X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muy fan de...

Las Navidades más deseadas de la historia

Publicada el 19/12/2020 a las 06:00 Actualizada el 20/12/2020 a las 00:26

Hay un chiste más antiguo que el turrón que dice así: “¿Qué tal las navidades, bien o en familia?” Pues ese chiste, este año, no se puede hacer. Es de mal gusto, no tiene gracia, este año todo el mundo quiere unas navidades más navideñas que el espumillón, rin, rin.

Hasta ahora, uno de los lugares comunes más resobados del humor navideño eran las discusiones en fiestas. Tan típicas como el matasuegras del cotillón de fin de año. Familias que empezaban muy contentas cantando El Chiquirritín, rascando la botella de anís y acababan tocando los temas que más escuecen… y a botellazos –dialécticos, en el mejor de los casos–.

¡Si hasta había cada año recomendaciones en los medios para que la fiesta transcurriera en paz!

¿Qué temas de conversación hay que evitar en las sobremesas navideñas? Los especialistas aconsejan no hablar de política, de religión, de relaciones anteriores, ni de sexo…

Ojo al dato, hasta las pasadas navidades, ni siquiera hablar de sexo daba alegría si se hacía en familia… me refiero a lo de hablar. Pues en la presente edición de las navidades no hay temas delicados, oye, la pandemia ha obrado un gran milagro.

Este año en el que estamos hartos, agotados, encabronados, asustados, polarizados, irritados y divididos, morimos por intercambiar impresiones políticas, religiosas y económicas con esos seres denostados en el pasado inmediato, los cuñados. Se diría que hasta nos apetece leer el Kamasutra con los suegros junto a la chimenea…

Nos han prohibido –o recomendado– no pisar el césped del Belén y claro, se nos van los pies solos, no pensamos en otra cosa que en el gustazo de la hierba aplastada bajo nuestras suelas. Si nos obligaran, por decreto, a reunirnos de veinte en veinte, nos inventaríamos quince mil excusas para no ir y descartaríamos por “alejados” hasta a los de casa.

Que ningún creyente se ofenda, el humor es ficción y las fiestas también. Que el sentimiento religioso y profundo, vive en el interior de cada cual, en soledad. Y se vive en comunidad, siempre que sea posible, anda que no ha habido momentos en la historia con navidades de mierda… y sin Netflix.

La más religiosa de todas mis amigas vive estos días con auténtica devoción. Para ella la Navidad es el nacimiento de Jesús y, coherente con su creencia, ella reza, medita y celebra, de un modo absolutamente espiritual, este acontecimiento clave para su fe.

A mi amiga también le gusta reunirse con su familia, es otra parte importante de estos días, pero no la que le da sentido, su creencia religiosa no tiene nada que ver con pelar gambas. Y esa, la auténtica, me dice que no ha cambiado este año, que es más importante aún, ella siente que tiene mucho más por lo que rezar…

No, no soy una “odiadora de navidades”, al contrario. Ya lo he contado aquí, tengo recuerdos familiares, maravillosos y entrañables ligados a este momento del año, de mi vida. Tengo familia en una isla a la que solo puedo ver en estos días y a la que no veré. Candidatos a que estas sean sus últimas aquí y muchos días, meses, sin ver a algunos de los muy míos.

Pero ya he pasado otras veces por aplazar navidades y siempre fue por enfermedad, por muerte o por duelo. ¡Ay, si me hubieran dado la oportunidad de sacrificar todas las navidades de mi vida por tener conmigo ahora a mi padre, a mi hermana, a Antonia, a Tomás, a Michael…!

¿Cómo va a ser un drama posponer la reunión justo para evitar la enfermedad y la muerte? ¿Cómo va a ser una tragedia posponer la fiesta hasta poder celebrarla?

Yo me apunto a la película navideña por excelencia, Qué bello es vivir. Pues eso. Y ya habrá tiempo de brindar…

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




9 Comentarios
  • Francisco Goya Francisco Goya 21/12/20 13:08

    Exactamente, ¿cómo va a ser una tragedia posponer reuniones si eso ayuda a evitar muertes y sufrimiento? ¿por qué si las hay muchas personas que no disfrutan de estas fiestas hay que disfrutarlas por obligación? Si antes esto no tenía sentido, mucho menos lo tiene ahora. Quien lo desee y pueda que las disfrute en compañía sin que eso suponga que el resto suframos las consecuencias de celebraciones irresponsables. Es importante celebrar, sí, pero cuando eso puede ocasionar mayor sufrimiento, ¿no es más razonable dejarlo para más adelante y celebrar con quien se quiera cuando sea más seguro para todos? Que el calendario y las convenciones no condicionen y "obliguen", bastante sufrimiento ha causado ya esta enfermedad.

