X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Mala hierba

Espartaco y la Semana Santa, una reivindicación de las creencias

Publicada el 31/03/2021 a las 06:00

Para algunos ateos, quizá también para algunos cristianos, el momento cumbre de la Semana Santa llegaba con el final de Espartaco, la película que Stanley Kubrick rodó en 1960 sobre un guion de Dalton Trumbo, quien había sido acusado en 1947 por el Comité de Actividades Antiamericanas de peligroso agente comunista. Trumbo prefirió ir a la cárcel antes que delatar a sus compañeros. Tuvo que exiliarse en México para seguir escribiendo bajo seudónimo hasta que Kirk Douglas, quien produjo y protagonizó la película sobre el esclavo rebelde, se empeñó en acreditar al proscrito Trumbo, algo que nadie se había atrevido a hacer en más de una década desde que comenzó la caza de brujas. Valentía, solidaridad y compromiso profesional como algo más que palabras vacías.

La escena en cuestión, historia del cine, muestra el momento en que el diezmado ejército de esclavos permanece cautivo tras su derrota definitiva frente a las legiones romanas. Tenían la libertad al alcance de la mano pero las naves que han de llevarles a la otra orilla del Mediterráneo, propiedad de codiciosos comerciantes, piratas sin escrúpulos –da lo mismo–, desaparecen tras el oro de Roma, que no sólo paga a traidores sino que se muestra implacable con quien desafía la base misma de su Imperio. El cónsul Craso, interpretado por un Laurence Olivier de rostro marmóreo, ofrece perdonar la vida a los esclavos si delatan a su líder. Algo que no sucede en una secuencia emocionante.

Cuando Espartaco está a punto de asumir su destino, sus compañeros, uno a uno, se levantan pronunciando el nombre no sólo de quien les quitó las cadenas, sino del que les enseñó que podían luchar por la libertad, la igualdad y la fraternidad. Sus cuerpos crucificados acaban en la Vía Apia, en represalia impía, como escarnio y advertencia para quienes pudieran sentirse tentados a repetir la insurrección. Si algo se le puede reprochar a la película es que fue rodada en España, donde un par de décadas atrás los campesinos y trabajadores pagaron el mismo precio que los esclavos romanos. Al margen, vista hoy la escena, toda la película, es una de las historias definitivas para quien quiera aprender las cuatro cosas que separan la dignidad de la abyección.

Que en Semana Santa la televisión, cuando había dos canales, se nos llenara de películas de romanos, algunas como Ben-Hur con breve cameo de Jesús, otras sin más relación que el escenario donde tuvo lugar la pasión cristiana, era una bendición para los críos, que al menos podíamos disfrutar de los espadazos y las carreras de cuádrigas ya que, en general, no entendíamos demasiado bien qué era aquella celebración que contaba con el mismo protagonista que la Navidad pero conmemorando una muerte trágica en vez de un nacimiento esperanzado. Las torrijas y unas breves vacaciones de lo escolar era lo otro por lo que aquellos días merecían la pena.

Quizá de adulto, aun siendo no creyente, sobre todo si se era observador desprejuiciado, se podía entender el porqué tanta gente se echaba a las calles a venerar a los Cristos dolientes y a las Vírgenes llorosas. Entre la Navidad y la Semana Santa existía la misma devoción, salvo que la segunda no había sido fagocitada entre lucecitas y crédito: es difícil comercializar la figura de un hombre cubierto de sangre cuyos brazos y piernas están atravesados por clavos. La devoción a la esperanza, a la figura religiosa que dio su vida para salvar los pecados del mundo. La creencia en la trascendencia es a lo que muchos se agarran cuando todo se muestra hostil por repetición.

Aunque la Semana Santa carece del brillo comercial de la Navidad, el turismo vino a llenar ese hueco donde gastamos lo que no tenemos para sentirnos, al menos, un poco diferentes a nuestro yo con jornada partida, transbordo entre estaciones y ropa funcional para las ocho horas de vida asalariada: ya que el esfuerzo redentor no iba a llegar ni por lo divino ni por lo revolucionario, al menos fingimos ser libres por unos días. El coche camino del pueblo se cambió por el avión con destino a algún país sin procesiones, dejando ya en esa bruma del pasado las películas de romanos, las torrijas y la veneración. Pensando encontrar una supuesta sofisticación no encontramos más que una pulserita “todo incluido” y bebidas aguadas en una piscina con palmeras. De fingir ser libres a fingir ser lo que pensamos que son los ricos por una semana. Supongo que no hay nada de malo en ello, tampoco de heroico.

