X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

Por desgracia no somos Portugal

Publicada el 29/04/2021 a las 06:00 Actualizada el 29/04/2021 a las 18:48

Son hechos incontestables: España no combatió a Hitler ni a Mussolini y envió tropas a luchar junto a los nazis en Rusia. Hubo españoles, los menos, que se opusieron al fascismo en Europa. Algunos lo pagaron con la vida encerrados en campos de exterminio como el de Mauthausen. Otros, liberaron París junto a los ejércitos de países democráticos. Los de dentro y los de fuera no aprendimos los mismos valores.

España tuvo un dictador durante 40 años que había ganado la Guerra Civil gracias al apoyo militar y económico de Hitler y a Mussolini. La Guerra Civil fue un laboratorio de la II Guerra Mundial.

La Transición no fue una conquista como el 25 de abril portugués o la Revolución francesa, un corte categórico entre dos sistemas políticos antagónicos. El dictador murió en una cama del hospital público La Paz. No hubo derrocamientos ni exilios. Fue un pacto entre un régimen que sabía que no podría subsistir sin Franco y una oposición democrática que era consciente de que no podía tomar el poder.

Existe una Transición que arranca tras la muerte del dictador y finaliza con la aprobación en referéndum de la Constitución, el 6 de diciembre de 1978. Fue un hecho extraordinario: la primera Carta Magna pactada en 200 años en un país habituado a la lucha cainita.

La segunda, la que se vende como modelo ejemplar de cambio, es más difusa en sus límites temporales. Unos la terminan en el fracaso del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981; otros, en la aplastante victoria del PSOE en octubre de 1982. Los actores de aquel proceso histórico, que incluyó a políticos, sindicalistas, asociaciones diversas y periodistas, representaron un papel decisivo en el intento de poner nuestro contador histórico a cero. No fue un periodo pacífico: hubo 591 muertos.

Si aceptamos que la Transición fue una gran obra de ingeniería y de consenso con personajes clave inesperados, como Adolfo Suárez, Santiago Carrillo y Manuel Fraga, que sin duda lo fue, su desarrollo posterior dejó mucho que desear. Es algo que queda en el debe del felipismo, que a pesar de impulsar una gran modernización de España no supo o no pudo imponerse del todo ante las amenazas constantes de involución. Renunció a la memoria histórica democrática y a castigar a torturadores notorios como Billy el Niño. Fue un pacto de silencio a cambio de una democracia, para que los mismos que ejercieron la represión pudieran presentarse en sociedad como demócratas de toda la vida.

No hubo una pedagogía de la concordia, como sucedió en otros países europeos, porque en España no hubo derrota militar ni popular. Los franquistas ganaron la guerra e impusieron sus condiciones y su relato. No hubo jubilaciones (suena mejor que purgas) en la carrera judicial, en las Fuerzas Armadas y en los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Han convivido en ellos servidores públicos intachables con franquistas anclados en el rencor a todo lo que huela a democracia. No ha existido una suficiente regeneración.

Ese franquismo latente no se extinguió por sí solo por razones biológicas, sino que saltó a las siguientes generaciones. ¿Cómo es posible que generales que han dirigido misiones de paz en el extranjero muestren sus simpatías por Vox? ¿Cómo es posible que haya mandos que escriban en un wasap colectivo que hay que fusilar a 26 millones de hijos de puta?

Algo ha fallado para que el PP se haya descosido con la aparición del partido de la ultraderecha y que en Madrid y Murcia no se distinga quién es uno y quién el otro. El intento de crear una derecha europea, tan necesaria, se estrelló debido a la incompetencia y el ego desaforado de su líder, Albert Rivera. Fue una oportunidad histórica, como lo era Podemos en su nacimiento. De ser un partido transversal apostó en 2016 por convertirse en una reedición mejorada de Izquierda Unida. Podemos tiene ahora una segunda oportunidad en Yolanda Díaz, una mujer con talento para construir consensos.

Por desgracia no somos Portugal, ni tenemos su derecha democrática encarnada en Rui Rio (PSD) durante la pandemia.

Pese a todo creo que es un error reducir a Vox a la etiqueta de fascista, pese a que suene bien y en su seno albergue fascistas y es posible que muchos nostálgicos del franquismo, incluso entre los jóvenes que no lo vivieron. Se trata de una marca que pertenece a otra época, con la que encabezaba este texto. Suena bien en campaña electoral, posee la misma rotundidad que el lema de Isabel Díaz Ayuso, el de “libertad o comunismo”, un disparate mayor porque los comunistas españoles nada tienen que ver con Stalin. El PCE fue un actor clave en la Transición como corredactor de la Constitución. Un texto que el precedente del PP, Alianza Popular, votó de tres maneras diferentes: sí, no y depende (una broma, fue abstención). Se puede decir que hay menos constitucionalismo hereditario en el PP que en Podemos.

