X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Telepolítica

10 claves del duro debate de Trump y Biden

Publicada el 30/09/2020 a las 11:44 Actualizada el 30/09/2020 a las 11:59

El futuro que nos espera en la evolución de los debates electorales es realmente perturbador. Tradicionalmente, el modelo norteamericano de comunicación política ha tenido una influencia decisiva en Europa, incluido nuestro país. Después de lo visto en el primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden debemos empezar a pensar que la discusión política ha cruzado una frontera que es muy difícil que tenga posibilidad de vuelta atrás. Estas son algunas de las notas que pudimos extraer del choque televisivo que los dos candidatos protagonizaron en Cleveland:

Un debate estático a distancia

Las normas covid cambiaron el formato impuesto en las últimas décadas. Los dos líderes no pudieron moverse del atril. Sólo disponían de un micrófono fijo. No podían acercarse uno a otro, ni desplazarse por el escenario. Posiblemente, este factor motivó que las descalificaciones que se lanzaron fueran más fuertes de lo habitual. Es más fácil llamar payaso a un rival a 15 metros que invadiendo su espacio físico.

El oficio de moderador de debates se complica

Chris Wallace, un reputado periodista conocido por su valentía y solvencia, se vio superado en muchos momentos por la dificultad para controlar las continuas interrupciones que impedían escuchar los argumentos de los candidatos. Como es fácil de imaginar, Donald Trump fue especialmente activo en cortar las intervenciones de Biden. Así se lo hizo ver Wallace, aunque su tímida reprimenda tuvo poco éxito.

Trump al ataque

El presidente, fiel a su estilo, se tomó el debate como una pelea en la que su principal objetivo era noquear a su adversario. Trató a Biden con desdén en todo momento. Casi nunca le miraba frontalmente. Solía escucharle de soslayo a la vez que interactuaba en todo momento interrumpiéndole o gesticulando. Su posición preferida era la de apoyarse en los laterales del atril mostrando una posición de control y dominio de la situación. Habitualmente miraba y hablaba al moderador.

Biden hacia los espectadores

El candidato demócrata tiene un aspecto apocado, pulcro y poco enérgico. Estos rasgos quedaban especialmente remarcados ante la figura siempre retadora y altiva de Trump. Biden recurrió de forma reiterada a una técnica que le permitía eludir el choque frontal. En sus principales intervenciones se dirigía siempre a la cámara y hablaba directamente a los espectadores a los que citaba a menudo. Para dotar de un poco más de fuerza a sus movimientos de manos, empuñaba un bolígrafo con el que intentaba transmitir sensación de firmeza y seguridad.

Trump y su estilo abusón

Al líder republicano le gusta tratar a sus oponentes desde una posición de superioridad. Intentó menospreciar a Biden en todo momento descalificando toda su carrera política: “He hecho más en 47 meses que tú en 47 años en política”. Además, no dudó en entrar en asuntos de familia y fue especialmente insultante con Hunter, el hijo de Biden, sobre el que reiteró en varias oportunidades acusaciones de corrupción vinculadas a sus negocios en Rusia.

Biden a no dejarse arrollar

Ante las andanadas de Trump, Biden solía cerrar sus ojos, sonreír o negar con la cabeza. Una de las sorpresas de la noche fueron las duras expresiones utilizadas por Joe Biden con las que intentaba dejar claro que no se amilanaba y no iba a dejarse pisotear. Las pronunciaba siempre en un tono de voz comedido y sin mirar directamente a su adversario: “¡Cállate, hombre!”. Incluso llegó a referirse a su rival como “ese payaso… perdón, esa persona”.

La amenaza de la izquierda radical

Para Trump, los demócratas son hoy en día representantes de una izquierda radical que sólo pretende acabar con los progresos que él ha impulsado desde la presidencia. Quieren destruir la economía cerrando ciudades por el covid-19; cortar el progreso económico con restricciones medioambientales injustificadas; implantar la inseguridad oponiéndose a que haya ley y orden; y hacer trampas en el proceso electoral manipulando el voto por correo.

Trump no tiene ningún plan

El argumentario central de Biden es menos enérgico y emocional y se ciñe básicamente a la idea de la falta de planes concretos del presidente. Su crítica se centra en debilitar su imagen de gestor político bajo la permanente acusación de no tener programas específicos más allá de imponer medidas que han convertido a los estadounidenses en “más débiles, más pobres, más divididos y más violentos”.

El conflicto civil como trasfondo

Hacía muchos años que en un debate presidencial la cuestión sobre el racismo no estaba tan presente. Trump se negó a criticar a los grupos supremacistas blancos y dijo que él todo lo que veía detrás de la violencia era a grupos de izquierda radical y antifascistas. Biden acusó a Trump de buscar el beneficio electoral a base de aprovechar las manifestaciones contra el racismo sin controlar la extensión de la violencia y echando gasolina al fuego.

Una eterna noche electoral

Los espectadores que vieran este primer debate debieron irse a la cama con la convicción de que les espera un incierto futuro. Trump habla claramente de que los resultados del 3 de noviembre no serán reales porque faltarán millones de votos por correo por contabilizar. Teniendo en cuenta que considera que esas papeletas han sido manipuladas por los demócratas, mantiene que si pierde se abrirá un proceso legal largo que deberá dirimir la Corte Suprema. Por este motivo explica abiertamente que es clave hacer efectiva la designación de su candidata para sustituir a la fallecida Ruth Bader Guinsburg y tener el control de esta institución.

Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 02/10/20 19:00

    Si en un debate mi contrincnte me reprcha serantifascista mi unica resuesta es aclararle: A los que no son fascistas no les molestan los que somos antifascistas.. Por tanto, yo creo que como se suele decir, "de la abundancia del corazñon hablalaboca"- Tu irritacion por mi antifascismo es porque eres fascista.
    Yo jamás te acusé de serlo, pero tu defensa implica una confesión de tu ideología; y ahora que lo dices ese continu planteamiento del supremacismo blanco que tu defiendes es justamente lo que dicen todos los fascistas. Tu desprecias a todas las demás razas, a los americanos aborígenesdel Este y del Norte de los EEUU, a los americanos de origen hispano que muchos son, en realidad descendientes de los americanos que vivín en el S y el O de los EEUU antes de que tus abuelos vinieran aquí,; ero también desprecias a los americanos descendientes de españoles, de suecos, de polacos, de griegos, de asiáticos, etc.; y desprecias a los que no creen en el mismo dios que tu, cuando todos los creyentes que hay en los EEUU creen en el único dios verdadero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JOECAR JOECAR 01/10/20 15:28

    Trump es tal y como lo hemos visto en el debate. No deja terminar a nadie y no deja que le lleven la contraria. Así es imposible debatir con el y Biden menos. Joe Biden es una persona reflexiva y ha demostrado siempre muy buena educación cosa que Trump no, que es un maleducado por nacimiento, ya que su padre lo educó en la terminología de tu eres un Trump y los demás tienen que callarse cuando hablas. No sé de que nos asombramos y para que le damos opciones al peor presidente que ha pisado el despacho oval. Solo una que vale por mil imágenes es verlo como dirige sus conferencias de prensa, usando el dedo índice para dar entrada al periodista y quitársela con un gesto de cabeza. Pues bien, esto en comunicación es una forma de exhibir su desaprobación hacia el periodista y ningún presidente USA lo ha ha hecho nunca y a lo sumo Bush que miraba para otro lado. Trump es desagradable y el lo sabe pues de impulsivo se pasa y Melania se lo ha recordado mas de una vez. Veremos si hay otro debate, que creo que no.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Larry2 Larry2 01/10/20 10:57

    Este es el ejemplo que dicen que hay que seguir?. es bochornoso, pero ahí está el secreto, en confundir , America is diferent.vaya espectáculo, agur

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Canija Canija 01/10/20 08:02

    En España en estos momentos tenemos una copia de Donald Trump que es Isabel Díaz Ayuso. Esperemos que los ciudadanos madrileños sean más inteligentes que los americanos y sepan analizar lo peligroso que son políticos de este tipo que lo único que favorecen es que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • milvus milvus 01/10/20 01:00

    Lo más grave es que este tarado, peligroso y criminal, y sus métodos mafiosos, traidores y barriobajeros, son el referente de nuestra derecha carpetovetónica y franquista, la del “sin complejos” de Aznar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Anibal Espaloma Anibal Espaloma 30/09/20 23:44

    Hitler llegó al poder en 1933 tras ganar unas elecciones y con la designación como canciller del presidente de la República y desde allí organizó la toma del poder liquidando la oposición y eliminando las reglas democráticas y eso por si a alguno le suena y el partido fascista de Mussolini llegó a un parlamento acorde a las reglas democráticas y designado por el Rey acorde a la Constitución y luego como después hiciese Hitler, porque primero fue Mussolini. Más que nada por si la música suena

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • karpavi karpavi 30/09/20 19:51

    Este individuo, es el típico matón como de cualquier banda de facinerosos, racista, estafador, pedante, cínico es el típico atormentado lleno de taras incurable, como ha evadido los impuestos que le correspondía pagar, pero si que bien ha pagado el silencio a las putas con las que mantuvo relaciones extramatrimoniales. Este es el nivel de los políticos que existen en muchos países los votantes que los ponen en ese lugar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Isa. Isa. 30/09/20 17:17

    La ineptitud polìtica también es pandemia. Vaya show.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • José Luis53 José Luis53 30/09/20 14:34

    “Se complica el oficio  del moderador ““Una eterna noche electoral “Trump abusón  y al ataque“.

    En otras palabras, ningún respeto a las normas de juego ni tan siquiera las normas democráticas más elementales. Ningún respeto al adversario, al diferente. Ningún  respeto a la verdad. Ningún  sentimiento de vergüenza, ningún escrúpulo, ningún límite en el ataque ( como lo de su hijo de  Biden). Todo vale. Y todo sumido al espectáculo más cutre y barriobajero..

    Qué horror de miseria humana.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • W. SMITH W. SMITH 30/09/20 13:18

    El "MODELO NORTEAMERICANO DE COMUNICACIÓN" me parece a mí que básicamente ha desembocado en unos medios controlados por la publicidad. Cuando casi ningún medio de comunicación es independiente de los anunciantes, el periodismo y la información se evaporan. Quedan mercenarios, tertulianos teledirigidos, exclusión y sorda censura. Invisibilidad de lo que se califica de antisitema. Y en esa charca el trumpismo republicano es el rey, algunos demócratas creo que se dieron cuenta algo tarde de que la criatura que en ocasiones los aupó también los controla a ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8



 
Opinión