de crítica. En democracia, la libertad de expresión, manda. Nada ni nadie están exentos de crítica. Las Constituciones no son tablas de la ley que debamos aceptar como dogmas inmutables. El consenso de hace cincuenta años, por mucho que aceptemos el brocardo "vox populi, vox Dei", no es la voz de Dios frente a la que sólo quepa decir "amén". Entre otras cosas porque la voz del pueblo puede cambiar y de hecho cambia.

Otra cosa, a su vez, es que sea exigible al político, como recordaba al comienzo de estas líneas, un mínimo de sentido de la oportunidad y del bien común. No parece que, en medio de la situación de crisis más grave que haya vivido Europa y desde luego nuestro país desde hace un siglo, sea lo más oportuno abrir nada menos que un proceso de revisión constitucional como el que afecta al modo de Estado (monarquía o república) que, como deberían recordar sus promotores, de acuerdo con el artículo 168 del título X de la Constitución (la verdad, uno duda de que lo tengan en cuenta o lo hayan leído bien), supondría nada menos que embarcarse en este momento en dos convocatorias electorales con mayorías muy cualificadas de las Cámaras y eso, en su caso, si se consigue la aprobación de la reforma. Y esto no es un razonamiento del tipo “no están maduras… ni lo estarán”. Me parece que emplear ahora todos los esfuerzos que requeriría esa propuesta, se opone a lo que aconseja una elemental prudencia, salvo que seamos partidarios de senderos luminosos y de sus profetas, como parece serlo el president Torra, quien, a mi juicio, y con el debido respeto a quien ostenta la dignidad de la Presidencia de la Generalitat de Catalunya, continuamente se atribuye (quizá por sus convicciones católiconacionales) la condición de intérprete supremo y casi profeta de todo el pueblo de Catalunya y, de paso, de la democracia y aun de la verdad; sin el menor sentido político de la oportunidad y de la responsabilidad, por cierto.

Soy republicano confeso (no de nacimiento: diré que no he tenido esa ventaja genética y en mi caso esa convicción es producto de años de dudas, de estudio y también de observación de la experiencia) y lo seré, creo, hasta mi muerte. He criticado reiterada y públicamente a la monarquía restaurada en la persona de Juan Carlos de Borbón y sobre todo al propio monarca, por el afán de impunidad que progresivamente ha ido mostrando un rey al que contra toda evidencia llamamos emérito (pues, a todas luces, no merece ese calificativo). Por ejemplo, en su momento argumenté públicamente que el procesamiento de Urdangarín era una solución vicaria frente a la que correspondía, pues, a mi juicio, el verdadero responsable del entramado de corrupción que involucraba a la casa real y a su familia –comisionista alemana mediante– parecía el propio Juan Carlos I, que alentaba un entorno de privilegios, comisiones y negocios. Considero que su comportamiento, desde hace muchos años, está manifiestamente al margen del mínimo tolerable. Que está imbuido de la íntima convicción de que su inviolabilidad es patente de corso para una impunidad que le protege contra todos los desmanes que pueda cometer y contra la confusión continua entre lo público y lo privado. Una tentación que es mucho más frecuente en monarquías que en repúblicas, sobre todo cuando se sigue pensando en el monarca en términos de una legitimidad que se confunde con el origen dinástico, y no con la única fuente de legitimidad en democracia, que es la voluntad del soberano: y en democracia el soberano es el pueblo, que expresa su voluntad a través de la Constitución refrendada por él.

Dicho de otro modo: en una monarquía constitucional, el rey no es otra cosa que un alto funcionario al servicio de la salud del pueblo, la de los ciudadanos (y en ello, cierto, no se distingue mucho del presidente de una república no presidencialista como la alemana, salvo en que el cargo es vitalicio y se transmite por nacimiento, que no son pequeñas diferencias). Esto es algo que hace mucho tiempo parece haber olvidado D. Juan Carlos de Borbón, si es que alguna vez lo entendió. El servilismo de cuantos le jalearon, desde la clase política, los medios de comunicación y los centros financieros de poder, al sostener que el rey había "concedido" la democracia al pueblo español (ignorando que esa es en sí una locución envenenada, además de un sofisma), ayudó no poco a crear esa injustificada pretensión.

