X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

De las vacunas al rey: con esperanza sin convencimiento

Publicada el 12/12/2020 a las 06:00

Mis disculpas en memoria del gran Ángel González por darle la vuelta al título de uno de sus poemarios imprescindibles. La osadía viene a cuento de una semana extraña en estos tiempos inciertos, porque concluye ofreciendo algunos sólidos motivos para la esperanza si uno es capaz de superar la terrible realidad del conteo de muertes diarias por coronavirus o ese peligroso empeño de algunos en jugar a la ruleta rusa de “salvar la navidad”. Concluye la semana con un Consejo Europeo que ha logrado superar el veto de Hungría y Polonia para dar vía libre a los fondos para la reconstrucción tras la pandemia. Los veintisiete han aprobado además, tras una madrugada en blanco para vencer la resistencia de los polacos, elevar del 40% al 55% la reducción de gases de efecto invernadero en 2030 respecto a los niveles de 1990 (ver aquí). Y esas dos decisiones claves para cargar unas baterías de esperanza casi agotadas coinciden con el inicio de la vacunación masiva en varios países del mundo y la confirmación de que en España empezará en enero. ¡Hasta el rey del fraude fiscal paga (algo) a Hacienda!

Somos en esta nación de naciones diversa, plural y contradictoria tan expertos en festejar como en dramatizar. Tan pronto decidimos disfrutar la alegría hasta extremos que dejan perplejos a los foráneos como nos sumimos en ese pesimismo melancólico que tantas veces nos ha llevado a la angustia colectiva y a la autodestrucción. Nunca nos han faltado tampoco élites interesadas en bloquear cualquier progreso que pusiera en riesgo sus intereses crematísticos, siempre disfrazados de un patriotismo chulesco, gritón y cañí.

Quizás la polarización haya llegado para quedarse, como se observa en Estados Unidos y en otros puntos del planeta. Nacionalpopulismos y movimientos sectarios de distinto signo manejan las herramientas de comunicación personalizada para instalar respuestas simples a problemas complejos y prometer paraísos donde sólo habrá tierra quemada. Pero en este clima que nos ha tocado (o nos hemos buscado) vivir conviene no perder la perspectiva cuando surgen motivos fundados para la esperanza.

Hace menos de dos meses sufríamos los peores momentos de la segunda ola de la pandemia sin garantías de que muchos pudiéramos en primer lugar sobrevivir, y después contar pronto con vacunas y con dinero para ayudar a millones de familias que han perdido ingresos, trabajos, empresas… El espectro político conservador aún aspiraba a que el Gobierno no fuera capaz de sacar adelante unos Presupuestos, lo cual significaría el fin anticipado de la legislatura y el fracaso de la primera coalición de izquierdas al frente del Estado desde la Segunda República. En ese objetivo se han centrado (en mitad de una pandemia) los esfuerzos tácticos y estratégicos de PP y Vox, arropados por potentes plataformas mediáticas dedicadas de modo obsesivo a instalar una falsa realidad paralela en la que España estaría desintegrándose en manos de una panda de socialcomunistas que habrían pactado con “filoetarras y separatistas” la destrucción del Estado. Hasta los que un día mandaron en los ejércitos se envalentonan soñando de nuevo con fusilar “a 26 millones de hijos de puta” y envían cartas a Felipe VI o al presidente del Parlamento Europeo (que aún debe de andar buscando en la Wikipedia de dónde salen tantos militares españoles fascistas. “Nuestra gente”, dice Vox).

Esta peculiar semana concluye con noticias que contribuyen a desmontar bulos y a aportar luces frente al catastrofismo apocalíptico al que nos vienen acostumbrando discursos parlamentarios, tertulias televisivas y campañas en las redes. Hay unos Presupuestos que establecen prioridades contra la desigualdad y que sitúan el esfuerzo de gasto público en la construcción de una economía del siglo XXI, que avanza hacia la digitalización, la inversión verde y la modernización de una estructura empresarial minifundista y volcada (salvo excepciones) excesivamente en los servicios y en el ladrillo. No son los Presupuestos perfectos (si es que existen); son los Presupuestos posibles en una realidad multipartidista y sin mayorías parlamentarias posibles sin contar con los grupos nacionalistas.

