X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Aquí me cierro otra puerta

La autoestima de los barrios

Publicada el 29/09/2020 a las 06:00

En el año 81, pocos meses antes de morirse, mi padre, socialista convencido e hijo de fusilado en el 39 por militante del PSOE, le dijo a mi madre que no tenía muy claro si votar al partido de Felipe González porque no estaba nada convencido de lo de ser socialista antes que marxista. Cuando se murió, supongo que como homenaje, su esposa votó al PSOE, pero ahí se acabó la política en mi casa. Nunca más se habló. Como yo tenía dos años por entonces, digamos que crecí en un hogar con cero política. Sí que la había, claro, en mi barrio, el Pueblo de Vallecas, por todas partes. Siempre cuento que mi madre tenía una amiga a la que llamaban Rosa La Comunista, que ya tenía que ser comunista para que en Vallecas la llamaran La Comunista.

Pero yo crecí en una casa, decía, sin política. Mi madre, sospecho, alguna vez ha votado al PP incluso, pero aun así la quiero muchísimo. Nunca se habló de ideologías o de partidos ni se comentaban especialmente las noticias. Eso sí, siempre tuve claro algo que se repetía constantemente en mi casa: "En Vallecas estamos abandonados". Soy lo suficientemente viejo como para que el Metro no llegara a mi barrio hasta entradito el instituto o como para haber vivido en un lugar arrasado por los yonquis de La Celsa, primero, y de La Rosilla, después. Y siempre había mucha basura. "Es que la recogen en el centro y nosotros les damos igual. Estamos abandonados, hijo".

Mi madre igual ni se sabía el nombre de todos los candidatos a la alcaldía de Madrid, pero yo la recuerdo en las manifestaciones para que nos trajeran el Metro, en las que pedían que desmantelaran los poblados donde se vendía droga, en las que trataban de que no cerraran el Hospital Virgen de la Torre. Iba a manifestaciones, claro, pero no por política ninguna. Era "porque estamos abandonados".

No siempre estábamos abandonados, aunque casi siempre sí, pero cuando no lo estábamos, lo creíamos. Porque la gente de los barrios del sur de Madrid crecemos con esa sensación de que no le importamos a nadie. Un sentimiento que se muestra real desde hace décadas, aunque finalmente viniera el Metro y hasta un hospital. Porque se trata de autoestima. La que la gente que vive en estos lugares tiene arrasada. Porque siempre son los últimos, y porque dan igual las inversiones que lleguen, el Metro, el hospital, el polideportivo: son los últimos y saben que van a seguir siéndolo.

Una cosa que no entendió Ahora Madrid (menos aún Más Madrid, y qué decir del PSOE, que ni está por el Sur ni se le espera) es que no se trataba de hacer un centro cultural ni asfaltar una calle. Que sí, que eso lo quiere la gente. Y que además la tradición ideológica va a darle votos "porque sí" a la izquierda, pero que lo que la gente de los barrios del Sur necesita es que alguien le diga que ellos son lo más importante de la ciudad y que van a actuar en consecuencia. Saber que esos políticos de verdad consideran que son la prioridad. Lo pareció en la campaña de Ahora Madrid, dejó de ocurrir durante el mandato. Lo suficiente como para desmovilizar a la gente como mi madre, que no sabe de política pero sabe que estamos abandonados. Lo necesario para perder.

Ahora llegan las medidas por la pandemia y los primeros en caer son los abandonados, precisamente porque a nadie le importan. Ni les importaron para ayudarles ni les interesan cuando tienen que sacrificar su libertad. Y llega un momento en el que ya basta, porque cuando la autoestima te abandona, da todo igual. Quizá la izquierda madrileña sepa verlo algún día. Pero ojalá no lo vean otros antes y ya ni la ideología salve esos votos.

Más contenidos sobre este tema




40 Comentarios
  • tropiezos tropiezos 01/10/20 12:12

    Ningún gobierno lucha contra el fascismo para destruirlo.
    Cuando la burguesía ve que el Poder se le escapa de las manos,
    alzan al fascismo para mantener sus privilegios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Isa. Isa. 30/09/20 15:38

    Escuché a Mónica García ayer decir que se necesita una honesta cooperación y coordinación entre ambas administraciones con un único objetivo: contener la segunda ola en Madrid, evitar más contagios, más ingresos, más colapso y más desastre. Expresaba que todo aquel que se aleje de esa urgencia estará cometiendo una grave deslealtad y una falta de respeto.

