X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¡A la escucha!

¿Y si hablamos de otra cosa?

Publicada el 18/09/2020 a las 06:00

Venga, no se agobien. No voy a hablarles de mi odisea con el covid y los rastreadores, no les voy a dar la turra con las negociaciones de los Presupuestos ni les voy a hablar de líos judiciales. Hoy quiero comentar con ustedes otra cosa, pero empecemos por el principio.

Termina una semana en la que no hemos ganado para sobresaltos. Empezamos con la noticia del descubrimiento de vida en Venus, una vida microbiana pero al fin y al cabo vida, con sus gases y sus cosas. Luego seguimos con el anuncio de posibles confinamientos selectivos en Madrid y la terminamos con la fusión de dos grandes entidades, Bankia y CaixaBank. Son tiempos de covid y eso ya lo hemos asimilado o traducido como tiempos de absoluta sorpresa, todo es posible, al menos, mientras dure este 2020.

Durante estos días me he permitido el lujo de poder observar la actualidad desde otro punto de vista, como mera espectadora, al margen de la adrenalina de la última hora, de la confirmación de los datos, de buscar la reacción de tal o cual formación política. Y ser una mera espectadora te permite ver todo con más calma, con otra mirada. Puedes sorprenderte con mayor naturalidad, no a destiempo como nos ocurre a los periodistas. Puedes ver el contexto de todo y aceptar que hay absurdeces que no aguantan una pandemia más. Que si algo tenemos que sacar de todo esto es quitar las capas de surrealismo de nuestras vidas y vivir sin trampantojos.

Por eso me atrevo a abordar un tema que me va a granjear muchos enemigos, lo sé, pero que tengo ganas de analizar. Allá voy, abro el melón: ¿no creen que es un tanto surrealista que, con la que está cayendo, se sigan pagando sueldos desorbitados a los jugadores de fútbol? Estos días se habla de traspasos, de compra de tal o cual jugador, de cláusulas de rescisión. Y se tratan cifras de locos con una naturalidad que me pasma. ¡33 millones de euros! Por un jugador. No sé si muy bueno, muy malo o mediocre. Da igual. Es un negocio, un negocio que mueve mucho dinero, lo sé, en derechos y patrocinios. Pero que con toda esta situación ha demostrado que es completamente desproporcionado. 30, 40, 80 millones o más por una persona que tiene un talento para correr detrás de un balón, hacer pases o marcar goles. Y ya.

Estamos en un momento de cambio de ciclo, de priorizar en ciencia, en investigación, en servicios, en sanidad. En saber valorar lo importante que es tener salud y tener un sistema sanitario fuerte. Un cambio que también tiene que llegar a nuestros valores, a quiénes tenemos como referentes. A quién admiramos y por qué. Qué persona nos inspira, nos motiva… Y un jugador de fútbol puede serlo, por supuesto, pero por algo más que por su forma de jugar. Por cómo se comporta en el campo, con el rival, en el vestuario, por su capacidad para hacer equipo, por su elegancia a la hora de asumir una derrota. Y hay jugadores que lo hacen. Pero, admitamos, no son mayoría.

El culebrón de Messi, por ejemplo, me parecía tan irreal este verano que no lo acababa de entender. Escuchar a aficionados al borde de la lágrima pedirle que se quedara o llamarle traidor porque había decidido irse era algo que no me cabía en la cabeza. Sé que no todo, las 24 horas del día, tiene que girar en torno a qué es lo correcto o no. Que necesitamos evadirnos, unos lo hacen con música, otros practicando deporte y otros viendo deporte. En este país, mayoritariamente fútbol, cierto, pero creo que debemos revisar las cifras que se manejan. Y que sí, que nuestra liga es un valor que se exporta al extranjero, lo sé, que genera beneficios no sólo a los clubes sino a todas las empresas y negocios que hay alrededor de este deporte. Pero creo que hay que ponerle un poco de sensatez a todo esto. Que nos echamos las manos a la cabeza porque no tenemos para pagar rastreadores o suplentes en la Sanidad y aplaudimos a rabiar cuando un chico de un equipo de fútbol sale con su último coche o se marca un post en Instagram hablando de fiestas de lujo y de desmadres varios. Y eso no tiene sentido. Y no quiero mezclar cosas ni hacer un totum revolutum. Pero es que esto de ser espectadora es lo que tiene.

