Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Qué ven mis ojos

El neoliberalismo divide el mundo en dos: a un lado la macroeconomía y al otro los microciudadanos

Publicada el 12/10/2021 a las 06:00

Una sociedad cínica es la que admite que la estabilidad se basa en la desigualdad

El dinero no crece en los árboles, suele decirse. El dinero no nace, se hace, no es un bien de la naturaleza sino otro de los inventos que hizo la humanidad contra sí misma, igual que el de las armas, y que sirve exactamente para lo mismo: para que unas personas intenten someter a otras y usarlas en su beneficio. No queremos darnos cuenta, pero es un despropósito que alguien en este mundo pase sed o hambre y no porque falten alimentos, que por ahora sobran, sino porque no pueda pagarlos, no tenga unas monedas para comprar agua y comida. O ropa y medicamentos. La inmensa mayoría de quienes no trabajan no es porque no quieran sino porque no pueden o no les dejan. Y no hace falta irse al tercer mundo, donde la situación es obviamente mucho más dramática, para contemplar el espectáculo de la marginación, porque lo tenemos a la vista en los comedores sociales de nuestras calles, a cuyas puertas cada vez son más concurridas las filas de los desposeídos, o los podemos contemplar tirados por las aceras, pidiendo limosna al pie de los escaparates. 

La crisis amenaza, la desigualdad crece y los abanderados y correveidiles del neoliberalismo, sin embargo, siguen pidiendo que los sueldos no suban, que los despidos se abaraten, que los alquileres no se regulen, que los desahucios no se detengan, que los precios de la luz o el gas no se limiten, que los bancos no devuelvan los millones con los que se les rescató del abismo que ellos habían cavado o que no se impida a sus consejos de administración repartirse las ganancias cuando las pérdidas se socializaron y tuvimos que pagárselas con nuestros impuestos… Uno de sus jefes, y lo podemos llamar de ese modo porque aquí hay quienes dan órdenes a los que mandan, lo resume llamando “radicales” a las ministras que luchan contra el saqueo de las hidroeléctricas y tratan de evitar que él siga cobrando casi cuarenta mil euros al día mientras tantas y tantos se las ven y se las desean para poder pagar la factura que les manda su empresa. El dinero no crece en los árboles, pero sí en las torres de alta tensión y en las cañerías del gas.

También crece en los hospitales y las escuelas que se privatizan. O en las funerarias que antes eran municipales, o en los servicios de recogida de basura… O en los psiquiátricos, tal y como ha dejado claro la más reciente investigación del periodista Manuel Rico en infoLibre, que revela el modo en que cuatro empresas de salud mental se llevan cada año ciento cuarenta millones procedentes, la mayoría de ellos, de fondos públicos. Los billetes de color violeta se multiplican en todo aquello, en fin, con lo que se puede especular y se transforma por arte de magia, nada por aquí, todo por allá, en un gran negocio para unos cuantos y que va contra los intereses de todos los demás. Eso es lo que dicta y promueve la macroeconomía, que es otra de esas palabras que se han inventado los de arriba para hacernos sentir diminutos con respecto al poder y a la que, como todo tiene su cara y su cruz, es fácil buscarle su mitad en sombra: el reverso de la macroeconomía son las y los microciudadanos, que ven cómo la Tierra siempre está cuesta arriba para los de su clase, ven que a ellos los persiguen hasta el fin del mundo por una multa de tráfico mientras otros salen impunes de delitos de ocho cifras; o cómo a cualquier autónomo lo acorrala y exprime Hacienda al tiempo que un rey defraudador se libra del peso de la ley y se va de rositas y de otras cosas con ayuda tanto de sus abogados como de los fiscales y tras devolver una parte minúscula de lo que se llevó a sus paraísos fiscales. Según escribe Carlos Enrique Bayo en PúblicoJuan Carlos I y los gestores de su fortuna también han conseguido “que la Fiscalía omita un año clave en su petición de datos a Suiza y lo libre de la Justicia”, tras dos años batallando para evitar que se conociesen “las operaciones de 2015 en las cuentas de la Fundación Zagatka en el Credit Suisse de Ginebra, porque en ese año se hicieron allí numerosas transacciones para limpiar el historial bancario del Emérito tras su abdicación”. Hay quienes lo defienden a capa y espada, que es como al parecer se defiende a un soberano, y no parecen comprender que aunque todos y cada uno de los méritos que le atribuyen fuesen indiscutibles, eso no lo faculta para ponerse el mundo por montera y cometer delitos financieros.

