X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

El paradigma 'trumpista' de campaña electoral y la candidata judoka

Publicada el 19/04/2021 a las 06:00

La recién iniciada campaña de Madrid nace con un destino ciertamente fatal: convertirse en la clara aplicación del paradigma trumpista a la contienda electoral, un estilo ultra y demoledor que lleva gestándose en España desde que los conservadores decidieron calificar al primer Gobierno de Pedro Sánchez como "ilegítimo".

La primera característica de la campaña trumpista es que es permanente. Ayuso lleva, desde el mismo día que tomó posesión y formó gobierno con Ciudadanos, amenazando con pulsar el botón de la llamada a las urnas, por lo que tanto lo hecho como lo obviado han tenido un claro componente electoral. Los conservadores se preparaban para una campaña en el momento que ellos mismo decidieran. En ese escenario, la dinámica de competición impide la de la colaboración, que es el requisito imprescindible para cualquier gestión razonable.

Otro rasgo de este tipo de campañas es que el marco lo impone el candidato cuyas formas y mensajes sean más efectistas, exabruptas y contundentes. Alérgicos a los matices, a la definición precisa, ni a nada que se parezca al rigor, los candidatos trumpistas ganan por goleada en el terreno de los eslóganes, lemas de campañas y tweets, que explotan hasta la saciedad. Del "American first" de Trump, al "Comunismo o Libertad" de Ayuso, pasando por el #SoloQuedaVox, se manejan con fruición en los tiempos de turbopolítica a golpe de tuit. Es realmente complicado para el resto escapar a ese agujero negro que engulle cualquier cosa que se parezca a un debate y una argumentación.

La verdad no cotiza en el paradigma trumpista de campaña electoral. Ayuso se aferra con ahínco a una promesa de rebaja de impuestos que lleva haciendo desde hace dos años, pero que no ha sido capaz de cumplir. No sólo eso, sino que al incorporar hábilmente el tema en campaña ha conseguido incluso que el PSOE de Gabilondo se apunte a la propuesta de no subir impuestos, incapaz de argumentar su función de cohesión social, de seguridad y de mínima equidad. Algo parecido ha ocurrido con las propuestas para que las grandes empresas adquieran vacunas para sus empleados, o la insistencia de Ayuso en que el Gobierno central no envía a Madrid suficientes viales. Da lo mismo que voces autorizadas e independientes adviertan que ir en estos momentos al mercado de las vacunas es muy complicado por no decir imposible, o que la distribución de dosis se está haciendo en Europa y España de manera estrictamente proporcional a la población de cada país o región. Lo cierto, lo viable, lo posible, no encaja en este formato de campaña. Incluso la legalidad pasa a un segundo plano, como se ha podido ver en el culebrón sobre la incorporación de Toni Cantó a las listas electorales.

El paradigma trumpista de campaña electoral incorpora como nunca la técnica del judo, que aprovecha la energía del adversario para derribarlo. Ayuso puede zancadillear a Pablo Iglesias tirando del supuesto desclasamiento del jefe de Podemos. Ha logrado echarle un pulso, de tú a tú, a Sánchez ninguneando a Gabilondo, y ha hecho desaparecer a sus competidores de bloque sin cuestionarles nada, simplemente con una suerte de "yo soy ellos". Cuando otros candidatos intentan racionalizar sus mensajes, Ayuso huye, no entra, esquiva el agarrón. Evita abrir espacios donde sabe que no puede desarrollar su táctica. Está ocurriendo también con la revisión de la Historia que los sectores conservadores llevan años haciendo. Para las derechas la memoria histórica ya no es tanto un factor de movilización contra las pretensiones "progres" de hacerle justicia al pasado y ceñir la versión oficial de la Guerra Civil y la dictadura posterior a los cánones europeos y al trabajo de los historiadores reconocidos. No, la frontal oposición a favorecer el equilibrio y la equidad precisos para sanar las heridas que siguen abiertas tiene por objeto mantener e imponer la "otra" versión de la memoria, que esas derechas han preservado anclada en el relato franquista y ahora reactivan. De esta forma, la que fue una bandera de las fuerzas progresistas se ha convertido en esta campaña madrileña en otro impulso invertido por Ayuso y sus corifeos para usarlo en beneficio propio. Queréis memoria, tomad memoria. Sin complejos.

