X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muy fan de...

Hacerse un Charles Michel

Publicada el 01/05/2021 a las 06:00

Hace unas semanas vimos una secuencia que, de haber tenido lugar en una obra de teatro, nos habría resultado tragicómica, pero sucedió en la realidad y fue bochornosa.

Tal vez, quienes desconocen la obra del dramaturgo vallisoletano José Zorrilla cuando oyen mencionar “la escena del sofá” no la ubican en la Sevilla de 1545 sino en la Ankara de 2021.

Esta es la función a la que asistimos perplejos:

Decorado

En el escenario, una sala de palacio presidencial. En el centro, dos sillas flanqueadas por banderas de Turquía y de Europa. A cierta distancia, dos sofás.

Argumento

El presidente de Turquía recibe en visita institucional a dos altos representantes de la Unión europea: un hombre y una mujer. Al hombre lo sienta a su vera, en una silla de homólogo mandatario y a la mujer… la deja de pie, no hay asiento para ella.

Personajes

El anfitrión: Recep Tayyip Erdogan.

Recep es poco receptivo a, por ejemplo, la igualdad entre personas de distinto género. En marzo retiró a su país del Convenio del Consejo de Europa para la prevención de la Violencia contra las Mujeres. Se había firmado en 2011 en Estambul y, diez años después, se lo cargó. El primer documento internacional vinculante que protege a las mujeres contra la violencia le debió de parecer una ful de Estambul.

La mujer sin silla: Ursula Von der Leyen.

Es la presidenta de la Comisión Europea, o sea la presidenta del gobierno de Europa, elegida por el Parlamento Europeo. Von der Leyen flipó al ver que no tenía silla junto a los otros dos mandatarios. Acabó en el sofá, lugar que ocupan asesores y traductores.

El hombre con silla: Charles Michel.

Es el presidente del Consejo Europeo. Representa a la UE en cuestiones de política exterior y de seguridad y es designado por los jefes de estado o de gobierno de los países de la UE. Michel se sentó con todo su cuajo y, mientras Úrsula alucinaba en technicolor, él se hacía el belga.

La escena tuvo un gran eco mediático, muchos grupos parlamentarios de la UE criticaron, abiertamente, la humillación personal e institucional, Michel se disculpó y pidió pasar página.

Esta misma semana Von der Leyen se refirió al incidente bochornoso en el pleno del Parlamento europeo. Y atribuyó tal desplante al machismo: “¿Se lo hubieran hecho a alguien que llevara traje y corbata?”. Pregunta retórica: ¡No!, un no más rotundo que los de Bosé.

La presidenta confesó que se había sentido “herida y sola” como mujer y como europea. Ojo a esto último, es clave: “Como europea”. Porque, como europeos, deberíamos tener muy claro que este tipo de gestos representan una traición a los valores que, se supone, le dan sentido a la Unión. Y encabezando la lista de ofendidos, debería de haberse situado el presidente del Consejo.

Que los responsables del protocolo del Ejecutivo turco excluyeran la silla de una alta representante y que Erdogan se quedara ahí tan pancho, sentado sobre su par de erdoganes, arrebatando su lugar legítimo a una mujer, no es de extrañar. Pero que Charles Michell no se levantara, para alinearse con una representante de la UE, es inaudito.

Esta falta de reacción deja a los países europeos a la altura del betún machista, rancio y desigual que otros sí se pueden permitir con sus regímenes totalitarios, Europa no puede.

Se excusó Michel diciendo que no se levantó por no amplificar el incidente y provocar un incendio diplomático. La historia de siempre, la inacción, elemento perfecto para que los que pretenden devolvernos a otro siglo lo hagan sin despeinarse. ¿Por cierto, qué le debemos los europeos a Turquía para aguantar estos numeritos vergonzantes… pelo?

Ojo al simbolismo de la escena. El pensamiento ultra –véase lo que hace la utraderecha– siempre echa de su sitio a los que les resultan incómodos, peligrosos, inferiores o diferentes. Guardémosla en la retina, esa foto explica muy bien dónde estamos y lo peor, hacia dónde vamos.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




18 Comentarios
  • ArktosUrsus ArktosUrsus 01/05/21 16:16

    Y yo ahora me pregunto, ¿qué habría pasado si Von der Layen se hubiera dado media vuelta y hubiera abandonado la reunión? ¿O si ejerciendo las funciones de su cargo hubiera levantado a Michell de la silla para sentarse ella? ¿Esta derecha aullante que tenemos en España habría dicho cosas similares a las que ha dedicado al abandono por parte de Pablo Iglesias de un "debate" ante la evidente falta de respeto de Monasterio? ¿Qué opinan de esto algunos bienpensantes que se autodenominan de izquierdas - casi todos del mismo partido político - a quienes les hemos oído criticar este desplante bajito y sin demasiada importancia, como diciendo "qué se puede esperar de un autócrata como Erdogan"? ¿Cómo hemos reaccionado en Europa ante este desplante? Son, evidentemente, preguntas retóricas porque conocemos las respuestas a todas ellas. Pero asusta ver cómo somos capaces de renunciar a la defensa de nuestra teóricas señas de identidad (igualdad, derechos humanos, respeto por nuestras ideas ...). Cada vez esta sociedad se parece más a un patio de colegio donde los matones imponen su ley y a quien se queja el resto de los alumnos (corifeos estúpidos o cobardes constantes) le llaman chivato. Decir la verdad es muy incómodo. Pero transmitimos con estos comportamientos a nuestra juventud la idea de que todo vale si tienes poder suficiente. O incluso si no lo tienes pero puedes molestar lo suficiente para ser incómodo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • AMP AMP 01/05/21 13:13