Una sociedad cínica es la que admite que la estabilidad se basa en la desigualdad. Las nuestras lo serán más en la medida en que los mensajes de la ultraderecha sean oídos y sus amenazas nos den miedo. Ojalá no lo consigan, porque aquí pasa al contrario que en la famosa frase del Quijote: estos ladran para que no cabalguemos.
 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




25 Comentarios
  • Republicano1944 Republicano1944 14/10/21 11:23

    Muy bien esta columna. El problema es que con columnas como ésta no arreglaremos el problema de la desigualdad, del neoliberalismo y de yantas otras ¨pandemias sociales.¨ Hace tres o cuatro años yo viajé hasta Madrid para participar en nuna gran manifestación sobre el Calentamiento Global, y me pregunto quién o quiénes podrían organizar periódicas e incesantes manifestaciones en contra del neoliberalismo, la desigualdad, la pobrteza, la escasez de viviendas asequibles, etc. En el País Vasco ya lo hacen cada semana los jubilados en defensa de sus pensiones, pero no parece que cunda el ejemplo. Miertras, los y las neoliberalistas se pasan el día escupiendo mentiras con el soporte de la prensa cainita. Yo me apunnttaré a cualquier manifestación donde aparezcan estandarte con cara y apellidos del emé rito y todos aquellos que aparecieron y aparecen en los papeles de Panamá, los de Pandora, y los que vendrán.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jose Espuche Jose Espuche 14/10/21 07:47

    El dinero se hace no nacemos con recursos económicos. Los que hacen recursos económicos, como en tantas cosas de la vida, se hacen, pero hay que tener el poder para hacer la política y sin política no se pueden hacer dinero simplemente un salario. Los que manejan el poder, de todo tipo, son privilegiados. Algún día se terminaran los privilegios de estos sinvergüenzas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jose Espuche Jose Espuche 13/10/21 14:44

    Qué razón tienes cuando escribes que las armas y el dinero sirven para someter a la sociedad. Estupendo trabajo periodístico. El mérito es compartido entre el equipo directivo y el equipo periodístico de InfoLibre. Sois muy grandes periodistas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • palomagl15 palomagl15 13/10/21 09:51

    magnífico artículo como siempre Benjamín. el liberalismo me parece el concepto menos entendido y peor usado del mundo. Muchos politicuchos se adhieren a él como si fuera el no va más. Las ideas liberales de principio del siglo XX supongo que suponían tener mentalidad abierta...pero el liberalismo económico es el capitalismo salvaje del sálvese quien pueda, supone que el mercado se regula solo, todo está permitido. Las regulaciones que se ven tan necesarias como limitar precios de energía y alquiler se tachan de comunistas, y el comunismo es lo peor...recordemos el grito de comunismo o libertad de Ayuso, y que votantes de zonas deprimidas de Madrid la votaron con convencimiento. Al final tenemos lo que nos merecemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Lunilla Lunilla 13/10/21 09:32

    "La loa,es la pieza breve, que precede al Auto o a la comedia, una especie de preambulo para captar la atencion del pùblico, y consegir su silencio y Atenciòn esta introduccion al espectàculo, esta dispuesta, la mayoria de las veces '`por no decir 'Todas:'- 'en elogio A, la cuestion que se pretende representar "La farsa politica, y su circo Electoral, donde rigen las condiciones modernas de producion . manifestandose,en una inmensa frecuencia, una extrategia, para anular la reflexiòn sustituida por la inmediatez del insulto procaz, el vocerio, y el twit: los significados ya no existen y nohay puentes, ni referentesAutenticos, anclados en la realidad, y convertirlo todo, en un constante Reality Show, en que cada vez, se le ve as la maquinaria infernal de la 'tramoya'... Saaludos Cordiales... El DIablo, Cojuelo;Dixit" ( 9,31 h. a/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • serrekunda serrekunda 13/10/21 07:31

    El problema es la parroquia que vota estos "artistas" que aman las privatizaciones y gracias por el magnifico articulo.-bakau

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • nosé nosé 13/10/21 00:27

    Lo peor de todo es que dicho cinismo es lo que mueve a la gente dirigente de este país, en todo los estamentos, en todos y cada uno de los representantes que tienen miedo a perder su poder adquirido por ser vos quién sois.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Chinchirina Chinchirina 12/10/21 23:46

    Benjamín, una sociedad cínica es la que permite que cientos de personas, tratando de buscar alimentos, muera en sus costas como si nada fuera con ella.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Jose Espuche Jose Espuche 12/10/21 19:55

    Lo sabía pero también explicado no lo sabia ni me imaginaba que se podía explicar tan bien El trabajo de Benjamín Prado merece lo mejor. Se evita las manipulación informativa, eso es el artículo de Benjamín Prado. Explicar hasta la saciedad. Gracias Benjamín Prado por el muy buen trabajo que has elaborado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • In-A-Gadda-Da-Vida In-A-Gadda-Da-Vida 12/10/21 13:23

    Ay, Benjamín... que vas al bar o al mercado y todo el mundo piensa como usted: que si a MÍ por tener caducada la ITV, y a otros por robar millones, que si a MÍ me dan cita para dentro de ocho meses y la otra montando zendales, que si YO no puedo poner la calefacción y estos sinvergüenzas se forran...
    ... YO, MI, ME, A MÍ, CONMIGO...
    ... a mí me van a quitar de comer chuletones... toda la vida trabajando y le van a dar mi casa a unos okupas... van a tener más derecho estos sudacas que yo...
    Total, que mi niño juega de pena, pero no le cogen porque le tienen manía.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    12



 
Opinión