X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

Moción de censura de Vox: la gran oportunidad

Publicada el 19/10/2020 a las 06:00

Llega la quinta moción de censura del actual período democrático. La primera la presentó Felipe González en 1980 contra el líder de UCD, Adolfo Suárez, sin conseguir ningún apoyo. Siete años más tarde, en 1987, fue Antonio Hernández Mancha, por Alianza Popular, quien la presentó contra González, obteniendo tan solo el voto favorable de 66 de los 105 parlamentarios de su grupo y un diputado de Unió Valenciana. La tercera tardó treinta años en llegar, y fue la protagonizada por Podemos contra el Gobierno de Rajoy, contando con el apoyo de ERC, Compromís y EH Bildu. La cuarta nadie la ha olvidado, dado que fue la única que consiguió su objetivo, poniendo fin al Gobierno conservador tras la sentencia de Gürtel. Ahora llega la quinta, y aunque no tiene posibilidad de salir victoriosa, encierra una enorme oportunidad de posicionamiento político. Si juegan bien sus cartas, unos u otros pueden ampliar o achicar su espacio, y lo que es más importante: el debate político en España puede dar un giro. En cierta medida, puede renovar el perímetro en que se desarrolla.

En primer lugar, el contexto: pandemia, incremento de casos de contagio de covid, crisis económica, incertidumbre e inseguridad. Y en este escenario resulta que de los 10 primeros problemas que preocupan a los españoles según el último CIS, cinco tienen que ver con el (mal) comportamiento de los políticos y su incapacidad de llegar a acuerdos. Por si fuera poco, se constata día a día cómo la polarización en España (no sólo en España, ya que es un fenómeno generalizado en el conjunto de países occidentales, pero aquí de forma agravada), se produce especialmente, como muestra este informe del sociólogo del CSIC Luis Miller, en cuestiones ideológicas y territoriales, pero no tanto en políticas públicas.

Se ha repetido hasta la saciedad que esta es una moción de censura contra el PP en la medida que le pone contra las cuerdas, y es cierto. Pero no sólo. Es de esperar que su promotor, Vox, en la persona del candidato a la Generalitat, Ignacio Garriga, apele a las cuestiones identitarias que le son favorables: impugnación al estado de las autonomías al que tildará de ineficaz, acusaciones de autoritario al gobierno “social-comunista”, la Ley de Memoria Histórica como arma arrojadiza, etc. En este escenario, unos y otros van a llegar a encrucijadas donde tendrán que decidir si tomar un camino u otro.

Los tres que más se la juegan son el PP, PSOE y Ciudadanos, ya que el resto tienen electorados y características que les hacen más fácil la posición. Ni Podemos, ni Más País, ni los nacionalistas deben tener muchas dudas. El que realmente tiene en sus manos la patata caliente es el Partido Popular de Casado, quien aún no ha decidido si votará en contra –como sugiere Aznar–, o se abstendrá –como plantean, entre otras, Esperanza Aguirre y Cayetana Álvarez de Toledo–. En esta decisión los populares tienen que definir su estrategia para el próximo periodo: optar por disputar electorado a Vox o por intentar arrebatárselo a Ciudadanos. Lo primero supone entrar a la guerra cultural defendida por la extrema derecha, orillarse en la posición ideológica y arriesgarse a que les salga mal, como ha pasado en otros países europeos. Si, por el contrario, deciden votar en contra y distanciarse de Vox, estarán en condiciones de recuperar terreno en el ámbito del centro derecha, pero dejarán el espacio más conservador sólo para Vox, y quién sabe si se podría comprometer la estabilidad de los Gobiernos autonómicos que necesitan del apoyo de los de Abascal. No sólo eso, sino que está por ver si, instalados como llevan ya unos años en un discurso antisistema que se empeña en calificar de ilegítimo el Gobierno de coalición, un giro retórico es posible y entendible para su electorado. Las palabras tienen consecuencias.

Convendría que tuvieran en cuenta los populares las tendencias a la baja de las nuevas extremas derechas populistas en el resto de Europa –sobre todo en aquellos países en que los conservadores sistémicos se han alejado de ellas–, así como los impulsos favorables a los partidos tradicionales que se producen en situaciones de gran incertidumbre como el momento actual.

