X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muy fan de...

El dolor no es virtual

Publicada el 06/02/2021 a las 06:00

Estaba comiendo frente a la tele sin prestar atención y el paso a una crónica me hizo dar un respingo en la silla: “Un hombre se encuentra con su esposa fallecida gracias a la realidad virtual”. Levanté la mirada y vi a una pareja bailando. Él llevaba unas gafas para bucear… en el mar de las representaciones visuales.

Las imágenes pertenecían a I met you, un programa de la cadena televisiva surcoreana MBC. Contaban que aquel hombre había perdido a su mujer cuatro años atrás y tenía el deseo de “reencontrarse” con ella.

Durante meses, un programa de inteligencia artificial trabajó en la recreación. Adaptó los movimientos y los gestos de una actriz al rostro y el cuerpo de la fallecida y el gran día, en el plató, ambos se acariciaron con guantes virtuales y bailaron un vals.

Dicen que los hijos se oponían al show televisivo pero que finalmente aceptaron ir. Los niños asistieron como público al baile entre su padre y “su madre virtual”, primero sorprendidos y después llorando a mares.

No era la primera experiencia de este tipo. En 2020, el mismo programa “reunió” a una madre con su hija fallecida de siete años.

Dejé el tenedor analógico en el plato y me puse a gritarle a la tele, como mi abuela: “¡Pero vamos a ver!”.

“Pero vamos a ver” es la expresión que utilizo cuando no puedo verbalizar todo lo que pasa por mi cabeza, porque me he quedado atascada en la perplejidad.

Y, al igual que sucede con cualquier otra expresión, su dureza o su ternura depende del tono al pronunciarla y no lo dije gritando  –no como cuando se cuelan alcaldes, obispos, consejeros, gerentes y otras fuerzas vivales en lo de la vacuna, que vocifero: ¡¡¡¡¡Pero vamos a ver!!!!!–. Lo dije con tristeza, con compasión y con cierto disgusto, sé que lo que mueve a un espectáculo televisivo es, por encima de todo... el espectáculo. Y el que se construye con el dolor, duele.

Y el dolor no es virtual. No se calma con un abrazo con gafas de inmersión en las representaciones visuales. El dolor duele, desgarra, paraliza, roba el aire, arrebata la fuerza, hiela la sonrisa.

Sentimos dolor y nos aguantamos, perdemos a las personas que le dan sentido a la vida y aprendemos a vivir sin ellas. El dolor forma parte de nuestra vida porque no nos han dado otra opción, si pudiéramos elegir… ¡una mierda iba yo a pedírmelo por gusto!

No creo que el dolor se pueda paliar con un abrazo que le das a una actriz que parece “ella”, aunque logren reproducir su olor, el tacto de su piel y cada imperfección que le hacía única. Aunque consigan el grosor exacto de su pelo y ese dedo medio torcido o la uña estriada, no es ella. No es más que un sueño que se desvanecerá cuando suene como un despertador la cortinilla musical que da paso a la publicidad.

Recuerdo la frustración en mi alma juvenil cuando vi Ghost, en los 90. Claro, era una putada que la ilusión de recuperar lo irrecuperable se desvaneciera así, sin más, como un bocado de algodón de azúcar. En aquel momento no entendí que aquella peli lacrimógena era un presagio de lo que sería el futuro virtual, nuestro presente.

Vivimos en tiempos “virtuales”, tratamos de atrapar con la tecnología lo que no nos atrevemos a que nos entre por la piel hasta el corazón. Pintamos la felicidad con filtros de Instagram, nos reafirmamos con likes y nos reforzamos con follows.

Después de gritarle a la tele, con el café de después de comer, pensé en el después de aquel programa surcoreano. Cuando se apagaran las luces, cuando las cámaras dejaran de enfocar y la “emoción” vivida diera paso a ese frío único que tienen los platós cuando están inactivos.

Pensé en ellos, en esos niños, pensé en él, en ese viudo inconsolable. Ojalá, de verdad, la experiencia haya sido un sueño cumplido. Ojalá el acontecimiento visual no haya sumado más dolor al que tienen él y sus hijos. Que el dolor no es virtual, el duelo es real y los corazones rotos no se reconstruyen con inteligencia artificial.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




10 Comentarios
  • CarmenMoreno CarmenMoreno 09/02/21 13:47

    Cuánta razón tienes Raquel!. Yo que he perdido al compañero de mi vida, cuántas veces me he acordado de la película GHOST y cuántas veces la he odiado! porque hace daño. Es un cuento que nos gustaría vivir pero que solamente nos aporta desengaño y dolor!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 07/02/21 00:04

    PARA MI, EL REVIVIR EL MOMENTO MAS FELIZ DE MI VIDA POR UN MOMENTO, NO ME INTERESA PARA NADA, YA QUE ESO ME DESPERTARÍA DESPUÉS UN DESENCANTO ENORME Y PERDURABLE

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Petín 1 Petín 1 06/02/21 22:24

    “Pero vamos a ver” yo la utilizo cuando me sobrepasan las necedades o las mentiras, cuando me quieren hacer creer que los demás son tontos y yo sé que son sinvergüenzas.

    No comparto que una vez que has aprendido a vivir con la ausencia del ser querido, vuelvas a revivirlo, aunque sea virtualmente, ¿para eso he superado las pesadillas? ¿para eso he dejado de soñar?

