X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muy fan de...

Colarse para la vacuna, 10 en la escala 'chunguer'

Publicada el 23/01/2021 a las 06:00

Uno puede ser chungo, bastante chungo, muy chungo, súper chungo o mega chungo. Y si medimos la magnitud de los terremotos de acuerdo a una escala logarítmica, bautizada en honor a un sismólogo llamado Francis Ritcher, para medir los grados de “ser chungo”, deberíamos crear otra escala: la escala chunguer.

Ahora que, lejos de vernos cerca del final de la angustia, comprobamos que el cieno vuelve a taparnos hasta el cuello, están aflorando gestos muy, pero que muy chungos.

Sí, me refiero a “aquellos y aquellas que se cuelan en la fila de las vacunas”. Dicho así suena a chiste, pero no tiene ni un “culillo” de gracia, palabro de la semana.

Colarse, en general, es un hecho ruin, un vicio muy cutre de algunas personas, con tal afición por saltarse el orden, que se arrastrarían como Rambo por el barro, con el machete entre los dientes, con tal de llegar antes que los demás a la cola del parking.

Hay quien se cuela en la cola de las cajas del súper, que le falta encestar la sandía desde 6’75 metros para hacer un triple y que le cobren antes; quien se cuela para que sus hijos se monten primero en los caballitos, que igual los niños están llorando porque en realidad querían ir a las camas elásticas; quien se cuela en el chiringuito de la playa, siendo este el único sitio en el que vale la pena esperar un rato a la sombra, para que no se te achicharren los pies como dos chorizos parrilleros; hay quien se cuela en la fila del baño de la discoteca para perfilarse los labios; quien se cuela en el cine, aunque estén las butacas numeradas, ¡pero si hay gente que se cuela en la cola de comulgar, delante de todo Dios!

Pero hay colas y colas, y la de la vacuna es una cola diferente a todas las demás. Porque es la única fila que nos conduce a la esperanza en un momento de máxima desesperación. Porque simboliza el fin de la tragedia, el despertar de una pesadilla, el inicio de una vida que se parezca más a la vida que nos parecía vida, sin miedo a respirar o a que te respiren cerca. Porque de momento, no hay otra.

Colarse en esa fila, por delante de quienes van antes –por razones que no hace falta explicar– es un gesto ruin, desalmado y egoísta que no se justifica de ningún modo.

Y ya, si quienes lo hacen se supone que son “servidores públicos”, muestra una total falta de consideración y desprecio por la labor que desempeñan y por las personas a las que representan.

Si colarse pensando “no creo que me pillen” es ruin, ¿qué podemos decir de quienes cuando los pillan, se quedan tan anchos o tan anchas, en modo “porque yo lo valgo”?

O que se pongan a lanzar argumentos tipo “yo no quería, porque las vacunas no me gustan”, siendo consejero de Sanidad, ojo. O que esgriman excusas peregrinas para lo inexcusable, “es que las iban a tirar”, como si la única posibilidad para darle uso, de no habértela puesto tú, fuera venderlas en Wallapop, canturreando el jingle publicitario de:

♪ “¡Oye, qué vas a hacer con eso si no lo usas!” ♪

Y luego ya lo de “si ellos no dimiten, nosotros tampoco” es una cutrez “de partido a partido” –y no en el sentido en que lo acuñó El Cholo–. “Impunidad de rebaño”, un concepto muy utilizado en estos días en las redes sociales, que me parece acertadísimo. Entre tanta frescura, hasta las de Pfizer podrían conservarse sin nevera.

Señores y señoras de todos los partidos, representantes de ciudadanos que están hartos, fatigados, quemados, desesperados, que hacen un esfuerzo diario por tirar hacia delante en vez de hacer lo que pide el cuerpo, que es de tirar la toalla. Si ustedes han pasado por la cola de las vacunas sin que les tocara, pasen por la cola de dimitir, que esa caja está todavía prácticamente vacía. Y los que ya han pasado lo han hecho “obligados por el ruido”… tela.

Y a todos los que se han colado, sean o no políticos, colarse en la fila de las vacunas es muy chungo, es grado diez en la escala chunguer.

