Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muy fan de...

Lo inexorable y lo evitable

Publicada el 25/09/2021 a las 06:00

De vez en cuando la vida destruye nuestros planes sin compasión. Es un volcán, una inundación, es la pérdida de alguien amado o un diagnóstico médico.

Hay golpes que parecen la superproducción de una tragedia, como el que nos ocupa la mitad de la mirada, un ojo en nuestro día a día y otro sin perder de vista La Palma. Y el corazón en la isla, encogido, desolado por la empatía. Asistimos al borrado del presente y el futuro de personas como nosotros, como nuestras madres, como nuestros hermanos, como nuestros hijos, somos espectadores impotentes de un dolor sin tregua y a cámara lenta.

La lava deshaciendo historias, proyectos, cotidianidades, con una facilidad asombrosa, como si fuera sencillo construir las vidas, como si no nos dejáramos tanto de nuestra vida en intentar vivir.

La desgracia de la isla bonita no es la única, ya lo sabemos, todos peleamos cada día con monstruos de una u otra especie, pero lo que allí sucede tiene mucho de simbólico bajo la descarnada realidad, por cómo transcurre y por cómo lo vivimos cada uno de nosotros. Todas las reacciones humanas, como ante cada desgracia retransmitida, van apareciendo sin dar sorpresas. Lo hemos bailado otras veces, como si siguiéramos una coreografía, cada uno en su puesto, siguiendo el habitual elenco de roles: el solidario, el oportunista, el compasivo, el miserable…

“La lava va avanzando muy lentamente pero sin parar. Es inexorable su avance hacia la costa”. Esta frase que hemos oído en boca de las autoridades en estos días resume la impotencia a la que se enfrenta el ser humano ante no pocas cuestiones. “Inexorable” es el adjetivo perverso que nos sitúa en nuestra realidad, lo poco que somos aunque nos creamos tanto…

Y nuestra lucha existencial pasa quizás por apechugar con lo inexorable y no rendirnos ante lo evitable. Aunque se nos olvide a cada paso; aunque a veces entreguemos más esfuerzo y energía en tratar de que no suceda lo ineludible que en poner una barricada para que no pase lo que no tiene un pase.

Cuando el volcán vuelva a dormir y los focos y las cámaras se apaguen y la última visita institucional cierre la puerta al salir, la nueva normalidad será el empeño de los palmeros afectados por reanudar el camino. Que no lo hagan solos, que no sea más lenta la ayuda que el avance de la lava, que no sea inexorable el camino hacia la ruina, que aumentar el dolor por falta de atención sí es evitable.
 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • Medina Medina 25/09/21 13:33

    También... No permitir construir viviendas en: El Dominio Público Msritimo-Terrestre, Dominio Público Hidráulico (Ambos regulados por ley) y en zonas inundables.... o en la ladera de un volcán donde se registra actividad sísmica. No muy lejos se produjo hace años la erupción del Teneguía -yo lo recuerdo.... y no soy Matusalem- Lamento kas pérdidas de haciendas, enseres... y el dolor de los damnificados. A ver si aprendemos para el futuro y... no se permita levantar viviendas donde hay riesgos evidentes y constatados para personas y propiedades.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    5

    • zeycus zeycus 25/09/21 21:59

      Totalmente de acuerdo. En el fondo no nos podemos sorprender de que un volcán entre en erupción de vez en cuando, porque es justamente lo que hacen. Igual que cuando construimos viviendas junto al margen del río, en lo que de hecho es su cauce natural. Luego cuando venga la crecida no nos podemos echar las manos a la cabeza y clamar al cielo. Jugamos con fuego y nos acabamos quemando, es cuestión de tiempo. "Inexorable" desde luego, pero "impensable" desde luego no era.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

  • ncvc ncvc 25/09/21 11:49

    Raquel Martos, con su maravillosa sensibilidad, acierta: el tema ahora son las terribles e inevitables desgracias de La Palma, con tantos hogares destruidos. Espero que el gobierno se vuelque a fondo con las familias perjudicadas, nuestros impuestos no pofrían tener mejor uso.
    También una colecta extraordinaria para ayudar a estas familias sería fenomenal, si por ejemplo el gobierno canario abre una cuenta oficial a este fin sin duda yo metería unos cuantos €. A ver si la idea cuaja.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • FIngerlady FIngerlady 25/09/21 10:32

    Efectivamente Raquel. El volcán nos "ata" a las pantallas y nos hipnotiza viendo sus "efectos especiales". Lo triste es que, cuando el volcán se duerma de nuevo y las cámaras vuelvan a sus redacciones respectivas...nosotros volveremos a nuestra cotidianeidad y de los palmeros ...se acordarán muy pocos. Buen sábado a todos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Vicente27 Vicente27 25/09/21 08:23

    Magnífica reflexión Raquel. Enhorabuena.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Canija Canija 25/09/21 07:26

    Totalmente de acuerdo con tu artículo 

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

 
Opinión