    Felices días para todas y todos y gracias por el artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • FIngerlady FIngerlady 20/12/20 10:11

    Eres razonable que sobra todo lo que se añada. Feliz Navidad !!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • M.T M.T 20/12/20 04:58

    Pues felices fiestas para los solos y los acompañados, los convivientes y los allegados o los más alejados...En fin, para cada uno con lo que esté o con quien esté.
    Muy especiales para ti, Raquel y gracias por tu artículo.
    Que los días nos sean propicios ¿ es lo deseable o no es así?
    Felices días.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • vel vel 19/12/20 14:19

    Somos egoistas por naturaleza, sin pensar en millones de personas que no tienen NADA, solo dolor por lo que les ha tocado vivir. Pensemos, mentalicémonos y agradezcamos lo afortunados que somos.
    Teniéndo SALUD, regalo que no tiene precio, porqué exigimos más?
    Felices fiestas inundadas de AMOR

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • josmanbuisan josmanbuisan 19/12/20 11:26

    LOS SOLOS

    Me resulta intrigante, sorprendente, y chocante cuando en estas fechas se "arma el belen" porqué hay gente que no podrá reunir nada más que a DIEZ personas de su sangre junto a una mesa llena de alegria y turrones.
    YO, formo parte de esa inmensa minoria de SOLOS, de personas qué por elección o por obligación vivimos solos, no tenemos familia, y pasamos siempre las llamadas "fiestas navideñas" junto a nuestras rutinas cotidianas acompañados exclusivamente de un buen libro, una buena serie de TV o tragandonos los especiales navideños hasta que, a las 11,30h más o menos nos entre el sueño, como cada día.
    En España, este pais donde la Fiesta es 24h x 7 dias, no solo ha habido viejos que han muerto, solos y sin conocimiento de nadie, hay cientos de miles, repito...cientos de miles, de ciudadanos que NO tienen a nadie con quien celebrar nada, es por eso que las polémicas, los debates, incluso los artículos sobre las cantidades justas o injustas de festejadores de fiestas parecen hasta ofensivos.
    Debates sobre si arriesgarse a contagiar a familiares, por celebrar con ellos fiestas y cenas, cuando hay en nuestro entorno miles de ancianos que NO DUDARIAN en cambiar el riesgo de contagio por un poco de compañia y afecto, (no es mi caso, que soy feliz asi)
    En fin, sigamos restregando nuestra felicidad a los infelices
    Sigamos protestando de nuestros incomodos palacios delante de los homeless
    Sigamos regateando cuotas de alegria familiar, en las narices de LOS SOLOS.
    felices fiestas


    Responder

    Denunciar comentario

    0

    20

  • Valldigna Valldigna 19/12/20 10:29

    Valldigna.Muy buena reflexión sobre la Navidad.Cuando un@ se hace grande ya falta gente y los añoras, pero esto esto es la VIDA.Te deseo unas fiestas navideñas diferentes que pronto sean mejores.Muy fan tuya!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Sofonisba Sofonisba 19/12/20 09:42

    No sé si habrá alguien tan positiva como yo. Hace siete años recién despierta del coma celebramos Nochebuena y Nochevieja mi marido y yo solitos en el hospital brindando con Don Simón (de melocotón). Hace un año con nuestro hijo ingresado también en el hospital. Las presentes haciendo cuentas, hasta ayer por la mañana todo cuadraba para no pasarnos de diez, pero al mediodía... seis. Que no pasa nada, que mi hermana y yo lo comprendemos y mi cuñado profe de matemáticas no ha necesitado fórmulas complicadas.
    Mi suegra la pobre, que ha pasado el Covid y que para ella son unas fiestas primordiales es la que más me preocupa. Dice que puede ser la última y llora. Yo la hago reír lo que puedo y ayer un poco antes de irse de casa dijo que bueno, que las podemos celebrar en verano. "Ah!, lavado sea dios"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Canija Canija 19/12/20 08:08

    Totalmente de acuerdo con tu artículo 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Ira Ira 19/12/20 07:10

    Muy buena.
    Me encanta cómo escribes.
    Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

Lo más...
 
Opinión