    Leí el razonamiento de Ángel Gabilondo, que espera que no haya intervención, porque sin la total colaboración de la Comunidad de Madrid, no se puede hacer, ya que tiene que estar presente en la toma de decisiones, porque es la que está sobre el terreno. Que no se trata de intervenir por intervenir, sin tener un plan consensuado con el ejecutivo de Díaz Ayuso

    Es desolador no solo para Madrid. Nos repercute la ejecución a todos los territorios, No debe ser tan fácil como parece sin la cooperación imprescindible del gobierno de la CAM, lógicamente. No sé UP cómo lo gestionaría. No escuché ninguna declaración. Mi comentario no va en sentido de partidismo, en absoluto. Desconozco la información

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    0

  • Isa. Isa. 30/09/20 15:20

    En todas las ciudades siempre quedan atrás los barrios más alejados del centro, cuando a todas luces se deben priorizar, tanto para dotar de recursos a los más desfavorecidos, como para no fomentar la abstención o votos cabreados, desmotivados, que refuerzan a otros partidos, y que los recogen por experiencia. Lo sabemos. Los hechos del día a día son los que se valoran, se anotan.

    Qué lugar ha ocupado antes y ocupa ahora, la oposición al gobierno de Ayuso y Aguado.

    Desconozco la posición de Pablo Iglesias sobre Vallecas ante la situación que describes, Quique. Creo que fue su antiguo barrio. Creo. No estoy segura. De ser así, sería él, al menos, el líder más adecuado para salvar estas situaciones, ahora. Me pregunto.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    0

  • Petín 1 Petín 1 30/09/20 09:02

    Una de las grandes tristezas que se pueden dar entre los humanos es la de no ser nada para nadie, los olvidados, los que no vemos, aunque estén, los menesterosos de autoestima, ¿son humanos? o la pregunta nos la tenemos que hacer nosotros.

    ¿Es ético que personas como Rodrigo Rato o Juan Carlos, se gasten millones en excesos y haya millones que no tengan por defecto?

    Tiene razón, no es política lo que hace falta, es autoestima, es saberse alguien para los políticos, es sentirse alguien para alguien.

    Cuanta gente, de la olvidada, ha demostrado durante el confinamiento, cuan necesaria es, en la limpieza, en la recogida de basuras, en los supermercados, en la atención de los ancianos, mientras, los recordados, muchos por sus excesos, se han aprovechado de ellos.

    Cuantos ancianos, han muerto porque no eran nadie para la política.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • BEMBA BEMBA 29/09/20 23:13

    Gracias por tu artículo. Perfecta radiografía del sur de Madrid. Naci en Villaverde hace 60 años y veo que sabes perfectamente de lo que escribes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 29/09/20 20:32

    De un useriano a un vallekano. Vosotros tuvisteis metro antes que nosotros. Tuve el privilegio de cursar COU en el Tirso de Molina, a 10 minutos cuesta arriba andando del metro de Portazgo. Nocturno, claro, así que saliendo de trabajar a las 18:30 (si el jefe no tenía algo mejor que hacer que retenernos un ratito) del centro de Madrid y con un transbordo por medio, llegaba a clase con la lengua fuera, casi siempre tarde a primera hora. Los martes me perdía la primera de verdad, que era a las 18:00, el resto de la semana era a las 19:00. Y créeme que bajar del instituto al metro a las 23:00 en peno invierno era bastante durillo. Así que pateé el abandono de mi barrio y del tuyo. Y en el mundo clasista en que trabajo se habla desde siempre con desdén, cuando no con desprecio, de los comportamientos "barriobajeros" calificándolos de "vallecanos" (ellos con c, que son muy finos). Así que sí. No es política. No soy un teórico de la política pero he corrido suficiente la avenida de la Albufera y la de San Diego huyendo de fascistas que trataban de golpearnos por pegar carteles, para saber que se trata simplemente de abandono. De desidia. De saber que como estamos enrabietados vamos a darles el voto. Por eso se han asombrado cuando la derecha ha ganado en mi barrio (afortunadamente aún queda el tuyo) y no han sabido entender que no es política. No como ellos la entienden, alejada del buen gobierno de la ciudad y la ciudadanía. Es saber que no se puede postergar siempre a la clase trabajadora. Es saber que me importan un bledo las cifra macroeconómicas. Quiero que mi gente sea lo importante, no porque "se destruya empleo" sino porque se les dote de empleo digno y vivienda digna y servicios sociales dignos y sanidad pública digna. Porque sean los protagonistas y no el coro de la tragedia griega. Caso al sur. O si no el catedrático Gabilondo, el abogado Gómez Perpinyà y la filósofa Serra y toda su compañía acabarán fuera de nuestra mente y de nuestros votos. Como llevan 25 años fuera del (des)gobierno de la CAM.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    12

    • Ambon Ambon 30/09/20 17:50

      Si el cabreo con la izquierda, para el que tenéis toda la razón, se traduce en votos a la extrema derecha, haréis un pan como unas hostias.

      Yo también acabe COU en el Tirso de Molina en el 73, pero yo venía de provincias, y volví a provincias pasando por distintas ciudades y países, conocí Madrid y otras grandes ciudades lo suficiente para decir como Paco Martínez Soria aquello de que "la ciudad no es para mi".