    Mi madre que era muy tolerante hasta que cogía la zapatilla, nos decía a los hermanos, “pero vamos a ver” lo decía primero con mucha calma y explicándolo, hasta que nosotros, que no nos interesaba comprender su punto de vista, seguíamos empecinados, entonces sacaba el “pues no hay tu tía” y si seguíamos protestando, la zapatilla y el culo al blanco.

    No creo que una imagen virtual pueda reproducir las reacciones inopinadas de ciertos momentos, esas miradas tiernas, esos desvelos, esas reacciones tan humanas de irritación, enfado y benevolencia.

    Yo también vi la noticia y me encorajiné, no se puede volver a sufrir, es de locos, es como machacarse en la desgracia otra vez, es de masoquistas, yo no lo alcanzo a entender y, por lo tanto, no lo comparto.

    Yo, al contrario de Calderón, creo que los sueños son realidades que se viven en otra dimensión, se sufren y se disfrutan, pero se hace sin intención propia, meterme a vivir, de nuevo, una pesadilla, pues va a ser que no.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Gordini Gordini 06/02/21 16:38

    Querida Raquel, hace ya 10 años que perdí a mi padre y en su momento hubiese dado un brazo o un año de mi vida por que mi padre hubiese vivido un año más. Tanto como no le pude decir...Un día tuve un sueño muy profundo, de esos intensos que son indistinguibles de la realidad. Mi padre llamó a la puerta de la que fue nuestra casa familiar y le abrimos y le abrazamos largamente, sin prisa y sin hablar. Después nos dijo adiós, serenamente y con la bondad en el rostro, como le caracterizaba. Al despertar, de nuevo hubiese dado un brazo, algo de mí que pudiese incluso quitarle a mi hijo, por tener a mi padre, pero no estaba triste, sino feliz por la vivencia de la noche, que para mi fue real. Comprendí que la vida sin él, sin los seres queridos, es un camino por recorrer en el que de cuando en cuando hacemos un alto y, como en un refugio, descansamos para seguir adelante. La ensoñación y otros mecanismos de la mente son los que nos ayudan en ese camino. No me gustan los shows y menos de lo íntimo, pero quizás esta realidad virtual pueda ser para algunos ese sueño profundo que les permite seguir adelante. Te comprendo, Raquel, pero a ellos también. Un abrazo, gracias por tus artículos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    5

    • Moveros Moveros 06/02/21 17:57

      Muy bonito tu relato. Un saludo campeón.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • AMP AMP 06/02/21 12:24

    Menuda mierda de sociedad y de mundo tenemos.
    Ya nos lo dijo Einstein y más recientemente Saramago.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • FIngerlady FIngerlady 06/02/21 11:25

    Entiendo que este viudo inconsolable quisiese bailar "una vez más, o una última vez" con el amor de su vida. Para mi es un sucedáneo, y como todos los sucedáneos..., mala copia. Pero si a él lo hizo feliz un momento...Lo triste es que se haga espectáculo de todo. Para mí esto le resta todo lo que de emotivo pudiese tener. Feliz sábado, uno más

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Jigsaw Lo Jigsaw Lo 06/02/21 09:00

    ¿ y porqué no?
    Hoy que hemos conseguido que el CONOCIMIENTO, sea virtual, que la Información sea virtual y que la alegría, el entretenimiento y sobre todo el ODIO sea alimentado y reproducido por lo virtual, por cosas irreales que a veces no existen , porqué no, EL CONSUELO aunque sea instantáneo y fugaz.

    porqué no?, en vez de mirar viejas fotos amarillentas que le den combustible a nuestros recuerdos sobre fragmentos de vida pasada con seres queridos, no podemos usar "algo mas poderoso" algo mas vivido.
    El dolor no es virtual, pero el dolor sobre todo de perder a un ser querido, siempre estará hay, sin arañarse, ni agrietarse sea cual sea, el intento de consuelo que usemos contra él.
    Por tanto, ¿porqué no usar una realidad virtual, al igual que nuestros recuerdos?.
    ¿porque no?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jmateosf jmateosf 06/02/21 07:10

    La comprendo doña Raquel, pero verá, tengo Facebook para  que mis nietas cuando crezcan sepan cómo pensaba, donde iba, qué hacía, me da igual que Zuckerberg también lo conozca. Me hubiera encantado que mis abuelos y mi padre hubieran tenido vida en la Red desde jóvenes . No visito la tumba de mi padre desde que murió , hace muchos años, mi madre lo hace regularmente, no le digo nada pero siempre me pregunto  ¿para qué, si lo hay huesos? Siendo joven leí mucho sobre espiritismo, y evidentemente “esos” espíritus no existen. La tecnología es la nueva “güija”, quien quiera puede contactar con “espíritus “ virtuales sin aspecto físico real pero recordando sentimientos y emociones si “vivieron” de alguna forma en el mundo digital. Le recomiendo doña Raquel, las series DEVS y YEARS & YEARS. Eso sí , ese dolor que usted dice no hay dios ni del cielo, ni de la nube, que lo quite, pero el de la nube quizás pueda aliviarlo.




    Enviado desde mi iPad

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • JOSELUPE JOSELUPE 06/02/21 16:15

      Me parece muy bien, que cada cual consiga tener todo aquello que le parezca bien. Esto de la realidad virtual es todo un acontecimiento, que como en todo en la vida debe ser bien utilizado. Lo lamentable es que haya cadenas de televisión que utilicen ciertos acontecimientos como negocio puro y duro, con el único objetivo de incrementar su nivel de audiencia, sin importarle los sentimientos de las personas y sus consecuencias.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

 
Opinión