Lo que habría dejado muy tocados esos Presupuestos habría sido el bloqueo indefinido de los 140.000 millones de ese Fondo Europeo para la Reconstrucción que le corresponden a España. Y en un plazo inmediato, los 26.000 millones de transferencias directas que ya están incluidos en los PGE de 2021 para proyectos que ayuden a superar la catástrofe económica y social provocada por el coronavirus. La UE ha vuelto a sufrir los efectos de la exigencia de unanimidad de los 27 para cualquier decisión común, una fórmula arcaica de la que se aprovechan al máximo movimientos populistas y retrógrados como los que hoy gobiernan en Polonia o Hungría, pero también en ocasiones esos países autoproclamados “frugales” siempre dispuestos a torpedear los intereses del sur. Lo cierto es que el Fondo de Recuperación tiene luz verde, y en cuanto los mercados supieron que iba a ocurrir, la subasta de deuda española a diez años se ejecutó por primera vez con intereses negativos (es decir, que nos pagan por comprarnos deuda, ¡tanto se fían de un país al borde de la “desintegración”!).

La perspectiva de superación de la pandemia ha cambiado radicalmente con la realidad de las vacunas que ya se están administrando en varios países y que llegarán a España en cuestión de semanas. No se trata, y conviene insistir en ello, de que esté superado el riesgo de contagio del coronavirus, porque aún faltan bastantes meses para lograrlo en la mejor de las hipótesis (en la peor nunca lo conseguiremos del todo). Esa figura del “capataz de obras” espontáneo, tan abundante en España, constantemente dispuesto a vaticinar desastres, extiende la pregunta retórica de si son fiables unas vacunas que se han desarrollado en menos de un año cuando normalmente pueden tardar hasta diez. Con frecuencia la respuesta consiste en afirmar (lo cual es cierto) que se han acelerado las fases de investigación exigidas por las agencias estatales y comunitarias encargadas de comprobar la seguridad y fiabilidad y de autorizar su distribución y administración. Se hace a mi juicio poco hincapié en la razón principal por la que los laboratorios han sido capaces de lograr vacunas fiables de forma tan rápida: los Estados y la Unión Europea han firmado acuerdos con las farmacéuticas para cubrir financieramente ciertos riesgos si no se completara el proceso o hubiera efectos adversos de alguna de ellas (ver aquí). Es decir, las farmacéuticas han podido empezar a fabricar millones de dosis sin demora porque no corrían un peligro económico ni tenían que buscar fondos privados o públicos para la siguiente fase antes de continuar el proceso de investigación y producción. “¡Es lo público, idiotas!”, debería ser una lección imprescindible de todo el desastre de la pandemia. Podemos salir de la peor situación si fortalecemos y gestionamos bien lo común, el paraguas que nos protege a todos, el que evita ese “sálvase quien pueda” en el que siempre se salvan los mismos.

En este último punto es en el que en mi mente se cruza la noticia más ruidosa de la semana. El rey emérito ha presentado una regularización fiscal. Bienvenida. Hace mucho tiempo que veníamos reclamándola, aunque no nos referíamos a esta especie de “limosna” con la que Juan Carlos I pretende cerrar sus cuentas pendientes con el fisco. Sólo atendiendo a las cifras manejadas por la fiscalía suiza, el padre de Felipe VI y todavía miembro de la Familia Real desde el punto de vista institucional ha manejado fondos en paraísos fiscales opacos para la Hacienda española por los que calculan técnicos de la Agencia Tributaria que tendría que haber abonado más de treinta millones de euros (ver aquí). A día de hoy, todavía no sabemos qué tratos o conversaciones han mantenido el emérito o su equipo de asesores con Hacienda o las autoridades fiscales madrileñas. Ni tampoco sabemos si la “comunicación” que la Fiscalía sostiene que trasladó al abogado en noviembre impide que Juan Carlos I evite el banquillo por delito fiscal o simplemente suavizaría su condena.

Más allá de la cuestión estrictamente jurídica y de esa inviolabilidad constitucional presuntamente utilizada para el delito continuado, lo indiscutible es que sigue tratándose a la ciudadanía como menor de edad. Y de esto hay dos responsables principales: el Gobierno y el actual jefe del Estado. Hágase la luz, como por cierto prometió Felipe VI en el compromiso de transparencia solemnemente adquirido en su discurso de entronización (ver aquí). Explíquese con detalle esa contradicción entre lo que asegura el abogado del emérito y lo que sostiene la Fiscalía (ver aquí). Porque no es admisible después de todo lo soportado (Urdangarines, Corinnas, cacerías de elefantes, tarjetas opacas, maletines de dinero negro y otras cien carísimas barbaridades) que a estas alturas se pretenda solucionar por debajo de la mesa y por los vericuetos del sistema judicial y tributario lo que ha sido un fraude clamoroso. Lo que hay que regularizar es la relación de las instituciones con la sociedad a la que sirven, y si la jefatura del Estado no reacciona como la principal emplazada a dar pasos claros de transparencia y ejemplaridad, entonces es que no ha entendido nada sobre los riesgos que acechan al sistema democrático.

