Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la casa roja

Cabeza, rodilla, muslos y caderas

Publicada el 23/12/2020 a las 06:00

Era el mejor de los tiempos y era el peor de los tiempos. El mismo día en que escribo esta columna, pero en 1843, la editorial Chapman & Hall de Londres publicaba Cuento de Navidad, de Charles Dickens, autor también de Historia de dos ciudades, la frase con la que arranca este artículo. El escritor británico entregaba un relato que sería leído e interpretado por millones de lectores en el futuro. El día 24 de diciembre de aquel año ya se habían vendido 6.000 copias.

Cuenta la historia de un hombre avaro llamado Ebenezer Scrooge y su conversión tras ser visitado por tres espíritus –los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras– en Nochebuena. Scrooge acompaña a los espectros a visitar algunas visiones de su propia vida. Primero, su infancia y juventud, la inocencia. Luego, conoce la situación de pobreza en la que vive la familia de un empleado, cuyo hijo está gravemente enfermo, y finalmente, asiste a su solitaria muerte, tras una vida de desprecio hacia los demás. Esta última visión le lleva a reflexionar y cambiar de actitud y mantener el espíritu de la Navidad durante todo el año.

Scrooge no es nadie y somos nosotros. El avaro de Dickens es el lector de Cuento de Navidad. Quiso que observáramos la tragedia de morir solo, que nos turbara la visión del hombre ante su propio final y que no solo el viejo se transformara en alguien mejor, sino que nosotros, los lectores, también pudiésemos sentir el pellizco del juicio de la vida y decidiésemos girar nuestro timón a tiempo.

En este 2020, el relato de Dickens se ha convertido en una pesadilla. El cuento contiene la visión de millones de muertes por todo el mundo. Y me pregunto si habremos estado atentos a esta narración. ¿Solo la propia muerte nos aterra? ¿Quién es el verdadero lector de este cuento de la pandemia? ¿Quiénes nos han mostrado las visiones de nuestro pasado y presente? ¿Quién nos enseña el futuro?

Recuerdo que una mañana de sábado del febrero de 2020, me desperté y escuché una canción todavía en la cama. Alguien, visitado por otros espíritus de esos tiempos que estaban a punto de virar, el alcohol, la depresión, la soledad, revisaba su vida como el viejo Scrooge. La cantaba Residente y por título llevaba solo su nombre, René. El vídeo de esa canción es casi un plano único del cantante mirando a cámara, interrumpido por objetos de la vida familiar y fotografías, “la bici encima del barro, con un vaso de plástico en la goma pa que suene como un carro”. Residente recuerda su infancia, narra su presente: “ya no queda casi nadie aquí, a veces ya no quiero estar aquí, me siento solo aquí”, canta, y desea un futuro: “quiero volver a ser yo”. Se repite: cabeza, rodilla, muslos y caderas. Son las palabras que su madre tarareaba para que memorizara con qué partes del cuerpo le daban los indios Tainos en el juego de pelota cuando le ayudaba con las tareas escolares. Esta canción es una de mis mejores lecturas de 2020.

No sé si para René esa canción puso un punto y aparte, pero una semana después de escucharla empezó nuestra supervivencia. Y ahí nos quedamos. Mirando un horizonte que se alejaba de nosotros cuanto más corríamos hacia él.

Es este el peor de los tiempos y es el mejor de los tiempos, el nuestro, no hay otro. Mirar hacia atrás, recordar nuestro primer número de teléfono, las mesas familiares donde nos quisieron, el abrazo urgente en las estaciones y los aeropuertos, las canciones de una madre trajinando por la casa. No podemos evitar, desde este final de 2020, desearnos un futuro. Tramen milimétricamente la alegría de sus cenas para tener otras sobremesas. Somos solo un montón de huesos articulados por la vida: cabeza, rodilla, muslos y cadera. Yo ya tengo un plan de fin de pandemia preparado. Quiero volver a ser yo.

Cuídense todo.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • josmanbuisan josmanbuisan 23/12/20 09:41

    AROA
    si al vida me hubiera dado una hija, quisiera que tuviera tu talento.
    No te diré que me pareces la Ferran Adriá de las letras, que seria ser un apice vehemente pero disfruto tus "columnas" como niño pequeño ante media docena de "Lionesas de nata".
    Me voy a regalar por Navidad como minimo tu novela, porqué he sido moderadamente bueno.
    Sobre el contenido del articulo, pues que quieres que te diga, seleccionar a Dikens y a Residente, mezclarlos sin agitarlos, y que resulte un coktel sabroso es de no solo tener buen trazo con las teclas a la hora de pintar palabras, si no de inteligencia full equip.

    Para los solos, para los que somos Evenezeres vocacionales no por tacaños sino por solos, y que nos metemos en estas ventanas al mundo llamadas internet, navegando los pasados y presentes poder ver y escuchar que alguien, una muchacha desconocida, es quien nosotros un día soñamos con ser y no fuimos, es un alito de ilusión y esperanza, aunque no te lo creas.
    Porqué como dice la balada del viejo Billy Joe, los que somos viejos perdedores sentados al teclado y de cuando en cuando nos miramos a este espejo del ciberespacio que nos devuelve mas joven la piel, y podemos ver a aquel joven sentado al teclado ( de una Underwood) aporreando vehemente letras, encontrar a quien como tú, "toca" una musica preciosa que nos pellizca las neuronas, es un regalo.
    Que más da el contenido, que mas da el destino, si contigo, leyéndote lo bonito es el viaje.

    Pdta.:¡¡ sí, lo se!! la loa parece pelin rimbombante, pero no lo puedo evitar, esta en mi condición ser churrigeresco al escribir.
    cuídate, y no dejes de escribir.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    10

    • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 23/12/20 14:18

      Muchísimas gracias. Es uno de las respuestas más bonitas que he recibido en esta casa. Te mando un abrazo grande. Aroa

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

  • Valldigna Valldigna 23/12/20 08:59

    Valldigna.Un buen relato.Gracias por tus columnas que nos ofreces. La esperanza nunca ha de perderse.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 23/12/20 08:17

    Veo al menos dos buenos cambios al termino de este año 2020: la UE ha respondido de manera diametralmente opuesta a lo que hizo en 2008, esta vez ha reaccionado de manera solidaria a esta crisis y dos, en la opinion publica se vuelve a considerar como absolutamente prioritario un Estado protector.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • bajachico bajachico 23/12/20 07:31

    Acabo de ver en YouTube a Residente René.
    Gracias estimada profe por traernos ese aire fresco de San Juan. Y cuidemos todo para poder seguir disfrutando otro año más de tu escritos y de la vida. Un abrazo y hasta el año que viene.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Republicano1944 Republicano1944 23/12/20 07:26

    Hermoso cuento. Gracias,Aroa. Cuídese.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

 
Opinión