Pero, insisto, la tarea de los gobernantes y de quienes tienen alguna responsabilidad política (modestamente, me incluyo como senador) es la de medir los tiempos y actuar con prudencia, siempre en aras de la salud del pueblo, de los ciudadanos. Por todo eso, creo que tiene razón quien, como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y como ha expresado la vicepresidenta Calvo, tiene claro que ese precepto máximo enunciado por Cicerón (salus populi suprema lex esto), esto es, el primer imperativo que debe guiar las decisiones políticas es la salud de los ciudadanos, su salud en el sentido vital, pero también su salvación frente a las amenazas de caer en la miseria, en la pérdida del trabajo, de la vivienda, de la capacidad económica para atender gastos elementales. Y eso, ahora y aquí, exige no aventurarse en este momento en revisar el consenso constitucional sobre la forma de Estado, mediante una reforma constitucional –insisto, legítima– de tal envergadura, que comportaría añadir un considerable período de incertidumbre en el peor contexto posible.

Ya me gustaría que dispusiéramos de una situación de mínima bonanza económica y estabilidad, en nuestro país, en Europa, en el mundo y que las prioridades fueran entre otras, una de las que considero propias de la lógica democrática, esto es, la adecuación de la forma de Estado a lo que piense la mayoría de los ciudadanos que, estoy convencido, a muy corto plazo será la república. Pero desgraciadamente, y más debido a la forma absolutamente imprevista en que nos ha sorprendido la crisis, la situación hoy no es esa. Un gobernante responsable no puede tener ahora otra prioridad. Puede y debe censurar lo que le parezca reprobable, por supuesto. Faltaría más. Pero un gobernante responsable no puede permitirse aquí y ahora dejar de poner el mejor de sus esfuerzos y concentrar los esfuerzos de todos, de todos, en lo que es más que urgente, imprescindible: en conseguir que, mediante una negociación lo más transparente posible entre todos los actores implicados (que somos todos, no sólo los partidos políticos y los representantes de las diferentes administraciones públicas, sino todos los ciudadanos, todos los actores de la sociedad civil), se llegue a alcanzar acuerdos que aseguren que podamos atender con medidas efectivas, adecuadas, proporcionadas, las necesidades de nuestros ciudadanos frente a la crisis sanitaria, económica y social que ya tenemos encima y que en los próximos meses se va a agudizar, desgraciadamente.

Un político responsable, ahora y aquí, no debiera tener otra prioridad que nos distrajera de ésta, aunque sea legítima, aunque responda a su propia ideología y programa. La estatura política se evidenciará, a mi juicio, en la responsabilidad que comporta asegurar esa finalidad, lo que incluye no excitar a la opinión pública a exigir objetivos que distraigan del único objetivo aceptable y legítimo, conforme al mandato en el que insisto machaconamente. Una vez más, republicanos de convicción, repitan conmigo el principio que Cicerón dejó escrito en su tratado sobre la república: salus populi suprema lex esto. No es demasiado difícil dirimir lo que ello exige aquí y ahora.

__________________

Javier de Lucas es catedrático de Filosofía del Derecho y Filosofía Política en el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Valencia y senador del PSOE por Valencia.

Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 07/08/20 23:43

    Ibaetatik, es que veo paradojas: UP es republicano y Trump es presidente de USA apoyado por los Republicanos... A mi me viene bien, soy solamente democrata y los democratas son la izquierda de USA, en este momento.

    Una pregunta, si la Cortez u otra latina llega a la presidencia de los USA: Qué consecuencias tendrâ?
    Se promoverâ a una acuerdo de paz y respeto con Cuba ?
    Algunos de la izquierda española piensan sobre estas eventualidades o solo tienen tiempo para el debate monarquia constitucional versus republica en España que segun mi opinion es un debte artificial ?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • palangana republicano palangana republicano 07/08/20 18:40

