X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Telepolítica

Ciudadanos: hacer lo que más desean tus enemigos

Publicada el 19/11/2020 a las 06:00

A veces, no es fácil determinar qué es lo que realmente hay que hacer en mitad de una tormenta política. Suele ser más sencillo decidir al menos qué es lo que no se debe hacer de ninguna manera. Los diez diputados de Ciudadanos tienen que resolver un interesante dilema en estas próximas semanas. Deberán elegir qué priman, si sus propios intereses o lo que le invitan a hacer las fuerzas que trabajan activamente por su desaparición.

De cara a la negociación sobre los Presupuestos Generales del Estado, por parte de Ciudadanos estamos asistiendo a un escenario absolutamente insólito. Es muy difícil encontrar un caso similar. Sus dirigentes contemplan la posibilidad de hacer exactamente lo que desean todos sus enemigos. Es raro encontrar consenso entre fuerzas ideológicas rivales de signos opuestos. Sin embargo, en este caso hay coincidencia absoluta.

Una reordenación del mapa a derecha e izquierda

La votación sobre los PGE va a tener en esta ocasión una especial trascendencia. Las estrategias de todos los partidos se entrecruzan en un momento particularmente delicado. A diferencia de las últimas ocasiones, la aprobación de un nuevo marco económico parece que va a salir adelante. Sin embargo, lo que pueda ocurrir implicará significativos cambios en las relaciones existentes entre los diferentes partidos. Como ejemplo, basta citar la hábil jugada de Unidas Podemos de conseguir el apoyo de EH Bildu y ERC que ha abierto un nuevo escenario en la izquierda a nivel nacional.

Como parece lógico, cada partido se mueve en defensa de sus intereses. No hay duda sobre lo que pretenden Vox y el PP. El movimiento de UP también parece fácil de analizar. La situación del PSOE tiene una simple lectura. Sin embargo, lo que no termina de quedar claro es lo que quiere realmente Ciudadanos. Sus movimientos resultan poco firmes. Su indefinición pone en duda su actual posicionamiento. En política, transmitir duda e inseguridad nunca es bueno. En el caso de Ciudadanos aún puede ser más grave, debido a que esa es la mayor acusación que sus críticos lanzan sobre ellos.

Casi todos quieren acabar con Ciudadanos

Todos los que buscan la desaparición y el oprobio público de Ciudadanos desean fervientemente que voten contra los Presupuestos del Gobierno de coalición. Da la sensación de que el partido de Inés Arrimadas considera como su mejor opción hacer exactamente lo quieren los que buscan su aniquilación. En la derecha, Vox ansía recuperar el triunvirato para acabar dominándolo. El PP necesita que Ciudadanos acepte volver bajo su manto protector y se convierta en un partido a su servicio. Tanto Vox como el PP celebrarían con alborozo las exequias de los naranjas.

En la izquierda, UP ha convencido a EH Bildu y a ERC de que si apoyan los PGE podrán expulsar a Ciudadanos de la mayoría parlamentaria. Si realmente Inés Arrimadas desea perjudicar a Podemos y a los independentistas vascos y catalanes, nada les haría más daño que compartir el voto con todos ellos. El único partido que desearía que Ciudadanos votara a favor es el PSOE, que busca obtener una mayoría de apoyo lo más amplia posible. Además, aspira a consolidar una coalición de intereses transversal y diversa que impida chantajes puntuales de alguna fuerza minoritaria en momentos críticos. Es evidente que al PSOE le interesa la subsistencia de un Ciudadanos abierto a pactos.

El papel que Ciudadanos no desempeña

La existencia de una fuerza que se moviera fuera del esquema de la polarización convencional podría ser enormemente positiva. En un modelo pluripartidista, con el incierto peso que tienen las formaciones nacionalistas, se corre el peligro de llegar a menudo a situaciones de bloqueo institucional. No hace falta dar ejemplos en el caso español. Los vivimos frecuentemente. Cada vez que se acaba en el establecimiento de bloques enfrentados que no encuentran cauce alguno para el acuerdo es cuando más se echa de menos la existencia de un grupo apoyado por la sensatez que ayudara a salir de los atascos. Albert Rivera decidió que eso nunca sería lo que hiciera Ciudadanos. Y así acabó.

