X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¡A la escucha!

¿Cómo fabricar un bulo? Lean, lean

Publicada el 18/06/2021 a las 06:00

8 de cada 10 jóvenes de la conocida como generación Z, los que tienen entre 18 y 24 años, se informan por las redes. El dato no sorprende, pero, sinceramente, asusta. Ellos no nos ven, no nos leen, se informan por sus canales. Lo prefieren antes que comprar un periódico o ver un informativo. Así dicho puede parecer una locura pero, en fin, habrá que confiar en que saben a quién siguen, tienen criterio para discernir lo que es noticia de lo que es un bulo y buscan sus propias fuentes. O no.

El dato anterior es la punta del iceberg de un estudio demoscópico hecho en marzo de este año. De ese 82,45% de los jóvenes que se informa a través de las redes, atentos, al 36,4% le trae sin cuidado que lo que están viendo y leyendo sea o no información falsa. Les da igual. No les importa. Es algo de lo que pasan. "Ah, ¿que no era cierto? Pues vale". A mí, no sé a ustedes, este dato me preocupa más que el anterior. Pero hay uno más que nos da un poco la medida de lo que está pasando en una generación que en muy poco llegará a ocupar puestos de decisión, dirigirá empresas, negocios, o incluso tomará partido en política. A casi la mitad no le importa nada de lo que ocurre en el mundo, en concreto a un 48,7%. Cero interés. "¿Que se ha caído la luna? Mientras no me afecte, sigamos".

Con estos datos, un grupo de investigadores de la Universidad Complutense decidió estudiar por qué se difundían con tanta velocidad y facilidad los bulos, qué pasaba en esa generación, qué era lo que de verdad les preocupa o interesa. Ayer publicaron sus conclusiones. Durante los últimos meses ellos mismos habían elaborado noticias falsas, perfiles fabricados en redes que contaban y difundían bulos. Consiguieron colar dos, con bastante repercusión, por cierto. 

Uno de ellos hablaba sobre un mono superdotado, que era capaz de jugar online y ganar a quien se pusiera delante. Algún que otro youtuber cayó, y le retó. Colgaron fotos del supuesto mono frente al ordenador, alguno que otro retuiteo y ¡boom!, la noticia ya estaba circulando por las redes. El otro hablaba de una supuesta actriz española que había conseguido un papel en Spiderman 3. Pusieron la imagen de una chica rubia y ya está, a rular. La noticia creció por sí sola. En apenas tres meses el perfil consiguió mil seguidores. Mil personas que consumían lo que decía alguien… inexistente.

Lo que cuenta ese estudio no es nuevo, lo sabíamos, pero ponerle cifras a esos hábitos desvela una realidad que debemos de afrontar: ellos consumen la información así, y además la consumen de forma diaria y, esto es importante, quieran o no quieran. No hace falta que vayan a buscar tal o cual noticia, tal o cual declaración. Con conseguir que se haga viral, sabes que, en algún momento, toda esa generación la acabará leyendo, viendo y asimilando. Y ya hemos visto que a muchos, casi la mitad, no buscarán saber si eso es verdad o es mentira.

Con esos mimbres se construyen o cosas buenas, ojalá, o cosas que son difíciles de manejar. Ese estudio de la Universidad Complutense analizó esos datos entre un grupo de jóvenes y admitían que lo que más temen es la polarización que encuentran en las redes. Y es así: la tensión social se genera difundiendo mentiras, en los formatos que quieras, desde una tribuna o desde un perfil falso. Tú miente, que algo queda.

El único consuelo que queda es que conforme ganen en madurez, aprendan a discernir, a contrastar, a desechar lo que es desinformación. A buscar fuentes fiables que, ojo, también las pueden encontrar en las redes. Sólo hay que saber cómo buscar y a quién seguir. Ellos, está claro, consumirán información de otra forma, alguno, conforme se vaya haciendo mayor incluso regresará a los medios tradicionales. Pero mientras, hay ahí un enorme caldo de cultivo que se está cociendo solo, a merced de lo que unos y otros quieren. Sin demasiado control, sin meter mucho ruido. Calando poco a poco. Creando una corriente de opinión según determinados intereses que son difíciles de identificar.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




16 Comentarios
  • Francisco Goya Francisco Goya 19/06/21 20:16

    Gracias por la publicación de tan interesante artículo. Gracias a su autora por detallar una realidad que, aunque conocida, no deja de ser frustrante y preocupante, sobre todo porque como comenta el artículo, estos jóvenes son quienes en el futuro más o menos cercano tomarán las decisiones que nos afectarán como sociedad. La formación de un criterio sólido para discernir lo verdadero, lo justo, lo ético, o simplemente que un hecho pueda tener interés y relevancia, es en mi opinión básica si queremos una sociedad más solidaria, justa y cohesionada. Pero no creo que se deba poner el foco exclusivamente en los y las jóvenes. Es responsabilidad de los dirigentes políticos económicos y sociales actuales poner los medios para reducir todo lo posible las noticias falsas e intencionadamente manipuladas. Los medios de comunicación, ya sean los tradicionales o los más actuales, tienen un papel fundamental en ello
    Cada uno de nosotros y nosotras podemos actuar alimentando esas noticias inexistentes, contribuyendo a clarificar en la medida de lo posible, o simplemente dejándolo pasar. Está en nuestra mano. Yo por mí parte recomiendo la lectura, que a mí siempre me ha ayudado, acompañado, enseñado y entretenido. A este respecto, un buen ejemplo puede ser 'El poder de las ideas' de A.C. Grayling, Ariel 2010,2015

