x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la tramoya

Un comunicado como un torniquete

Publicada el 07/08/2020 a las 06:00

Para muchos de mis colegas, el comunicado de la Casa del Rey sobre la marcha de Juan Carlos es un desastre. Unos creen que la única solución posible habría sido aplicarse el sacramento del perdón cristiano en sus cuatro fases: arrepentimiento, confesión, penitencia y absolución. Como sí hizo el rey cuando le pillaron cazando elefantes. El problema insalvable de tal recomendación es que el rey emérito no ha dado el más mínimo signo de arrepentimiento. Y que de arrepentirse de veras estaría asumiendo su culpabilidad ante una posible imputación que aún no se ha producido. Y que la penitencia asociada a la confesión implicaría regularizar su situación fiscal y aflorar otras cantidades ocultas.

Más bien parece que el rey emérito estaría justificando su comportamiento como una compensación por su servicio a España, como especulé hace unas semanas. De modo que quienes recomendarían a Felipe VI y a Juan Carlos I que se pusieran de acuerdo en un reconocimiento de los pecados y una penitencia acorde con ellos, deberían pensar cómo demonios lograrían ellos echar de su casa a su propio padre, un señor mayor que no entiende por qué ha de marcharse.

Otros, monárquicos irredentos o pragmáticos recalcitrantes, dicen que habría que haberle dejado en paz en la Zarzuela. En este caso la dificultad está en que ese recinto es patrimonio del Estado y que la cercanía del padre en la casa del hijo estaba ya resultando tóxica para la supervivencia de la Monarquía. Especialmente después de que en mitad del confinamiento, el hijo le retirara al padre la asignación anual. No: es improbable que la permanencia de Juan Carlos en Zarzuela no fuera un problema para Felipe. Por no entrar en las complicaciones familiares (la abuela eternamente abnegada, la esposa reina que según parece no aguanta al suegro, y la hijas princesas asistiendo al espectáculo).

De hecho, el alejamiento físico del rey emérito era un buen símbolo del cortafuegos que la Casa del Rey está trazando para no quemar la institución más de lo que está. Puede que la decisión no sea suficiente, ya veremos, pero desde luego parecía imprescindible, dadas las circunstancias, que el rey padre se alejara simbólicamente del hijo, para que éste pueda decir que, ya lejos de él, todo lo que pase pertenece a la vida privada del monarca repudiado.

Se ha criticado que la Casa del Rey no diga dónde se ha marchado. Hacerlo habría tenido algunas complicaciones. Primero, el rey Juan Carlos es conocido por no decir dónde va. Ha habido a lo largo de las décadas de su reinado muchas ocasiones en las que ni siquiera el Gobierno sabía dónde estaba. Incluso en momentos en los que tenía que firmar reales decretos con urgencia. Segundo, decirlo habría acarreado una inmediata atención de cientos de medios de comunicación que habrían complicado las cosas. Tercero, si ese destino hubiera sido una fijación de residencia estable, el mundo entero podría haber acordado que el emérito se exiliaba. O que huía de la Justicia española.

A la luz de la cuidadosa y anodina redacción de la carta del padre al hijo, nadie puede afirmar taxativamente tal cosa, aunque por supuesto nadie puede decir tampoco se haya ido simplemente a pasar unos días: “Te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España”. Y así todos más o menos contentos. Seguro que a la Casa del Rey y al Gobierno no le incomoda que muchos piensen que se ha exiliado.

Pero con esa frase Juan Carlos puede quedarse también relativamente satisfecho. Según parece ha dicho a algunos amigos que el sólo saldrá de España “con los pies por delante”. “En estos momentos” está fuera. Pero nadie ha dicho que su salida sea definitiva. Los historiadores no podrán decir que se exilió (a menos que lo haga, claro) en los años postreros de su vida. De nuevo, todos más o menos contentos; o, más bien, nadie del todo contrariado.

Para que el distanciamiento del padre y el hijo pueda poner a salvo a la monarquía, y para que el padre pueda alejarse con dignidad, la fórmula elegida también es inteligente. Una carta del primero al segundo. Y un agradecimiento del segundo al primero. Con esa fórmula, la decisión parece del padre; y el hijo, y el Gobierno, pueden aparecer ante los españoles agradecidos ante una decisión personal y privada de Juan Carlos. Si hubo presiones o no es un asunto interesante para las tertulias, pero en unas semanas ya nadie hablará de eso. De momento, ya cualquier información que tenga como protagonista al rey emérito va a ser sistemáticamente ignorada por la Casa del Rey y por los defensores de la monarquía, como un asunto privado. No digo que tal cosa me parezca bien o mal, pero no hay duda de que el comunicado y las declaraciones posteriores lo dejan bien claro.

