X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muy fan de...

Sin maestros de canciones de amor

Publicada el 20/03/2021 a las 06:00

"Hay un pájaro australiano en peligro crítico de extinción". Es probable que esta noticia pase inadvertida. Según los datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, más de 5.200 especies están en peligro de desaparecer. Ante este dato apabullante, un pájaro australiano más o uno menos no nos va a hacer detenernos en una página.

Pero si continuamos leyendo, puede que surja algo que nos atrape : "Hay un pájaro australiano en peligro de extinción… que se está olvidando de cantar".

Quizás te preguntes por qué y empieces a elucubrar posibles respuestas: ¿Se olvida de cantar por miedo a que llegue su final? ¿O porque se siente triste y la tristeza acabará con él? ¿Pájaro australiano será el nombre de un cantante que olvida ir al estudio de grabación y lo que está en peligro de extinguirse es su contrato con la discográfica?

Y leerás un poco más: "Hay un pájaro australiano en peligro de extinción que se está olvidando de cantar… por el gran declive de su población".

Esta nueva frase, en vez de aclarar tus dudas, te habrá creado más. ¿Que este pájaro no cante hace que su población pierda fuerza? ¿O que su población se debilite hace que pierda él las ganas de cantar? ¿O será que el texto no va de ornitología y pájaro es eufemismo de delincuente, y cantar sinónimo de declarar ante un juez?

Si has llegado hasta aquí, quizás quieras continuar: "Hay un pájaro australiano en peligro de extinción que se está olvidando de cantar, por el gran declive de su población… ya que las aves jóvenes no encuentran maestros".

Y ahora te preguntarás: ¿Pero esto va de ecología, delincuencia o plan de Educación? Sigue:

"Hay un pájaro australiano en peligro de extinción que se está olvidando de cantar, por el gran declive de su población… ya que las aves jóvenes no encuentran maestros adultos que les enseñen las canciones de amor".

Has llegado al vértice de un cruce de caminos: o el texto es literal o se trata de una metáfora.

En cualquier caso, suena más bello. No solo porque habla de "amor", sino porque hay una palabra que quizás, como a mí, te lleva a la belleza como esencia y sentido de la vida: "maestro".

En una nueva semana de ruido ensordecedor, sepultada la calma por noticias a borbotones, sin tiempo para digerirlas, con el calentamiento y encabronamiento del planeta, esta noticia apareció ante mis ojos y me obligó a pararme.

Y sí, hablaba de aves, de una en concreto: "el mielero regente", y de las conclusiones de un grupo de científicos de la Universidad Nacional de Australia. Este pájaro con plumas blancas, negras y amarillas necesita de un adulto para aprender a cantar las canciones que incentivan el apareamiento y, por tanto, la pervivencia de la especie:

"Hay un pájaro australiano en peligro de extinción que se está olvidando de cantar, por el gran declive de su población, ya que las aves jóvenes no encuentran maestros adultos que les enseñen las canciones de amor para el apareamiento".

Los autores del estudio afirman que un 12% de la población masculina de estas aves solo pueden reproducir sonidos de otra especie, pero de la suya no. Y van a intentar enseñar, a los que están en cautiverio, a cantar como sus semejantes en libertad. Lo harán con ayuda de grabaciones, a ver si así...

Como noticia científica es interesantísima, como metáfora filosófica para traducir lo nuestro, tampoco está mal.

A veces sentimos que nos comunicamos más fácilmente con perros o gatos que con ciertos miembros de nuestra especie. Tenemos pocos maestros que nos enseñen canciones de amor y si los tenemos, no los estamos escuchando con tanto ruido.

Quizás algún día recurramos a grabaciones para salir de este cautiverio y reaprender algunas canciones que estamos olvidando…

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




27 Comentarios
  • MIglesias MIglesias 21/03/21 11:14

    Tengo un nido de gorriones al lado de la ventana de mi dormitorio que me despiertan todos los días y vienen al alfeizar a desayunar el alpiste que les pongo, no hay mejor despertador.
    La sobreexplotación, la deforestación, los cultivos intensivos, la degradación de las aguas, de los suelos fértiles y de los ecosistemas por la acción directa del ser humano causan la extinción de 150 especies animales y vegetales al día, el ritmo de destrucción es cien mil veces superior al ritmo natural, impidiendo la regeneración y la adaptación de las especies y los ecosistemas. La vida es un sistema interconectado, la pérdida de biodiversidad no afecta solo a las especies extintas, sino a toda la biosfera de la cual dependemos, cada extinción nos acerca un poco más al suicidio colectivo.
    Los gorriones también están desapareciendo, algún día me despertará solo el ruido.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • PedroLibre PedroLibre 21/03/21 21:03

      De niño, yo vivía en un entresuelo. Frente a la ventana de mi habitación había una vinatería. El ruido del lavado de toneles en la calle que hacia el vinatero se unía al ruido del afilador ambulante y al continuo canto de los gorriones. Esa solía ser la banda sonora de mis despertares. La echo mucho de menos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • picota picota 21/03/21 00:06

    Grande, Raquel, grande!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Tomás Herranz Tomás Herranz 20/03/21 21:24

    Precioso articulo con dos de los términos más agradables y sugerentes para los "seres humanos": "Maestro y Amor". Lo siento por todos los pájaros y pajarracos que no se hacen eco.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Rafael Santana Rafael Santana 20/03/21 18:08

    Cantemos, cantemos...
    Que no se nos olvide el canto del amor.
    Que la primavera nos traiga, esas flores del árbol del amor...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Isa. Isa. 20/03/21 15:38

    Encantadora metáfora, Raquel. Y la Primavera 2021 entona como pensativa. Te leo y la escucho. Hace días que se manifiesta en los árboles del Amor. Cada vez plantan más en mi ciudad. Un gusto. Feliz día.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    3

    • MIglesias MIglesias 20/03/21 22:17

      Perdón por el negativo, no era mi intención.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      2

      • Isa. Isa. 21/03/21 00:38

        Gracias. Leerlo me resulta más inusual que los negativos! Feliz noche!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • MIglesias MIglesias 21/03/21 10:48

          Feliz día.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • jagoba jagoba 20/03/21 14:24

    Que buena columna!!
    Eskerrik asko

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • tarrul tarrul 20/03/21 11:22

    Como siempre una delicia, gracias Raquel.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Xoán Manuel. Xoán Manuel. 20/03/21 09:53

    Brillante artículo. Original e imaginativo. Con textos así creo que nos sentimos menos solos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • SFL SFL 20/03/21 09:35

    Qué gusto que esés ahí, levantando estas nocticias, escribiendolas. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Pez Pez 20/03/21 09:27

    Muy bonito el artículo. Se lo voy a pasar a mi pareja, a ver si me canta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8



Lo más...
 
Opinión