X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

Las estupideces no nos dejan ver el sol

Publicada el 15/10/2020 a las 06:00 Actualizada el 15/10/2020 a las 13:05

Primero están las cosas poco importantes: la pandemia, ahora que estamos inmersos en la segunda ola del covid-19; la catástrofe climática que causará cientos de miles de muertos y millones de desplazados y refugiados, y guerras por el control del agua; la protección del bien común y la salud de nuestros mayores por encima del yo individual; un sistema económico depredador basado en la falsedad de un crecimiento infinito para que los ricos sean cada vez más ricos más allá de su talento, que algunos lo tendrán.

En España, podríamos añadir a la lista de menudencias un Estado de las autonomías que no termina de funcionar, varado a mitad de camino entre la división federal y la agencia de colocación masiva, entre la lealtad interterritorial y el narcisismo. Carecemos de un control de calidad de nuestras instituciones. Tampoco disponemos de una verdadera ley de transparencia que invite a la ciudadanía al control efectivo de lo que se hace con sus impuestos. Nada de esto es transcendental en la España pandémica. Preferimos el ruido, una forma de incultura.

(La canción de Tony Lomba es una ironía. Lo digo por los despistados de las redes sociales)

Luego están las importantes: la bandera y el debate entre monarquía y república. ¿Qué partido republicano ha pagado el vídeo de Viva el rey? Nuestras cosas serias, de las que hablamos cada día, son Isabel Díaz Ayuso y sus molinos de viento; Pablo Casado con su histrionismo, siempre exigiendo, siempre enfadado por esto y lo contrario, como si su ideología fuese estar en contra de todo, incluso de sí mismo, o el presidente del Gobierno que no admite errores de gestión ni de comunicación. Apenas hay espacio para la pobreza, los desahucios y el maltrato.

Es la nueva derecha nihilista que solo acepta gobernar, un papel que le pertenece por linaje y derecho natural. Entre las cosas graves está el 12 de octubre, fiesta patria atrancada entre los ecos imperiales del pasado y la confusión de lo que somos en el presente. También, la bandera que unos blanden como si fuese un palo y otros detestan como si se tratara del diablo bicolor. Deberíamos inventar otra, que no sea la republicana, fijada a un periodo de nuestra historia y que despierta la animosidad de media España.

¿No hay nada que nos explique y nos reúna? Carecemos hasta de himno, que es una marcha de alabarderos sin letra. Somos un país sin símbolos comunes más allá de nuestra relación tóxica. Juan Carlos I fue un símbolo durante una época concreta, de ahí la gravedad de su desplome. El debate sobre el futuro de la monarquía no es una prioridad en un país con tantos problemas. Caerá sola, como los toros. Es cuestión de tiempo y paciencia.

Vivimos en una sociedad crispada en la que la oposición no se opone, gamberrea, insulta. Una España que se ha ido despojando de lo común, de lo poco en común que teníamos después de casi dos siglos de barbarie intelectual, siempre en el lado equivocado. Ha aflorado el viejo odio, el desprecio irracional al otro, el rechazo a la ciencia y a los hechos probados. Priman las fantasías y las fanfarrias. Todo es blanco o negro. Somos un país sin grises.

Los políticos están para construir puentes, ofrecer soluciones y dar ejemplo. Aunque hablar de “los políticos” o decir que todos son iguales es injusto, una manera de restar importancia al papel que deberíamos tener en la creación de esos espacios de convivencia. Además, alguien les debe votar, o alguien ni siquiera acude a votar. Somos corresponsables, sobre todo los empresarios y las élites económicas que se mueven entre bambalinas.

Los ciudadanos nos crispamos en los bares y en las redes sociales. Dejamos de saludar a los vecinos o despreciamos la mascarilla y las recomendaciones de mantener una distancia de seguridad. Somos egoístas, no ayudamos a quien lo necesita. Hay muchos políticos que hacen un trabajo excepcional como alcaldes y concejales, como ministros y presidentes de empresas públicas, incluso como miembros de la oposición. Hay mucha gente honesta que no llega a los titulares, ocupados por los broncos y descerebrados porque son los que dan audiencia.

Cada líder que aparece es peor que el anterior. Ya echo de menos a Cristina Cifuentes. La despedimos por robar cremas e inventarse un máster (y mentir, claro) cuando el nivel de tolerancia había pasado por alto un estanque repleto de ranas corruptas que de una manera u otra logran la dilación de sus procesos. No solo para que caduquen los delitos en los tribunales, sino para que caduquen en nuestra memoria.

Se nos olvida quiénes son y qué han hecho con el dinero de nuestros impuestos. Esa amnesia colectiva les permite seguir pavoneándose por el corral impartiendo lecciones y acudir a tertulias televisivas, como Esperanza Aguirre. Siempre hay un micrófono dispuesto a recoger una majadería.