Si los demás actuáramos como Juan Carlos I o como cualquier otro de los insignes defraudadores fiscales (habitualmente autoproclamados grandes patriotas), no tendríamos vacunas en diez años. Ni esa sanidad pública que sigue salvando vidas. Ni esos colegios que han protegido a nuestros hijos de los contagios más que nosotros mismos. La primera obligación de un ciudadano es contribuir a la caja común, de la que sale ese paraguas que nos protege a todos ante cualquier temporal. Sólo por este motivo, aunque no hubiera responsabilidades penales (lo cual es más que dudoso) Juan Carlos I, ex jefe del Estado, no debe recibir el menor trato de favor. Cubrió el cupo hace mucho tiempo.

Hay motivos, sí, para la esperanza, aunque uno no se atreva a afirmarlo con total convencimiento. Porque no hay día en que no tengamos que administrar decepciones. Hay presupuestos, hay vacunas, habrá fondos para afrontar la oportunidad de construir un modelo económico más sólido, menos precario. Incluso hay un mayor compromiso contra el cambio climático. “Mañana no será lo que Dios quiera”, rezaba otro verso de El futuro escrito por Ángel González. Será lo que decidamos cada uno de nosotros, del rey al último (incluidos los que pondrán en riesgo el porvenir con tal de “salvar la navidad”).

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




76 Comentarios
  • Chema1977 Chema1977 15/12/20 22:52

    Gran parte de esta sociedad no va reaccionar por muy graves que sean los hechos que sucedan:
    1. La mayoría esta hipotecada hasta las cejas ( Casa, coche, las últimas vacaciones, los hijxs, los estudios de los hijxs,....)
    2. Una importante parte de la sociedad se informa por esas plataformas mediáticas a las que se refiere el autor ( Atresmedia, Mediaset, ABC, El Español, LaRazon, El Mundo, El Español, ElPais, Copé, EsRadio, OndaCero, LaSer,....) Sino véanse los índices de audiencia de TV
    3. Una parte importantísima de la sociedad es reaccionaria, intransigente, ultraconservadora.

    En el horizonte no veo más que la perpetuación y normalización de la corrupción por parte de las élites, la precarización de la vida y las condiciones laborales, el recorte de la libertad de expresión, aumentó del autoritarismo. Vamos una vuelta de tuerca a los procesos de involución iniciados desde el 2011. Y UP una fuerza residual con escaso poder de influir en las decisiones importantes. Porque esta sociedad no va ser agradecida con lo que consiga UP y va perpetuar el Bipartidismo. Somos así de cobardes o no, si tenemos en cuenta los 4 puntos que he mencionado. Porque aquí no sólo el irrepetible dejó todo atado bien atado, la propia hoja de ruta de este Capitalismo salvaje que domina el mundo se ocupa de que todo quede atado y bien atado en los países del sur.
    Siento mucho desconsuelo, frustración e impotencia al ver cómo volvemos a sucumbir en el lodazal de la corrupción, el blanqueo de capitales, las sociedades Offshore, fraude a la hacienda Pública, la aporofobia, la xenofobia, el racismo, el clasismo, la deshumanización como sociedad. En una suerte de juego cruel basado en "Sálvese quién pueda" "Maricón el último"


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Lunilla Lunilla 16/12/20 12:17

