X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los números de Ayuso

26 años entre la corrupción y la privatización

Publicada el 02/05/2021 a las 06:00

En vísperas del 4 de mayo es hora de resumir en pocas líneas lo que está en juego en esta "España dentro de España" que es Madrid en palabras de Isabel Díaz Ayuso, a quien todas las encuestas (legales o ya prohibidas) dan como ganadora y muy probable presidenta, la misma que en la prensa internacional definen como 'la Trump' o 'la Le Pen' española (ver aquí).

El mayor éxito de Ayuso ha sido lograr que el marco de debate haya sido en esencia el que ella pretendía desde el preciso instante en que convocó estas elecciones anticipadas: "socialismo/comunismo o libertad". Un patadón a la historia y un puñetazo a la inteligencia que le han servido para que hablemos entre poco y nada de su gestión al frente de la comunidad durante estos 20 meses o de la herencia que nos dejan los 26 años de gobiernos continuados del PP.

Durante estas últimas dos semanas, en infoLibre hemos intentado separar el ruido de las nueces, los hechos y las opiniones, en este clima político-mediático en el que el último insulto sirve para desviar la atención de la cruda realidad. La serie #MadridEnDatos (ver aquí) ha abordado informativamente las áreas más importantes de la gestión de la comunidad para que pueda percibirse la huella de casi tres décadas de políticas neoliberales y privatizadoras. Y en 'Los números de Ayuso' (ver aquí) procuramos aportar a los datos un contexto, una interpretación personal que quizás ayude a diferenciar la información de la propaganda.

Hay conclusiones difícilmente discutibles. Madrid tiene el PIB más alto de España y está a la cola o entre las comunidades que menos gastan en capítulos tan trascendentes como la sanidad pública, la educación pública, la cultura, la I+D+i o la contrucción de vivienda pública (exactamente cero en esta última partida). El llamado 'oasis fiscal' madrileño lo es fundamentalmente para las rentas más altas y las grandes fortunas, y tiene toda la lógica que el permanente desmantelamiento de lo público vaya en beneficio del negocio privado, para alegría de multinacionales y fondos de inversión, ya sea vía educación concertada o seguros de salud. Un marciano que aterrizase en Madrid tras este año de pandemia no entendería nada (a mí me ocurre a menudo). ¿Cómo es posible que esta campaña electoral no le pase a Ayuso la factura letal que ha supuesto el abandono de los centros de salud, los recortes en atención primaria o la nulidad en la aportación y funcionamiento de rastreadores? Lo hemos escrito más de una vez: en cualquier sociedad democrática mínimamente exigente Isabel Díaz Ayuso y su consejero de Sanidad estarían hace tiempo fuera de la política y quizás sentados en un banquillo sólo por los protocolos de exclusión que dejaron abandonados a miles de mayores en las residencias madrileñas durante la primera ola (ver aquí). Ni disculpas han pedido.

Hay quienes han despreciado en esta campaña la importancia de los datos y de las críticas rigurosas a la gestión política porque en estos tiempos de ruido y de furia lo único que importa es la "guerra cultural", la confrontación ideológica. Como si las políticas fiscales o la distribución de los recursos públicos no fueran reflejo directo de posicionamientos ideológicos. De hecho debería ser más que llamativa la contradicción evidente entre las propuestas ultraliberales de Ayuso y los suyos mientras la Casa Blanca y las principales instituciones internacionales asumen ya sin complejos la necesidad de subir los impuestos a las grandes fortunas, cerrar los enormes agujeros que permiten eludir impuestos a las grandes empresas y multinacionales o estudiar la anulación al menos temporal de las patentes de las vacunas contra el covid (ver aquí). Todo tipo de medidas cuya prioridad es luchar contra la desigualdad y la pobreza sin escatimar recursos públicos. Mientras en todo occidente se plantean soluciones contra las "colas del hambre", Ayuso se permite despreciarlas hablando de "mantenidos". El tragicómico eslogan de "libertad a la madrileña" no puede esconder que Madrid tiene la mayor brecha de desigualdad entre el 20% más rico y el 20% más pobre, con un millón de personas al borde la exclusión.

