X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¡A la escucha!

Buzón del desahogo

Publicada el 05/03/2021 a las 06:00

El otro día escuchaba que el periódico The New York Times ha abierto un buzón de voz para que sus lectoras llamen y se desahoguen. Sí, lo he escrito bien, sus lectoras. Han comprobado que el confinamiento, el teletrabajo, la falta de clases presenciales de sus hijos, están haciendo mella sobre todo en las mujeres: sobre ellas ha recaído la titánica tarea de conciliar toda esta nueva situación y el resultado es que ha supuesto una sobrecarga de trabajo; muchas sienten que ya no pueden más, que les faltan horas del día para poder llegar a todo. Así que el buzón, básicamente, se ha convertido en una especie de terapia… para gritar. Sí, la mayoría no dice nada cuando salta el pitido, simplemente lanza un grito desesperado, un berrido que dura varios segundos. De esa forma se desahoga, libera la tensión y ¡hala!, a por el día, a afrontar de nuevo una maratón de reuniones virtuales, clases online, deberes en casa y horas interminables en la cocina para alimentar a toda la tropa. No dan abasto y se sienten superadas, como tantas y tantas mujeres. Contaba el corresponsal de Onda Cero en el programa de Julia en la Onda que empieza a ser habitual escuchar ese alarido desesperado femenino en muchas calles de los barrios residenciales de la gran ciudad.

Yo lo escuchaba con cierta envidia y pensando dónde podría imitar a mis colegas neoyorquinas sin que ningún vecino se asustara y acabara llamando al 112. ¿Un parque alejado, sin gente, donde lanzar ese grito de “ya no puedo más”? ¿Coger el coche e irte al monte a gritar? Sí, esta semana tengo la imperiosa necesidad de liberar la tensión, de sacudirme la sensación de que se me ha sobrado el vaso y volver a cargar pilas para seguir. Y no tanto por el agobio de las miles de mujeres que se sienten como malabaristas en un circo de tres pistas sino por el hartazgo de ver que quienes deberían ser ejemplares, pasan de todo.

Confieso que albergaba la esperanza de que, en Semana Santa, por fin, podría ver y abrazar a mi madre. Había hecho números, calculado que, por su edad (es mayor de 80 años), para esas fechas, ya tendría las dos dosis de la vacuna puestas y por fin podríamos verla y con verla me refiero a verla en persona, a poder tocarla, abrazarla. Desde agosto no estamos con ella. Y las videollamadas, ¿qué quieren que les diga?, están bien, pero después de tantos meses, agotan. Así que me ha caído como un jarro de agua fría la certeza de saber que tampoco en Semana Santa podremos coger el coche e ir allí: primero porque todavía no tendrá las dos dosis de la vacuna puestas (a día de hoy ni siquiera la han llamado para ponerle la primera…) y segundo, porque es más que evidente que habrá cierre perimetral de todas las comunidades, se ponga como se ponga Ayuso. Serán lentejas, y como pasó en Navidad, la responsabilidad es lo primero y nos quedaremos en casa. Esperando a que llegue el momento de los abrazos. Aunque sean demasiados meses, desde agosto, aunque el cansancio pese.

Por eso, cuando escuché las explicaciones que dieron las infantas para justificar que se vacunaran en Emiratos Árabes, pensé que el vaso de la paciencia se me sobraba. Su explicación es que, con la vacuna, pueden viajar más fácilmente a ver a su padre. ¿Hola? A ver, vamos por partes.

Tiene razón Martínez Almeida cuando dice que las vacunas de las infantas Cristina y Elena no han supuesto un perjuicio para ningún español, es cierto, sus vacunas no son las que deberían ponerse aquí. Hasta ahí todos de acuerdo. No se las han quitado a nadie.

Pero estaremos también de acuerdo en que el gesto, sólo el gesto, evidencia estar completamente al margen de la realidad. No saber lo que pasa a tu alrededor y, lo peor, no importarte lo más mínimo. Vivir sabiendo que puedes estar por encima de todo y que, además, no pasa nada. Sin medir las consecuencias para la institución a la que perteneces, la que te dio esos privilegios de los que ahora disfrutas. Sin medir el impacto que puede suponer sumar una más a la larga lista de desaciertos.

