X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la casa roja

Quién fija la historia

Publicada el 04/11/2020 a las 06:00

Estábamos en la playa de la Zurriola cuando me preguntó si no íbamos a hablar de «Patria». Debes estar deseando discutir conmigo sobre eso, dijo. Mientras él hablaba, la vida pequeña seguía: yo le sacaba las botas de agua al niño y ponía los calcetines a secar al sol en una roca. ¿Tú y yo hemos estado juntos en Belfast?, le pregunté. Claro que sí, dijiste que era un sitio triste. Esa mañana de hace unos días yo había estado leyendo una novela, Los incendiarios, de Jan Carson, sobre Irlanda del Norte, pero solo conseguía recordar nuestro paseo por las calles de Derry. Allí, al conflicto armado lo llamaron the troubles. Esos llamados problemas, disturbios, asuntos de Irlanda del Norte duraron treinta años y dejaron 3.500 muertos. Esos problemas podrían llamarse la guerra. Nosotros fuimos en el invierno de 2004 y nos hicimos fotos delante de esos murales con hombres pintados que llevaban máscaras de gas y bombas molotov en las manos. Fuimos, teníamos poco más de veinte años, y busco las fotos y vuelvo a fijarme en que, en uno de ellos, está pintado en una esquina el símbolo de ETA.

Tampoco en Irlanda del Norte está siendo fácil reconstruir la memoria de sus territorios. El ritmo de la paz no es el mismo que el de la violencia. De la necesidad de dar algún sentido a esos treinta años, han surgido iniciativas sociales, independientes al poder político, que vuelven la mirada para que duela menos la brecha. Más de veinte años después de los acuerdos de paz del Good Friday del 98, el 90% de los niños siguen escolarizados en colegios segregados, solo el 12 % de las familias de las víctimas ha conseguido resolver cómo perdieron a sus seres queridos y la justicia británica continúa siendo laxa para condenar las muertes de hombres y mujeres a manos de las fuerzas de seguridad del Estado.

En tierra continental, a algo más de mil kilómetros del Ulster, aquí mismo, hace unas semanas, una encuesta indicaba que más de la mitad de los españoles creen que ETA sigue activa nueve años después del cese de la actividad armada. Seis de cada diez jóvenes menores de 18 años desconocen quién fue Miguel Ángel Blanco. El 95% no acierta con el número de víctimas. Solo un 30% sabe quiénes fueron los GAL. Es evidente que fracasamos reincidentemente en los mecanismos que escriben la historia y sus nombres, en los procesos que legan el pasado a las siguientes generaciones.

Ante la falta de historia y el abuso político para traer según interesa al presente lo ocurrido, nos volcamos demasiado apasionadamente en las ficciones, como si fueran la crónica total. Tanta es la falta que nos hace leernos. La historia de un lugar no debería ser responsabilidad únicamente de iniciativas íntimas, ni aunque nos ayuden a conectar con un sufrimiento anterior y alumbren habitaciones que permanecieron hasta ahora a oscuras, de creaciones artísticas. No únicamente de transmisión de testimonios, porque la historia se nos escapa en su demora de ser entendida y ya solo queda el gran puzzle de los relatos. Dar cohesión a esa pieza única, llena de fisuras vivas, requiere justicia y reparar el daño. Requiere otras herramientas de la escritura.

Puede que pase el tiempo y no consigamos contarnos esa historia, no lo hemos conseguido todavía con la represión de la dictadura. Los huérfanos se quedaron sin padre. Alguien mató a otro alguien. La justicia de la justicia. Cuál es la raíz de tanta ferocidad. Cuántas respuestas queremos encontrar. Cuánto somos capaces de escucharnos. Cuánto nos duele el pasado. Qué no admitiremos nunca. Uno de los caminos que me alejó de lo que yo traía aprendido sin haberlo elegido lo emprendí hace quince años, en Irlanda del Norte, conversando durante días y días con J. El suyo, no sé cuál habrá sido.

Mientras, seguiremos leyendo los libros incómodos. Los que nos hacen hablar y reencontrarnos. Cuando el sol del Cantábrico secó los pequeños calcetines, J nos acompañó a la casa. Le vi alejarse algo cabizbajo por Gros, igual que entonces por la Calzada del Gigante, hacia el río.