Como era de prever, el trumpismo aplicado a una campaña hace de cada contienda la madre de todas las batallas. En noviembre el mundo entero contenía la respiración sabiendo lo que se jugaba en función de quién ocupara la Casa Blanca. Hoy, Ayuso ha conseguido hacer valer el trampantojo ese de que España es Madrid. Por el perfil de los candidatos, por los temas de que se habla, por la cobertura mediática, o por esa olla a presión que es el Madrid de dentro de la M-30, en España no se va a hablar de otra cosa. Si la precampaña nos tiene exhaustos, cojamos energía porque la campaña acaba de empezar.

El 4M será una extraña jornada. Para empezar, se celebrarán unas elecciones en día laborable y al parecer sin ninguna medida adicional para proteger de la pandemia a los votantes. Será el remate a una campaña trumpista dominada por el judo ayusista. Aunque Madrid no es España, como París no es Francia ni Roma es Italia, lo que ocurra en la capital generará efectos más allá de la M-30. Quizá el primero de ellos sea el de inaugurar la era de las campañas electorales trumpistas.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




28 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 19/04/21 19:16

    Como no sé a quién preguntárselo, abusando del espacio de comentarios que Infolibre nos permite, me gustaría que alguien del foro me confiramara o me desmintiera, si le fuera posible, una información que me han dado hoy sobre el candidato Gabilondo y que me cuesta mucho trabajo creer, pero que tampoco estoy en condiciones de negar categóricamente. Según me dicen, Gabilondo, antes de conseguir plaza en la universidad, fue profesor en un colegio de curas (los corazonistas, supuestamente), en el que los alumnos le apodaron "Cromañón", supongo que por su frente protuberante y porque se distinguía por repartir unas colosales hostias (no de las de pan ácimo) entre los alumnos díscolos. Tampoco es que, de ser verdad, eso le descalifique para el puesto al que aspira, aunque me temo que sería poco compatible con la recientemente aprobada Ley del menor, pero no estaría mal confirmar o desmentir la información para saber con quién se puede uno estar jugando los cuartos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    6

    1

    • luzin luzin 19/04/21 21:00

      Completamente cierto ...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      0

      • jorgeplaza jorgeplaza 19/04/21 21:52

        Es cierto, como afirmas y he podido comprobar, pero me lo habían contado para dejar mal a Gabilondo y realmente el artículo de El Mundo, al revés de lo que esperaba, lo deja en buen lugar. No le reprocha las hostias recibidas (tampoco muchas, parece) sino casi lo contrario: le afea al hermano Ángel que tratara de escabullirse de su pasado, muy probablemente por corrección política, porque es poco compatible ese comportamiento con la gazmoñería educativa presente de la que son hoy día particularmente devotos los partidos de la izquierda.

        Responder

        Denunciar comentario

        9

        1

    • jorgeplaza jorgeplaza 19/04/21 20:29

      He encontrado en internet la información que buscaba sobre "Cromañón" Gabilondo. Es un artículo de El Mundo de hace unos cuantos años que aún se puede leer sin pagar (https://www.elmundo.es/cronica/2015/05/03/55448264268e3ef5618b4571.html) y es interesante por varios motivos: porque, aunque confirma que "Cromañón" repartía hostias como panes de las que autor del artículo, alumno de los Corazonistas, fue receptor alguna vez, resulta que ese mismo periodista guarda de Gabilondo un muy buen recuerdo, ningún rencor y lo considera un excelente profesor. De hecho, el único reproche que le hace al hermano Ángel no es porque alguna vez le "impusiera un correctivo" sino porque, en un encuentro posterior, Gabilondo se mostrara muy esquivo, muy remiso a rememorar aquel pasado, digo yo que seguramente porque no sería nada compatible con la ñoñez educativa del momento en que se escribió el artículo (en el 2015) y menos aún lo sería con la reciente Ley del menor. Es curioso como tiene que inventar su personalidad (másteres y tesis dudosas) o incluso ocultar su pasado cualquiera que se dedique a la política, y eso que su pasado no incluye en este caso una activa pertenencia a las huestes nazis (caso, por ejemplo, de Kurt Waldheim, que fue nada menos que Secretario General de la ONU y Presidente de Austria) sino algo tan modesto como haber sido fraile y repartir alguna vez unas muy contundentes "hostias" de las que dejan adormecidos los carrillos.