Así que sí, yo creo que estoy por pedir el teléfono del buzón de voz del NYT y pegar un par de gritos para poder terminar la semana y hacerlo con cierta paz. Y de paso, voy a darles el teléfono a los responsables de prensa de Zarzuela, que imagino que ellos también necesitarán desahogarse.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema
Relacionados




6 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 05/03/21 09:31

    "Pero estaremos también de acuerdo en que el gesto, sólo el gesto, evidencia estar completamente al margen de la realidad. No saber lo que pasa a tu alrededor y, lo peor, no importarte lo más mínimo."

    Si no han quitado las vacunas a nadie como reconoce Resano, no han hecho daño objetivo a nadie y ahí debería terminar la cosa, pero no termina porque estamos rodeados de envidiosos, tanto las hermanas de Rey como los demás españoles, incluyendo por supuesto a los propios envidiosos, que en España sobreabundan. Solo la envidia omnipresente puede explicar que la crítica incluya a la señora Resano, a Luz Sánchez-Mellado en EP o a Emma Riverola en El Periódico, personas habitualmente de buen criterio. En esta ocasión, esas tres (o Luis Arroyo aquí al lado) demuestran tener buena muy antena para captar el equivocado y miserable sentimiento general pero, al mismo tiempo, haber ser incapaces de razonar correctamente por cuenta propia.

    He dicho que las hermanas del Rey no han perjudicado a nadie y no es del todo cierto: han perjudicado a dos súbditos de Abu Dabi. A esos sí se les "han colao". Curiosamente, creo que de esos dos perjudicados soy la única persona en España que se ha acordado, se conoce que porque, además de envidiosos, les tenemos un asco bastante generalizado a "los moros" que disimulamos cuando nos damos cuenta de que socialmente es correcto disimular pero ni reparamos en que lo tenemos cuando, como en este caso, de los cuarenta millones (tirando por lo bajo) de españoles quejosos, ni uno solo se ha acordado de los dos "moros o moras" que se han podido quedar, los pobres, sin su vacuna.

    Dice Santosb en el comentario anterior que las vacunas están sacando a la luz muchas miserias. No solo las vacunas y no las miserias que él dice: la pandemia ha puesto de manifiesto el autoritarismo de casi todos los políticos y el borreguismo de la mayoría de la población (unos y otros a favor mayoritariamente de la vacunación obligatoria) o la envidia más amarilla y la propensión a la delación latente en una gran parte de nuestra sociedad.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    3

    0

    • Epi Epi 05/03/21 10:55

      ¿Sabe Vd. DONJORGEPLAZA lo que significa la palabra "lameculos"? Mírese al espejo y verá uno. Rebajarse así ante una monarquía que abusa de sus privilegios por la "gracia" del señor Francisco Franco no le da un poco de pena. ¿Qué beneficios le aportan a usted el que esta gente se ría en nuestra propia cara? ¡Asco me dan, ellos y usted!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      4

      • jorgeplaza jorgeplaza 05/03/21 18:25

        ¿Sabe usted lo que es ser gilipollas de nacimiento? Por experiencia propia tendría que saberlo.

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        0

      • zeycus zeycus 05/03/21 14:26

        Otra que no se sabe es 'ejemplaridad'.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • Santosb Santosb 05/03/21 00:34

    Con esto de las vacunas se están retratando muchas miserias, mucha insolidaridad, muy poca empatía y pensar un poquito más en los demás, algunos que incluso están más en riesgo que tú,  pero también la indignidad de farmacéuticas que juegan al lucro por encima de la salud de las personas, y de nosotros mismos personas del llamado “primer “ mundo con respecto a otros países más deprimidos.
    !donde queda la humanidad¡

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Artero Artero 04/03/21 23:12

    Hasta sería capaz de darte el mío para que te desahogues, esi si, pon el tuyo en posició desconocido, no sea que a mi e de por lo mismo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

Lo más...
 
Opinión