Suena a discurso utópico y algo infantil, pero no por ello deja de ser interesante: la idea de un territorio político que pudiera ejercer de árbitro razonable en situaciones de abierto conflicto. Parece evidente que existe una parte de los electores, no especialmente ideologizados, que tenderían a sentirse cómodos en ese espacio. Es posible que nunca se convirtieran en una fuerza mayoritaria y, por ello, nunca ganaran unas elecciones. Sin embargo, su papel podría ser de una trascendencia clave en la gobernanza del país.

De la desmedida ambición de Rivera a la parálisis

A Albert Rivera le pudo su ambición personal, muy por encima de lo que su partido y España necesitaban. Vio la posibilidad de superar al PP tras la moción de censura que acabó con Mariano Rajoy. Un Partido Popular envuelto en una red de corrupción sistémica y sin liderazgo parecía, según las encuestas, una pieza abatible. Rivera tomó la decisión de abandonar el espacio abierto en el que se podía desenvolver y se lanzó hacia la conquista de la derecha. Ya sabemos cómo acabó la aventura: en un almacén de desguaces.

Inés Arrimadas planteó la posibilidad de cambiar el rumbo hacia el abismo que el partido había tomado. Aprovechó la emergencia sanitaria para enarbolar un discurso constructivo de primar el interés nacional por encima de los bloques partidistas. Su apoyo al estado de alarma le permitió, casi de un plumazo, romper con la tristemente célebre foto de El Trío de Colón. Sin embargo, pasado ese momento, da la sensación de que Ciudadanos se ha congelado en el tiempo sin saber muy bien cómo evolucionar.

El giro planteado por Pablo Casado en la reciente moción de censura presentada por Vox cayó como un jarro de agua gélida en la formación naranja. Si el PP rompía en apariencia su confraternidad con la ultraderecha, la reubicación de Ciudadanos podía correr peligro. Los populares podían convertirse en una amenaza competitiva en el espacio del centro derecha. En estas últimas semanas aparece una Inés Arrimadas dubitativa, sin dejar nunca clara cuál va a ser su posición en el futuro inmediato.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




34 Comentarios
  • SUA SUA 23/11/20 20:24

    De forma egoista me interesa que Cs. exista, por aquello de "divide y vencerás"; esos pueden ser los tontos útiles mientras no sepan a donde van.
    Estoy de acuerdo con el análisis del Sr. Contreras en todo lo expuesto. Por mi que vivan (sin pasarse)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Juan Raul Juan Raul 22/11/20 13:18

    Contreras ¿cuando te veremos en el programa de Cintora ? tienes que poner orden en el programa porque si siguen con los Carmen Tomas, Inocencio Arias los Melchor Miralles ese programa va mal muchos demócratas teníamos mucha ilusión en ese programa pero al ver a estos Fascistas lo dejaremos de ver por favor Contreras intervenir tu en ese programa si no mala cosa faltan periodistas como Basteiro Maraña Chema Crespo si va mal

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JIRS JIRS 22/11/20 11:05

    ¡ Buen artículo, Sr. Contreras !
    Pienso , al igual que otros colaboradores, que C´s es un partido innecesario, por los siguientes motivos:
    - fue un partido creado por la derecha nacionalista española en Cataluña, a nivel local (Cataluña), como oposición fundamental a las políticas llevadas por los sucesivos gobiernos de la Generalitat ( ya fueran del PSC, de CiU, o de las coaliciones que los formaron), tomando como estandarte la lucha contra la lengua catalana.
    - es un partido creado a nivel nacional, fomentado y mantenido por el IBEX-35 (recordemos aquella célebre frase de: "tenemos que crear un Podemos de derechas", cuando apareció Podemos y se vió su crecimiento inicial.
    - su base electoral sale fundamentalmente de la base electoral del PP (el PP estaba compuesto por tres corrientes: la derecha, la derechona y la ultraderecha; hoy desgajadas en C´s, PP y VOX, respectivamente).
    - es un partido inane, sin proyecto, sin programa real, pues incluso habiendo quedado como primer partido de la oposición en Cataluña no ha sido capaz de tomar ninguna acción, ni de llevar a cabo ninguna iniciativa práctica que saliera adelante, y ni siquiera conseguir aunar al resto de partidos no nacionalistas para intentar poner una moción de censura al Sr. Torra. ¿Alguien ha oído hablar de C´s en el parlamento de Cataluña?.
    - es un partido, que para mantener la supervivencia económica de sus cargos y dirigentes, no le faltan escrúpulos para llegar a acuerdos con la ultraderecha y así poder cobrar todos los meses ( y eso que dicen que todos tienen sus profesiones y no viven de la política , aunque quizás no vivirían tan bien como de ella) del erario público.
    - es un partido al que sus verdaderos opositores - aunque hermanos de sangre - PP y VOX anhelan fagocitar y devolverlo al lugar de donde venía (PP).
    Probablemente, quedará como algo residual en las sucesivas elecciones....una especie de UPyD que terminará donde la original.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • nosé nosé 20/11/20 15:47