Hasta echo de menos a Mariano Rajoy. Me lo encontré hace dos semanas en una terraza del barrio de Salamanca. Estaba en los postres o en los whiskies, no recuerdo. Me paré en seco. Dado el barrio supuso que era un fan, un follower, un entusiasta o un militante. Hizo ademán de incorporarse a saludar. No le espeté eso de "Mariano sé fuerte" (por Kitchen), solo le dije que le respetaba. Confundido ante mi propia reacción, añadí , “quizá por ser gallego”. ¿Seré un blandengue o un desmemoriado? Ni siquiera me acordé del lío que montó en Cataluña ni que su ley laboral favoreció mi despido con 80.000 euros menos.

Me dejé llevar por el timeline de la degeneración. Frente a Casado parece un estadista. Frente a Aznar, un demócrata intachable. Ya ni paso por esa calle del barrio de Salamanca por miedo a verle otra vez. Quién sabe: quizá termine por votarle en este proceso de decadencia personal.

Somos una civilización agotada, que no da más de sí en espera de una gran bofetada, de esas que reparte la historia, o la naturaleza para defenderse. Desconozco si habrá una tercera guerra mundial, si esta pandemia servirá de despertador intelectual y ético, o el verdadero cataclismo que nos aguarda es un clima apocalíptico. Solo sé que si Donald Trump repite mandato por las buenas o por las malas, España y Europa lo van a pasar muy mal.

Más contenidos sobre este tema




57 Comentarios
  • Prometeo46 Prometeo46 17/10/20 13:02

    Sr. Lobo, en este artículo me he quedado confundido en lo que se refiere a Rajoy, pues aunque en alguna de sus afirmaciones sí estoy de acuerdo, como cuando escribe que frente a Casado le parece un estadista, sin embargo no lo estoy tanto cuando dice que frente a Aznar le parece un demócrata intachable, sobre todo por lo de intachable, lo digo porque no ha comentado la "carta" que Rajoy ha publicado a propósito de la confirmación de la condena del Tribunal Supremo sobre la Gurtel, por no hablar de otros detalles antidemocráticos que ha tenido en su larga carrera política, y sobre todo me ha dejado perplejo cuando usted concluye que "quizá termine por votarle en este proceso de decadencia personal", aunque en su descargo le diré que me ha parecido una ironía, pues dada su trayectoria periodística no le veo capaz de semejante cosa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • λόγος λόγος 17/10/20 00:56

    Sólo aprecio las músicas populares, las q están entre el qejido el goce y su armonía. Los himnos, sus músicas y sus letras, son el vaciamiento de todo eso, de la vida, convertida en marcha militar (apta para dirigir a l@s ciudadan@s  formad@s, in-formad@s, des-in-formad@s, trans- formad@s), con-formad@s.
    Buenas noches. Siempre me acompañan dos angelotes q miran la vida distraidamente
    https://i.pinimg.com/originals/ac/11/7a/ac117a7e099b0fed0f7289fee87b965d.jpg

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    0

    • λόγος λόγος 17/10/20 01:23

      Luego están los malformados, como nosotros, los q no damos cabido en el traje, medio formad@s,in/des/con...
      Q hacer? se preguntaban nosotros y Lenin a las puertas del formateado neofascismo cibernético X.0
      Ya no hay calle!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      1

      • Lunilla Lunilla 17/10/20 06:15

        ....."Caminante no hay camino, se hace camino al andar; 'estimado logos, esta locuciòn , mejor tu que yo, y con mas fortuna, la sabras y podras terminar..acabar... Saludos Cordiales El DIablo Cojuelo.... ( 6,14 h. a/m.)

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        1

        1

        • λόγος λόγος 18/10/20 03:00

          Saludos también a ti Diablo de Lunilla.
          Agradecido por las cualidades q me atribuye, mas: ni yo mejor q tu, ni nada más afortunado q sus últimos comentarios en réplica a los primeros de “epi”
          También esto forma parte del camino.
          Hay aqí miradas sociales y políticas, algunas con un muy alto nivel pericial, a través de las cuales transito este camino y me resuelven interpretaciones de los datos informativos, miradas q enseñan a ver con otros ojos. Y hay tb sonidos, prosas armónicas y exuberantes trasladando argumentaciones de alta precisión y, a veces, hilarante, sobre todo cuando interviene nuestro común admirado Arkiloco, 

          En un comentario hace mención a Stanislaw Lem, me agradó  verlo. Desde hace muchos años Lem representa una divisa común con muchos de mis amigos, y su presencia se alarga desde la juventud, donde me encuentro en un número de la Revista de Occidente al príncipe Ferricio y la princesa Cristal (al lado de una entrevista a Heidegger de la q no entendí nada en su momento, salvo q necesitábamos un dios q nos salvara, hay q joderse con el nazionalsocialismoreconvertido!).
          Primero Ciberiada, el piloto Pirx luego aqellos libros de Bruguera bolsillo, la excepcional humorada de Vacío Perfecto. Algún Ion Tichy anda aún por entre nosotros, tal vez añorando ese deslumbrante Regreso a Entia.
          Pues así van nuestras almas virtuales encontrándose en estos caminos y pegándose la hebra ...