De modo que para quienes tenían como objetivo distanciar al rey de su padre, generar un cortafuegos entre el servicio público del monarca y la “vida privada” del emérito, dejar en una calculada ambigüedad el sentido de la decisión para que nadie pueda quedar del todo insatisfecho, y permitir así que la Casa Real pueda sobrevivir a tremendo escándalo, ese comunicado no es por su belleza música de Mozart, pero ha hecho buen servicio. Cuando te estás desangrando no te preocupas mucho de la estética del torniquete.

Más contenidos sobre este tema




32 Comentarios
  • Mascarat Mascarat 07/08/20 18:22

    'Defender a ultranza una constitución fabricada con los sables debajo de la mesa es lo mismo que DEFENDER LOS SABLES. O aprovecharse de los sables de entonces'.
    Bidebi lo dice bien clarito... a ultranza...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    11

    • luzin luzin 07/08/20 19:53

      Y tener un Presidente racista y supremacista, organiaciones, partidos, asociaciones, .... racistas y supremacistas es ser un racista y supremacistas ... Bidebi incluido ...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      10

      4

      • Capgrossos Capgrossos 08/08/20 04:03

        MISERABLE, CACHO DE CARNE CON OJOS. lo dice republicano

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        3

  • Ibaetatik Ibaetatik 07/08/20 18:04

    Admitamos la idea del torniquete. Pero luego habrá que intervenir de algún modo. Al pobre hombre, que ya se va descoyuntando al andar y lleva una ferretería por dentro, habrá que quitarle algún día el torniquete. Por ejemplo el día que el fiscal suizo o el del TS español le llamen a declarar; aunque lo hagan por escrito o videoconferencia, supongo que el procedimiento exigirá la existencia de un domicilio. Ya no digamos el día en que tenga que entrar en talleres a arreglar, o comprobar su estado, las múltiples prótesis con que sobrevive el personaje. Pero si todo eso se hiciera en la más estricta clandestinidad, nadie podría decir que el fulano en cuestión no ha hecho mutis por el foro o bien ha huido por la puta claraboya.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • palangana republicano palangana republicano 07/08/20 17:30

    l
    uzin eres un miserable tienes un puesto importante en la banda del tio CATERVA E
    el chale de galapagar tio CATERVA lo van a pagar aplazos y te voy adecir cabestro lo de cabestro te va muy bien y MNTIROSO MANIPULADOR tu eres un desgraciado y no parare de hasta que te descubras tu eres de los que chuparon y siguen chupando del bote BASURA ese es el resumen LUZIN BASURA APESTAS Y AHORA DI LO QUE QUIERAS VIVAN UNIDAS PODEMOS POR NOSOTROS SE ESTA REGENERANDO UN POCO MI PAIS PARA LO SEPAS CABECILLA DE LA BANDA DEL TIO CATERVA ERES UN CACHO CARNE CON OJOS vete con FELIPON GONZALEZ MAREZ YCON EL CAMPECHANO Y CON EL PREPARAO

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    7

    4

    • Perotinus Perotinus 07/08/20 17:46

      ¿Mande?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • GRINGO GRINGO 08/08/20 10:50

        Jajajajajajajaja, pobre teclado !!!!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • Hammurabi Hammurabi 09/08/20 03:11

          Mejor que sufra el teclado que las cuerdas vocales.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Jota2 Jota2 07/08/20 15:11

    Sr. autor del artículo: usted, cuando tiene interés en ello, separa muy bien al PSOE de UP's´'. Ahora que el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, ha hecho el ridículo con esa defensa a ultranza de Su Majestad Intocable, no nos hable de "Goberno" como ente compacto, pues eso pretende repartir culpas. La discrepancia entre PSOE y UP's está siendo más evidente que nunca, y puede que esta brecha sea irreparable por más que sigan gobernando juntos. Todo lo que se está moviendo alrededor de este asunto es un auténtico esperpento, que viene a definir la realidad de lo que es este país. Y puede que en este punto esté de acuerdo con usted: el PSOE lo representa infinitamente mejor que UP's. Y el 80% de los periodistas, también.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • cexar cexar 07/08/20 14:47

    Que el Gobierno, por su lado socialista, haya actuado como mamporrero de este acuerdo es vergonzoso. Que buen momento desaprovechado para darle la estocada a un sistema de gobierno medieval.
    Salud y República,