Vivimos en una sociedad simplificada que se nutre de eslóganes y tuits en lugar de ideas. Vox es un partido de extrema derecha 2.0, antidemocrático, xenófobo y trumpista. Se aprovecha de las redes sociales y de la avidez acrítica de las televisiones privadas que buscan los ratings en el escándalo y la desmesura, rara vez en el periodismo. Lo mismo sucede en las tertulias que han reemplazado la información por la cháchara sin contexto.

Son más peligrosos de lo que deja traslucir la etiqueta “fascista”, que nos retrotrae al pasado sin tener en cuenta el riesgo actual. En todo caso le iría mejor la de neofascista. Es necesario no perderse en adjetivos y trabajar en los sustantivos para combatir las mentiras.

Vox socava la convivencia, algo que afecta a la continuidad de la democracia. Aún no ha traspasado la última línea roja: la de la violencia. No son solo las cuatro balas, es el goteo de odio y desmesura diarios, esa diarrea de bilis publicitada por incautos o simpatizantes lo que crea el clima para que cualquier cretino o desequilibrado apriete el gatillo.

¿Qué dirán entonces los que hoy hablan de circo y niegan el extremismo de Vox por cálculos electorales o negocios particulares? ¿Qué dirán los periodistas que defienden a los extremistas movidos por el odio visceral a Pablo Iglesias?

En Francia y Alemania existen cordones sanitarios políticos: nadie pacta con la ultraderecha. La derecha democrática prefiere apoyar a un socialista antes de permitir la victoria de un ultra en la segunda vuelta, y viceversa. En España, el PP pacta sin complejos con Vox. En Murcia les entregó la cartera de Educación. Ya sé que no es el Vox oficial, sino unos disidentes que piensan igual. ¿Qué cartera va a ocupar la ultra Rocío Monasterio en Madrid?

En los medios de comunicación es más difícil. Un partido legal con actividad política tiene que recibir atención informativa. Pero no puede ser acrítica. El periodista no es un receptor de lo que sea, basura, odio, titulares prefabricados, mentiras o verdades como puños. No es un loro que repite lo que oye. Deben existir filtros de comprobación y de ética. Contaría lo que dicen en sus mítines, pero no pondría el sonido de su voz. No se deben emitir ni publicar mentiras ni racismo.

Existe un abismo ético y periodístico entre los David Beriain y Roberto Fraile, y otros que se esfuerzan en transmitir las injusticias y la verdad, y los que suben al estrado de Colón para leer un panfleto repleto de mentiras. Las extremas derechas nacen de la confusión.

La justicia griega probó que el partido Amanecer Dorado (estos sí que eran neonazis; lo decían) estaba implicado en diversos asesinatos. Fue la palanca que permitió su ilegalización y el encarcelamiento de su líder. La ultraderecha estadounidense asaltó el Capitolio y en Alemania son frecuentes los ataques a centros de migrantes.

Vox está a mitad de camino entre el trumpismo y el Frente Nacional de Marine Le Pen. Si te quedas solo con la etiqueta de fascistas, nunca te preguntarás por qué Le Pen tiene tantos votos en distritos históricos del partido comunista. No lucharás contra las causas que los alimentan, contra la amoralidad y los bulos difundidos en las redes sociales. No se trata de un combate entre la democracia y el pasado. Se lucha hoy por la supervivencia de la libertad y de los derechos humanos en un presente que ha perdido el norte de la verdad.

Pese a todo lo dicho, viva este chotis de las mujeres del coro Malvaloca. Y a votar el martes.

Más contenidos sobre este tema




47 Comentarios
  • elosodefavila elosodefavila 01/05/21 20:56

    En el capítulo de "Cuéntame cómo pasó" dedicado al 25 de abril de Portugal, que le pilla a Toni Alcántara cubriendo las noticias, cuando los ciudadanos levantados sacan la los policías políticos a la calle y les dejan en ropa interior, el Inspector Dávila que andaba por allí se da cuenta de la presencia de Toni y le pregunta "Alcántara, ¿a nosotros también nos vais a dejar en calzoncillos?". No pasó. El inspector Dávila continuó haciéndole la vida imposible y torturando a Alcántara.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/04/21 14:42

    Lo de Portugal tiene mâs que ver con un golpe de estado progresista consecuencia en gran parte de las guerras coloniales que el pais lusitano mantenîa en Mozambique y Angola.

