X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Aquí me cierro otra puerta

Los que sí hablan

Publicada el 17/11/2020 a las 06:00
Se escribirá en los libros de historia cómo LeBron James derrotó a Donald Trump. Bueno, no tanto, pero sí cómo él, y tras él una generación de jugadores de la NBA que dijo que ya basta y una organización que, quisiera o no, tuvo que ponerse a su servicio, decidieron que iban a usar su poder para derrotar en las urnas a un presidente de los Estados Unidos. Lo consiguieron, o al menos ayudaron a ello. Obviando el concepto "conciencia de clase", que, con matices, es el que llevó a los jugadores de la NBA a iniciar y sostener la campaña más agresiva y longeva que un grupo de deportistas hizo jamás por una causa concreta, podemos aprender de esto lo útil que es conquistar nuestra cuota de poder (sea en la forma que sea) para ponerlo al servicio de una causa y de los demás, de la misma manera que otros lo detentan en beneficio de sus causas y de ellos mismos. Los jugadores de la NBA detentaban el poder de su fama, su dinero y de ser los que hacen funcionar un chiringuito millonario de señores en pantalón corto para (y es muy ambicioso) hacer descarrilar a Donald Trump. Lo lograron.
 
La norma en España es que los deportistas no hablen o que, si lo hacen, sea para mostrar su preferencia por el lado más conservador del panorama político. Evidentemente aquí la conciencia de clase brilla por su ausencia: yo mantengo que uno es de donde es, no de donde su cuenta corriente marca, y que en la raya de la vida que te hace situarte del lado de los unos o de los otros, ser quien eres y no lo que conseguiste te debe hacer colocarte en el bando correcto de las cosas. En el deporte español no pasa. O, al menos, no lo suficiente como para que un deportista multimillonario (mayoritariamente de origen humilde) salga a apoyar a la izquierda con la misma contundencia y el mismo poco miedo que lo hacen los que 'tifan' por la derecha. Consecuencias tienen los dos, eh, pero se ve que los progresistas deciden no asumirlas. Están en su derecho y no creo que haya que demonizarlos por ello. Pero los jugadores de la NBA han logrado algo tan grande que quizá alguno debería mirarse en ellos y dar el paso.
 
No juega en la NBA, tiene 39 años ya y apura su último fútbol en la Primera B de Argentina. Posiblemente ni les suene; yo no había oído hablar de él hasta que leí una entrevista. Pero hablemos de Leonardo Di Lorenzo. Este jugador del Temperley dice: "El fútbol es un ambiente muy machista y conservador. Tenemos que cambiarlo. Hoy te da positivo un control porque te fumaste un porro un fin de semana y no conseguís club, pero cagaste a palos a tu señora y le bajaste tres dientes y te mandan a tu casa un mes, te guardan un poco y podés volver a jugar" (...) Los que tapan situaciones de violencia son, muchas veces, los dirigentes. Y eso tiene un correlato en los periodistas. Nos cuesta salir de nuestro pequeño lugar de comodidad. Por eso pondero la lucha de las jugadoras, por ejemplo. Esos movimientos están haciendo que nos cuestionemos cosas. Que nos preguntemos. Y eso es un montón". Esas palabras ayudarán a cambiar las cosas. Seguro. En menor medida porque él es un jugador modesto, pero lo hará.
 
Las jugadoras de la WNBA, la versión femenina de la NBA, sacaron camisetas en favor del candidato demócrata al Senado por Georgia Raphael Warnock. Este reverendo apoyó el movimiento Black Lives Matter y las baloncestistas, que han hecho una campaña paralela a la de sus homónimos masculinos (con menor repercusión, eso sí), se manifestaron de manera contundente y en la misma cancha para que Warnock gane un lugar en el Senado. Teniendo en cuenta que la batalla por el control de esa cámara está reñidísima y puede que se decida por uno o dos asientos, como Warnock venza es posible que sea otro grupo de deportistas el que dé la puntilla a los republicanos y ayude a que algunas cosas cambien en los próximos cuatro años.
 
La clave de esta historia es quién es la rival republicana de Warnock por la nominación. Se trata de Kelly Loeffler, la propietaria de las Atlanta Dream, una de las franquicias de la WNBA y jefa o futura jefa de las jugadoras de la WNBA. Es decir: esas valerosas deportistas están haciendo campaña contra quien les paga.
 
Para que alguien tome un camino arriesgado y que te va a llevar a perder comodidad por ganar en conciencia, es necesario que alguien dé el primer paso. Vivimos en un momento de la historia en el que muchos deportistas lo están haciendo y están logrando cosas. Ojalá algún/a gran deportista español lea estas líneas y decida dar el paso de expresarse, al menos, con la misma comodidad y tranquilidad que sus compañeros de derechas. Yo no se lo pido ni se lo exijo, y comprendo perfectamente que no lo hagan, pero me gustaría. Y, como a mí, a miles de personas. Harán un bien que quizá no acierten a imaginar.
Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • Argaru Argaru 17/11/20 16:27

    Si examinamos la mayoría de las biografías de los grandes revolucionarios tienen algo en común, son personas que se han “desclasado”. Personas que, perteneciendo a las clases privilegiadas, decidieron por honestidad intelectual y compromiso con las capas más desfavorecidas “salir” de su zona de confort y luchar por lo que es socialmente justo, incluso llegando a jugarse la propia vida. No obstante, “lo normal”, en el caso que se pueda, es subir en el escalafón social olvidándose, al mismo tiempo, de donde hemos venido. Este es uno de los puntos fundamentales de la doctrina neoliberal, que ha sido inyectada en vena en la conciencia de las nuevas generaciones para que “lo normal” siga favoreciendo los intereses de la clase dominante. El culto al dinero es el principal reclamo de esta “religión” que nos gobierna. Como dice el archimillonario Warren Buffet, “la lucha de clases claro que existe y vamos ganando”. ¿Hace falta decir más?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • Leixlip Leixlip 17/11/20 14:45

    Como era aquello de pedirle peras al olmo???

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Jugaronce Jugaronce 17/11/20 11:42

    Cuando el ministro Illa convocó a una representación de los deportistas de élite para que, con su “supuesta” influencia entre la juventud, se manifestasen a favor del comportamiento racional para hacer frente a la pandemia, el “Señor” Sergio Ramos, declinó la invitación.
    A una parte muy importante de los seguidores madridistas, quiero suponer, nos cayó tal acción como un jarro de agua fría, aún cuando algunos hace ya tiempo que venimos viendo el comportamiento insolidaridad de estos “supuestos” referentes éticos.
    Una vez más, en este país demostramos ser diferentes en lo negativo.
    ¿Cuestión de falta cultura democrática, de falta de conciencia de clase?
    Creo que la parte de la sociedad que nos sentimos concerniros con el comportamiento de estos “personajillos”, les deberíamos tratar con la misma condescendencia y desprecio con que ellos nos tratan.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    26

    • christopher lee christopher lee 17/11/20 13:22

      Suelen tener demasiada pasta y muy poca cultura.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      19

  • Fernandos Fernandos 17/11/20 11:09

    Gracias Quique, por tu valentía a pesar de saber que "aquí me cierro otra puerta," lo dicho, valientes como tu escasean en los medios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • Ambon Ambon 17/11/20 10:17

    Creo que la posición de los jugadores de la NBA tiene que ver mas con una lucha de razas que de clases, tienen que ver mas con los derechos civiles iguales para todos y que el autodenominado líder del mundo libre se incumplen todos los días con los negros, los hispanos, los pobres y en general con cualquiera que no sea blanco, protestante y con cierto nivel económico.

    Respecto a los jugadores de futbol y sus posiciones políticas a la derecha, debemos pensar que desde muy jovencitos están en manos de auténticos buitres como son los clubs y los representantes, que les controlan todo, también su forma de pensar y les hacen creer que los ricos lo son porque se lo merecen, en definitiva, jóvenes con mucho dinero y muy poca lectura, eso siempre es una mezcla explosiva que solo unos pocos aprenden a controlar

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    20

  • GRINGO GRINGO 17/11/20 10:09

    Me cuidaría mucho de dar mucha importancia a "lo que digan los deportistas", porque la diversidad como la diferencia de status es tan acojonante o más que en la sociedad de a pie.

    Queriendo o sin querer, el prototipo que me viene a la cabeza es el futbolista, y no cualquiera, los de élite, los que "existen", porque los que juegan de 2ªB hacia abajo ni existen, ni cuenta su opinión.

    Me atrevería a decir que, la mayoría de éstas personas, a veces niños, sólo viven por y para el fútbol, aspirando a un futuro que muy pocas veces llega y que les impide tener una visión del entorno que les rodea, más allá de su estado físico, sus posibilidades de renovar/fichar, por lo que no confiaría demasiado en su criterio a la hora de posicionarse.

    Será por eso que, los que lo hacen se apuntan a lo que ellos identifican como "caballo ganador", y como nuestra larga trayectoria nos une al facherío, pues ahí nos los encontramos haciendo gala de su identificaciones sin ningún rubor, alentando con su imagen y su discurso a los más fanáticos, curiosamente casi siempre, por no decir SIEMPRE de extrema derecha !!!.

    Los deportistas "que existen" los que conocemos más o menos todos, son casi siempre, con alguna excepción que no consigue la repercusión de otros, malos ejemplos de despilfarro, de ostentación material y de hacer el gilipollas para "su parroquia".

    Necesitamos una sociedad más concienciada para cambiar el estado actual de las cosas, si "los deportistas" se apuntan mejor, pero yo no esperaría ningún milagro, y de la NBA menos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • yokin yokin 17/11/20 09:00

    Muy bien Quique, con dos cojones, hay que posicionarse, hay mucho equidistante acomodado o tal vez acojonante. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    23

  • aguililla aguililla 17/11/20 08:30

    Grande Quique no aflojes y a seguir denunciando!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    23

  • Pina Pina 17/11/20 07:40

    Lástima, este artículo es deficiente, el tema da para mas. Hay que salir del deporte para ver el deporte y con él a todo lo demás: artistas, que pasó? periodistas que cómoda la linea editorial! Gentes de empresa , a lo suyo piruleros!, todos, todos niños en la liga del interés. Y pasa que ya no pía ni el Tato porque hay muchas caras rotas. Pero si te vi no me acuerdo y a quien dios se la dé san pedro se la bendiga, o mejor Antonio pirulero?
    El deporte está donde está todo quisqui ahora, hablar no es merito ninguno. Son asfixiante las conversaciones ahora, a todos los niveles incluso el familiar, todo es inane hasta en la barra del bar, todo tan precavido! Canten con migo "Es tanto el recato que me he vuelto mohoso" y mas ahora que llegan la navidad "sanchez tiene cara de bobo que dijo un vivo", la bronca están montada, veréis como vuelan platos. Lo otro será jugar a la brisca y callar, callar, callar, como en "el circulo de tiza" Adiós y "silencio ya nadie habla "

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Grandota Grandota 17/11/20 07:37

    Los deportistas de elite, al menos la inmensa mayoría, olvidan sus orígenes sin son humildes, se suben al carro del vencedor en todos los sentidos, ellos lo valen, el dinero los coloca en el lugar que siempre han querido estar. Hay excepciones pero  son los menos.
    Me gusta tu posicionamiento y lo valiente que eres

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    19



 
Opinión