Ojalá los científicos –que ellos sí se han dado prisa en hacer su trabajo para encontrar la única salida– puedan ponerse ya a buscar la vacuna contra el morro y el egoísmo sin miramientos, que esos virus tampoco los fumigamos.
 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




25 Comentarios
  • Damas Damas 25/01/21 23:49

    ¡Cuánto me ha gustado esta columna, fenomenal!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Damas Damas 25/01/21 23:49

    ¡Cuánto me ha gustado esta columna, fenomenal!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • 74camilo 74camilo 24/01/21 11:24

    Bravo Raquel!! Muy bueno lo de la IMPUNIDAD de rebaño!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Babette de Vries Babette de Vries 23/01/21 21:51

    ¡Menos mal, que con esto de la pandemia iba a salir lo mejor de nosotr@s! Era tan bonito cuando dábamos palmas en los balcones. ¿A las ocho? Ya ni me acuerdo...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • Androide paranoide Androide paranoide 23/01/21 22:12

      Los Cayetanos y demas ralea, no pueden sacar lo mejor, simplemente porque no tienen nada bueno que sacar.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • JCFR JCFR 23/01/21 19:42

    Columna " Peridiana".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Harry Treleaven Harry Treleaven 23/01/21 17:21

    Raquel: Celebro tu columna de hoy. Discúlpame la libertad del tuteo. Tomo mi puesto en la fila de felicitantas/es (palabro también) para dejar mi voto con todos los dedos de mis manos hacia arriba. Preciso el hecho de no querer colarme que no es otro que evitar poder ser calificada/o de ruiz -ruiz, digo bien parafraseando al ínclito señor de la plastilina- que ganas de colarme… a toneladas porque para chunguer, yo-mi-me-conmigo. Bien lo sabe el Dios que concede la impunidad de rebaño mediante los votos (y ahora me acuerdo de Arbillaga) a puñados de la sufrida clientela ante las urnas. ¿Hay premio para quien encuentre el epicentro del seismo? Con la escala de 'Carlos Paco' Richter en la mano se ha podido ver la hermosa ciudad de Madrid bajo los efectos giga y hasta tera chunguerianos. Ahí, ahí tenéis el epicentro.
    Espero que no te asalte la idea de tirar la toalla.
    Salud para la gente decente.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • M.T M.T 23/01/21 14:46

    Que sí Raquel, que el distrito chunguer lo encontramos por doquier, en esta España nuestra tan nuestra, tan de pícaros y del " p'a mí primero y olé"
    ¿ P'a los demás qué? : el derecho al pataleo.
    Triste y muy certera, Raquel. El asuntillo te ha dado para un excelente artículo, como todos los tuyos. ¿ Cómo no ser muy fan? Lo soy, hoy especialmente enrabietada ante la pandilluqui de los chungers y los irresponsables fiesteros, esos en discotecas sin mascarillas y etc.
    Saludos. Buen día.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • abitalola abitalola 23/01/21 13:42

    Lo que no entiendo es cómo no les imputan por corrupción ( utilizar tu cargo público pa beneficio propio) y por atentado a la salud pública ( por ir en contra de la Salud d todos ) y por supuesto, cesarlos e inhabilitarlos  de por vida para cargo publico

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • AMP AMP 23/01/21 12:48

    Pues sí, tienes toda la razón, Raquel.
    Solo hay un problemilla: erradicar las viejas y añejas constumbres no es tarea fácil al parecer, en este país nuestro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • PedroLibre PedroLibre 23/01/21 12:14

    Me ha encantado lo del "morromoto grado diez en la escala Chunger". Una columna muy divertida a la par de afilada y acertada. Un 10 para la columnista Raquel Martos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    11

    • PedroLibre PedroLibre 23/01/21 12:28

      Yo, a todos y cada uno de esos morreras recalcitrantes que se han colado para recibir la primera dosis de la vacuna, no les pondría de nuevo las dos dosis que les corresponden hasta justo delante de los negacionistas, y además, les haría pagar la dosis recibida indebidamente de su propio bolsillo con foto ilustrada del momento.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      12



Lo más...
 
Opinión