X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Qué ven mis ojos

Tercer aviso

Publicada el 13/10/2020 a las 06:00

“Las únicas urnas en las que creen los ultras son las urnas funerarias”.

Otra vuelta de tuerca. La ultraderecha siempre da otra vuelta de tuerca cuando no se le paran los pies, y salta de las bravuconadas a las amenazas si se es condescendiente con ella. Cuando se le echa leña a su fuego, monta una pira de la inquisición, porque sus llamas no calientan, sólo abrasan, no dan luz, destruyen lo que tocan, lo reducen a cenizas. Con las banderas, fabrican antifaces para ellos y mordazas para los demás. Su peor enemigo es la democracia y si participan en ella no es más que para carcomerla desde dentro. Sus caudillos no tienen proyecto de futuro sino nostalgia del pasado, siempre y cuando éste haya estado en manos de un régimen totalitario y gobernado por un asesino que les ofreciese a sus lacayos el papel de cómplices y algunos privilegios y beneficios. No tienen moral sino dogmas, ni tampoco ideología, sólo una ambición enfermiza por llegar al poder y la seguridad de que para alcanzarlo sirve cualquier camino.

Sus argumentos, en realidad, no son políticos, sino paramilitares, y su táctica es la de los matones, dado que no quieren convencer a nadie de nada, sino atemorizarlo, hacer que se someta, que no pregunte, que renuncie a sí mismo y no se defienda, que se entregue al miedo. Las únicas urnas en las que creen son las funerarias. Buscan partidarios y votantes entre quienes están insatisfechos y les ofrecen formar parte de una clase dominante a cambio de su apoyo. Son racistas por convicción, pero también por interés, porque necesitan un adversario contra el que luchar, un peligro que ofrecerse a combatir. A menudo, se ofrecen de guardaespaldas de instituciones como la monarquía, pero igual el rey Felipe VI debiese recordar que también el Funeralísimo dijo que venía a devolverle el trono a su bisabuelo Alfonso XIII. Se lo otorgó con condiciones, treinta y ocho años más tarde, a su nieto, Juan Carlos I.

Ahora los extremistas han ido un paso más allá, y Vox ha lanzado una advertencia: “Derogad la Ley de Memoria Histórica; primer aviso.” Sería inconcebible que la Justicia no actuara contra semejante atentado a la convivencia e intento de extorsión al Estado de Derecho, cuando para otras cosas, algunas de ellas inocuas cuando no ridículas, se mueve a toda velocidad. Si no lo hace, la cuenta atrás seguirá avanzando y tendremos que empezar a preguntarnos qué preparan como segundo aviso y tercero, que es cuando suele acabar el plazo de cualquier ultimátum. Hasta ahora, han hecho pintadas en algunas estatuas de republicanos, han pedido el gobierno de concentración nacional que piden todos los involucionistas y se han dado unas vueltas en coche el día de la Fiesta Nacional; pero ¿qué van a hacer ahora? Ya sabemos que van a hacerle perder el tiempo que no nos queda al Congreso, con una moción de censura en la que van a estar con toda probabilidad solos y que demuestra lo poco que les importan la pandemia de coronavirus y sus víctimas. También sabemos que aquí hay quienes le piden al ejército rastreadores y quienes le piden que se subleve, pero también que nuestras fuerzas del orden no están aquí para invadirnos sino para protegernos. Pero seguro que guardan una carta en la manga y que es la de siempre: un esqueleto con la guadaña al hombro.