Más contenidos sobre este tema




10 Comentarios
  • HEREJE HEREJE 04/11/20 19:05

    Los que todos los días hablan de ETA y se apropian indebidamente de su final, tal vez porque están tan acostumbrados a robar que no conciben que haya nada en este país que no les pertenezca, se quedarían sin discurso porque su mensaje es vacío.

    Lo tienen que rellenar con palabras sonoras y amenazantes para que los descerebrados les escuchen y griten y saquen banderas y pidan venganzas sin sentido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • paco arbillaga paco arbillaga 04/11/20 07:40

    ¿Cómo no van a creer más de la mitad de los españoles que ETA sigue en activo si casi todos los días muchos políticos de la derecha extrema que padecemos están diciendo que el Gobierno está aliado con los etarras, con todos quienes quieren romper España, además de otro tipo de mentiras? ¿Acaso están mintiendo esos servidores de la patria?, ¿será eso posible?

    Aquí en Navarra se oye esa cantinela casi todos los días en boca de dirigentes políticos de Navarra Suma, que vienen a ser el equivalente al trifachito estatal. Con esos repetidos mensajes, ampliados y defendidos por un buen número de periodistas, que si lo son, saben muy bien que están mintiendo cuando lanzan esos mensajes, ¿cómo no va a haber una parte de la población que piense que ETA está activa?

    Si algunos políticos, seguidos de algunos medios de ¿información? se comportan de esa manera, ¿cómo extrañarse de que la gente se crea lo que le cuenta este o aquel pariente o conocido, o alguno de esos sesudos e interesados comentaristas, según sea su experiencia o intereses particulares? Hablando de relatos históricos, ¿no siguen aún de vez en cuando dando la mentirosa matraca los negacionistas de la autoría de los asesinatos de Atocha?

    Uno que anda ya entrado en bastantes años y que ha vivido toda la dictadura y lo que le ha seguido, viendo la de interesadas mentiras que se cuentan, casi solo se cree la historia que ha vivido, su historia, aunque por supuesto no pretendo que nadie me la crea.

    Pero menos me creo las interesadas mentiras que cuentan ciertos personajes y que entre ellas dicen que son los que más aman a España y que son los máximos defensores de su Constitución. Está claro que los imitadores de Trump (y quienes les votan) abundan por el mundo. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    15

    • MASEGOSO MASEGOSO 04/11/20 08:52

      Quienes pretender aplicar la historia en su beneficio recordando aquellos días , más bien, tristes de ETA estiman que los españoles no recordamos y nos encasillan en la columna de
      abúlicos que solo saben de fútbol y lo presencian para desahogar su furia (yo diría mala leche) en el único lugar que la dictadura permitía elevar la voz y hasta gritar insultos.
      En estos últimos días estamos viendo algaradas en las ciudades de, según ciertos periodistas, grupos inconexos de jóvenes. Quienes recordamos la historia, sin tener que leerla.
      Tenemos presentes a una juventud que, con permiso del dictador, levantaba la voz donde y a quienes quería y en tiempos, muy cercanos, hasta levantaban la tapa de los sesos a quienes opinaban o entendían la vida de manera distinta a ellos.
      Vuelven a ser las mismas ideas trasladadas al presente y la mano de esa excisión del PP llamada Vox, por sus nostalgias, nos recuerdan aquellos tiempos. Entonces, niños y adolescentes. Ahora somos ancianos y nuestra memoria nos evoca aquellos tiempos. El paralelismo con los actuales nos llena de tristeza ya que los esfuerzos por eliminar esa tropa de energúmenos han sido inútiles.
      Me queda dar las gracias a esos chavalxs que en Logroño salieron de sus casas con la voluntad de restaurar lo que otros habían destrozado.
      ¿Estamos viviendo Paco el regreso de descerebrados de nuevo?

      Salu2 osassuna2

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      8

      • paco arbillaga paco arbillaga 04/11/20 10:10



        Amigo MASEGOSO: «¿Estamos viviendo Paco el regreso de descerebrados de nuevo?», preguntas. Mi contestación es que no se fueron nunca:

        – Son los mismos que aplaudían al sanguinario dictador que padecimos.