    C´s, un partido sin cabeza ni razón de ser. La prueba está en Catalunya, un partido con los máximos representantes en el Parlament y, dónde están????

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • mcguiver mcguiver 20/11/20 06:40

    C's es totalmente leal al trifachito, lo confirmo Casado. C's es un partido inútil muy peligroso.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Evaus Evaus 20/11/20 00:05

    Los de Cs van con los de la feria y vuelven con los del mercado, como decímos en Asturias. Unos veletas que van calculando donde atechar para chupar caho. Unos minundis peligrosos, más falsos que el Espíritu de Judas, pero que pretenden ocupar un cargo similar al del Archipápano de las Indias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 19/11/20 21:55

    Estoy de acuerdo con Canija que la abstencion para los PGE es la mejor solucion para C's.

    Despues no van a repetir victoria en las elecciones del 14F en Catalunya, pero su objetivo serâ de mantener una buena ventaja respecto al PP proponiendo un govern C's con PSC y PP. No tiene sentido esta propuesta pero gusta mucho al "centro-derecha".
    Como se resuelva las elecciones del 14F serâ muy importante para Arrimadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 19/11/20 21:55

    Estoy de acuerdo con Canija que la abstencion para los PGE es la mejor solucion para C's.

    Despues no van a repetir victoria en las elecciones del 14F en Catalunya, pero su objetivo serâ de mantener una buena ventaja respecto al PP proponiendo un govern C's con PSC y PP. No tiene sentido esta propuesta pero gusta mucho al "centro-derecha".
    Como se resuelva las elecciones del 14F serâ muy importante para Arrimadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 19/11/20 19:40

    Excelente el analisis del sr Contreras sobre la dificil situación politica de Ciudadanos. Mejor analisis, imposible.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    4

  • Argaru Argaru 19/11/20 19:33

    Si nos atenemos a la última encuesta del CIS, VOX y C's, suben y el resto de las principales formaciones, bajan. ¿Qué conclusiones podemos sacar de esto? Teniendo en cuenta que dicha encuesta se realizó después de la moción de censura, se podría decir que el señor Casado solo ganó cara a la galería, ya que tanto VOX como Ciudadanos le han comido bastante terreno. Esto quiere decir que el reparto de escaños en el espectro de la derecha sigue en constante cambio y evolución y no hay nada decido. Esa entelequia llamada “centro” permanece vacía y da la impresión que esta vez, Arrimadas y compañía, están dispuestos a ocuparla. Parece que se han dado cuenta de que “el que mucho abarca poco aprieta” de Albert Rivera solo vale para hacerse una foto vergonzante en la plaza de Colón. En un país de pensamiento pendular, como es este, resulta muy difícil mantenerse en posiciones moderadas. De hecho, ese espacio ficticio del centro rápidamente se convierte en una especie de “lazareto” del que hay que huir a toda pastilla. El detalle curioso o, no tan curioso, es que esa huida es SIEMPRE hacia la derecha, venga de donde venga, venga del centro-izquierda o venga del centro-derecha. Los líderes de Ciudadanos son conscientes de que su única razón de ser y su única manera de subsistir como partido es en una posición moderada que sirva de contrapeso a las agresivas posiciones políticas de la derecha y de la ultraderecha. Esto, además, contribuiría a bajar el nivel de crispación y ayudaría a normalizar y pacificar la convivencia en este país. Teniendo en cuenta nuestra idiosincrasia particular, esta labor es bastante complicada, ya que “la cabra siempre tira al monte” y se quiera o no, esa entelequia del centro es derecha químicamente pura, es su esencia y, por lo tanto, es difícil de evitar. Si esa voluntad de permanecer en unos criterios de moderación política es fuerte, Ciudadanos tendrá su sitio en el parlamento. En caso contrario, desaparecerá, ya que no tendría ninguna razón de ser. Y de existir.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8



Lo más...
 
Opinión