    Sr de LUCAS SOY REPUBLICANO Y VOTANTE DE UNIDAS PODEMOS AGRADEZCO SU TONO Y EXPOSICION POLITICA YO CREO QUE SI NO SE DICE QUE LA MONARQUIA ES CORRUPTA EN ESTOS MOMENTOS Y QUE ESTAN BLANQUEANDO AL ELCIUDADNO FELIPE DE BORBON ES QUE NO SABEMOS NADA LE VA JUEGO LOS YATES EL FORTUNA Y EL BRIBON SR DE LUCAS ESTO ES UNA CUESTION IDIOLOGICA USTED PARA MI NO ES MI ENEMIGO MI ENEMIGOS SON LOS QUE IMPIIDEN QUE LOS TRABAJADORES NO TENGAN MEJOR CALIDAD DE VIDA QUE LA SANIDAD NO SEA PUBLICA QUE LA ENSEÑANZA NO SEA PREFERENTE QUE LA IGLESIA CATOLICA ROBE POR LA CARA Y LO MANGONEE TODO EN DEFINITIVA UN PAIS MAS DIGNO EN CUANTO A QUE LA MONARQUIA QUE TENEMOS ES IGUAL QUE LA REPUBLICA POR FAVOR NO ME DIGA ESO SI UN PRESIDENTE DE REPUBLICA ESTA EN LA MISMA SITUACION QUE ELCAMPECHANO TARDA UN SEGUNDO EN SALIR ASI QUE EL PREPARAO DEBERIA DARLE VERGUENZA DE SABER QUE UNA PARTE DE LA SOCIEDAD DIGAMOS 5O PORCIENTO NO LO QUIERE PORQUE SI APARECE QUE SU LUNA DE MIEL ESTA PAGADA POR ALGUIEN AMIGO DE SU PAPI YA EMPIEZA A TRABAJAR LA IMAGINACION Y CLARO SI INMEDIATAMENTE APARECE FELIPE GONZALEZ MARQUEZ Y LOS DE SU CUERDA EL AZNAR LOS UNICOS QUE HAN CORROMPIDO TODO ESTO HAN SIDO LOS MONARQUICOS POR ESO NO PARARE DE DECIRELES QUE SON UNA BASURA PESTILENTE NO HAY NADA MAS TONTO QUE SER TRABAJADOR Y SER DE DERECHAS Y NO HAY NADA MAS TONTO QUE SER DE IZQUIERDAS Y SER MONARQUICO SALUD PARA TODOS ESPECIALMENTE PARA LA GENTE DECENTE

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Edgar48 Edgar48 07/08/20 13:04

    El que pierde las formas y la educacion al escribir un comentario, pierde por ello la razon que pudiere tener. ¡Los adjetivos ofensivos están de sobra!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • joaquinsr joaquinsr 07/08/20 09:10

    Totalmente de acuerdo. Pretender que España sea una república es algo totalmente legítimo, pero debemos esperar de la clase dirigente un poco de responsabilidad. Instaurar una república en España implica un proceso constituyente que en el mejor de los casos se alargaría tres o cuatro años y eso en el caso de que en las Cortes se diesen las mayorías requeridas. Y lo lógico es que se aprovechara esa reforma agravada para retocar otros artículos de la Constitución del bloque blindado. Además requeriría un debate sosegado sobre qué modelo de república se busca (presidencialista francesa, semipresidencialista portuguesa, con poderes importantes a la italiana, protocolaria alemana, ¿bolivariana?...). Los republicanos tienen en común que no quieren monarquía pero dudo mucho que Podemos piense en la misma república que alguien del PSOE o incluso de la derecha en la que seguro que también hay republicanos aunque no lo digan. Todo este debate exigiría un esfuerzo que dejaría en un segundo plano cuestiones mucho más esenciales como la situación económica o sanitaria. Salvo que se quiera tirar por la calle de en medio como intentaron hacer los independentistas catalanes obviando las leyes y buscar la abdicación de Felipe VI y sus descendientes abriendo una crisis política de proporciones inimaginables. Me parece más sensato, aparte de exigir las responsabilidades necesarias a Juan Carlos I, aprovechar la situación para establecer las reglas del juego de la monarquía y aumentar su transparencia, algo que parece que ya ha empezado a hacer el actual monarca, aunque sea solo por la cuenta que le trae.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • Raul Raul 07/08/20 00:43