También Ciudadanos se juega mucho en esto. No por el sentido de su voto en la moción, que no parece que genere dudas, sino por el discurso que articule la formación. Arrimadas tiene la oportunidad de distanciarse definitivamente de la extrema derecha y confirmar la estrategia de “re-centramiento” de los naranjas, pero no resultará muy creíble si mantiene su alianza en los Gobiernos de Madrid y Andalucía, principalmente en el primero, donde las discrepancias con Isabel Díaz Ayuso son ya visibles y comprometen enormemente la imagen de solvencia en la gestión ansiada por Ciudadanos. La previsible agresividad, radicalidad y el tono del portavoz de Vox se lo puede facilitar. Si este distanciamiento no se produce, el giro al centro no será percibido como tal.

Oídos los partidos conservadores, conviene prestar atención a Pedro Sánchez, quien finalmente acudirá a la sesión. Lo peor que podría hacer sería entrar en el tono bronco y agresivo de Vox. E igual de lesivo podría ser hacer uso del sarcasmo como signo de desprecio. Si es capaz de articular un discurso basado en la defensa de los valores democráticos y en las políticas públicas –que, como se ha visto, obtienen un consenso transversal en la población–, le puede facilitar a Arrimadas su acercamiento y, a la par, obligar al PP a apostar por volver a ser un partido de gobierno en vez de echarse en brazos de Vox. Si, por el contrario, extrema la posición ideológica –como posiblemente desearían tanto los militantes socialistas como sus votantes–, no cosechará más apoyos que los de la moción de censura ni ganará puntos en la percepción de la opinión pública.

No oculto que hay muchos más elementos y argumentos en juego que los que caben en esta columna, pero conviene recordar lo principal. Cuando la extrema derecha marca la agenda, la que pierde es la democracia. Esta moción de censura es la oportunidad de cambiar el paso.

Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • Dver Dver 19/10/20 20:32

    Y añado. En la época de la Liga ateniense, cuándo Perícles entre otros, muchos ciudadanos con derechoa avoto se desentendían de asistir a la Asamblea. Entonces, la guardia municipal, constituida por escitas en su mayoria (esclavos estranjeros) los conducía a la Asamblea a la fuerza atados con una cuerda (o cinta) roja, y allí les obligaban a asistir dentro del recinto de dicha cuerda. Podían, obviamente, ejercer sus derechos, pero allí estaban hasta que la Asamblea se daba por finalizada. Entre otras cosas era una humillación para ciudadanos nobles o ricos que pagaban impuestos que unos esclavos les condujeran atados con la cuerda roja. Algo así deberíamos de inventar cuando hablamos de "los políticos" y "nosotros", desentendiéndonos de nuestras obligaciones como ciudadanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • JOECAR JOECAR 19/10/20 20:31

    El PP jugará su carta y mantendrá la incertidumbre hasta el momento de la votación. Lo que no piensan en el PP es votar si, pero dependiendo donde le ponga el órdago Abascal, la abstención o el no tienen distinto valor. Ya veremos, pero lo que está claro es que la ultraderecha quiere atraer a los votantes del PP que ven tibia la oposición a Sánchez y eso puede que Vox lo esté intentando hasta el momento de la votación. Por eso Casado, Almeida, Gamarra y Egea estén indecisos y no seguros como dan a entender.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Dver Dver 19/10/20 20:07

    Una de las cosas que más echo en cara a muchos periodistas es que hayn caido en la trampa de hablar de "los políticos", y nosotros. "Los políticos" así en general, como grupo uniforme, olvidando que si están ahí es porque, por activa o por pasiva, los hemos elegido. Es decir, "ellos" somos "nosotros", como grupo. Esta perversión del significante de esasdos palabras es una responsabilidad que recae sobre los que tienen los que comunican, divulgan, masivamente. Me gustaría saber si en la encuestas que se citan, que al parecer para los problemas cotidianos son "transversales" (otra palabra que es humo), hay se le pregunta al encuestado si él personalmente querria ser político. Parece ser, que en esta sociedad nadie quiere arremangarse para intervenir en política, pero la amyoría sí que quiere opinar. Repito, no podemos pervertir el "ellos" y el "nosotros" como dos grupos completamente ajenos uno del otro. Los periodistas y tertulianos, antes de hablar con tanto desparpajo, deberían mirarse en el espejo, ya que eso es lo que están pidiendo que hagan otros, "los políticos". Aclaro, por si acaso. No he desempeñado jamás, ni creo que lo desempeñe ya (tengo 74) cargo político alguno, pero no me siento un ser alejado de los que sí lo hacen.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • fercuco13 fercuco13 19/10/20 18:06