Más contenidos sobre este tema




24 Comentarios
  • Pepe Luis Pepe Luis 20/09/20 21:41

    Buenas noches, no sé si alguien en los comentarios , ( no los he leído todavia) se declarara' su nemigo ,pero cuando se  escribe con racionalidad , los periodistas pienso no debían temer nada, en este caso lleva usted mucha razón , pero es que hace ya' muchos años que el,fútbol bastantes  pensamos que más que deporte se explota  porr el dios dinero , y utilizado por el poder y para el poder,y crear fanaticos y personas superficiales , con,los únicos valores de idolatrar a alguien , no se puede pagar millones de euros a  unos futbolistas y no pagar la seguridad social de otros , como no pagar los impuestos , en fin etc.etc. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • bereixo bereixo 19/09/20 18:14

    Sí, y ahora quizás convendría analizar de dónde venimos.
    Recordemos el célebre “¡Que inventen ellos!”, de Miguel de Unamuno; y la España de charanga y pandereta, de cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María, descrita por Antonio Machado.
    O cuando falleció el doctor Gregorio Marañón y los medios titularon “Ha muerto Marañón”, provocando que, desde primera hora de la mañana, numerosos clientes que entraban a los bares, al ver el titular en la prensa exclamaban “¡Vaya, lo que le faltaba al Osasuna!”
    Se ve que algunas taras históricas de los pueblos son malas de desterrar.
    Lo habremos superado el día que la gente admire más a un científico eminente que a un deportista destacado. Y, si llegamos a tiempo, entonces seguramente nuestra sociedad habrá experimentado notabilísimas mejoras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • FIngerlady FIngerlady 19/09/20 17:05

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Hammurabi Hammurabi 19/09/20 07:13

    Una observación muy bien traída, pero es justamente lo que nos define. De no ser así, seguramente actuariamos con otra lógica, en otro tipo de cuestiones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Petín 1 Petín 1 18/09/20 23:26

    Creo que la potestad que tiene un buen jugador de fútbol no es la de correr detrás de un balón, empujarlo y meterlo en la portería, creo que un buen jugador de fútbol es aquel que te ayuda a olvidarte, por unas horas, de los problemas que nos crean nuestros gobernantes.

    Yo estoy tan harto de todo lo que está pasando que ya leo el Marca, me intereso por la vida en Venus, la parrillada de chuletas del emérito, la acusación de su amante de Golpe de Estado familiar y me hago unos sudokus.

    Mi adrenalina se ha desbordado, el pulso se me ha acelerado y se me dispara el sistema nervioso como cuando era joven y salía con una chavala y uno ya no está para esos trotes.

    ¡Viva el furbo! y er Beti man que pierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • tiago tiago 18/09/20 22:58

    Vergüenza de País, que valora más un (futbolisto, tenisto, valoncestisto) porque entre otras las féminas no tienen igual valoración. Y un MAESTR@,MEDIC@, y tantos trabajadores esenciales, tienen salarios indignos, condiciones de trabajo esclavista. Mal vamos, y el capital sacando siempre provecho tanto si las vacas son gordas o flacas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Azalea Azalea 18/09/20 21:52

    Estoy de acuerdo contigo Helena , en todo ...
    Gracias y saludos cordiales!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Querubín Querubín 18/09/20 19:51

    Sueldos desorbitados. CARLOS. HERERA  periodista , de laCOPE emisora de los obispos.SIETE MILLONES.Por temporada. REFLEXIÓN.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • pentaclo pentaclo 18/09/20 13:09

    Podemos discutir el valor de los futbolistas.
    Pero la capacidad del fútbol de entontecer a la población para que no moleste, no tiene precio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Finap Finap 18/09/20 12:57

    El deporte se ha convertido en otro sistema de inversión, solo importa que sea rentable ganando títulos o comprándolos, porque cuando surgen investigaciones que son negativas para ellos intentan encarcelar al responsable. A mí se me pusieron los pelos de punta cuando insinuaron pedir un ERTE. Y si entro en el tema de la violencia "consentida" por las instituciones en muchas competiciones de fútbol me faltaría espacio, este problema me enfada mucho y me entristece. Al igual que ante una crisis por la pandemia no se provoque un esfuerzo de politic@s, empresarios, banqueros, determinados profesionales enriquecidos de solicitar reducir sus ingresos temporalmente, mientras sean necesarios los ERTE, la renta mínima, el desempleo,......... Papa Estado tiene que resolver todo, por supuesto, pero hay que dar ejemplo. Escuchar las cifras que están "perdiendo" muchos empresarios este año, comparándolo con años anteriores, me gustaría comprobar sus declaraciones anteriores en Hacienda, muchas sorpresas aparecerían. Muchas veces llego a pensar cuantos inspectores activos necesitaría este país para clarificar todas las estafas económicas existentes, desde arriba hasta abajo y viceversa. Falta Justicia porque le sobra ideología y le faltan leyes justas e iguales para tod@s. Fuera inviolabilidades y aforamientos,nadie es digno se ser inviolable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9



Lo más...
 
Opinión