X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

Si el Gobierno fracasa, no será por los indultos

Publicada el 21/06/2021 a las 06:00

El principal desafío al que se enfrenta un partido político es interpretar con acierto el momento concreto de la sociedad en la que actúa. La realidad es un bicho que nunca se está quieto y cambia permanentemente. A veces de forma visible; otras no tanto. Cuando en enero se empezó a comentar en algunos círculos la posibilidad de que pronto iban a llegar los indultos a los presos del procés, nadie dudó de que el Gobierno, si se atrevía a llevar a cabo tal operación, pagaría un enorme coste. Hoy vemos cómo el rechazo a esta medida va descendiendo y los que se quedan cada vez más solos son precisamente los que se oponen a ella, los más nacionalistas: los muy españoles, y los muy independentistas. ¿Qué ha pasado para que se haya producido semejante giro?

Los datos hablan por sí solos. Hace un mes la oposición a los indultos en el conjunto de España rozaba el 80%, y ahora ronda el 60%, veinte puntos menos. La recogida de firmas contra la medida, organizada por el Partido Popular, ha obtenido según se reconoce incluso en Génova unos resultados muy inferiores a los que lograron los conservadores en el año 2006 cuando pidieron adhesiones contra el Estatut. Por si fuera poco, esta semana se han pronunciado a favor de los indultos tanto los empresarios catalanes en unas jornadas del Cercle d'Economia de lo más relevantes, como sindicatos y patronal del conjunto de España. Hasta la Iglesia en Cataluña ha manifestado su acuerdo con la medida.

La envolvente hecha desde el Gobierno es evidente. A los primeros rumores sobre los indultos les siguió una actitud de prudencia y cautela por parte de los portavoces oficiales, acompañada de algo más que gestos del lado independentista. La carta de Oriol Junqueras y el encuentro de Aragonés con el rey en las jornadas del Cercle son elementos cargados de simbolismo. A la par, se empezaba a trabajar el apoyo tanto de sindicatos como de la patronal, y finalmente este lunes, Pedro Sánchez acude al Liceu, que no es un sitio cualquiera, a explicar a trescientos representantes de la sociedad civil su hoja de ruta.

Habrá quien diga que Aragonès saludó al rey pero evitó la foto, y que unas horas antes estaba en Waterloo con Puigdemont, y efectivamente así es. Aquí cada cual tiene que hacer sus equilibrios y abstenerse de mostrar excesos, ni en los acuerdos ni en los desacuerdos.

¿En qué ha acertado el Gobierno en este caso para que algo que a priori iba a ser tan problemático se dé por descontado sin mayor coste? En primer lugar, en saber leer el estado de ánimo de una sociedad. En Cataluña han sido varios los signos en los últimos años que indicaban que tanto independentistas como los que no lo son preferían apoyar opciones más tendentes al diálogo que aquellas que lo negaban. El resultado trascendental del 14F es una buena muestra. En el resto de España se han ido abriendo paso también las ideas de acuerdo y la necesidad de pasar página, algo en lo que sin duda ha influido también el cambio en las prioridades de las preocupaciones. La pandemia y la crisis económica lo inundan todo y protagonizan las inquietudes de la sociedad. El resto de problemas pasan a segundo plano.

El segundo elemento de acierto del Gobierno ha sido saber trabar una estrategia tanto con los partidos políticos que han querido apoyar la medida como con aquellas partes de la sociedad civil especialmente significativas. Si se observa, se verá que apenas ha habido alusiones beligerantes contra quienes se oponen a la medida, pero sí argumentos que fortalecían a quienes la apoyan. En este escenario, los líderes políticos que se oponen a los indultos lo seguirán haciendo, con toda legitimidad, pero conscientes de que están más aislados de lo que preveían.

En definitiva, una buena lectura del momento social y una adecuada estrategia política han conseguido que lo que podía parecer un suicidio hace apenas unos meses hoy se dé por hecho sin mayor coste. Para que se le considere un logro tendrá que surtir los efectos esperados: favorecer la distensión y un proceso de diálogo que ofrezca una salida razonable al conflicto. Ahí está el quid de la cuestión.

Como me apuntaba el otro día un buen amigo y agudo observador de lo que ocurre en Cataluña, hacía mucho tiempo que nada aglutinaba un apoyo tan transversal de la sociedad catalana –tanto por parte de independentistas como de quienes no lo son–, y esa es una estupenda noticia. De hecho, muchos ya han pasado pantalla y empiezan a situar el debate en el próximo paso: cómo debe ser ese proceso de diálogo para que, si no es posible encontrar una solución, al menos consiga atisbar una fórmula para la convivencia en Cataluña y entre Cataluña y el resto de España.