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jagoba jagoba 19/06/21 09:38

    Egunon Elena.
    El análisis de la situación me parece muy correcto.
    Pero discrepo en que se está ciciendo solo.
    Hace mucho tiempo que no creo en las coincidencias, en el azar, en la mala o buena suerte. Y no es que no existan que como las meigas, haberlas haylas.Pero no lo explican todo.
    Pero la potencia de los medios de comunicación no ha sido tan fuerte como ahora. El ansia de los medios por controlarlo todo es enfermizo y muy rentable. Y los medios están en muy pocas manos.
    Lo que ocurre en las redes no se está cociendo solo. Lo está cociendo el monopolio de los medios¿Que van a conseguir? Exactamente no lo sé, pero controlarlos y manejarlos , seguro.
    No te quepa la menor duda.
    Esto no es por casualidad.
    A los jóvenes no se les educa en medios, en la importancia de la lectura, aunque sea digital . Ni a los jóvenes ni a nadie.
    Bombardeo televisivo 24 horas, manipulando la realidad convenientemente, y consiguiendo todo lo que se proponen.
    Si no de que va a ser elegida una presidenta fascista como Ayuso, en una comunidad de mayoría fascista .
    A Ayuso la eligieron las radios y televisiones por orden de lo amos de todas las cadenas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • leandro leandro 18/06/21 20:03

    Es tan desilusionante la realidad que nos toca vivir que no me extraña que hasta el imbécil de trump se crea que los vengadores son reales .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Fortunato Fortunato 18/06/21 19:41

    Un filósofo alemán, valga la redundancia, decía que los hombres somos víctimas de “avidez de novedades“. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • Fortunato Fortunato 18/06/21 19:44

      Perdón, y también las mujeres.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • GOLIARDO GOLIARDO 18/06/21 19:00

    Si bien comparto el fondo y el analisis este proceder no es sólo exclusivo de los jóvenes. Puedo dar fe, por verlo todos los días en mi centro de trabajo y conocidos y amigos, que es extensivo lamentablemente a muchas franjas de edad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Doallo Doallo 18/06/21 18:12

    También antaño había bulos. Hace 2021 años mataron a un señor dijeron que después de tres días resucitó y se lo creyeron millones de incautos 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • gorkinha gorkinha 18/06/21 12:18

    Es un poco cínico que alguien que participa de uno de los grupos mediáticos en donde más bulos se meten, se escandalice con lo que consumen los jóvenes. Porque siempre es lo que hacen los demás y nunca las cagadas de los medios. Hace tiempo que consumimos información que tenemos que contrastar los que nos informamos porque los propios medios no lo hacen. O no lo hacen como deberían. Ayer ví la misma noticia en dos medios distintos y era flipante lo diferente que era en uno y en otro. De hecho parecían dos noticias contrarias. Sé cual de los medios me mintió porque conocía la noticia, pero es acojonante la falta de ética de los medios. NORMAL que los jóvenes no muestren interés y pasen del tema. Total? Qué va a cambiar si los que tienen que hacer valer su ética no lo hacen. He de reconocer que este periódico es de los pocos, muy pocos por no decir el único, del que me fio bastante. Se que investigan y que tratan de ser lo más honestos que pueden. Queda esperanza, pero el futuro de la prensa, desde que se tiró al hooliganismo y al clickbait, es totalmente demoledor

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    18

  • senenoa senenoa 18/06/21 10:27

    Loable esperanza Helena, la que manifiestas al final de tu artículo: "Conforme ganen en madurez, aprendan a discernir, a contrastar, a desechar lo que es desinformación". Pero mucho me temo que tu esperanza será vana. Solo hay que ver cómo se informan y cómo disciernen sus padres, hoy en día, y cómo, en consecuencia, votan... y el panorama es altamente desolador.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • CPM CPM 18/06/21 08:31

    Creo que es mas grave y preocupante que lo que describe. Todos podemos ser manipulado y sólo el periodismo transparente puede salvar esta situación. No leo la Razón, ni el ABC, algo del Mundo sí ni oigo la COPE, porque sé que la mayoría de lo que publica está fuertemente sesgada, pero lo sé. Lo malo es cuando se esconde el sesgo y no se tienen los recursos para detectarlo. Difícilmente llegarán a conocer lo correcto, con el tiempo quizás.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • Ayla* Ayla* 18/06/21 07:31

    Por desgracia, hoy en día no hace falta informarse sólo en las redes para creerse bulos lanzados para manipular a la sociedad.

    Los medios tradicionales están actuando de la misma forma y muchos adultos se lo creen "porque lo han visto en la tele'. De los panfletos supuestamente periodísticos ya no hablamos.

    En vez de poner el foco en la juventud, deberíamos pensar que sociedad y qué ejemplo le estamos dando los adultos.

    De ahí la necesidad de fomentar el pensamiento crítico en nuestros chicos y chicas, que aunque ahora se entretengan siguiendo a un mono, sepan lo que es real. Esa educación se da en la familia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    33



 
Opinión