    Para mí hay que tomarse la moción en serio un grupo presenta una moción que debe acompañar un programa de gobierno y eso es lo que se debe desenmascarar, nunca mejor dicho. Qué ocurriría con la sanidad, la educación los servicios sociales públicos si los amigos de Vox estuvieran en el gobierno con el apoyo de toda la derecha de Colón. Si los españoles estamos de acuerdo en que necesitamos más sanidad pública o sea MAS ENFERMERAS y MENOS BANDERAS tiene que quedar claro quien lo defiende y a quien hay que votar. No estaría de más que VOX se encuentre con la realidad y que quede claro cuál es su idea medieval y mentirosa de cualquier tema que se discuta

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • mcjaramillo mcjaramillo 19/10/20 16:41

    Confío en que la inteligencia se imponga a las vísceras y Sánchez actúe en todo momento con sentido de Estado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Arkiloco Arkiloco 19/10/20 15:11

    Buen y certero análisis de Cristina. Muy interesante su anotación de lo que Sánchez podría decir para contentar y excitar a muchos de sus votantes y la contención que se precisa para combatir mejor a Vox y las derechas. Está muy claro que el problema del PP no es el gobierno social comunista o lo que haga. Su problema es Vox y lo que les desquicia y descabeza.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • GRINGO GRINGO 19/10/20 13:48

    De verdad que es una gran oportunidad, por fin conoceremos cuantos pueblos están en España y no lo sabíamos, como nos aclaró Macarenita Olona, recordándonos que Oñate era España...

    Bromas aparte, es la oportunidad de darles a dos manos, porqué estos neo-franquistas no tienen un discurso que vaya más allá del insulto y el gamberrismo.

    Veremos quién es el "tonto útil" que eligen para su presentación.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 19/10/20 08:43

    Utilizo esta columna para comunicar. Acabo de ver este titular en El Paîs:

    Los sondeos a pie de urna dan el triunfo en primera vuelta al partido de Evo Morales en las elecciones de Bolivia

    Temîa que las elecciones no iban a ser limpias, la Derecha boliviana queriendo mantenerse en el poder a toda costa. Por suerte parece que yo me equivocaba.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    16

    • Isabelle006# Isabelle006# 19/10/20 13:35

      Gracias por esta esperanzadora información, crucemos los dedos para que siga siendo así. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • baja chico baja chico 19/10/20 20:36

        Sólo es la primera vuelta. Ya de encargarán de dar pucherazo en la 2ª.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • yokin yokin 19/10/20 09:46

      Espero que se confirme, sería una buena noticia. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      7

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 19/10/20 11:26

        Buen dîa.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

    • Ambon Ambon 19/10/20 08:57

      La derecha boliviana todavía no ha dicho nada y la autoridad electoral todavía no ha proclamado los resultados. Hay que seguir expectante

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      5

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 19/10/20 09:03

        Hay que seguir expectante como dices. Buen dîa.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • Jugaronce Jugaronce 19/10/20 00:03

    “Cuando la agenda política la marca la ultraderecha, la que pierde es la democracia”.
    Cuando al gobierno le insulta la ultraderecha (PPVOX), los demócratas sabemos que tenemos un gobierno democrático y decente.
    ¡Dime quien te insulta y te diré quien eres!.
    Por poner un atisbo de esperanza en que, a pesar de lo que los enemigos de la democracia y las libertades están haciendo por hundir este país, tengamos en cuenta que es un país que ha sobrevivido a una dictadura criminal y a ser gobernada por sus herederos políticos, el muy despreciable Aznar y el no menos impresentable Eme punto Rajoy.
    De lo que no estoy tan seguro es de sí no hubiésemos naufragado del todo, si hubiésemos tenido que sufrir ahora en plena crisis económico/sanitaria, un gobierno central/autonómico en manos de la “Santísima Trinidad  : CASADO, ABASCAL, AYUSO.
    Algún indicio sí que tenemos sufriendo a la última.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    25

    • yokin yokin 19/10/20 09:51

      Se te olvida a"asnal " el maligno, que forma parte del póker de malas gentes. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      14

Lo más...
 
Opinión