Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Aquí me cierro otra puerta

Ángel Gabilondo y el privilegio de no enfadarse

Publicada el 22/09/2021 a las 06:00

Me jode poner a Ángel Gabilondo de ejemplo de algo de lo que estoy en contra porque lo respeto tanto, intelectual y políticamente, que me da rabia. Además, es un señor en retirada de la política después de un mal resultado y que ha pagado, hasta con su salud, una campaña criminal que encima salió mal y, en gran parte, no por culpa suya. Dejando claras mis disculpas, voy.

Gabilondo da una entrevista maravillosa a Luz Sánchez Mellado en El País. En ella habla de muchas cosas de su propio carácter y de aquella campaña del ya lejano 4M madrileño, unas elecciones de las que no han pasado ni cinco meses y parece que fueron hace cinco lustros. Le pregunta la periodista si se enfada, y él responde: "Claro, pero no quiero, no juego a eso. Yo también sé ser malo, ser una persona insoportable y canalla, pero no quiero y he decidido no serlo. Eso también es una conquista". Entiendo lo que quiere decir Gabilondo, pero también lo injusto de su reflexión si hablamos de un líder político de la izquierda.

Si algo llevó a Gabilondo a ser casi presidente de la Comunidad de Madrid en 2015 y a caer con cierto estrépito en 2021 fue su carácter. No se puede decir que hubiera engañado a nadie con ello. Y, de hecho, fue un muy buen candidato hasta que las condiciones del debate cambiaron de manera radical. Pero lo que él llama "juego" (ser lo que dice "insoportable") o "conquista" (no entrar en ese "juego") no fue más que una parte, corresponsable como dice él, de lo que seguro que aborrece Gabilondo: que lo que representa Díaz Ayuso vaya a gobernar en la capital hasta que quiera. 

Y, sobre todo, lanza el mensaje de que indignarse, enfadarse, encanallarse, es una opción. Y no, no siempre lo es. No encabronarse, muchas veces, es un privilegio de clase que mucha gente no puede ejercer. Penalizar el cabreo puede ser clasista. Y hacerlo desde la izquierda, que debería ser la representación institucional de las clases desfavorecidas, no me parece bien. Mucha gente está harta de que le digan que no se enfade porque no puede evitarlo. Y necesita, a veces, que los que están ahí arriba se cabreen, peleen y bajen al barro por ellos. Por su autoestima. No tiene por qué hacerlo Gabilondo, pero no es justo tildar de malo o impostado a quien lo hace desde la izquierda.

Y, sobre todo, como ya sabemos cómo funciona la política y los partidos, es necesario el navajeo porque enfrente hacen y dicen cosas. Insisto, no es el papel de Gabilondo, pero para que él no tenga que enfadarse hay quien tiene que hacer el trabajo sucio. Y, muchas veces, estoy seguro, sin querer hacerlo, sin ganas, solo porque es lo que hay que hacer para defender a quien hay que defender. 

Una de las cosas que generan desafección es ver que los políticos no te representan. Es evidente que hacerlo con todo el mundo es imposible, pero, desde luego, me cuidaría yo mucho de desechar al político que se faja, que pisa el área, que encanalla el ambiente cuando no queda otra. Muchos y muchas políticas, también del PSOE, lo hacen y están haciendo su trabajo. La indignación no siempre es una opción, a veces es la única posibilidad. No vayamos contra los enfadados porque, a lo mejor, no les queda otra y solo puede señalarlo quien tiene el privilegio de vivir tranquilo.
 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




21 Comentarios
  • Paco I  el viejo. Paco I el viejo. 24/09/21 03:36

    Igual es debido a tener poca sangre corriendo por su venas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Radic Radic 23/09/21 17:09

    No hace falta enfadarse ni encanallarse para calibrar que alguna presidenta de comunidad autónoma es una tantico oligofrénica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dver Dver 23/09/21 01:31

    Una de las confusiones más dañinas para uno y para los intereses que representa es no saber el lugar que ocupas.
    Ejemplo.
    Entras en un bar. Hay una barra que separa dos mundos. A un lado los clientes. Al otro los camareros.
    Uno pide una consumición, el camarero se la sirve. Uno la paga, el otro la cobra. Dos mundos diferentes separados por una barra, y cada uno en su lugar.
    Se puede ser amable, exquisito, seco, a insípido, y responder de la misa forma, incluso co desdén. Pero lo que uno nunca puede hacer es confundir su lugar en el drama. Y por supuesto, pasada una raya, levantarse y marcharse si es el cliente, o llamar a la policía si el que sufre la humillación es el camarero.
    Hay que tener dignidad y no dejarse usurpar su lugar, pero jamás responder con navaja a otra navaja.
    Al menos mientras no estemos en.otra Dictadura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • fotovoltaico fotovoltaico 22/09/21 21:18