Por supuesto que es trascendente la llamada "guerra cultural". Por supuesto que hay que combatir esa falsa dicotomía que Ayuso y sus ventrílocuos lanzan sobre "comunismo o libertad", una ofensa a la propia historia democrática, a la lucha antifranquista, a quienes contribuyeron decisivamente a la recuperación de las libertades. Es discutible que la única respuesta desde las izquierdas sea la de "democracia o fascismo", cuando deberíamos ser capaces de denunciarlas y hasta ridiculizarlas en lugar de caer en el juego de las banalizaciones. De distinguir los rasgos de un nacionalpopulismo de extrema derecha, plagiador del trumpismo, xenófobo y machista, con conexiones directas con los restos del franquismo. Pero sobre todo deberíamos situar ese debate en lo que más afecta a la calidad democrática en España: un PP que no termina nunca de actuar como una derecha democrática moderna y europea. Que no ha aceptado la legitimidad de un gobierno progresista salido de las urnas, y que en Madrid ha llevado hasta el límite la excitación de un españolismo excluyente que no asume la realidad diversa y plural de España. Nuestra diferencia respecto a otras democracias no es el surgimiento de una ultraderecha populista, sino la existencia de una derecha liberal que no termina de aceptar plenamente una democracia plural en un Estado diverso.

No nos engañemos. Sin menospreciar la trascendencia de este debate de fondo, es obvio que a Ayuso y sus ventrílocuos les interesa que se hable de todo excepto de lo que han hecho ellos y sus antecesores con Madrid. Porque la cifra final y definitiva de esta serie sobre 'Los números de Ayuso' sólo puede ser 26, los años que el PP lleva gobernando la comunidad sin interrupción (Tamayazo por medio). Sabemos por la primera sentencia de la Gürtel (ver aquí) y por los sumarios pendientes de enjuiciar que el PP de Madrid mantuvo una "corrupción institucionalizada", una fórmula que consistía en otorgar adjudicaciones públicas a empresarios a cambio de comisiones para financiar el partido y sus campañas electorales y para engordar los bolsillos de dirigentes e intermediarios. Sabemos que la expresidenta Aguirre está imputada, y que su delfín Ignacio González pasó por la cárcel, como también lo hizo su exvicepresidente Francisco Granados, y que probablemente volverán a prisión (ver aquí).

Nos han entretenido con la tontería de la "libertad a la madrileña". Nos han asustado con los sobres cargados de balas. Han desviado nuestra atención hacia los bulos y la chulería de un Vox que vive de la desinformación y el patrioterismo más rancio y castizo. Mientras tanto, apenas hemos debatido sobre los dos hilos conductores de casi tres décadas de gestión en Madrid: corrupción y neoliberalismo privatizador. Una democracia "a la madrileña" que continuará al menos dos años más si este martes no se produce una sorpresa y se llenan las urnas en un día laborable elegido para que tal cosa no ocurra en los municipios y barrios más castigados.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




56 Comentarios
  • vicenteha vicenteha 05/05/21 08:04

    Gracias por tu claridad Jesús, le deseo lo mejor a Pablo Igesias, no me quedan más palabras

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nosé nosé 04/05/21 17:01

    La "LIBERTAD" de la Ultraderecha, impedir la DEMOCRACIA REAL, sé que habrá muchas discusiones en un futuro de las diversas LIBERTADES de otros partes de este país, sé que se remangarán para impedir la verdadera libertad, de otras partes de este país, pero, creo sinceramente que cada vez somos mas los completamente convencidos que necesitamos dejar atrás a los facistas de ciertas partes de este país, necesitamos NUESTRA LIBERTAD, un lebertad donde se pueda respirar un aire de progreso cultural, de progreso ideológico, de progreso social. Sé que será duro, pero también se que es necesario, no se puede vivir tantos y tantos años bajo el mismo yugo que impera en este país de "libertad" para manipular. La gente no entenderán, la gente se alinearán con los de siempre, pero sé que la verdadera libertad aún está por venir. !!!VIVA LA LIBERTAD DE ELEGIR DONDE QUEREMOS VIVIR SIN LOS NEONAZIS¡¡¡

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Canario56 Canario56 04/05/21 12:58

    Ayuso ha creado el nacionalismo madrileño, sin complejos para gnorantes

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Cobas Cobas 04/05/21 11:55

    Maraña, se te olvida nombrar, al responsable de toda esta política deshumanizada, uno de los personajes más funestos, un tal MAR, junto con su padrino, el sr de la guerra.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • New dawn fades New dawn fades 04/05/21 10:21

    Si algo está claro en este país es que la corrupción no es un problema para los votantes de la derecha. Tampoco lo son las propuestas electorales o la idiocia de sus representantes.