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • peruntros peruntros 30/09/20 14:46

      Aún abandonado como dice, usted (por lo que cuenta del instituto) no tiene ni pajolera idea de lo que es vivir abandonado de verdad. Le invitaría a que abandonara su centralismo cognoscitivo y echara un ojo en esas ciudades, o como se llamen, de La Mancha, Murcia, Extremadura o Andalucía. La media horita esa de camino se le iba a hacer corta. Y no se sentiría tan desgraciado, ya se lo digo yo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

  • Ambon Ambon 29/09/20 17:55

    Gracias Quique, eres todo un descubrimiento en InfoLibre.

    Felipe obtuvo una enorma mayoría absoluta con el lema "Por el Cambio" y en sus mítines hablaba del cambio de las cosas pero también del cambio de las mentalidades, es decir, abandonar lo vicios públicos del franquismo, el enchufe, las cartas de recomendación, ser "hijo de", las corruptelas y de eso no cambió nada, seguimos igual. Yo fuí uno de los engañados, pero el engaño me duró días, hasta que se reunió con los banqueros y en la tele dijeron que todos habían salido muy contentos, tuve claro que nos había vendido, desgraciadamente Felipe tenía un enorme carisma y marco los modos de hacer política, la réplica por la izquierda se la daba Anguita, pero el poder es mucho poder, es control de los medios y de todos los resortes.

    La izquierda parece que se avergüenza de sus ideas, les parece un sacrilegio cuestionar el pensamiento único liberal, recordemos a Tony Blair y su nefasta tercera vía que ha hecho desaparecer a la socialdemocracia en toda Europa y a la izquierda del centroizquierda se sitúan un montón de grupos mas o menos grandes o pequeños defendiendo pequeñas banderas, ecologistas, feministas, LGTBI, animalistas, cada cual con guerra particular pero ninguno aglutinando lo que debe ser el pegamento de la izquierda que no es otro que rebelarse y ofrecer alternativa frente a la explotación del hombre por el hombre, sea en la parcela que sea.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • Argaru Argaru 29/09/20 17:50

    Las cosas NUNCA suceden porque sí. Siempre hay una causa. La generación espontánea sólo se da en la naturaleza, no en relaciones sociales creadas por los hombres. Y, evidentemente, cada causa tiene tiene su efecto. Conocemos los efectos y si hiciéramos un análisis Inverso para conocer las causas averiguaríamos, con toda seguridad, que los malos datos de la Comunidad de Madrid se deben a que las autoridades madrileñas no hicieron los deberes de prevención para una segunda ola pandémica que iba a venir si o si. Que luego la receta de la derecha sea la típica de contenido aporofofóbico no es de extrañar. Por esta razón, las medida empleadas para contener la pandemia no son “moscas matadas a cañonazos”, son medidas “quirúrgicas” estudiadas, pero que en el fondo no tienen ningún sentido y que lamentablemente perjudican a los barrios obreros de la ciudad, que perjudican a gente que, mayoritariamente, no puede teletrabajar y que se ven obligada a moverse por toda la ciudad como “en latas de sardinas”, porque esas mismas autoridades no han puesto lo medios necesarios para evitarlos, con lo cuál todo esto es un auténtico disparate. Y todo esto para lograr salvar la economía de los “suyos”, que es lo que realmente les importa. Pero si seguimos profundizando en ese análisis inverso llegamos a una conclusión: todo lo que pasa y todo lo que nos pasa se debe principalmente a la educación, o más, bien la carencia de ella. Una población bien preparada laboralmente, pero “analfabeta” en lo político, es ideal para defender los intereses de la clase dominante. Y a eso se ha dedicado, en cuerpo y alma, el bipartidismo, con mayor o menor dedicación, que para eso existe “nuestra vergüenza torera”. La frase de “ser socialista antes que marxista” solo podía colar en un partido que estaba en pleno desmantelamiento ideológico en ese momento. Con educación y formación política, la derecha, en sus diferentes versiones, no tendrían ni un solo voto en los barrios más populares. El hecho que partidos conservadores, que defienden descaradamente los intereses de las élites, se conviertan en partidos de masas es un auténtico misterio. O quizás, no. Quizás, la educación  tenga algo que ver.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Isabelle006# Isabelle006# 29/09/20 13:07

    En Madrid tuvimos una alcaldesa que pudo y no hizo mucho más por mejorar la situación en los barrios del Sur, se olvidaron de ellos y les castigaron en las urnas. Así de simple, tampoco le perdonaron la operación Chamartín y su miedo a no gustar a unos posibles votantes desencantados con el PP o a los que nunca iban a votar porque "a mí plin" esa era la cacareada transversalidad de la que hablaban y que yo nunca entendí, no se puede estar en misa y repicando, y mucho menos en un Madrid donde hay más carcundia derechuza por metro cuadrado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    20

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/09/20 12:51

    Peinado barrunta la posiblidad de que Vox va ganar bastantes votos en la zona Sur de Madrid.
    155 ya ?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    3

    • Isabelle006# Isabelle006# 29/09/20 13:31

      A esos no hay que perderlos de vista, en la capi hay demasiados jusapoles fachas, y cayetanos/as nostálgicos/as franquistas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      9



 
Opinión