X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muy fan de...

Por fin encontré lo mejor de 2020

Publicada el 26/12/2020 a las 06:00 Actualizada el 26/12/2020 a las 16:30

Siempre que cerramos un año, agrupamos todo lo que hemos vivido en un lote de 365 días, 366 si es bisiesto. Si el año ha sido generoso, metemos el paquete en el armario de los recuerdos bonitos y si nos salió chungo, va directo al contenedor de la basura.

¿Y qué hacemos con este 2020, que estamos a punto de finiquitar? A mí lo que me pide el cuerpo es varearlo como a un colchón viejo, romperlo después en mil trozos, quemarlo a conciencia, pasar las brasas por agua, secar las pavesas en el horno, enfriarlas en la nieve, meterlas en una bolsa de las que uso para la caca de mi perra y al cubo, sin compasión. Pero este proceso me parece demasiado suave para lo cruel que ha sido él con nosotros.

Todos hemos transitado por años nefastos que nos han robado asuntos materiales, o el trabajo, o la salud… Hemos perdido media vida en esos años señalados para siempre, pero innombrables, porque se llevaron a compañeros imprescindibles de camino. Pero es que este año ha hecho todo eso a la vez.

Cuando la vida te golpea, es probable que sientas que solo te sucede a ti. Y no entiendes por qué sale el sol, por qué suena la música, por qué la gente sigue bajando las escaleras del metro o tomando un café. Por qué los demás continúan, como si la vida continuara…

Cuando la vida te golpea, sientes que se ha parado tu reloj y que, por mucho que trates de mentalizarte, no hay Uri Geller [Esta referencia viejuna tendrán que buscarla en internet los lectores más jóvenes. Los demás, ya sabéis que me refiero a aquel “ilusionista ilusionante” que revivía despertadores muertos y doblaba cucharas, ante la mirada azul de José María Iñigo] que pueda volver a ponerlo en marcha.

Este año, Geller habría tenido que enderezar, más que doblar, porque se nos ha caído el mundo abajo. Este puto año nos ha robado el suelo y no el suelo de cada cual, el suelo que pisamos todos.

Sí, aunque a algunos se les olvide y se empeñen en que todos compartamos su negacionismo social, es un hecho innegable que todos pisamos el mismo suelo. Lo único que cambia es que, según el calzado que llevemos, somos más dados a resbalar y a dejarnos los dientes en las losetas, unos que otros.

Llevo meses tratando de encontrar algo realmente bueno en este puto año, algo que pueda valer la pena guardar en el armario de los recuerdos bonitos, algo que merezca ser salvado de la cadena de destrucción al que deseo someter al lote de dolor 366, antes de tirarlo al contenedor para no verlo más.

No me refiero a los detalles, a los pequeños rincones luminosos que hay hasta en un sótano, no a las lucecitas que siempre hay en medio del apagón, esas que seguramente se vean hasta en la Cañada Real, quiero decir bueno, realmente bueno, bueno e importante, relevante.

No, no ha sido fácil, pero después de mucho pensar lo encontré. Esto es lo que salvaría de 2020: vivir confinada dentro de este puto año me ha enseñado que el mal de muchos es peor, que la tragedia colectiva es devastadora y paralizante, que el dolor contagioso y viral, duele mucho más. Yo he aprendido que este año no habría sido tan terrible si solo me hubiera fallado a mí. Y ese aprendizaje vital voy a salvarlo.

A veces, cuando la vida te golpea y sientes que eso solo te sucede a ti… cuando no entiendes por qué sale el sol, por qué suena la música, por qué la gente sigue bajando las escaleras del metro o tomando un café. Cuando no comprendes por qué otros continúan viviendo como si la vida continuara… olvidas que formas parte de un todo, olvidas que lo que lo que sucede en tu contexto es clave para tu existencia.

He aprendido que, cuando la vida vuelva a golpearme en solitario y vea que otros siguen hacia delante, tengo que esforzarme por ser plenamente consciente de que su continuar es lo mejor que puede pasarme. Significa que cuando yo pueda volver a caminar al compás de mi reloj, no habrá ramas atravesadas cerrando el sendero y tapando la luz, porque otros, que pisan el mismo suelo, han mantenido el camino practicable y lo han hecho caminándolo.

Y quiero pensar que, cuando podamos abrir las puertas y desenmascararnos para un abrazo, sin más peligro que el de no querer despegarte del otro, será más intenso porque lo viviremos siendo parte de un todo y recuperar el aire, en modo contagioso, será mucho más aliviador. Nos deseo lo mejor en el año que estamos a punto de estrenar.

Queridos lectores, gracias, más que nunca, por vuestra compañía en un año de mierda. Y como el humor es curativo, les invito a ver mi despedida, repitan conmigo sin disimulo: 2020 te puedes ir a tomar…

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




15 Comentarios
  • Aynur Aynur 28/12/20 13:06

    Y GRACIAS a Raquel por crear este rinconcito de polémica. Respeto, mucho respeto....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Aynur Aynur 28/12/20 13:02

    AGRADEZCO el apoyo a mi reflexión. No hay nada que me conmueva más que la SOLIDARIDAD con la mayoría que no tiene, ni que me exaspere más que la queja simple y vanal. Ayer veía un documental sobre la superviviencia de especies en condiciones muy adversas, por supuesto en la 2, en la que destrozando la teoría darwiniana de que solo sobreviven los más fuertes, decía que sobreviven en condiciones límites, los que colaboran, las sociedades solidarias, los que se apoyan. Toda una lección. Nuestra pandemia ha traido división, polarización, desconocimiento, incomprensión, engaños. Ahí está el aprlamento como ejemplo. Una lástima. ¡¡Felices días venideros!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Evaus Evaus 28/12/20 00:54

    Eres un genio, no como se empeñan muchos iletrados una genia. Y me parece que hasta RAE deja eso de genios-genias; ministros-ministras. Muchas gracias por hacermelo pasar tan sumamente bien en un año que a tomar por el cu....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • FIngerlady FIngerlady 27/12/20 11:41

    Raquel...que haría yo sin tí...Feliz Año!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Teresa2020 Teresa2020 27/12/20 11:16

    Entiendo las objeciones, pero el artículo de Raquel me parece más un desahogo personal y existencial que una pretensión de abanderar o mostrar una causa. Lo que no excluye la razón de Ainur. Dos caras de la misma moneda. Si esta reflexión provoca lo escrito por Aynur, bebido sea. Un valor más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aynur Aynur 26/12/20 21:25

    DOS PREGUNTAS MAS ¿tantos meses llevas "tratando de encontrar algo realmente bueno en este puto año"? Y, perdón por la ironía, ¿la respuesta la has encontrado tu sola o te he ayudado alguien? Te deseo un próximo año muy feliz.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Aynur Aynur 26/12/20 21:21

    HASTA LAS NARICES de lo del año de mierda. Los años no son ni buenos ni malos. La vida no es mala ni buena. El tiempo no es ni bueno ni malo. ¿Porqué no hablar de lo que se ha aprendido y NO DEBEMOS OLVIDAR? ¿porqué no una reflexión seria, capaz, intelectiva de lo que nos ha traído hasta aquí? ¿porque no una crítica al desaforado consumo? ¿porqué no hablar de que todo se olvidará, cuando pase, para seguir igual?¿porqué no hablar de los efectos beneficiosos PARA TODOS de la pandemia? ¿porqué no contar que lo que nos jode es no poder consumir (bienes y servicios)? ¿porqué somos incapaces, cuando lo tenemos absolutamente todo, de quedarnos en casa? ¿porque echar de menos miles de abrazos, besos, y carantoñas, muchas veces hipócritas y de compromiso? ¿porqué no debatir sobre alternativas al modelo social que nos ha traído aquí? ¿porqué considerar y plantear esto como una guerra, una lucha, una batalla, (léxico bélico) contra el virus? ¿porqué no hablar y plantear, social y políticamente, que esa forma bélica de afrontar un problema es reflejo de como afrontamos (políticos y ciudadanos) nuestra realidad civil? ¿porqué es tan fácil hablar de mierda y no de responsabilidad y autocrítica? ¿porqué estamos deseando volver a lo de antes? ¿porqué la pandemia ha sido un golpe y no un aviso o una oprtunidad? No este año no ha sido un puto año de mierda, todos los años mueren millones de seres humanos en guerras, pandemias, catástrofes, o extrayendo minerales para nuestra tecnología. Solo que ahora nos ha tocado a los que tenemos las casa a 22 grados, a los que nos conectamos a internet, a los que tenemos un armario lleno, a los que llenamos restaurantes y bares, a los que próximamente devoraremos, también, insectos, a los que tenemos dos o más coches. No Raquel, no ha sido un puto año de mierda. Solo es la vida, la vida que sigue su curso mientras nosotros la devoramos y nos devoramos. Cuéntaselo a los niños que escarban en la basura para comer. Cuéntales tu año a los refugiados en los campos. Solo cuentan nuestros muertos, no los de otros. Solo cuenta nuestra curva de contagios no la de los desesperados. Y siento enormemente nuestras víctimas. Paz para ellos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    14

    • Decrepitus Decrepitus 28/12/20 09:46

      Hoy mi escrito no es para ensalzar la labor de la periodista,acertada en muchas ocasiones,lo que verdaderamente me ha llamado la atención es la opinión de Aynur.
      Llevo meses suscrito a esta publicación,reconozco que respondo en alguna ocasión y leo casi siempre las observaciones de los lectores,pues bien "como en botica,hay de todo" y me incluyo,pero la de hoy me parece completamente acertada,siempre he pensado que formo parte de una privilegiada minoría a la que no le ha faltado nada,más bien creo como Aynur,que esta pandemia me ha servido para constatar la cantidad de cosas que me sobran,y lo fácil que es olvidarnos de los millones de otras personas,que no han tenido la fortuna nuestra.
      No hemos aprendido nada,al contrario,creo que ha aumentado la crispación,(sólo hay que ver el hemiciclo),el egoísmo,la insolidaridad y la falta de respeto a las ideas de otros,los bulos y mentiras vertidas en todos los medios de ¿comunicación?,"manipulación más bien”,incluidas ese eufemismo que son "las  redes @sociales”,en fin,malos tiempos para la lírica...
      Gracias por tu opinión Aynur,que comparto al cien por cien.
      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • Furancho Furancho 26/12/20 22:12

      En la diana. Aplauso.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • Prometeo46 Prometeo46 27/12/20 10:13

        Si el aplauso es para el comentario de Aynur, me uno a él, porque en mi opinión ha sido aún más genial que el artículo de Raquel Martos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • MIglesias MIglesias 26/12/20 12:36

    ...por culo.
    Otra cosa buena de este año fue cuando dejamos de oír el Resistiré a todas horas, una semana más y termino en el frenopático.
    Ánimo y a por el 21.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Oveja Oveja 26/12/20 11:46

    Gracias por este artículo que nos muestra su generosidad y solidaridad. Desear que el sufrimiento sea propio y no de todos es un acto que la encumbra. Pero permítame que destaque un hecho muy positivo de este maldito año, o mejor dicho, hechos y a las personas que los han hecho posibles. Me refiero a las vacunas y al esfuerzo de cientos de científicos por crear un arma contra este puto virus en un tiempo tan corto. Eso me parece un hito en la historia. Por destacar a dos que me parece que representan muy bien a todos sus colegas, quiero nombrar a dos, Uğur Şahin y su esposa Özlem Türeci, él inmigrante turco, ella hija de inmigrantes turcos, en Alemania. Seres anónimos que merecen protagonismo, el que habitualmente se les niega. Y en el extremo contrario voy a poner a los políticos que ningunean a la ciencia, no permitiendo que tenga los medios necesarios para poder desarrollarse y evolucionar. Y ahí España tiene una gran deuda. Hay que acabar con esa postura, para que nuestros científicos no tengan que irse fuera a investigar y a trabajar dignamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • CinicoRadical CinicoRadical 26/12/20 11:39

    adaptarse

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión