X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Lenín por los pelos

Publicada 06/04/2017 a las 06:00 Actualizada 10/04/2017 a las 16:51    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3



La segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Ecuador ha dejado un ambiente enrarecido, con el banquero Guillermo Lasso denunciando un fraude electoral y protestas en Quito, Guayaquil, Riobamba, Ibarra y Bolívar entre otras ciudades. El izquierdista Lenín Moreno, vicepresidente de Rafael Correa entre 2007 y 2013, le venció por una diferencia del 51,16% frente al 48,84%, según los datos oficiales.



Lasso habló de “gobierno ilegítimo”, exigió un recuento y llamó a sus seguidores a “defender la voluntad del pueblo”. Lenín no tiene el carisma de Correa ni su capital político en 2013, ni la situación económica de entonces. Hereda un país dividido, zarandeado por la crisis y harto de escándalos de corrupción. Los últimos cuatro años de Correa han sido los peores: bajó el precio del petróleo y subió la represión. Hubo numerosos abusos y persecuciones a sus críticos, fueran periodistas, viñetistas o luchadores de los derechos humanos. Nada que ver con los primeros, cuando sentó las bases para la transformación del país.

Además de denunciar las irregularidades, Lasso basa su acusación en el hecho de que tres de los cuatro sondeos a pie de urna le proclamaron ganador. Market le dio un 51,45-48,55%; Cedatos, 53,02-46,98% e Informe Confidencial 52-48%. Correa ya ha amenazado con acciones legales contra Cedatos. Una fuente de los movimientos sociales ecuatorianos augura más represión y más gente en la calle. “Correa es experto en echarle gasolina a los incendios”, dice.



En la primera vuelta, celebrada el 19 de febrero, Moreno se quedó en el 38,88%, a décimas del 40% que le hubiera dado la presidencia, al superar por más del 10% a Lasso (segundo con 28%). Entonces la oposición también denunció fraude casi desde el instante en que se cerraron las urnas y sacó a la calle a sus seguidores.

Las redes sociales se convirtieron en un campo de batalla entre los tres Ecuador: los partidarios de Correa, sus contrarios y los decepcionados con el gobierno y con la oposición. Fue una noche electoral de rumores, denuncias, mentiras y noticias. Lasso convirtió esas décimas, en las que se dilucidaba la presidencia en la primera vuelta, en una prueba de fraude electoral y al presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, en garante de que habría una segunda. La hubo, pero perdieron de nuevo.



La izquierda y algunos de los movimientos sociales que apoyaron a Rafael Correa en los primeros años y que le han abandonado en los últimos cuatro terminaron por votar Lenín, “la cara amable del régimen”, una personalidad más conciliadora que el volcánico Correa. En contra de Lasso ha jugado que es un mal candidato, un hombre de discurso plano y carisma nulo. No logró arrastrar los votos de los seguidores de los candidatos eliminados en la primera vuelta que le habían dado su apoyo.



Un ganador colateral de estas elecciones es Julian Assange, asilado en la embajada ecuatoriana en Londres.



Un grave incidente en los alrededores del estadio Atahualpa, tras el partido de fútbol entre Ecuador y Colombia (0-2), dio a Lasso un empuje de popularidad de última hora que estuvo a punto de otorgarle la victoria. Un grupo de energúmenos le atacó a él y a su familia con palos y piedras. Una de ellas impactó en la cabeza del candidato, que culpó después de los hechos a “mercenarios extranjeros”, sin señalar a ningún país en concreto, aunque todo el mundo entendía que hablaba del chavismo.

Estos hechos han coincidido en el tiempo con la chapuza de la Corte Suprema de Venezuela, que retiró a la Asamblea Nacional sus poderes legislativos. Ante la escandalera nacional e internacional y las más que evidentes divisiones en el chavismo, tuvo que rectificar días después. Un periódico español se precipitó al hablar de dictadura porque en las dictaduras la oposición no suele controlar el Parlamento.