    Desde el primer momento pense' que para mi no era el candidato idoneo ,los dos años de oposicion fue lo mas ligth que he visto en politica ,yo tambien deseo que la politica no se enfanjen ,pero tambien hace falta caracter e indignarse si tu adversario politico emplea artimañas nocivas para los ciudadadanos.En resumen es una buena persona ,pero no valia para la politica.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Juanalaloca Juanalaloca 22/09/21 19:42

    Y otra cosa. El profe nunca debió entrar en política. Esto es una lucha continua contra una derecha extrema, corrupta, violenta y franquista, y hablo del pp.
    Gabilondo és un profesor extraordinario; y fue con Martínez Montavez el otro mejor rector que ha tenido la UAM.
    Y necesitamos más que nunca profesores como él

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • Juanalaloca Juanalaloca 22/09/21 19:37

    Pues fantástico Quique. Mira, acabo de comentar la noticia, OTRA MÁS que da Alicia Gutiérrez de 28 millones que la que está en NUESTRA Puerta del Sol nos ha ROBADO y ha regalado a sus amigos, con la cantidad de personas en Madrid que NECESITAN ese dinero!!!!!!!!!
    Pues comentaba que me llena de ira leer tan brutales injusticias, sí de ira.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Makarenko Makarenko 22/09/21 19:16

    Decía un destacado dirigente del PCI, que la indignación es la abdicación de la política.Desde la izquierda lo que considero que tiene que hacer es rebatir con argumentos claros que desmonte esa " desviación de la atención" de las cosa importantes que tan bien hace la derecha. Por supuesto que hay que " bajar al charco", pero como también decía un apreciado anarquista español, " todos nos revolvemos en el barro", pero algunos miramos las estrellas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Luluska Luluska 22/09/21 17:58

    Quique, siento lo mismo que tú por Ángel Gabilondo, aunque creo, que Sánchez se equivocó, convenciéndolo a presentarse el 4 M.

    Esas elecciones eran para bajar al barro con Ayuso y de ir de una manera realista lo que mejoraría la vida de los madrileños. Yo hubiera votado a Mónica García si viviera en Madrid!.

    Si las izquierdas en Madrid no hacen la misma propaganda y se saben ender, siendo realistas y con cierta fantasía y entusiasmo...hay IDA para rato.

    Doy las gracias a Ángel Gabilondo, por haber sacrificado, casi, su salud.



    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Isa. Isa. 22/09/21 17:33

    Siempre nos quedará Pablo Iglesias como entretenimiento.. En ficción, arrasa. - Él, que pudo Ser - Entradas agotadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    4

  • REE REE 22/09/21 16:18

    Me pregunto: ¿ Con su postura o forma de ser ha argumentado y defendido a los mas desfavorecidos en las elecciones ? . Para que la gente normal (el es un académico acomodado) te entiendan tienes que representar tu posición con pasión y voz y argumentos. Hacerte visible. No he visto o no me ha llegado esta forma comunicar o mensaje de el. Parece un miedoso como si los padres religiosos le dicen: Callete .. No haces tanto ruido. Que van a pensar de ti. Me parece un político fallido.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    7

    • acracio acracio 23/09/21 00:27

      Fue un candidato contra UPodemos, mantra del PSOE, y colaborador necesario de la victoria de Ayuso, así me pareció. Pensaba en el confortable sillón de Defensor del Pueblo, para lo que necesitaba los votos de la derecha, y nos dejó a las clases humildes madrileñas en las garras de la ultraderecha. Igual que Carmena en el Ayuntamiento. El Sistema bipartidista se ha quitado la careta con la irruoción de UPodemos y se han mostrado tal cual son: unos partidos políticos que surgieron para hacer borrón y cuenta nueva con la Dictadura. Y en estas estamos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

    • REE REE 22/09/21 16:30

      Incluso diría yo que ha hecho daño a los mas desfavorecidos por su forma de ser.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      6



 
Opinión