    Las revoluciones a menudo ocuren en paises hiperconservadores que no evolucionan, la revolucion destroza el tapon que impide fluir, pero significan tambien derramamientos de mucha sangre, por eso mucho mejor que una revolucion prefiero la evolucion permanente que fluye.

    Durante la segunda guerra mundial Franco devolviô con creces a Churchill el favor de la no intervencion britanica en la guerra civil no permitiendo a los alemanes acercarse al estrecho de Giblatar, puerta absolutamente vital entre mar mediterraneo y oceano atlantico.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/04/21 20:22

      en paises estancados por una clase dominante hiperconservadora, la revolucion...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Argaru Argaru 29/04/21 22:18

    No sólo tenemos que lamentarnos de no ser Portugal, sino que tenemos la desgracia de tener que sufrir un fascismo que ha permanecido en estado de latencia durante estos últimos cuarenta años de democracia, porque el felipismo, primero no ha podido y luego, no ha querido combatirlo. De aquellos polvos, estos lodos. Y lo vomitivo de todo esto es escuchar a estos gacetilleros vendido al capital más lascivo, que no dudan en comparar a Unidas Podemos con VOX, con el fin de crear una ecuación política donde si eliminamos los extremos, como si VOX y Unidas Podemos fueran lo mismo, pero de signo contrario, entonces, nos quedaríamos con el “bonito” bipartidismo de toda la vida, donde las élites extractivas y el Ibex-35 vivían tan felices. Esta democracia seguirá siendo una democracia de mierda, sino se da un giro copernicano a la manera de hacer y entender la política en este país. Para ello es necesario que nadie progresista se quede en casa el próximo 4 de mayo. Es la única manera, de mandar a Ayuso y a Monasterio al basurero de la historia, del que nunca deberían haber salido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Hammurabi Hammurabi 29/04/21 20:03

    Si alguien me confirma que se pueden ehar unas cañas en Portugal...........

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    3

    • GRINGO GRINGO 30/04/21 10:26

      Sí señor, de hecho es "o brigado"....

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • GRINGO GRINGO 30/04/21 10:26

      Sí señor, de hecho es "o brigado"....

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Hammurabi Hammurabi 29/04/21 19:55

    Las tres noticias de Portugal que desatan la envidia en España: 41.000 'me gusta' y subiendo

    A veces, tan cerca y tan lejos.
    I. El titular es contundente: “Portugal premiará con un bono de media nómina a casi 25.000 sanitarios de la primera línea contra el covid”.

    Se trata de una noticia de diciembre en la que se explicaba que la medida ya ha sido aprobada por el Parlamento, aunque los principales sindicatos han expresado su malestar por que este premio no sea para todos los profesionales sanitarios, sino solo para aquellos que han estado en primera línea de la pandemia.

    La medida tendría un coste de 23 millones de euros y se pagaría antes de que terminase el año, según informó una fuente del Ministerio de Sanidad citada por el diario portugués Público.

    Además, se dará un día de libranza por cada 80 horas de “trabajo normal y efectivamente prestadas durante el estado de emergencia” y un día por cada periodo de 48 horas de “trabajo suplementario” que deberán hacerse efectivos antes de que termine 2021.


    La segunda noticia que ha recalcado @PsicEduM es un reportaje que La Voz de Galicia publicó en diciembre y cuyo titular decía: “Portugal recalca cuál fue el principio de su revolución educativa: preguntar a los profesores”.

    En él se contaba cómo Eulália Ramos, subdirectora de Educación del Ministerio de Educación de Portugal, explicó que en ese país se cambió el currículo, los espacios y la evaluación a partir de una encuesta a todo el profesorado. Ese documento señaló tres problemas del currículo: demasiado amplio, no deja tiempo para profundizar y consolidar el contenido y le falta actualización.

    En el mismo artículo se afirmaba que así construyeron “su nuevo sistema que no estuvo exento de problemas ('la forma clásica da mucha seguridad a los profesores') con profesores que se quejan de que tienen mucho trabajo ('es diferente')”.


    En el primer titular se lee: “Portugal reduce un 10% el precio de la luz ante la ola de frío y el inicio de su nuevo confinamiento”

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Hammurabi Hammurabi 29/04/21 19:40

    Se trata de una noticia de diciembre en la que se explicaba que la medida ya ha sido aprobada por el Parlamento, aunque los principales sindicatos han expresado su malestar por que este premio no sea para todos los profesionales sanitarios, sino solo para aquellos que han estado en primera línea de la pandemia.