    España es un país que todavía está en pañales desde el punto de vista de educación democrática. Demasiada gente ve con buenos ojos que se utilicen medios ilícitos y completamente inconstitucionales con tal de que su partido político alcance el poder. Aceptan desde las corruptelas, las puertas giratorias y los másteres falsos hasta la perversión de las instituciones públicas y las trampas electorales para alcanzar el poder.

    Mientras tanto las izquierdas se pierden en conflictos internos y se alejan de la gente al centrarse en batallas que no son en absoluto una prioridad en estos momentos. Y menos en Madrid, donde la izquierda se dedica a dar discursos en mayúsculas y luego no hacen absolutamente nada por la gente cuando están en el poder, de forma que la desafección avanza en barrios humildes y en poblaciones fuera de la capital. Y es comprensible.

    Por eso Madrid está perdida. Los progresistas desmotivados y la derecha celebrando el apuntalamiento de la corrupción y la privatización.

    Nos ganan 5-0.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • E+P E+P 04/05/21 09:57

    Me duele reconocer que Isabel Díaz Ayuso (o Isabel la Católica, que es como ella cree llamarse) nos está ganando la partida. Y de calle.
    Su estrategia (o mejor dicho, la de sus asesores, porque dudo mucho de que ella sea capaz de establecer una) es muy sencilla: todos los días, en la reunión de su cuerpo asesor electoral se discute sobre la estupidez que va a lanzar a los medios al día siguiente. Cuanto más gorda, mejor.
    Y, efectivamente, al día siguiente declara ante los medios una simpleza (valga la redundancia). ¡Y ahí viene lo bueno! La izquierda entra gustosa al trapo, y se dedica a discutir la tontería. IDA aparece entonces en todos los medios (¡de cualquier tendencia!) acaparando atención, portadas y titulares. Que IDA dice que la libertad es poder ir a los toros, pues la izquierda a demostrar que eso no es la libertad (¿hacía falta?). Que se le ocurre decir que libertad es poder tomarse unas cañas, pues a argumentar que tomarse unas cañas no es signo de libertad (¿era necesario?). Que plantea el dilema entre socialismo o libertad, y la izquierda se apresura a argumentar que se trata de un falso dilema (¿de verdad es necesario explicarlo?). Y así, "ad infinitum".
    Y mientras tanto, la izquierda deja de poner sobre la mesa una y otra vez, insistentemente, machaconamente, los datos que demuestran que la gestión de IDA al frente de la CA ha sido vergonzosa e indefendible. Parece ser que J. Maraña es de los pocos periodistas que se ha dado cuenta de este hecho, como demuestra en su artículo.
    Y, por si fuera poco, concede a IDA la ventaja de no tener más debates. Pero ¡dios mío!, ¿el problema era Monasterio? Si bastaba con pasar olímpicamente de ella, no hacerla ni caso y actuar todos como si no estuviera. Simplemente dejar que IDA, ante los datos de su gestión, metiese la pata una y otra vez.
    Mira que me duele decirlo, pero si finalmente gana las elecciones, como parece que así va a ser, creo que habría que decir que lo que en realidad ha sucedido es que las ha perdido la izquierda. Con el símil de los toros (que tanto le gustan a IDA) la izquierda ha confundido el enemigo con la muleta, y no con el torero, que es quien

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • E+P E+P 04/05/21 11:11

      La última línea está incompleta. Debe decir "que es quien le va a matar".

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • TJCB TJCB 04/05/21 09:33

    Ya sabemos que la derecha tiene todos los mimbres a su favor, mucho dinero para comprar voluntades, medios de comunicación y una losa de 80 años comiéndonos el coco de lo bueno que fue el franquismo; y lo que podemos llamar izquierda, con un PSOE que de izquierda no le quedan más que las siglas, cuando en Europa no sería más que una derecha similar a la de Macrón, qué hace, o mejor qué hizo para contrarrestar este chorreo ultra, nada, matarse en sentido figurado, entre ellos como de costumbre.
    Se dan cuenta de los votos que perdió o más bien que arrastró a la abstención a miles de ciudadanos que, ya estaban desengañados del PSOE, cuando Gabilondo dijo en campaña electoral que no pactaría con Podemos dando a entender que este partido es el coco, igualito que la derecha, que quiere nacionalizarlo todo, dejar a los ricos en la miseria, etc. etc., como machaconamente nos hace creer los de la caverna, cuando por lo que lucha Podemos es conseguir que no se siga privatizando la sanidad, blindar las pensiones, salario social, educación pública, ayudas sociales, fiscalidad proguesiva y un largo etc., avances sociales normales en la Europa a la que queremos pertenecer y está gobernada por partidos de derecha pero de derecha Europea.
    A estos logros que quiere llegar Podemos la derecha carca lo llama comunismo y Gabilondo, como otra derecha más, pregonando en campaña que no tocará los impuestos cuando Madrid es un paraíso fiscal, así que los parados, los que no ganan para vivir en un piso normal, los que malviven y sin esperanza de mejorar para que van ir a votar si todo va a seguir igual.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Aynur Aynur 03/05/21 21:18

    NOS QUEDAN DOCE DIAS PARA GANAR LAS ELECCIONES. ¿Lo que no habéis hecho en 26 años queréis hacerlo en 12 días? Yo no se si dormitaba el Sr. Gabilondo mientras la ultraderecha corría a su libre albedrío. Tampoco se de los vericuetos y purgas que acabaron en la escision de Podemos. Ni de la primera actitud de Mónica Gracía contra el macho alfa. Pero ahora quieren hacer un frente común. El mismo análisis del pasado que cita en el estupendo artículo el Sr. Maraña, y yo le invito a ello, hágase con esta izquierda torpe, partidista, defraudante y conservadora. Debería arrojarse a la cara de los transversales e izquierdosos, todos los despropósitos de su gestión. Si estamos en este punto, también, la culpa es de ellos. La vanalidad y la estupidez de la derecha ha tomado asiento, también, por una izquierda que nos ha defraudado. Y lo peor, que ha contribuido a que una ignorante, en el más absoluto y taxativo sentido de la palabra, instale sus ignorantes posaderas en el gobierno de Madrid. Si desastrosa ha sido la gestión de la derecha para con los madrileños, no menos la ha sido la de la izquierda para con sus votante. Urge que la buena y veraz prensa, pues hay otra mala y falsa, ponga contra las cuerdas a esa izquierda que, en doce días, quiere enmendar los errores, las taras y las infidelidades a los ciudadanos que delegan en ellos: ¡¡ a buenas horas mangas verdes!!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • bajachico bajachico 04/05/21 07:05

      No sea Ud ceniz@ y transmita buenas ondas. Porfa.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Aynur Aynur 04/05/21 18:10

        Así nos va: autocrítica cero. Que sepa, bajachico, que esa es la actitud de Ayuso, "somos los mejores, más estupendos e inteligentes"-

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Irenepaz Irenepaz 03/05/21 17:39

    Señor Maraña ha sido imposible ver un debate como dios manda, ya se encargaron muy hábilmente de romperlos en la cadena ser.
    Por otro lado la proyección mediática de los medios y la actitud de algunos jueces han hecho inviable la posición de las propuestas de izda.
    Quién iba a ir a los mitin en pandemia. Como siempre todo ha estado muy bien orquestado para seguir ellos en el poder.
    Si en Madrid hubiera un empate harían lo mismo que en Murcia.
    Es muy difícil mover al electorado en Madrid. Un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • CinicoRadical CinicoRadical 03/05/21 16:09

    " Por Begoña Villacís
    Aguirre y la Tangentópolis española
    Combatir la corrupción no empieza y acaba en los partidos políticos, combatir el engaño exige una sociedad que se niegue a ser engañada".....siguientes episódios....nueva temporada ?
    Ánimo podéis gobiernos fachas,como en la Región de Murcia sobran.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3



 
Opinión