X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¡A la escucha!

Las tapas de un desahucio

Publicada el 25/09/2020 a las 06:00 Actualizada el 25/09/2020 a las 09:50

La tapa que te ponía valía más que lo que habías pedido. Paco era así: sus raciones eran famosas en el barrio de Lavapiés. Durante 40 años ha estado ahí, detrás de la barra, con su cuchillo jamonero, cortando para sus vecinos jamón y queso, las raciones que ponía a cada cliente que se sentara en su bar. Un aperitivo que regalaba con cada consumición, te pidieras lo que te pidieras, todos los días, porque él era así. A Paco le conoce todo el mundo y, por necesidad, le quiere todo el mundo. Y no sólo por sus tapas: “Paco es buena gente”, de los de toda la vida, el que te escuchaba en los días malos y en los días buenos.

Esta semana, sus vecinos le han devuelto esa generosidad bloqueando su desahucio. Se plantaron frente a su edificio el día que le iban a sacar: Paco seguía dentro, con sus cosas, con sus recuerdos, ésos que acumulas durante 85 años y también, claro, con sus pesares. Paco reconoce que lleva días sin dormir, “dándole vueltas a la cabeza”, sin creerse lo que estaba a punto de ocurrir: le iban a echar a la calle. Familiares del dictador Franco han comprado el edificio y en los números que han hecho con ese negocio, Paco les sobra. Van a subir los precios y necesitan que se vaya a la calle. Supongo que ellos nunca se pasaron a tomar algo por el bar de Paco, no pudieron tomarse a media tarde una cerveza con el jamón recién cortado. Ni tampoco escucharon sus historias de cuando era ciclista profesional y pedaleaba junto a Bahamontes. Si lo hubieran hecho, quizás se habrían interesado un poco por cómo estaba y qué iba a hacer una vez que le pusieran de patitas en la calle. Resulta que Paco tiene un cáncer terminal y el Ayuntamiento todavía no le ha dado una respuesta habitacional. Traducido: si este miércoles el desahucio hubiera seguido para delante, Paco se habría visto literalmente en la calle. Pero ahí estaban sus vecinos, luchando por su dignidad, luchando para que se hiciera justicia.

El problema es ¿qué hubiera pasado si a Paco no le conocieran todos en Lavapiés? ¿Qué habría hecho el juez? ¿Habría esperado hasta el último minuto para paralizar semejante atropello? No entiendo por qué, a veces, tardamos tanto en reaccionar. Cómo podemos permitir que una persona, a su edad y en su situación, tenga que vivir días y días de angustia por la avaricia de una familia y por la burocracia de un sistema. Porque la de este miércoles no era la primera vez que intentaban sacarlo de su casa, un piso de apenas 50 metros cuadrados. Desde hace dos años han utilizado todas las triquiñuelas legales para echarle, y eso que Paco nunca ha dejado de pagar. Durante estos meses han ido hasta tres veces, algunas con cerrajeros que han tenido que darse la vuelta por la presión de los vecinos.

Paco se emociona cuando le dicen que se puede quedar, de momento. Ese momento, en su situación, es una eternidad. Acaricia a su perro en la mesa de la cocina y casi se le saltan las lágrimas cuando agradece a sus vecinos haberse movilizado así, “haber luchado” por él. Pero ¡¿cómo no lo iban a hacer, Paco?!

Su casa está justo encima de su antiguo bar, el FM. En la puerta, hace ya dos años, los vecinos colocaron una foto suya. Se le ve mayor, pero sonriendo. Y ahí sigue la foto, intacta. Ni un grafiti, ni una pintada. Paco suele enseñar orgulloso sus fotos en blanco y negro de cuando era ciclista. La que hay en la puerta del antiguo FM es también en blanco y negro. El recuerdo de aquel hombre, que cuando entrabas por la puerta de su bar te ponía una tapa, te pidieras lo que te pidieras.

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • wamba wamba 26/09/20 20:38

    Me pregunto de que pasta están hechos estos jueces , cada caso es distinto y generalizar es el mayor error en que se puede incurrir , analizar cada situación es un deber de ética personal y si alguien estima que es ser justo arrojar a la calle a una persona en esta condiciones; es para rasgarse las vestiduras y sentir vergüenza por la justicia y desde luego por las leyes que la sustentan .
    ¡ Cambiarlas ya !

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Sotram Sotram 25/09/20 21:38

    No se qué decir, se queda uno sin palabras. Pero ´cuantos Pacos hay ( O parecidos ) y qué hacemos por ellos? Cuándo vamos a salir a la calle a poner un poco derecho lo que está tan injustamente torcido y decir "basta"? Qué acomodaticios y comodones somos,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • MIglesias MIglesias 25/09/20 20:33

    Cuántas noches hemos ido de retirada al FM para echar unas parrafadas con Paco! No sabía como estaban las cosas, estamos contigo, Paco, no te van a echar de tu casa. Un beso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • MASEGOSO MASEGOSO 25/09/20 13:09

    Cuando el valor del ser humano no llega a ser estimado es que la vida de un hombre a sus 85 años se considera tiempo perdida.
    No, no puede ser tiempo perdido. Es tiempo vivido en consonancia; junto al resto de sus vecinos y clientes de un bar que ha debido ser, por lo que la Sra. Resano nos comenta, un refugio para sus vecinos y amigos. Esos que ahora le amparan ante la deshumanizada acción (de raza les viene) de esa familia que se considera dueña del territorio español, ensangrentado por uno de los suyos hasta límites insospechados.
    Espero que no se vuelva a repetir la acción, por inhumana, y Paco viva en su piso alquilado hasta que la vida le respete.
    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡SUERTE PACO!!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • passarola passarola 25/09/20 11:39

    Un 10 bien grande para esos vecinos, para toda esa gente que defiende a los demas frente al abuso de una "justicia" que en España es muy ciega, muy cara y que protege a quienes mas tienen porque se lo pueden pagar, y eso no es JUSTICIA, es mercantilismo judicial. La JUSTICIA debe ser humana, proteger la vida de todos, y no solo el bolsillo de quienes mas tienen. Hay que reformular el sistema.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • kalikatos kalikatos 25/09/20 09:18

    Como casi todos, me ha gustado mucho tu artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • paco arbillaga paco arbillaga 25/09/20 08:35


    «… la avaricia de una familia y por la burocracia de un sistema», y la avaricia de ese sistema también, no solo por la burocracia. Todos formamos parte de este sistema que a veces nos ahoga y también, por fortuna, forman parte de él todas esas personas que se han rebelado contra la injusticia que se quería cometer, además contra una buena persona.

    Aunque el ambiente esté cargado de nubes la sombra del dictador todavía sigue siendo alargada en algunos sectores de la sociedad española. ¿No podían los jueces denunciar, castigar, a esos egoístas inversores que por ganar dinero están dispuestos a que personas como Paco se vean en la calle? Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

Lo más...
 
Opinión