    La medida tendría un coste de 23 millones de euros y se pagaría antes de que terminase el año, según informó una fuente del Ministerio de Sanidad citada por el diario portugués Público.

    Además, se dará un día de libranza por cada 80 horas de “trabajo normal y efectivamente prestadas durante el estado de emergencia” y un día por cada periodo de 48 horas de “trabajo suplementario” que deberán hacerse efectivos antes de que termine 2021.


    La segunda noticia que ha recalcado @PsicEduM es un reportaje que La Voz de Galicia publicó en diciembre y cuyo titular decía: “Portugal recalca cuál fue el principio de su revolución educativa: preguntar a los profesores”.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Hammurabi Hammurabi 29/04/21 19:34

    La medida fue anunciada en un comunicado del Ministerio de Ambiente, que explica que se trata de un apoyo extraordinario que los comercializadores aplicarán directamente en la factura.

    Tendrá dos partes: por un lado para las familias cuya potencia instalada sea inferior a 6,9 kVA, unos 5,2 millones de consumidores, a los que se pretende compensar “el descenso acentuado de la temperatura en la primera quincena de enero”.

    La reducción del 10 % se aplicará solo en el consumo esos quince días y será un apoyo único “e irrepetible”. Sin embargo, la ayuda se mantendrá durante todo el confinamiento -que se estima dure un mes- para los beneficiarios de la “tarifa social”, aplicada a familias de rentas más bajas. En total se beneficiarán unas 800.000 personas, según cálculos del ministerio.






    Portugal es nuestro vecino y casi un país hermano. En las últimas horas, además, se habla mucho de él en Twitter gracias a un mensaje que publicó hace tres días el usuario @PsicEduM con el que ponía de relieve las grandes diferencias entre ambas naciones a pesar de su cercanía.

    El tuit lleva más de 41.000 'me gusta' y 14.600 retuits porque no puede ser más contundente. “No es Finlandia ni Noruega. Son nuestros vecinos”, ha escrito el usuario junto a una imagen de tres noticias de aquel país.e un apoyo extraordinario que los comercializadores aplicarán directamente en la factura.

    Tendrá dos partes: por un lado para las familias cuya potencia instalada sea inferior a 6,9 kVA, unos 5,2 millones de consumidores, a los que se pretende compensar “el descenso acentuado de la temperatura en la primera quincena de enero”.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • paser paser 29/04/21 19:13

    El PSOE ha gobernado en España durante muchos años y no dscuto que durante sus gobiernos ha modernizado España y han tenido lugar avances sociales como ley del aborto, el matrimonio de personas del mismo sexo o la Ley de Eutanasia (esta junto a UP) etc.etc. Pero además de haber hecho reformas laborales y privatizaciones a favor de los empresarios y en contra de los trabajadores y trabajadoras, sobre todo se le olvidó reforzar las Instituciones y procurar educar, que no adoctrinar, a los ciudadanos y ciudadanas en los valores democraticos y de tolerancia y permitir que la derecha predique ideas a través de la Iglesia Catolica en los colegios concertados y privados que van en contra de las ideas progresistas de tolerancia y convivencia. Ahora nos extraña de que exista tanta ignorancia o como dicen otros, quizás con razón, la gente no quiere esforzarse para informarse de lo que sucede en realidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    13

  • paser paser 29/04/21 19:13

    El PSOE ha gobernado en España durante muchos años y no dscuto que durante sus gobiernos ha modernizado España y han tenido lugar avances sociales como ley del aborto, el matrimonio de personas del mismo sexo o la Ley de Eutanasia (esta junto a UP) etc.etc. Pero además de haber hecho reformas laborales y privatizaciones a favor de los empresarios y en contra de los trabajadores y trabajadoras, sobre todo se le olvidó reforzar las Instituciones y procurar educar, que no adoctrinar, a los ciudadanos y ciudadanas en los valores democraticos y de tolerancia y permitir que la derecha predique ideas a través de la Iglesia Catolica en los colegios concertados y privados que van en contra de las ideas progresistas de tolerancia y convivencia. Ahora nos extraña de que exista tanta ignorancia o como dicen otros, quizás con razón, la gente no quiere esforzarse para informarse de lo que sucede en realidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 29/04/21 17:47


    «El dictador murió en una cama del hospital público La Paz.» Así fue, y durante sus décadas de dictadura estuvo protegido por los ejércitos, policías, jueces, y hasta por la jerarquía de la Iglesia Católica, o sea, con el apoyo de todas las fuerzas vivas del Estado, por lo que era complicado rebelarse contra él, además de no contar con elecciones, sin ningún partido, sindicato, ni organización social que amparase legalmente ningún movimiento ciudadano contra la dictadura.