¿Y el tercer y último aviso? ¿Será una manifestación? ¿Otra denuncia de algún sindicato u organización afín? ¿Una huelga? ¿Otra fotografía de grupo en las escaleras de la plaza de Colón? Porque las declaraciones públicas van perdiendo gas, ya se les han gastado los insultos, empiezan a repetirse y la gente cambia de canal o emisora. Y lo de las caravanas patrióticas no logra mucho impacto en los medios. Y casi todo lo que le arrebatan al PP va a parar a Ciudadanos. No les salen las cuentas ni les creen el cuento, salvo unas y unos pocos. Si Pablo Casado no fuera él, sería capaz de aprovecharse de todo esto para dejar de hundir a su partido, pero resulta que la única cosa que se le ocurre es ponerse a su nivel y buscar atajos que lo lleven de mal en peor. Y ya sabemos lo bien que les ha funcionado el lema de la derechita cobarde, su gran acierto publicitario hasta el día de hoy.

Estamos amenazados, que no se nos olvide, nos han dado un primer aviso. La cabeza del caballo está en la cama. Y ellos tienen preparada la llave inglesa para ir más allá, para dar otra vuelta de tuerca si nadie se lo impide. Llegarán hasta donde les permitan los tribunales y las instituciones. Y hasta donde finjan no verlos avanzar quienes guardan silencio, les pintan de blanco, les regalan titulares, les endulzan el veneno.

Más contenidos sobre este tema




61 Comentarios
  • Pipili Pipili 15/10/20 21:20

    He visto el programa de Etb2 que recomendaba Laika, 360 grados, conducido por Eider Hurtado sobre la Guardia Civil, y no tiene desperdicio. Una periodista muy valiente. Se entienden muy bien las relaciones fraternas entre Vox y la Benemérita. Muy recomendable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • salvafer salvafer 15/10/20 19:34

    Últimamente está Ud. sembrado. Le felicito por su gran análisis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Ramoncanyamelar Ramoncanyamelar 15/10/20 19:07

    No urnas funerarias sino cunetas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • puesyo puesyo 15/10/20 16:53

     Chapo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • comprometida62 comprometida62 15/10/20 13:49

    Benjamín, admirable tu precisión en el uso de las palabras para describir la realidad que vivimos. Un artículo crudo y valiente, que remueve los sentimientos más profundos de cualquier demócrata.







    Espero que lo lean despacito todos los políticos demócratas. Los medios de comunicación deben repensarse el papel que juegan en la sociedad y a qué aspiran. Felicidades!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • JulianV JulianV 14/10/20 22:47

    Urnas "funerarias", error muy extendido. Se llaman "cinerarias", "urnas cinerarias", porque contienen las cenizas del difunto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Bellum Bellum 14/10/20 19:26

    Por qué se les hace el caldo gordo celebrando la fiesta nacional el 12/10 y no el 6 de diciembre? Hasta las cejas estoy del día de la hispanidad, que resuena a NODO...otra muestra más de las tragaderas que tenemos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Bellum Bellum 14/10/20 19:20

    La moción les va a servir de altavoz, porque se les va a dar cancha, y tendremos que soportar a la recua de bocaranes vomitivos de la caverna que también son asalariados de la sexta. Capaces son de llenar la tribuna de invitados con sus forofos o de desenterrar la momia de Millán Astray y sentarlo allí arriba, bien visible.
    Una buena manera de encararlos sería que l@s diputad@s antifascistas, que son un montón, se pusieran camisetas con los rostros de represaliados del franquismo.
    Si no fuera una falta de respeto al pueblo yo les haría un calvo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Retigosa Retigosa 14/10/20 02:02

    Benjamín, resulta reconfortante poder leer artículos que han sido escritos por personas de una gran integridad que, sin complejos, llaman a las cosas por su nombre, aunque para ello tengan que utilizar duros, pero merecidos calificativos, a quienes como la ultraderecha y sus acompañantes, tratan de socavar el orden democrático con falsas y burdas manipulaciones.
    Gracias, un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Mascarat Mascarat 13/10/20 21:21

    Valiente Benjamín...!!! Gracias...!!!
    Lo lamentable, como denuncias, es el blanqueo sistemático al que se somete a esta gentuza por parte de casi todos los 'medios de comunicación'. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    25



Lo más...
 
Opinión