X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
@cibermonfi

Fascismo en Washington

Publicada el 07/01/2021 a las 09:39 Actualizada el 07/01/2021 a las 10:36

La pinta de la horda que ayer asaltó el Capitolio de Washington lo decía todo. Con sus uniformes paramilitares, las banderas de la Confederación sudista junto a las de las barras y estrellas y una abrumadora presencia de varones blancos, los asaltantes del Capitolio presentaban su carné de identidad: venían de esa América profunda de la Biblia y el fusil, de las milicias patrioteras y ultraderechistas, de la fe en el líder carismático y del odio a la pluralidad y la modernidad donde, con la complicidad del ala más conservadora del Partido Republicano, ha ido germinando en los últimos lustros la contemporánea versión estadounidense del fascismo.

Si el fascismo clásico italiano tuvo en 1922 su Marcha a Roma y el nazismo alemán tuvo en 1933 su Incendio del Reischstag, el fascismo estadounidense del siglo XXI tuvo en el día de los Reyes Magos del año 2021 su propio episodio histórico. Que el asalto violento al Capitolio de Washington no triunfara, no le resta un ápice de gravedad a la intentona. Una turba enfebrecida intentó imponer su voluntad política mediante la violenta ocupación de la sede del poder legislativo nacional.

Y si Italia tuvo a Mussolini y Alemania a Hitler, Estados Unidos tiene a Donald Trump para confirmar que los delirios autoritarios y nacionalpopulistas pueden obtener un amplio apoyo popular en períodos de crisis de los valores racionales y democráticos. Las cosas no son nunca iguales, por supuesto. La principal peculiaridad del estallido del fascismo en Washington del día de Reyes estuvo en que fue alentada explícitamente no por un politicastro que aspirara al poder, sino por uno que se resiste a dejarlo tras haber perdido en noviembre las presidenciales por varios millones de votos de diferencia.

Ya sabíamos que Trump no iba a aceptar su derrota. Lo reiteró en la mismísima campaña electoral cuando repitió hasta la saciedad que el único resultado que aceptaría sería su victoria y que denunciaría como fraude un resultado que no fuera este. Lo reiteró en pleno recuento de los votos a comienzos de noviembre. Y lo ha intentado poner en práctica en las últimas semanas con abiertas y obscenas presiones a legisladores, gobernadores, jueces y hasta su propio vicepresidente para que invalidaran la victoria del demócrata Joe Biden. Iniciado ya el año 2021, a dos semanas del momento del relevo en la Casa Blanca, le quedaban dos recursos: el golpe militar y la insurrección callejera de sus partidarios. Quizá ya haya intentado lo primero, quizá algún día nos enteremos de que pidió una intervención golpista a tales o cuales generales. Lo seguro es que ha puesto en práctica lo segundo, con su llamamiento a la acción directa de sus partidarios congregados en Washington para que impidieran por la fuerza la ratificación parlamentaria de la victoria de Biden, algo que en cualquier lugar y momento no tiene otro calificativo que el de golpe de Estado.

¿No van a tener ningún tipo de castigo la apología y la práctica del rechazo a la legalidad democrática evidenciadas por Trump? La lógica más elemental hace pensar que un puñado de policías, con un mandato judicial o parlamentario, deberían presentarse hoy mismo en la Casa Blanca para arrestar al individuo que ha intentado violar la voluntad democrática del pueblo estadounidense, ofreciendo a la par al resto del planeta la penosa imagen de una república bananera. No creo decir ningún disparate: algunos analistas citan ya al otro lado del Atlántico un posible impeachment o la aplicación de la Enmienda 25 de la Constitución estadounidense.

Trump empuja a Estados Unidos al Día de la Bestia”, escribí aquí mismo el pasado 4 de noviembre, cuando el tipo del pelo y la cara del color zanahoria se proclamaba ganador de los comicios presidenciales pese a que aún no hubiera culminado, ni mucho menos, el recuento de los votos. Supongo que mi comentario les parecería exagerado a aquellos que sobrevaloran la democracia estadounidense porque solo la conocen a través de las películas y series televisivas. Y también a los abundantes Chamberlain y Daladier de nuestro tiempo que siempre están ninguneando el peligro de los fascismos de nuestro siglo con melifluos comentarios sobre la solidez de las instituciones y llamamientos al consenso blandengue. Pues no, amigos, el fascismo existe, es muy peligroso, solo respeta las reglas del juego cuando le hacen ganador y, como en los años 1930, se las salta cuando le place.