      Ecuentro su comtrº muy inteligente, por su sabiduria,y no por las 'entrañas; Mas vae; Vale mas" hacer y arrepentirse; Que no hacer terminado por arrepentirse despues" [...] -'los factores son muchos e infinitos" Aùn por cuando; Abundase la buena voluntad" Digasmoslo Asì "Las armas: -'incluso las dialecticas'- se deben reservar para el ùltimo lugar; "Donde y cuando, los otros smedios no basten : ¡Bien estan las cosas humanas! "Cuando se examinan mas de cerca, y se demuestra que no pueden apartarse los bstaculos, que de ellos surgen, otros; "Todos slos Estados bien gobernados y odos los "Principes Inteligentes ; "han tenido buen cuidado de no reducir a la 'nobleza' a la deseperaciòn ; Ni alpueblo al descontento . 'en grado sumo'-; "Hay que tener cuidado: 'En la politica; 'Una postura inutil' de VICTORIA, siempre hara cualquir escaramuza 'visceral' y aparentar como una victoria 'indeleble' . En esta inutil batalla de 'pareceres'; Sakespeare: Diixit: PD: Saludos Cordiales... El Diablo Cojuelo: Dixit" ( 12,16 h. p/m )

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • Lunilla Lunilla 16/12/20 12:31

        OTROSIDIGO: "El exito no es definitivo; El fracaso no es fatal': "Lo que cuesta es tener coraje para continuar; "Mejorar es cambiar; Asi que ser perfecto seri mejorar a menudo; "El mejor Argumento hacia la Democracia, es una conversaciòn ( 'de cinco minutos) -¡digamos'!- .(,,,) Con el Votante promedio' "Tienes enemigos..?; ¡Bien .."Significa que defendiste algunaidea en algun momento de tu vida" Saludos Cordiales; El Diablo Cojuelo; ( 12,31 h.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • Lunilla Lunilla 16/12/20 12:47

          "La politica es la habilidad de predecir lo que pasarà mañana: La poxima semana; El Proximo mes; y el Pròximo Año; y despues "Tener la habilidad de explicar "POrque no Pasò" //- El Diablo Cojuelo Dixit" ...( 12,46 h. p/m )

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • SETITO DE TWEETER SETITO DE TWEETER 14/12/20 17:09

    Más allá de la cuestión estrictamente jurídica y de esa inviolabilidad constitucional presuntamente utilizada para el delito continuado, lo indiscutible es que sigue tratándose a la ciudadanía como menor de edad. Y de esto hay dos responsables principales: el Gobierno y el actual jefe del Estado. Hágase la luz, como por cierto prometió Felipe VI en el compromiso de transparencia solemnemente adquirido en su discurso de entronización
    ¡¡ NOS ES POR NADA PERO LAS PROMESAS DE LOS BORBONES ME LAS PASO X LA RAJA DEL CULO DESPUES DE UNA BUENA DIARREA !!
    A MI NO ME JODEN , NI ENGAÑAN, NI ME PETAN EL CULO NI MIENTEN MAS EN SU VIDA..
    radicalmente ,directamente no confio mas en esas ratas
    ASI DE CLARO LO DIGO...
    demasiadas veces nos han jodido, mentido, defraudado, arruinado etc.......
    ¡¡ HASTA QUE NO MUESTREN CON UN ACTO DEVOLVIENDO LO QUE HAN ROBADO , NO ME FIARE DE ESAS RATAS NUNCA MAS !!
    las ratas no cambian, los asesinos no cambian, los violadores no cambian , los torturadores no cambian ...
    ESO LO SABE HASTA EL PAPA

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Icaria Icaria 14/12/20 10:40

    Gracias por seguir ahi. Tenéis todo mi apoyo .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Mesther Mesther 14/12/20 03:30

    Que placer leer sus cabales y valientes articulos.Periodistas de su altura moral es lo que engrandece a un pais.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    10

    • SETITO DE TWEETER SETITO DE TWEETER 14/12/20 17:13

      POR DESGRACIA SOLO ESTA ......O QUEDA .....JESUS MARAÑA E IGNACIO ESCOLAR Y OTROS POCOS DE SUS PROPIAS PAGINAS.
      el resto.......
      ¡¡ MEROS TITERES, UNTADOS, MANIPULADORES, MENTIROSOS, COMPLICES DE LA IGNORANCIA DE TODOS !!