No puedo, de hecho lo detesto en gran medida, mirar esta conmemoración católica con la displicencia de quien confunde modernidad con descreimiento perdido, progreso con escapismo de la trascendencia y liberación con individualismo aspiracional. Quien ha visto determinados ojos mirando con creencia sincera a lo que le otorga consuelo, no puede situarse como un juez moral de costumbres que les son ajenas aunque culturalmente compartidas. Pero por otro lado no puedo compartir, aunque quisiera, esta liturgia que sitúa nuestra salvación, sea lo que sea eso, en manos de un dios tan omnipotente como arbitrario. Los ateos también creemos en cosas, aunque sea en los ojos de Kirk Douglas mirando desafiante a sus captores, seguro a sus camaradas, tierno, incluso, a su querida Varinia.

Tan negativos como la superioridad moral me resultan los complejos de quien busca en lo popular un elemento progresista por defecto. Que algo sea popular no le otorga, per se, un componente de avance social, tan sólo su extensión como costumbre entre el pueblo. Las peleas a garrotazos eran también populares en su momento, Donald Trump ha llegado a ser alguien enormemente popular. Ver la Semana Santa con respeto, más al sentimiento que despierta que a su clave profunda de postración ante el destino fijado, no puede hacerme olvidar las fotografías de Francisco Ontañón o Ramón Massats de un país, precisamente aquel que sirvió de escenario a la película de Kubrick, hundido en una barbarie de subdesarrollo, luto y silencio, una definición en tres palabras del fascismo.

Semana Santa en Bercianos de Aliste, ya en 1971, es una imagen tomada por Rafael Sanz Lobato donde en una procesión de mujeres vestidas de negro de la cabeza a los pies, la mayoría ancianas encorvadas por los días, se intuye que también por la pena, una adolescente mira al horizonte en primer plano. El fotógrafo, en un ligero contrapicado, intuyo que por estar bajo el talud del camino, capta el cortejo fúnebre bajo un cielo nublado donde la luz intenta abrirse paso sin conseguirlo. No me atrevería a otorgar significado a la mirada de la joven, algo que no sería más que poner en sus ojos mis expectativas. Sí a decir que en la religión, como en todo, la clave no se halla sólo en el respeto para ejercerla, sino también en poder no hacerlo. La libertad es una cuestión de posibilidades, también de poder discernir su existencia y tener capacidad de elegir dirección.

Como la dirección del tren que corta el plano en Viernes Santo en Castilla, el cuadro de Darío de Regoyos, donde una cofradía de disciplinantes se pierde por un túnel, de espaldas al espectador, mientras que la locomotora, refulgente de vapor, cruza el desnivel por un puente. Era el año 1904. Hoy la encrucijada es muy parecida, pero ya la regresión no está encarnada por lo religioso, tan afectado por el cinismo neoliberal como aquel impulso que llevó a rodar Espartaco. Hoy ya no creemos ni en aquel pobre nazareno ni en los ojos de Kirk Douglas. Cuídense del que cree con un fervor ciego en algo. Cuídense más aún del que no cree en absolutamente nada. El oro, como la traición, permanecen inalterables a lo largo de los siglos.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • maimdt maimdt 02/04/21 10:47

    Totalmente ok sirDrake, la semana santa no es más que en lo que se convirtió hace mucho, pero mucho tiempo, ostentación de poder eclesiástico y subyugación deque pueblo atemorizado y callado. Qué pena de país que los dirigentes de izquierda sean personajes que luchan entre sí y no se entienden nada por personalismos miserables.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ibaetatik Ibaetatik 31/03/21 23:59

    Todos creemos en algo. Además de las religiones tradicionales, ahora han surgido las "nuevas religiones", cuya característica común con aquéllas es el fanatismo: el convencimiento de la posesión de la verdad. Muchos movimientos populares y/o ideológicos, convencidos de que SU verdad es LA verdad están dando lugar a nuevos fanatismos y persecuciones de la libertad. Ah, por cierto, la película "Espartaco" será muy simbólica, pero comete errores de bulto histórico, ya que mezcla personajes de la época republicana con otros de la imperial.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • nosé nosé 31/03/21 16:34

    Semana Santa, un artículo de creencias, una exposición de gente creyente en no sé qué, creyentes de una historia de 2021 años, muchas esperanzas para un pueblo perdido en la oscuridad de la noche, no hay noche más trágica que creer a ciegas en una doctrina (adoctrinados), gran negoio de los agentes que hacen de la creencia un gran negocio, que han hecho un gran genocidio, que nunca piden perdón por sus irreparables avaricias, son gentes que se hacen pasar por cándidos cuando son verdaderos diablos, gente que tiene mas miedo a la muerte que los mismos que se arrodillan ante ellos, por qué no creen en Dios los que mas predican?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 31/03/21 10:17

    Excelente artículo. Muchas gracias. Suele ocurrir que quien dice no creer en nada cree en el inalterable valor del oro (o el mercado).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    8

    • Prometeo46 Prometeo46 31/03/21 10:55

      Tu comentario es una buena aclaración a las últimas palabras del artículo: "Cuídense más aún del que no cree en absolutamente nada", pues a esta frase se ha de añadir esa precisión de "quien dice no creer en nada", por lo de más, un excelente artículo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • Excomulgado Excomulgado 31/03/21 09:59

    Muy buen artículo.
    La semana santa, de los católicos, se ha convertido en un esperpento, donde sacan en procesiones a muñecos pintados de colores que teóricamente y haciendo milagros van a arreglar la vida a la gente.
    No puedo ver en todo este teatro mas que a fantoches paseando muñecos, y solo sirve para apoyar a los vividores y zánganos de la iglesia católica, que viven a costa de una sociedad a la que no aportan nada y a la que roban todo lo que pueden.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Turismundo Turismundo 31/03/21 09:44

    Cuando la esperanza al sinsentido de la vida se asienta en la creencia y la fe en lo que quiera que sea, todo se puede volver en un sinsentido mayor aún que aquel sinsentido del que se quiere escapar y en ese punto juegan intereses espurios . No es falsa la devoción de las personas en todas y cada una de ellas como no es cierta la certeza de todos los que se erigen en solos y únicos conocedores de la verdad. la confusión y el engaño estan servidos y solo la razón y la buena fe pueden deslindar, aclarar y fijar los conceptos.Respeto para todos pero de parte de todos y eso no casa con la iglesia de la Conferencia Episcopal, la casta guerrera y la codicia personal de los enmascarados perpetuos. Porqué los intereses de Espartaco y asociados iban a ser peores que los de Roma y compañía. Si la esclavitud hubiese sido natural y positiva seguiría existiendo, puesto que solo perdura al final lo mejor para la especie y si no la especie desaparece.Había otro mundo y otra vida y Espartaco lo supo ver, el tiempo le dió la razón, como a los ecologistas del pasado, habría que repasar la hemeroteca, cuando alertaban de todo lo que es hoy realidad, no se les cae la cara de vergüenza a todos los babosos gurús de aquellos años que los descalificaban y degradaban de todas las maneras. Respeto y responsabilidad

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • hayundi hayundi 31/03/21 09:40

    De la Semana Santa de aquellos días solo se salvan las torrijas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Grandota Grandota 31/03/21 07:32

    Semana Santa: fanatismo, postureo, folclore, y unos cuantos creyentes 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • ncvc ncvc 31/03/21 07:08

    Qué gran placer leer este artículo, gracias Daniel Bernabé. Hay que respetar, aunque las cosas nos parezcan tontas, pero es que hay otras en las que creer, en el hombre bueno, que lo hay siempre, en los ojos de Kirk Doublas. Qué bonito!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • SirDrake SirDrake 30/03/21 22:03

    Discrepo, Semana Santa no deja de ser una muestra más del poder de la SICAR, Silencio, Muerte, y Fé musha fe de un pueblo que traga y calla y no denuncia las tropelias de estos vendehumos, Miedo al poder y a la mala hostia de estos (supuestos) pederastas consentidos, fusiladores y delatores de todo amante de la libertad y la democracia.... poder oscuro intrinseco en todo gobierno...... Inmatriculadores de bienes y ajenos del dolor de los necesitados.....
    SEMANA SANTA , ostentación de poder eclesiastico y subyugación de un pueblo atemorizado y callado.....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    26

Lo más...
 
Opinión