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    15

  • YoN YoN 07/08/20 14:30

    El " preparado" como se ha dicho del actual Rey Felipe, no lo parece tanto, por que con tanta preocupación no se ha enterado de que su padre posiblemente robaba.
    Si tanta importancia da a renunciar a la herencia del padre, ya sabe lo que tiene que hacer: Pedir un taxi y renunciar a la Corona, ya que esa es la verdadera herencia que ha recibido. Lo demás sin chorradas.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    14

  • CinicoRadical CinicoRadical 07/08/20 14:09

    torniquete a nivel cervical,metafóricamente ,es lo que necesita este reino de pandereta .
    La Dignidad está sobrevalorada.
    Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • GRINGO GRINGO 07/08/20 13:17

    Mientras no tengamos unos medios de comunicación, como unas instituciones serias, no podremos ser considerado un país serio.

    Ya basta de sobar conceptos como "inviolabilidad, vida privada y otros", se está hablando/juzgando las acciones del Jefe del Estado, el que por lo visto ha estado muchas veces ilocalizable incluso para el gobierno, otra chorrada más para incrementar el lote.

    El Jefe del Estado, no viaja por sus medios NUNCA, no tiene aeropuerto privado, ni aterriza en la selva, no tiene fuerzas armadas privadas, no se prepara la troley y se va sin que se enteren en casa, además como es/era tan "campechano", allá por donde iba le gustaba dejar huella, le gusta que le vean y exhibirse, por lo menos antes cuando era el objetivo de los halagos, pero "el gobierno no sabía donde estaba, ni el CNI, nadie"......., un "alma libre".

    Las cartitas que se envíen entre papá e hijo, hijo y papá, es lo de menos, lo que cuenta son las explicaciones que deben ambos al pueblo español, aunque hay que reconocer que debe ser difícil afrontar ese trago, y más para el Demérito, un hombre que no demuestra tener muchas luces, porqué, que va a decir, "es el mercado señores !!!...", eso ya lo dijo otro ilustre jeta, y el "Demérito" no puede caer tan bajo, necesita algo original, y con la de frases que nos ha dejado para la historia, ahora no se le ocurrirá ninguna...quizás, "me piro vampiro...", no creo que llega más allá....

    Hasta para la frase sobre como salir de España es torpe, o es que piensa ser enterrado fuera de España, a mí no me importaría, quizás tiene ya panteón en algún paraíso fiscal ???.

    El que haya ideado este sainete como fórmula para crear un "cortafuegos" entre la Casa Real y el Demérito, se ha cubierto de gloria.

    PD.- Acaban de decir por la radio que la última vez que le vieron al Demérito estaba por Valladolid, se lo habrá comido el cocodrilo del Pisuerga ????, yo ahí lo dejo.....

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    14

  • 74camilo 74camilo 07/08/20 12:04

    Confirman la presencia de Juancar en una nave con destino a Marte...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    8

    • MIglesias MIglesias 07/08/20 12:31

      ¿Hay marcianas de buen ver?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      7

      • GRINGO GRINGO 07/08/20 13:17

        Porqué no te callas......jajajajajajaja, es broma !!!

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        5

  • paco arbillaga paco arbillaga 07/08/20 12:03


    CARTA al CUENTO, por Daniel Ezpeleta

    Cuando eres pequeño te cuentan cuentos en casa y en la escuela, y te gustan.

    Un poco más tarde te cuentan otro que es para toda la vida y te lo encuentras en todas las etapas: hay que obedecer; a los padres, a los mayores, al ayuntamiento, a los policías (estos te multan o te sacuden), al gobierno, a hacienda…, porque hay unas normas que cumplir, unos bandos, unas leyes, una constitución.

    Cuando has llegado a comprender todo eso y cumplir por convicción o por la fuerza descubres la parte fea del cuento: un rey que no cumple nada de lo fundamental y se escapa del país, unos jueces del Tribunal Supremo que no enjuicia a esa gente grande, una Audiencia Nacional a la que tienen que decirle desde fuera que ya le vale de juzgar mal; unos jueces en lo más alto que mandan a la cárcel a los que no les gusta y entonces te preguntas: ¿esto es lo que dicen democracia y la ley?

    Y piensas que la única solución es la revolución, el desobedecer. Pero eso, al parecer, dicen, tampoco es muy democrático. Estamos atrapados en una red sin salida.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    17



Lo más...
 
Opinión