    Parece que el hecho de que Franco muriese en la cama significa que el pueblo no hizo nada para derrocarlo, lo que en parte es verdad, pero también hay que reconocer que a partir del «Proceso de Burgos», de la creación de las CCOO clandestinas, y de otros pequeños grupos que se fueron creando en la sociedad, hubo personas que hicieron lo que pudieron por intentar democratizar en algo la sociedad, empezando por las fábricas, por las empresas. Como nos dice Ramón, a aquel movimiento ciudadano su actitud le costó varias centenas de muertos, además de miles de obreros y estudiantes fichados, echados de sus puestos de trabajo, y muchos de ellos torturados por pedir libertad para la sociedad.

    Y sí, el dictador se «nos» murió en la cama, pero es que quien le sucedió, con no tanto apoyo como él, está viviendo su dorado retiro voluntario tras haber hecho lo que todos sabemos de lo que nos han contado, porque no creo que nos lo hayan contado todo.

    No me parece del todo justo hacer solo responsables de lo que estamos viviendo ahora a lo que se hizo o no se hizo hace cuarenta años cuando en este tiempo transcurrido no hemos sido capaces de enmendarlo y comprobando, si se cumplen los peores vaticinios, que la derecha extremosa que padecemos va a seguir gobernando en Madrid, ¡con los votos del pueblo! (el dictador gobernaba ¡con el apoyo de las botas y de las armas!). Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    4

    • luzin luzin 29/04/21 18:10

      El Dictador murió en la cama porque los que intentaron acabar con él, hubo varios, fracasaron ... y Ayuso no es de extrema derecha, que os quede claro ... si no conoces a tu enemigo no podrás derrotarlo ...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      16

      2

      • CYBERCRAF CYBERCRAF 29/04/21 22:45

        Noooo, Ayuso no es de extrema derecha.... es lo que es. ¿Lo sabe ella acaso?. Una "digna" y aplicada alumna-sucesora de sus predecesoras. La primera accedió a la presidencia mediante el "honrado y desinteresado" voto de dos iluminados. Durante su gobierno ocurrieron cosas "curiosas", pero ella tenia puestas las gafas de "no ver" y no vio ni los aticos, ni los enredos del Canal de Isabel II, ni... y es que "la engañaron" (eso si, luego la ficho un gabinete de contratación de "cerebros"). La sustituyó otra que ¿empezó-acabó? "pillando" en un supermercado... y ahora la ¨"inclita IDA" aprovecha la pandemia, la suspensión de su parlamento regional y la ausencia de controles para renovar, ampliar y conceder nuevas adjudicaciones a empresas gestionarias de residencias, con todo lo que hay detrás.
        Claro, y en el intervalo la Alcaldesa.... ¡¡Ozú, que maravilla..!! ¿Que hay que decir sobre las viviendas vendidas a fondos buitres...?
        Y todos los entramados de los procesos anticorrupcion ¿donde se encuentran centrados más que en la comunidad de Madrid en su mayor parte?
        ¿Miento? ¿Panfleteo? ¿Estoy equivocado en lo que digo?
        Amigo Luzin. Soy viejo, he vivido bastante y en bastantes y diferentes situaciones y un poco tonto si que puedo ser, pero de momento, y cruzare los dedos, oigo y veo perfectamente. Por favor, no quieras hacerme mas tonto de lo que soy.
        Pero.... al final, cada uno tiene la representación a la que vota y es de buena ley acatar, aceptar e incluso "aplaudir" las decisiones elgidas, aunque puedan llegar a estar equivocadas.
        Ahhh... y por si te sirve de consuelo, debo decirte que afortunadamente, no soy, ni resido en la Comunidad de Madrid, pero que las IDA`s y adjuntos, estan haciendo que Madrid se empiece a convertir en "el centro del nacionalismo más cutre" de todo el país, es un hecho constatable.
        Saludos

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        6

      • Ajoblanco Ajoblanco 29/04/21 18:40

        Vale es neofacista, machista, soberbia, maleducada y marioneta 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        17

      • paco arbillaga paco arbillaga 29/04/21 18:17


        luzin: «Ayuso no es de extrema derecha...» Desde luego, es lo siguiente.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        11



Lo más...
 
Opinión