Cuando el actual Gobierno se someta a las urnas dentro de un par de años, los indultos no tendrán un peso significativo, lo cual es toda una victoria teniendo en cuenta de dónde se partía y la actitud de los extremos del tablero. Donde el Gobierno progresista se lo jugará será en el Ingreso Mínimo Vital, el Salario Mínimo Interprofesional, la gestión de los ERTE y la factura de la luz, entre otras cosas. Será de la gestión de la emergencia social –curioso que la expresión haya desaparecido del debate público, por cierto–, de lo que este gobierno será mayoritariamente evaluado. A priori, el fin de la pandemia y la llegada de los fondos de recuperación, transformación y resiliencia dibujan un panorama de múltiples posibilidades si se gestionan para reducir la desigualdad e incrementar la confianza en el futuro. También la de los jóvenes.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




8 Comentarios
  • Juan Raul Juan Raul 12/07/21 15:29

    Cristina comparto tus comentarios pero te pido que seas igual de contundente en las tertulias en la tele te veo un poco blanda con la oposición del las derechas como que temes si hablas mejor del gobierno que creo que lo puedes hacer te van a echar de los programas de la televisión publica que esta se está tornando muy hacia la derecha

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 21/06/21 15:57

    Si el Gobierno fracasa, no serà por lo Indultos; En otro orden de cosas: Bruselas bendice el plan de recuperacion del, Gobierno de Pedro Sanchez; Pide unidad polìtica: En torno a el'- y Avala una primera entrega de 19.000 millones de € ; "La Casuistica, es una norma de carater general, que surge de la observacion de la realidad, y no de abstracciones'- Las normas son reglas, que se establecen, con el propòsito de regular comportamientos, para mantener un orden detrminado, y son articuladas para establecer las bases de un comportmiento aceptado dentro de una Sociedad uOrganizaciòn; Las NOrmas se pueden aplicar, en distintos 'ambitos de la vida, y se espera que sean aceptados por todos.- existen diferentes tipos, que varian segùn el 'ambito, en el cual son aplicadas'- Normas Reeligosas, Normas Juridicas; ormas Morales; Normas Sciales'- El INdividuo comienza a comprender y conocer muchas de estas normas desde pequeño'- 'Casuistica'- Razonamiento Basado en Casos'- En Hechos'. etc. etc./ Saludos Cprdiales / El DIabloCojuelo Dixit " ( 15,57 h. p/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Evangelina Evangelina 21/06/21 10:37

    Prueba

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Grever Grever 21/06/21 09:13

    El tiempo, el manejo estratégico del calendario, es en mi opinión el factor clave en el manejo de este asunto.

    Introducir el asunto de los indultos con seis meses da tiempo a debatir y que todos los sectores fijen sus posiciones e incluso cambien de opinión. El electorado general, anónimos electores, han sido suficientemente "inundados" de argumentos a favor y en contra de los indultos mientras en paralelo a preocupaciones realmente acuciantes, crisis sanitaria y económica.
    Aprobar los indultos, si se aprueban, cuando se anuncia que lo acuciante está en vías de solución y así lo pronostican líderes empresariales y datos científicos deja a los contrarios con argumentos de menor peso. Si el procedimiento tras la aprobación de los indultos sale medianamente bien algunas salidas de prisión se producirán en agosto. Agosto es un mes importantísimo (sic) para la política. Los discursos, homenajes y demás hitos de los indultados aparecerán a partir del otoño.

    Si como dijo A.P. Botín "España se va a salir del mapa" será a partir del otoño cuando se empiece a notar. El otoño de 2021 marca el plazo de dos años hasta las próximas elecciones generales.

    Parafraseando a B. Clinton y respecto a la estrategia política..."Es el calendario, estúpido"

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Canija Canija 21/06/21 07:15

    Totalmente de acuerdo con tu artículo, creo que lo que será fundamental para una nueva victoria de la izquierda será como gestione los fondos europeos, si es capaz de ,verdaderamente ,transformar el modelo económico español y solucionar los problemas de precariedad de los trabajadores, es decir, gobernar para solucionar los problemas reales de los ciudadanos 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Pez Pez 21/06/21 07:05

    Sí, el Gobierno se fortalece. Ya puede dar por descontado el desgaste de los indultos. Pero queda la prueba de fuego: el diseño, la gestión y el control de los fondos europeos. Ahora más que nunca necesita esa comunicación en positivo que, como señalas, tan bien ha utilizado para los indultos.

    Cuanto más claro se explique el destino de ese dinero, más apoyo, más colaboración y menos posibilidades de mangoneo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • paco arbillaga paco arbillaga 21/06/21 07:02



    «Si el Gobierno fracasa, no será por los indultos» y espero que tampoco sea por los insultos y mentiras tanto del PP, y del partido que parió, como de los grandes MIEDOS de difusión, los del clero incluidos, que no paran de consultar en su biblioteca la colección de insultos y mentiras que manejan.

    «Donde el Gobierno progresista se lo jugará será en el Ingreso Mínimo Vital, el Salario Mínimo Interprofesional, la gestión de los ERTE y la factura de la luz, entre otras cosas.» Que espabilen, que ahí hay mucho todavía por hacer con millones de personas que lo están pasando muy mal. Donde la justicia social no llega la demagogia tiene el campo abonado como se ha podido ver en las elecciones autonómicas de varias autonomías. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 20/06/21 22:25

    No sé si nos daremos cuenta de eso, de la salida razonable al conflicto, a veces eso ocurre años despues.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

 
Opinión