El fascismo tiene ahora en Estados Unidos el rostro de Trump, del que algunos de esos Chamberlain y Daladier dijeron que se “moderaría” con el ejercicio del poder, sin recordar que la ultraderecha jamás lo ha hecho cuando ha gobernado, y al que otros solo condenaron como “loco” sin recordar que Hitler también lo estaba sin que ello le hiciera menos peligroso. Ustedes conocen cuáles son los rostros del fascismo en este lado del Atlántico, no minusvaloren su peligro.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




49 Comentarios
  • Epi Epi 11/01/21 08:55

    A mí, visto lo visto y leído lo leído, sólo se me viene a la cabeza el refrán: " Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar (pelar), echa las tuyas a remojar". Gracias, Valenzuela, por abrir el debate.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ijon Tychi Ijon Tychi 09/01/21 17:09

    A ver, Sr Valenzuela, lo primero quiero dejar claro que usted me cae bien y me gusta leerle, pero hay algo que me sorprende de usted: avisa de que pueden pasar cosas pero cuando pasan parece usted sorprendido, valga la redundancia. En el caso concreto que nos ocupa, el fascismo en Estados Unidos es secular. El KKK surgió tras la guerra civil americana, 1865-1869, si no recuerdo mal. Tanto en la primera guerra mundial como en la segunda, la política de no intervención se impuso hasta que no se pudo mantener. No recuerdo qué fue en la primera, pero en la segunda fue el ataque a Pearl Harbour. Recordemos que uno de los más grandes héroes americanos, Charles Lindbergh, era filonazi declarado. Los negocios de los grandes consorcios americanos con los nazis retrasaron la entrada en la guerra varios años. Quien se sorprenda de la "explosión" fascista en Estados Unidos no tiene ni p*** idea de cuál es la historia de ese país

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • GRINGO GRINGO 09/01/21 10:36

    Por algo se dice que "el hombre es el único animal que tropieza dos veces sobre la misma piedra".

    El fallido Golpe de Estado, porque hay que denominarlo así y no dejarse llevar por los que tratan de quitar importancia al hecho, como si la importancia sólo se la diera un tanque, es un aviso a navegantes de lo que puede pasar en cualquier país "de sangre caliente".

    España no está exenta de éstas tentaciones, hace poco hemos conocido que tenemos unos cuantos prostáticos militares abogando por fusilar a 26 millones de hijos de puta, mientras Margari les mira con desdén y les riñe "a su manera", no seáis malitos que os quitamos las medallitas y el ponche de Navidad, dejar que los 120.000 efectivos sigan haciendo su "labor humanitarias".

    Cuando quiere "El Sistema" se aplica con dureza, que se lo digan a titiriteros, raperos, actores, y un largo etcétera, por eso ahora sorprende la reacción de muchos representantes de los ciudadanos por su moderación en España, y porqué no decirlo, también en Europa.

    Si no se atajan con dureza éstas "intentonas", se volverán a repetir, total que pueden perder.......???, si les sale mal, cachetito, si les sale bien, los Reyes del Mambo y todos a sus pies.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • jagoba jagoba 09/01/21 08:55

    Egunon.
    El problema no es Trump, que es un payaso.
    El problema es que hay un grupo de señores fascistas, con la suficiente fuerza para poner a un payaso de presidente del imperio. Esos sí que son peligrosos .
    En España, Casado, Ayuso, Abascal, Arrimados son unos payasos. Los que los han puesto ahí con ese mogollón de votos son los peligrosos .
    ¿Si a mono lo hartas de ron y le das dos ametralladoras, quién tiene la culpa de los muertos ? ¿Los monos o los cabrones que les han dado las armas y un cursillo de como manejarlas?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • gualdo gualdo 08/01/21 20:42

    Afortunadamente, no existe en nuestro país un tipo fascista tan carismático como Trump. No hay un líder peligroso, porque son todos unos memos. Por ello, yo creo que estamos a salvo. Si llega algún día, lo sabremos todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Cuatro Puertas Cuatro Puertas 08/01/21 13:59

    Pues, la tan cacareada democracia estadounidense, es la que está desde hilo tempore (me parece que se escribe así) exportando "su" democracia a diestro y siniestro. Tiene su fascismo, al que alimenta bien y, no olvidemos al ku kux klan...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Valldigna Valldigna 08/01/21 12:07