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          1

          • Lunilla Lunilla 22/10/20 19:58

            Gracias por la 'cita' Logos, que heces referida a Stanislaw Lem: "Mientras haya libros no existe el pasado"; Todo lo que una persona pueda imaginar, otros podran hacerlo realidad; Edward G. Bulwer Lytton; Dixit; "En el caso Epi, Aun los mas inteligentes, cometen errores; Pero son los tontos, recalcitrantes; "LOs que no hacen nada , como el mencionado Epi, para corregirlos; En cualquir caso muchas Gracias por tu atencion , por la mencionada 'cita' Saludos Cordiales-- El Diablo Cojuelo" .....( 19,55 h. p/m )

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            1

            • Lunilla Lunilla 22/10/20 20:11

              OroSiDigo: "La vida tiene su lado sombrio y su lado Brillante, de nosostros depende elegir el que mas nos plazca; "Toodo lo que una persona puede imaginar, otros podran hacerlo realidad; "El aburrimiento es la enfermedad de las personas infelices; "Solemos perdonar a los que nos aburren , pero no recordamos a los que aburrimos; Todo el mundo desea ser feliz, pero no que lo sea todo el mundo" Saludos Cordiales ... El DIablo Cojuelo" ( 20,10 h- p/m )

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              1

  • Rafamotero.com Rafamotero.com 16/10/20 23:25

    Leer al principio de cada telediario ( ¿pero de qué canal?) durante una semana, y a ver qué pasa!.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mcjaramillo mcjaramillo 16/10/20 20:21

    Si los himnos tienen algo de bueno, lo mejor del español es que no tiene letra.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • HEREJE HEREJE 17/10/20 10:42

      Efectivamente. Ya está uno harto de oír canciones guerreras en las que los que vertimos nuestra sangre siempre somos los pringaos. Nunca los millonarios.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • HEREJE HEREJE 16/10/20 19:18

    Hay una palabra en nuestro cada vez más olvidado diccionario que define bien, en mi humilde opinión, la habitual postura de los hispanos ante las cosas que tienen realmente importancia: LA INCURIA. Dice el referido libraco, que ahora ha pasado a ser una entrada de Google, que es "Negligencia, abandono o falta de cuidado".

    ¿Para qué vamos a trabajar en las cosas que importan si podemos mofarnos de ellas y vituperar a los que las cuidan, por la sencilla razón de que no son de los nuestros?

    De alguna manera, las participaciones en el foro de este artículo dan una idea aproximada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Yoka Yoka 15/10/20 20:36

    Magnifico articulo para memorizar y no olvidar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Jotaechada Jotaechada 15/10/20 17:45

    Luego opinaré -a ver!- Tienes demasiada razón, hermano LOBO. El de ASÍS asintió sin más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Maritornes Maritornes 15/10/20 17:09

    Estupendo artículo, ojalá lo leyeran en " El Hormiguero" o "Sálvame", que parece ser la única forma de dar difusión a algo.

    Este es el fruto de tantos años de exhaustiva labor de zapa contra la educación y la cultura. Probablemente los políticos no tienen toda la culpa: ellos sirven (unos de mejor gana que otros) a los que están destruyendo la curiosidad, el espíritu crítico, la empatía, el compromiso, la conciencia... la inteligencia, vamos.
    No quieren ciudadanos, quieren consumidores.

    Parece que en treinta años hayamos retrocedido un siglo, dentro de poco estaremos hablando de expulsar a los judíos... ah, que esos ya estaban, dice usted... un momento, a ver... científicos, enfermeras, estudios de Humanidades, asociaciones de vecinos... uf, no sé, que se anden con ojo los periodistas serios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • tiago tiago 15/10/20 16:41

    ! Cuanta razón tienes Ramón. Ánimo la esperanza es lo último que se pierde. Confiemos en el Animal Humano único que tiene la capacidad de razonar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • tiago tiago 15/10/20 16:41

    ! Cuanta razón tienes Ramón. Ánimo la esperanza es lo último que se pierde. Confiemos en el Animal Humano único que tiene la capacidad de razonar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1



Lo más...
 
Opinión