    Esos falsos, y hay muchísimos, defensores de la mujer maltratada, como este individuo, se le vio el plumero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Fernandos Fernandos 01/05/21 11:33

    Al Michel, habría que mandarlo a su casa, nada mas regresar de aquel viajecito, por consentir aquella muestra de desprecio a Europa en su representante, Ursula Von Leyen, como minimo tenie que haber hecho un Pablo Iglesias en la Ser.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • paco arbillaga paco arbillaga 01/05/21 10:19



    Quizá lo que tenía que haber hecho Ursula Von der Leyen, era hacerle al Erdogan un Pablo Iglesias (lo que le hizo a la voxera el otro día), y Charles Michel, si es un cargo europeo que representa al pueblo, haber seguido a Ursula. Ya está bien de poner la otra mejilla, de aguantar a tanto mal bicho. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • GRINGO GRINGO 01/05/21 10:15

    Elegir como "colaborador preferente" a Recep Tayyip Erdogan, fue una decisión de los mandamases de la UE, donde Alemania tiene una gran peso, y no están acostumbrados a "faltas de respeto".

    Elegir a un personaje y a un país donde los derechos de las mujeres tienen el peso que tienen, tiene éstas consecuencias, pero es el precio de "desligarse de un problema humanitario como el de los refugiados sirios", que le vamos a hacer...

    Si Úrsula Von der Leyen, en vez de ser alemana, hubiera sido griega y se llamara Aeneas Parakaló mia Karékla, estaría más que acostumbrada a que le hicieran desplantes y le faltaran al respeto.

    No nos olvidemos que ella, Ursula, pertenece al país que capitaneo la humillación a nuestros hermanos griegos, que también son europeos.

    Ahora, pupita porque no le han puesto una silla/trono a su nivel, y gran revuelo, mucho más que cuando se reconoció que la UE se había pasado 7 pueblos con Grecia y que no se merecían semejante trato, pero ahí están, hundidos en la puta miseria....

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    12

  • 30junio 30junio 01/05/21 10:07

    La sra. voy der Leyen, tuvo la ocasión de dar media vuelta y marcharse. Las relaciones internacionales se pueden recomponer, la humillación y el ninguneo por ser mujer no. Creo, puedo no estar en lo cierto, que Eleanor Roosevelt dijo que a nadie se le hace de menos si no es con su consentimiento. Por eso, nos sentimos orgullosos de Rosa Parks, y avergonzados de la nula combatividad de la sra. voy der Leyen. A esos niveles, un gesto hace más por la igualdad q 20 mítines.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    2

    13

    • GRINGO GRINGO 01/05/21 10:16

      A eso se le llama "hacer un Pablo Iglesias".

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      5

      • 30junio 30junio 01/05/21 10:32

        No sé qué nombre se le da ahora, ni me interesa, en mi tierra es, ¡esto ni lo merezco ni lo tolero y ahí se quedan!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        12

        • GRINGO GRINGO 01/05/21 13:15

          Un Pablo Iglesias en la SER

          Responder

          Denunciar comentario

          2

          2

  • jumar jumar 01/05/21 09:08

    EXECRABLE, al no tener consideraciones distintas, no tenemos que permitir a otros que nos impongan semejantes retrocesos, lo demás son palabras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • CinicoRadical CinicoRadical 01/05/21 08:32

    De lo leído y escuchado
    - Ursula von der Layen, quería "sugerir " al Sultán Erdogan, que volviera al " Conenio de Estambúl " Lucha ante la Violencia contra las mujeres .Vaya !.
    - El encuentro que debía celebrarse en Bruselas,Erdogan consiguió que fuera en Ankara
    -La disposición del gran salón donde ‎se desarrolló el encuentro correspondía a lo exigido por la Unión Europea.
    -Erdogan, en ‎contubernio con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se prestó para ‎presentar a este último como si ocupara el cargo, inexistente, de presidente de la ‎Unión Europea.
    No se llevan Ursula y Charles.
    - Turquía alberga a 3,7 millones de refugiados sirios a cambio de
    Europa la acogedora y democrática ,da bochorno ,pavor.
    Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Ayla* Ayla* 01/05/21 08:15

    "¿Por cierto, qué le debemos los europeos a Turquía para aguantar estos numeritos vergonzantes?"

    No es pelo, es la contención de la inmigración que hemos externalizado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • Canija Canija 01/05/21 07:33

    Lo de Charles Michel no tiene ninguna excusa, únicamente que en el fondo él mismo es un machista, por lo que habría que haberle presionado para que dimita 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14



Lo más...
 
Opinión