    Valldigna.Gracias por su artículo.Claro que tenemos la extrema derecha y lo que hay que hacer es aislarla , lo malo es que tienen sus voceros y estómagos agradecidos.Siempre quedan periodistas como usted que denuncian.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • bidebi bidebi 08/01/21 12:01

    5. Como sabemos desde hace tiempo y como pudimos comprobar ayer, la nueva ultraderecha no sólo la encarnan señores con tricornio o rapados con esvásticas, sino también frikis que juegan a salvar la patria creyéndose paramilitares desde el ordenador de casa. Hay que hablar claro: el fascismo ha sabido dar cobijo a lo más bajo (no económica ni socialmente, sino éticamente hablando) de la sociedad. Por primera vez en una generación, el más tonto de la clase, el más violento del barrio, el más homófobo de la familia, el más racista de la oficina, no esconde sus miserias, sino que las muestra con orgullo. Gracias a la nueva ultraderecha, que ha acogido de brazos abiertos a los elementos más bajos de la evolución humana, estos han descubierto que no están solos. Ni en Estados Unidos ni en España. Hoy, el Torrente de Santiago Segura no sería una parodia, sino un concejal más de cualquier ayuntamiento del país.
    6. La derecha española volvió a retratarse ayer frente a un acontecimiento de envergadura. Si la conservadora Ángela Merkel, si los mismos miembros del Partido Republicano de Trump condenaban sin matices lo que ayer sucedió, los representantes del trifachito español se dedicaron al ridículo de hacer piruetas comparando un asalto a la soberanía nacional de Estados Unidos con las manifestaciones del 15M o con las protestas feministas frente al parlamento andaluz tras la llegada de Vox. El asalto de Tejero al Congreso fue ayer la única comparación que a la derecha española no se le ocurrió para el símil con lo que estaba pasando en Estados Unidos. Las derechas europeas o la norteamericana tienen una diferencia clave con la derecha española en lo que respecta a su relación con la democracia que les hace saber diferenciar protesta legítima y golpe de Estado fascista. Ni el partido de Merkel, ni el Partido Republicano de Estados Unidos fueron fundados por ministros reciclados de una dictadura. A día de hoy, esto se sigue notando.
    Gerardo Tecé

    HTTPS://CTXT.ES/ES/20210101/FIRMAS/34655/TRUMP-USA-CAPITOLIO-ASALTO-TRUMPISMO-GOLPE-ESTADO-GERARDO-TECE.HTM

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    14

    • Arkiloco Arkiloco 08/01/21 15:10

      Me parece muy feo esto que haces Bidebi y que otros y otras hacen a veces. Puede ser que no tengas verbo o escasa capacidad para opinar con seguridad y criterio pero me parece muy chungo e improcedente copiar lo que escribe un opinador en otro medio y chutarlo aquí. Bastaría con un link como recomendación para el que quiera leerlo y a lo que se recurre en exceso como recurso de autoridad y, a la vez, reconocimiento de sus carencias. Que hable otro por mí. Me parece feo, improcedente y una falta de respeto a los opinadores y periodistas de este medio. Es como decir, "Valenzuela, tome nota, esto es lo que va a misa y porque me gusta a mi". A Gerardo Tecé lo podemos leer en Ctx, a Javier Marias en EP, a Zarzalejos en El Confidencial y a Artal en eldiario.es. Una cita vale pero copiarnos el artículo...Imagina Bidebi que esto se convierte en práctica y que todos opinamos con lo que escriben otros en otros medios. Si no sabes que decir, calla pero no faltes al respeto a los columnistas y a los comentaristas que opinan con sus voces, medios y capacidades. Es mi opinión y espero que no te moleste.

      Responder

      Denunciar comentario

      13

      5

  • bidebi bidebi 08/01/21 11:59

    El payaso del asalto al Congreso español sería Tejero. El payaso del asalto al Capitolio americano sería el indio de los cuernos.
    Pero si comparamos el proceder, antes y después, de las máximas autoridades que estaban por detrás de los asaltos, quizás también haya semejanzas.
    Conocer previamente el asalto, estimularlo, aleccionarlo y esperar el resultado.
    A las horas, cuando ha fracasado y ha resultado ridículo, desvincularse de la payasada, condenarla y presentarse como demócrata.
    ¿Hay semejanzas en el proceder de las dos máximas autoridades?.
    ¿Terminará también Trump exiliado ante la amenaza de ser procesado?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Canija Canija 08/01/21 07:48

    Gracias Javier por tu lucidez y claridad

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7



 
Opinión