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      3

  • jorgeplaza jorgeplaza 19/04/21 19:06

    Aunque sea verdad lo que este quejoso artículo y otros similares dicen, que lo es, no veo que en ninguno de ellos se saque la conclusión obvia: al electorado le gustan mayoritariamente más este tipo de campañas y quienes las practican que las campañas sosegadas, argumentadas y respetuosas. No es raro que así sea porque también el público prefiere los programas de Jorge Javier o la pornografía vergonzante esa que se escenifica en diversas islas a las que se envía a unos cuantos pedorros (género no marcado) a actuar desvergonzadamente previo pago de su importe. Nadie en su sano juicio produciría hoy "La clave" de Balbín, que incluso en aquel lejano entonces no se emitía precisamente en horario de máxima audiencia.

    Quiero decir que si el electorado fuera más racional, más juicioso, más culto o, sencillamente, tuviera algo de buen gusto, animales de bellota como Trump o coceadoras profesionales como IDA no tendrían el menor porvenir político por mucho que se pusieran en manos de genios como MAR (Ramón Lobo le reconocía la genialidad en su último artículo aquí), a quien lo único que se le puede reprochar es que explote sin el menor escrúpulo (pero una enorme inteligencia) el ilimitado apetito de "circenses" que tiene la plebe desde Pericles a la fecha. La consecuencia lógica que nunca se saca en este tipo de artículos es que, a menos que los partidos actúen con un cierto despotismo ilustrado buscando para el pueblo el bien que el pueblo no es capaz de reconocer y buscar por y para sí mismo, el pueblo degenera en populacho y las campañas electorales en intercambio de insultos y de golpes (estos, de momento, simbólicos). También es verdad que, llevado al extremo, ese despotismo ilustrado termina en leninismo, donde una minoría se arroga el derecho de hacer lo que se le antoje por el supuesto bien de la mayoría, aunque tenga que mentir con el mayor cinismo.

    Yo no le veo solución al asunto, la verdad. Me parece imposible que seamos mayoritariamente tan borricos y, si tengo que juzgar por la campaña que están haciendo unos y otros en la CAM, me resulta difícilísmo saber cuál es el mal menor, que es a todo lo que, creo yo, se puede aspirar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    10

    3

    • Edmundo Edmundo 21/04/21 01:01

      Mein Fürher, qué dilema tan insondable... Votar a un partido, PP, que la justicia ha demostrado que se financió ilegalmente durante décadas y cuyos máximos responsables de cada época mintieron como bellacos en su reciente comparacencia por Internet, un partido cuya candidata ha tenido presuntamente una conducta que raya en lo criminal con los protocolos de la vergüenza, que permitieron la muerte de miles de personas vulnerables y en muchos casos sin la posibilidad siquiera de sedación y que murieron solas y con una agonía que no quiero ni imaginarme (luego IDA, sin despeinarse, dice que es Pro-vida y que está en contra de la ley de la eutanasia) . Una presidenta que realmente no ha hecho nada por Madrid y por sus ciudadanos, un partido que si no obtiene la mayoría absoluta se aliará con Vox, una presidenta que dice que si te llaman fascista, estás en el lado correcto de la historia, una presidenta que sólo favorece a los ricos y a los muy ricos (lo demás es chusma) ... Qué dilema tan terrible... Oriéntenos, mein Fürher, por favor. ¿ Cuál es el "mal menor"?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • leondebarro leondebarro 19/04/21 13:53