        – Son los mismos a los que hubo que hacer concesiones cuando murió su caudillo para que la dictadura se convirtiera en lo más parecido posible a una democracia y se hiciera esa transición de la forma menos violenta posible.

        – Son los mismos que antes de la muerte del tirano y varios años después no dijeron nada de los centenares de muertos que hubo en España durante las manifestaciones de aquella transición en las que se pedía libertad y justicia.

        – Son los mismos que no veían mal los ruidos de sables, los insultos a Gutiérrez Mellado, las mentiras y bulos de los medios de desinformación que aún les siguen apoyando, ahora en mayor número, por las empresas de mass media que dominan la propagación de una información interesada en defender sus privilegios.

        – Son los mismos, en parte de la jerarquía de la Iglesia Católica, que los apoyó desde la guerra incivil hasta nuestros días.

        ¡Siempre son los mismos, MASEGOSO! Pero ahora, ¡con el agravante de que el personal los vota! ¡La de salvajadas que hemos presenciado durante nuestras vidas! Pero la vida merece la pena aunque los de siempre nos la quieran jo… (¡eso mismo que estás pensando!). Hay gente estupenda que confirma que merece la pena vivir. Osasuna2 saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        11

        • yokin yokin 04/11/20 10:48

          Totalmente de acuerdo, son los mismos de siempre, y lo peor es que ahora los votan demasiada gente, aquí y en todas partes, no aprendemos. Saludos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 04/11/20 07:31

    Se queja que los jovenes no saben lo que ha pasado por ejemplo con la ETA. Bueno mâs peligrosa es una persona que estâ segura de saber pero en realidad se equivoca de cabo a rabo que alguien que es consciente de cierta limitacion de sus conocimientos.

    No me creo mucho esos sondeos de que sôlo un 30% sabe que fueron los GAL, tal vez personas que saben mucho del asunto, cuando se les pregunta contestan que no saben nada para no meterse en lios, y las comprendo.

    En cuanto a Patria, opino que recibiô ataques furibundos por parte de la izquierda radical y exquisita esencialmente porque aparece que el protagonista etarra -- que despertô mi simpatia al leer la novela -- es tambien una victima de la Direccion de la ETA, de la radio Mil Colinas de la ETA, si se quiere. Eso, que el etarra de base era la primera victima (cronologicamente) de la "Radio Mil Colinas", no lo aguantan.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    4

    • bajachico bajachico 04/11/20 07:57

      Podría explicar con más detalle eso de la Radio Mil Colinas?. Gracias.
      Respecto a Patria quiero señalar el remusguillo que me provocó su lectura. Tuve la sensación que era una tesis de parte buscando desplazar la balanza hacia el pnv.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 04/11/20 08:46

        Olvidê tus nombres anteriores. Pero recuerdo que me pediste no dirigirme a ti.
        Lo que preguntas ya estâ especificado en mi comentario. Llamo "Radio Mil Colina" a la Direccion de la ETA que difundîa odio.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • @tierry_precioso @tierry_precioso 04/11/20 08:48

          Ya van 2 tus preguntas despues de haber pedido no dirigirme a ti.
          Te podrîas ahorrar estas preguntas.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 04/11/20 07:31

    Se queja que los jovenes no saben lo que ha pasado por ejemplo con la ETA. Bueno mâs peligrosa es una persona que estâ segura de saber pero en realidad se equivoca de cabo a rabo que alguien que es consciente de cierta limitacion de sus conocimientos.

    No me creo mucho esos sondeos de que sôlo un 30% sabe que fueron los GAL, tal vez personas que saben mucho del asunto, cuando se les pregunta contestan que no saben nada para no meterse en lios, y las comprendo.

    En cuanto a Patria, opino que recibiô ataques furibundos por parte de la izquierda radical y exquisita esencialmente porque aparece que el protagonista etarra -- que despertô mi simpatia al leer la novela -- es tambien una victima de la Direccion de la ETA, de la radio Mil Colinas de la ETA, si se quiere. Eso, que el etarra de base era la primera victima (cronologicamente) de la "Radio Mil Colinas", no lo aguantan.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión