X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Ultreia

Operación 'Illa president': el gestor de la peor pandemia para pasar página al procés

Publicada el 30/12/2020 a las 11:46 Actualizada el 30/12/2020 a las 14:26

Un absoluto secreto. Un selecto y reducidísimo número de personas sabían que Salvador Illa será el candidato del PSC a la Generalitat antes de que Yolanda González lo revelase en infoLibre con la exclusiva política de las Navidades. Los miembros del Gobierno, socialistas y morados, lo ignoraban por completo. Sólo unos pocos dentro del núcleo duro se enteraron y tan solo unas horas antes. Casi nadie lo sabía en el PSC. Cada detalle ha sido planeado a prueba de filtraciones durante meses y el proceso ha sido pilotado por Miquel Iceta con la ayuda de Moncloa. 

Hasta tres veces llegó a negar el aún ministro de Sanidad su propia candidatura cuando fue preguntado este mismo martes (¡este mismo martes!) en La hora de TVE. “Nuestro candidato será Miquel Iceta”.

La primera máxima fue seguir como si nada y así preservar el golpe de efecto de cara al Consell Nacional del PSC (su Comité Federal) que este miércoles da carpetazo a las listas. El propio Illa las ha diseñado como secretario de Organización y Acción Electoral, que catapultarán a este licenciado en Filosofía y ex alcalde de La Roca del Vallès como nuevo líder de facto del socialismo catalán. 

Tres puentes: Presupuestos, vacuna e Iceta

Antes de todo eso había que cruzar numerosos e importantes puentes, todos a una distancia prudencial de las elecciones del 14 de febrero. El primero de ellos era garantizar la estabilidad de la legislatura en España y, además, hacerlo sin provocar a ERC, que podría ver en Illa una amenaza de cara al electorado que no decida su voto en función de un “sí” o un “no” a la independencia. La aprobación definitiva de los Presupuestos, en vísperas de la Nochebuena, despejó ese obstáculo. 

El segundo de los puentes fue la vacuna, que en el Gobierno ven como un verdadero antes y después en la lucha contra el covid-19 que posibilita un cambio en Sanidad sin que parezca una deserción en plena pandemia. Con la vacunación en marcha (“el principio del fin” de la amenaza, en palabras de Illa), el ministro de Sanidad puede abandonar un cargo al que llegó por sorpresa (hasta para él mismo) y dejar paso a otro, u otra, seguramente de perfil más técnico. La foto de Araceli en la residencia Los Olmos de Guadalajara franqueó esa meta volante. 

El tercero y último de los puentes era el del propio Iceta. Nada podía hacerse sin él y todo debía hacerse con él. El líder del PSC, que aspiró a presidir el Senado tras las elecciones de abril de 2019, llevaba meses rumiando esta posibilidad y ha pasado de estar convencido de que debía presentarse a las elecciones por responsabilidad con su partido y con Cataluña a convencerse de que lo responsable era, en realidad, proponer a un cabeza de cartel incluso mejor que él. Por el camino, una pregunta se coló en el CIS, el PSC se hizo con sondeos internos y Moncloa con los suyos propios. Las cuentas salían. El cambio no sólo era posible sino también conveniente. 

Iceta es un político extremadamente capaz, pero lleva más de 20 años en el Parlament, casi 35 en las Ejecutivas del PSC y los últimos y abrasadores seis como líder del partido en los episodios más intensos del procés. Hace tiempo que más de una luz roja se encendía en el cuartel general de los socialistas catalanes cada vez que Meritxell Batet primero e Illa después batían a su propio líder en algunos indicadores demoscópicos clave. 

Tres claves: Cataluña, el PSC y el Gobierno central

La primera clave de este golpe de efecto, es, pues, catalana. En forma de relámpago, el PSC pretende mejorar el ascenso que ya pronostican las encuestas, que brindan al partido la lucha por la segunda plaza. El revulsivo Illa podría mejorar sus expectativas y crear una ola de cambio que aproveche el agotamiento del actual Govern (deshecho por el odio entre sus dos socios), la falta de rumbo del procés independentista, el agujero electoral de Ciudadanos y la amenaza de la irrupción de la ultraderecha en Cataluña. 

El PSC aspirará ahora a ganar las elecciones gracias a una palabra: gestión. La de los problemas reales, la de la salud, la de crisis graves, la que se ahorra pretendidas “jugadas maestras” o estridencias espectaculares. En el cuartel general de los socialistas catalanes creen que, con esos mimbres, ganar las elecciones en Cataluña es una posibilidad real. 

La segunda clave es la inmediata y, en principio, limpia y ordenada sucesión en el PSC. Illa se convertirá, como líder del partido en el Parlament, en el líder de facto del socialismo catalán cuyas riendas ya tiene bien tomadas como secretario de Organización. Iceta no tendrá escaño y, además, con él mantiene una excelente relación que le ha llevado a confiar en él candidatura y partido. Al próximo congreso Illa llegará con una posición cómoda y muchas posibilidades de batir a cualquier contrincante, si lo hay. 

Por último, está el Gobierno central. La marcha de Illa abocará al Ejecutivo de Pedro Sánchez a una crisis de gobierno, mayor o menor, que comenzará con la difícil tarea de sustituir al actual titular de Sanidad. ¿Un perfil político, como el de Illa, que contra pronóstico superó la gestión de la peor pandemia sanitaria en un siglo o un técnico que tenga una acreditada trayectoria en la epidemiología o la gestión sanitaria? Esa será la primera incógnita que Sánchez deberá despejar. Pero la remodelación podría dar para más e incluso hacer realidad las insistentes quinielas que desde que Sánchez es presidente han colocado a Iceta en el Consejo de Ministros. Su presencia en el Gobierno podría dar un nuevo impulso a la segunda parte de la legislatura, marcada por el reto de construir una España federal y reordenar la dinámica y afectos territoriales, desde el ámbito competencial al de la administración.

Más contenidos sobre este tema




22 Comentarios
  • toscane toscane 02/01/21 09:49

    Quiero agradecer a D. Salvador Illa su gestión de la pandemia. Gracias señor Ministro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • rastrover rastrover 01/01/21 18:12

    Me parece totalmente equivocada la decision de Pedro Sánchez de designar a Illa candidato a las elecciones catalanas. A mitad de una pandemia tan dura no se puede cambiar al ministro de Sanidad, que lo estaba haciendo bien y conocía la situación a fondo, para nombrar a un nuevo ministro/a de Sanidad que tendrá que partir prácticamente de cero y nombrar su propio equipo para hacer frente a una situación tan delicada y con los contagios disparados. No me lo esperaba de Pedro Sánchez, pero ha demostrado que al igual que al PP le interesan más la política y los votos que la salud de la gente y la vida de las personas. Muy decepcionante por no decir preocupante.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    2

  • deabajo deabajo 01/01/21 11:06

    Siendo un ministro que le ha tocado lidiar con la pandemia del Covid y la de la oposición, me parece que ha resistido bastante bien. Su formación filosófica ha sido un punto a su favor.
    En su debe, y aunque se le llenaba la boca de defensa de lo público, está no haber derogado la Ley 15/ 97 de privatización de la Sanidad, lo que permite a PP y PsoE seguir privatizando. Si le hubiera preocupado lo público hubiera puesto millones de euros y sificiente personal para desarrollar la vacuna del CSIC, pero, claro, se hubieran enfadado los emporios farmacéuticos.
    Creo que no basta con ser buena persona, creo que, además, hay que demostrarlo. Pero para eso hay que enfrentarse a los poderes fácticos, e Illa, ni lo ha hecho en el ministerio ni lo va a hacer en Cataluña.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • mcjaramillo mcjaramillo 31/12/20 19:56

    Illa es el mejor candidato que podía elegir el PSOE para ganar las próximas elecciones catalanas. Posibilidades tiene.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Coronel Dax Coronel Dax 31/12/20 13:15

    Hasta ahora la división en bloques Independentistas – Españolistas parece bastante más firme en Cataluña que la que define los bloques Izquierda- Derecha. Las líneas de posibles cambios de voto a mi modo de ver se pueden producir entre PDCat y ERC, entre ERC-Comuns- CUP, entre Comuns-PSC, entre PSC-C's y entre C's-PP-Vox. No veo apenas opciones de trasvase entre ERC-PSC, porque pertenecen a mundos divididos por una trinchera todavía insalvable; desde luego esto es así desde que fueron invitados a dejar el PSC los militantes más catalanistas y desde que el procés cavó muy hondo esa trinchera, por la que solo transitan cerca Els Comuns, único partido que puede perder o ganar votos por ambos lados.

    La apuesta por el Sr Illa se venía venir desde hace mucho tiempo. Es una persona que tiene sus virtudes, en especial ese seny de no perder la compostura frente a las críticas. Tiene un aire que recuerda mucho al malogrado Ernest Lluch. Parece que tiene muy buena imagen entre los simpatizantes de Els Comuns, así que es muy probable que sea en ese electorado donde pretenda hincar el diente esta operación.

    Y esto es así porque es el único electorado que no tiene medios de comunicación que le defiendan. Es fácil ver que el Sr Illa no tiene buena imagen entre el electorado de derechas (donde le llaman “el filósofo”, de manera despectiva), pues ha sido una de las dianas de las críticas de sus medios. Y es fácil comprobar que los inconvenientes de la operación Illa son aireados por los medios soberanistas (lean la columna de José Antich en El Nacional.cat y podrán ver unos argumentos contra Illa bastante más contundentes que los que esgrimen las derechas).

    El PSC morderá también del pastel de C's, pero este mordisco solo es una recuperación de un electorado que siempre ha sido suyo (el famoso cinturón rojo de BCN), salvo el espejismo de las anteriores elecciones en las que una parte se les fue a C's, por obra y gracia del procés, y por una imagen de C's más a la izquierda de la que tiene ahora.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • Coronel Dax Coronel Dax 31/12/20 13:17

      En consecuencia, solo veo dos opciones de Presidencia del Govern: O lo hace ERC o lo hace PdCat (no descarto la sorpresa de un nuevo sorpasso). Y esto es así porque la mayoría soberanista parece cantada. Es imposible que PSC consiga lo que consiguió C's, agrupar todo el voto españolista. Si PdCat supera a ERC parece que de nuevo sería PdCat quien gobierne, bien que con una fórmula agotada. Si ERC queda delante de PdCat es este partido quien tiene la llave de la presidencia de la Generalitat, con independencia de que el PSC pudiera llegar a superarlo en escaños. Simplemente porque ERC puede jugar a dos bandas y eso le garantiza la presidencia. Si los números dan (cosa no tan obvia, a mi juicio) el gobierno más probable sería un tripartito de izquierdas, pero en solitario ERC o bien con una coalición ERC+Comuns en el Govern. El apoyo de PSC lo veo desde fuera, puesto que todavía no están los ánimos bastante desinflamados.

      Y por ello me parece que el señor Besteiro, no sé si de forma consciente o inconsciente, se apunta a una operación publicitaria. No otra cosa es el eslogan “Illa president”, que no tiene ninguna posibilidad salvo vuelco electoral que, en principio, no es realista, dadas las encuestas. Y la hipótesis Illa candidato era demasiado obvia para que los partidos rivales, por muy mediocres que sean sus estrategas, no la estuvieran contemplando como una opción, por muy en secreto que se haya mantenido.

      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • GRINGO GRINGO 31/12/20 10:06

    El Ministerio de Sanidad seguirá la senda marcada, como no puede ser de otra manera, y sobrevivirá, porque de hecho ha sobrevivido hasta a Ana Mato..

    Son políticos, él (Illa) e Iceta, y están a lo que mande el partido, si se lo comunican o no antes de que intervenga en directo, son ganas de ponerle en ridículo y generar la duda sobre sus verdaderos intereses personales, NO de sus votantes.

    Lo que más me ha sorprendido del nombramiento, es la capacidad de Miquel Iceta para acoplarse donde le digan, a eso se le llama "fidelidad"...????

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • LF LF 31/12/20 08:48

    Desde el oriente peninsular, lo que deseamos muchos es acabar con el "mal sueño" , si este movimiento de personas, ayuda a apaciguar los ánimos, y volver a vernos todos como lo que somos, hombres de paso, que único que nos dejan a los de infantería es ver como podemos convivir en este Planeta, ya que olvidamos que solo tenemos lo que hemos dejado de este, y que debemos caber todos, pues bien venga. Algunos se olvidaron un día que formamos parte de la EU, y que ciertas aventuras eran tan solo producto de la imaginación, a sabiendas que estaban condenadas al fracaso.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • Mirandero Mirandero 31/12/20 08:16

    Muy mal se harían las cosas si la lucha contra esta maldita enfermedad solo estuviese en manos de una persona. Por más que le pese a más de uno, Fernando Simón es un valioso activo en esta lucha, a pesar de aciertos y errores. Por otra parte, la persona que se baraja para sustituir al ministro de Sanidad, la actual ministra de Política Territorial, Carolina Darias, tiene sobrada experiencia en la gestión de la pandemia, sobre todo, en las últimas semanas, acompañando al ministro de Sanidad en las reuniones mantenidas con los presidentes autonómicos; ha estado en casi todas las interterritoriales, también en la crisis con Madrid y su presencia en las ruedas de prensa con Illa es habitual. Por esta razón, no hay ningún problema en que siga adelante una decisión que fue tomada al principio de la legislatura; esto es, designar a Salvador Illa como candidato del PSC a la presidencia catalana.

    La «relación» de Cataluña con el Estado hace ya tiempo que se convirtió en un problema de difícil solución. Las gestiones llevadas a cabo por el Partido Popular en este sentido ha sido más la de echar gasolina que la de apagar fuegos. Quizá sea hora de intentar solucionar de forma seria, sensata y dialogada este serio problema, y la acertada elección de Salvador Illa por el partido socialista va en esta dirección.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • gualdo gualdo 31/12/20 01:11

    Jugada maestra, a mi modo de ver. Con Iceta en el gobierno e Illa presidiendo el Govern se daría un buen impulso a un país de consenso en materia territorial. Discúlpenme los independentistas catalanes, pero uno que no cree en la permanente confrontación entre Catalunya y el resto del estado, país, o lo que prefieran ustedes llamar. Lo que quisiéramos ver algunos es a los catalanes contribuyendo a la remodelación del país como un todo, porque los más constructivos tienen buenas ideas y aportan muy importante cultura. Sin quererlo, la derecha admite la gran labor de Illa como Ministro, al deplorar su natural vuelta a Catalunya. Gracias Ministro Illa por su labor.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    20

  • ordovas ordovas 31/12/20 00:56

    https://www.juntademocratica.com/

    Para dar la voz y el poder al ciudadano, hay que plantar a la partitocracia.
    El ciudadano no tiene acceso al poder, no puede elegir a nadie, los políticos son elegidos por los líderes; los legisladores se deben a la disciplina del líder. La gente no puede elegir a personas, solo a los políticos que diga el líder.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    1



 
Opinión