    Tenemos a una llamada izquierda que se está dejando arrastrar al camino que la interesa a la derecha y de esa forma pinta bastante mal de cara al 4M.
    Las mentiras y aberraciones de la derecha SOLO se echan abajo con DATOS y no entrando en su
    juego.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Artero Artero 19/04/21 12:52

    DEMASIADOS CREBROS DESNUTRIDOS HAY EN MADRID, INCAPACES DE VER QUE ESOS LEMAS, SON PROPIOS DEL TRUMPISMO, MAS ACÉRRIMO

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    15

  • quiteño quiteño 19/04/21 12:29

    En un mundo donde el tweet es lo que manda, en mundo donde se fabrican (a gusto del consumidor) bulos, mentiras, mensajes que se quieren oír, en mundo donde se ha aceptado que el descerebrado que ha ocupado la Casa Blanca, haya dicho 22.450 mentiras en 4 años (Aquí ni siquiera nos molestamos en contar las de Ayuso) ¿Qué nos podemos espera?
    A lo largo de mi vida he acudido a muchos mítines electorales, el condidato desgrana en 15/20 minutos su mensaje (algunos su programa) ¿Qué es lo que aparecen en los telediarios? la frasecita "ingeniosa", el chascarrillo, el insulto...que va a formar parte del "debate político" de politólogos, opinólogos, etc. ¿De quien es la culpa? De los medios, querida Cristina, que van a lo que van, al morbo, al titular jugoso...QUE LA REALIDAD NO TE ESTROPEE UN BUEN TITULAR.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    20

  • bidebi bidebi 19/04/21 12:18

    SIEMPRE NOS QUEDARÁ PARIS

    https://www.naiz.eus/es/info/especial/20210418/siempre-nos-quedara-paris

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • JBME JBME 19/04/21 11:12

    Sra. Monge, estando totalmente de acuerdo con su artículo, me gustaría añadir alguna que otra cosa: tomemos a un supuesto candidato que está a favor de la homofobia, a favor del nacionalismo (y no me refiero exclusivamente al periférico), a favor de la xenofobia, a favor de la ortodoxia católica y, además, se declara como patriota (aunque sea de hojalata); bueno, pues este candidato ya tiene asegurado el 60% de los votos. ¡Así de fácil!
    Creo que para ganar en Madrid no hace saber judo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    17

  • Ayla* Ayla* 19/04/21 11:09

    Impone el trumpismo y la prensa la sigue.
    Hoy he tenido que oir en la cadena "todo lo que pasa está en la Ser" (salvo lo que propone UP) que la izquierda (sólo consideran al PSOE) está entrando al trapo y no habla de propuestas (M.García y P.Iglesias lo están haciendo).
    Mientras no se habla (hablo en general, no aquí que se denuncia la "buena gestión") de residencias, de educación, de sanidad y de paso, y ya en clave estatal, se está tapando la información que está saliendo en los juicios de un partido que ha creado una
    organización eficaz para la corrupción y no sólo nos ha robado por encima de nuestras posibilidades, es que se está viendo como han corrompido todos los estamentos del estado.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    18

  • CinicoRadical CinicoRadical 19/04/21 10:48

    La idiocia manejando la barca , coxonudo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • alcornoque alcornoque 19/04/21 10:40

    Interesante artículo, Sra. Monge. Dice usted "Cuando otros candidatos intentan racionalizar sus mensajes, Ayuso huye, no entra, esquiva el agarrón. Evita abrir espacios donde sabe que no puede desarrollar su táctica." No soy experto en sociología, pero se me ocurre que ¿no será mejor ante el acaloramiento la frialdad? La frialdad de los datos con sus fuentes contrastadas. Hacer ver a la gente que las políticas de PP-Vox-Cs van en contra de sus propios intereses, con datos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    17

    • svara svara 20/04/21 00:21

      Hace falta que esa gente tenga aguante y suficiente capacidad de discernimiento para disponerse a escuchar un mitin racional, en los términos que usted plantea. La cosa es muy lamentable, esa gente a la que quieres ayudar no es capaz de aguantar un mitin o en el peor de los casos, lo tergiversa, lo mal entiende y le crea desconfianza.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2



 
Opinión