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • LadyLomon LadyLomon 13/12/20 20:43

    Genial, como siempre. Muchas gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Bellum Bellum 13/12/20 19:31

    Me alegro por ese optimismo, pero....en lo relativo al emérito abyecto, y alegràndome de que por fin no sé corra un tupido velo sobre el Borbón, creo que a poco que nos descuidemos se lleva por delante al fisco y a la fiscalía, como se empeñen en lavarle los trapos sucios. El gobierno debería ser más cauto y dejar de protegerlo porque si se va de rositas, muchos, y digo muchos, no lo vamos a perdonar....que Hacienda somos todos y a los iguales no nos perdona

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • passarola passarola 13/12/20 09:32

    ALGO ESTÁ CAMBIANDO y es la opinion publica para con lo que hasta ahora se ha venido denominando "lo politicamente correcto" que no deja de ser una cortinilla para tapar el desmadre de los de arriba (de cualquier espectro) . Quitando los gritones y desnortados votantes de VOX y del PP, el resto de ciudadanos tienen sobrada cultura y se esta dejando ver y empujan para poner al pais en la Europa que nos toca y no en la de siglos pasados. Y ojito a esos capitalistas que manejan los hilos en la tramoya, esos que quitan y ponen presidentes en las republicas americanas a su conveniencia, aun no estamos lejos de ello.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Argaru Argaru 13/12/20 05:41

    Dado el asfixiante clima político que se respira en este país, me pregunto si hay algo en el que, el conjunto de la ciudadanía de este país, podría ponerse de acuerdo, éticamente hablando. Sería un acuerdo de mínimos. Por ejemplo, qué es lo que está bien y qué es lo que está mal. Esto entra dentro del terreno de la ÉTICA. Según el diccionario de R.A.E., “la ética es la parte de la filosofía que trata del bien y del fundamento de sus valores”. Si se hiciera una encuesta, no me cabe la menor duda, que entre esos valores éticos estarían, NO ROBAR (en cualquiera de sus variantes) y NO MATAR. Entrar a robar en una mansión está mal; también es reprobable y está mal desfalcar los fondos de una empresa o crear una entramado político corrupto para vaciar las arcas públicas, el dinero de todos, como ocurrió con los casos de la GURTEL, LEZO, KITCHEN y demás etcéteras del PP o los ERES de Andalucía, del PSOE. ROBAR, en cualquiera de sus variantes, es éticamente reprobable. Entonces, ¿por qué todos estos delitos no le pasaron factura política a los partidos responsables? Y no solo eso, sino que les siguieron votando masivamente. ¿Y qué me dicen de NO MATAR? Ya solamente plantear si esto es ético o no, se me revuelven las tripas. Cuando alguien roba por necesidad, el problema ético lo tiene Estado que consiente la situación. Asesinar en nombre de una idea es absolutamente reprobable, venga de dónde venga. Venga de la ETA o venga de los GAL o de un machista furibundo. Es lícito, entonces, ¿matar al tirano? Seguro que aquí no nos ponemos de acuerdo de qué es ser un tirano. Seguro que para la derecha más extrema, Franco, Hitler y Mussolini, eran buena gente. Lo mismo que Stalin y Pol Pot, paró los “Stalinistas”. El chat de un descerebrado general en la reserva ha puesto en evidencia en manos de quien estamos y cual es la ética de gran parte de la ciudadanía. Si esto es así, me apetece pedir el “estatuto de apátrida”, pero ¿qué se puede esperar de un país, cuyo deporte nacional es la envidia y su cadena favorita de televisión es Telecinco?
    Desde luego, el que no es uno de los nuestros es el suegro del “pringao” de Iñaki Urdangarin.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    21

  • Argaru Argaru 13/12/20 05:41

    y 2/
    Todavía el ex-balonmanista internacional debe de estar "tirándose de los pelos" desde que escucho aquel mensaje navideño "real", de cuyo año no logro acordarme. Cualquier cosa que haga don Juan Carlos que no sea  "devolver", mejor dicho "reintegrar" al erario público toda la fortuna que ha amasado ilícita e ilegalmente es TOTAL y ABSOLUTAMENTE REPROBABLE ÉTICAMENTE HABLANDO. Y digo reintegrar y no devolver, porque devolver lo usurpado sería devolvérselo a los corruptores porque, como ustedes saben muy bien, "no puede haber corruptos sí, previamente, no hay gente dispuesta a corromper". Por esta razón, No a la regularización y que haga una "generosa" y espléndida donación económica al Estado para hacer carreteras, hospitales, colegios y lo que haga falta. 

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • Evaus Evaus 12/12/20 22:37

    Hoy Maraña estás que te sales. Debe de ser el primer artículo tuyo que me hizo reir. Dices verdades como catedrales (eso es lo habitual) pero hoy te salió hasta con coña. Yes un fenómenu. "rey del fraude fiscal paga algo a Hacienda". Te recomiendo veas Borbón, la maldición de un apellido, plagado de golfos, felones y ladrones en solo tres siglos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    16



Lo más...
 
Opinión