    Ahora QUE NADIE SE ENGAÑE. Que NADIE diga que no sabe LO QUE HAY.
    Los Borbones (estirpe de corruptos chorizos puteros ladrones y degenerados como la Historia ha dejado bien patente) reinan en España POR IMPOSICIÓN Y GRACIA DE FRANCO Y DE SU PUTO DIOS.
    Los Borbones (Juan Carlos Y TODA SU FAMILIA que TODOS se han beneficiado del trinque y saqueo) llevan ROBANDO y ENRIQUECIÉNDOSE ILEGALMENTE y EVADIENDO IMPUESTOS desde que el enano genocida gallego estiró la pata.
    Así que para Antonio Basanta, JorgePlaza y todos esos "constitucionalistas del 78" nacidos y "educados" en los preceptos NAZIonalcatólicos de la PUTA ESPAÑA de Franco y la Iglesia Cristofascista, que les quede claro una cosa.
    Cuando un estado ha tenido durante más de 40 años A UN CHORIZO PUTERO LADRON Y EVASOR FISCAL que reina POR IMPOSICIÓN DE FRANCO ese Estado es un puto reino bananero CARCOMIDO POR LA CORRUPCIÓN INSTITUCIONAL GENERALIZADA (hablamos de que la máxima jefatura del Estado ha estado en manos DE UN DELINCUENTE, LADRON, CHORIZO y PUTERO adicto a las putas de lujo pagadas con cargo al erario público.
    Asi que Jorgeplaza, Antonio Basante y demás "regimenistas setentayocheros" que NO SE OLVIDEN. No critiquéis a presidentes, alcaldes, concejales y demás políticos que roban. ES LÓGICO QUE ROBEN. El latrocinio general institucionalizado ES LO NORMAL en un estado cuya máxima jefatura Y TODA SU PUTA FAMILIA DE PARÁSITOS BORBONES han estado ROBANDO Y EVADIENDO desde que el dictador genocida que los IMPUSO como sus sucesores a título de reyes las espichó.
    Esa es LA PODRIDA REALIDAD del CORRUPTO REGIMEN DEL 78. Un PODRIDO Régimen FUNDADO EN LA IMPUNIDAD DEL FASCISMO GENOCIDA NAZIonalcatólico en el que su máxima institución (Corona Borbónica) HA ROBADO Y EVADIDO IMPUESTOS DURANTE MÁS DE CUARENTA AÑOS. Esa es LA CRUDA REALIDAD de esta España de Borbón heredera de la España de Franco. UN ESTADO FALLIDO CARCOMIDO POR LA CORRUPCIÓN INSTITUCIONAL A TODOS LOS NIVELES. Pués eso. Seguiremos a nuestro pesar cargando y manteniendo a los parásitos Borbones, PERO AHORA QUE NADIE DIGA QUE NO SABE LO QUE HAY Y A LO QUE SE DEDICAN los Borbones

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    8

    7

    • ALCAUDON ALCAUDON 07/08/20 12:48

      Aun teniendo razón hay formas educadas de expresarse, supongo que se te ha olvidado la educación que espero te dieron tus padres y aprendiste en el colegio. 
      Es mucho más fácil tener la razón cuando se explica con educación.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 06/08/20 23:35

    Muy cansado lo he leido demasiado rapido. Llego al mismo puerto, la misma conclusion acerca de la responsabilidad. Pero opino que muchas veces, en el definirse "republicano" hay mâs un juego de apariencias que otra cosa.

    Distinto pero tal vez no tan distante, alguna vez habîa sostenido un punto de vista extremadamente similar al de José Miguel Contreras en la columna de "ayer", (no es aun medianoche), titulada "Para que exista una república no hay que vencer a los monárquicos, hay que convencerles." Resultô que un excelente comentarista me habîa corregido de una manera bastante sensata creo, apuntando que yo debîa calibrar mejor las consecuencias de mi propuesta. Sin embargo "ayer", este mismo comentarista ha tenido solamente alabanzas para la columna de José Miguel...
    Es cierto que a veces se comenta tanto "quien lo dice" que "lo que dice". Pero es mâs fuerte que yo, no me gusta el exceso de obsequiosidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    4

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 06/08/20 23:48

      Dicen que antiguamente el partido republicano denunciô antes que el partido democrata el esclavismo.
      Sin embargo en el contexto politico estadounidense de hoy, no me siento republicano sino democrata.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 06/08/20 23:48

      Dicen que antiguamente el partido republicano denunciô antes que el partido democrata el esclavismo.
      Sin embargo en el contexto politico estadounidense de hoy, no me siento republicano sino democrata.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • Ibaetatik Ibaetatik 07/08/20 18:29

        Es que el actual partido Demócrata de EEUU proviene del partido Republicano de aquella época.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • @tierry_precioso @tierry_precioso 07/08/20 23:28

          Pero por lo que he oido, ya estaban separados cuando el partido republicano denunciô el esclavismo mientras que el partido democrata aun lo defendîa. Parece que en esta epoca los republicanos eran la izquierda y los democratas la derecha. Las cosas se mueven.

          Tambien Zola puso "yo acuso" en el periodico l'Aurore que luego fue muy de derecha.

          La republica popular de China me parece de extrema derecha y Taiwan el paîs mâs progresista de Asia !

          Ahora UP defiende la Republica mientras que en los Estados Unidos los Republicanos representan la derecha y la extrema derecha.

          Bueno no me defino ni como monarquista constitucional ni como republicano, creo que son dolo apariencias. Me defino como democrata, es mâs sustancial.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          3

Lo más...
 
Opinión