Ecuador tampoco es una dictadura, como no lo es Bolivia. Son tres casos (además de Venezuela) que se suelen presentar como un todo cuando existen diferencias importantes. Les une la dialéctica, pero les separa su política cotidiana. Correa resulta poco progresista en los derechos de las mujeres o de los colectivos LGTB. Sus últimos años han estado salpicados por casos de corrupción. Uno de los más señalados es Jorge Glas, un hombre impopular que no se lleva bien con Lenín. Es el vicepresidente electo porque Correa impuso su presencia. Se vincula a Glas al caso Oderbrecht, que podría forzar su dimisión a medio plazo.



La victoria de Lenín tiene puntos en común con la de Maduro tras la muerte de Hugo Chávez. Ambos han tenido dificultades para mantener el voto de sus mentores. El mal gobierno de Maduro, algo que es evidente incluso para sus seguidores, ha coincidido con el desplome de los precios del petróleo. Lenín Moreno tiene más experiencia y recorrido que el primer Maduro. Su minusvalía causada por un disparo durante un atraco hace dos décadas le hace un tipo más sensible y abierto a las minorías. Pondrá en el mapa del Gobierno a los cerca 400.000 minusválidos ecuatorianos. Será el primer presidente en silla de ruedas desde Franklin D. Roosevelt. La principal duda que pesa sobre él, además de la salud, es si será un mero transmisor de Correa, que tratará de ejercer desde la sombra, o tendrá independencia.

Pese a su victoria, en América Latina pintan bastos para las izquierdas, como recoge este trabajo de la BBC. Todo empezó en Argentina.

Los medios internacionales que siguen la política venezolana cargados de adjetivos no han dedicado la misma atención a los disturbios en Paraguay y a la grave crisis causada por el Partido Colorado, en el poder desde hace más de 60 años, un partido contaminado aún por los vestigios de la dictadura de Alfredo Stroessner. Los titulares que se aplican a la izquierda no valen para la derecha. Detrás de todos estos juegos de poder están las empresas extractoras, las que bombean petróleo, talan bosques, esquilman las tierras a los campesinos indígenas y exportan minerales estratégicos.

Muerto Chávez, descabalgada Kirchner, semi retirado Correa y con un Daniel Ortega que es mejor no airar como modelo de político de izquierda, solo queda Evo Morales. Y el recuerdo de Pepe Mujica, que salió del poder como había entrado: limpio de corrupción y con la cabeza en su sitio.

 


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • korrosivo korrosivo 06/04/17 10:23

    Pero...¿Lenin no era calvo? 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 06/04/17 08:34

    Es tan evidente que los medios de comunicación no cuentan igual los problemas de gobiernos de derechas que los de izquierdas, que parece mentira que no se cojan con pinzas las opiniones de esos medios. El poder ahora es la información. Si se crea el caldo de cultivo adecuado, tirando un poco del conservadurismo natural del ser humano, y un par de acciones de la CIA (por ejemplo frenando el suministro básico) y de las bolsas (por ejemplo desplomando artificialmente los precios del petróleo) y ya tenemos a gente de buena fe en la calle creyendo que les roban justamente los que les deberían defender. Si a eso le unes que los que les deberían defender no son demasiado limpios (¡qué daño hace el poder!), la ensalada está servida. Macri hace olvidar las barbaridades de Kirchner. Los golpistas brasileños hacen olvidar las manos en la caja de Dilma (si es que las metió) y así sucesivamente. Y pese a todo se sigue votando a conservadores. En tiempos de recesión manda el miedo y el egoísmo. Pero hay una forma muy clara de saber quién es quién: quienes defiendan las políticas liberales (aunque traten de matizarla con "beneficios sociales") son a los que no debemos creer. Si además les apoyan los Estados Unidos, la prueba del nueve resulta clavadita. Y en Venezuela, antes de hablar, busquemos a los amigos de Carlos Andrés Pérez y su parentela (¡demonios, aquí le defendió González! ¿Por qué será?) y sabremos quien tiene razón. Y quien está asfixiando a Venezuela para que suelte el petróleo rapidito y baratito. Hablamos en diez años. Si no ha pasado algo más gordo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 06/04/17 01:35

    Te faltó mencionar a Brasil, de cuyo golpe de estado también se ha hablado poco...Ahora tenemos a ls artífices del golpe pillados en distintas tramas mafiosas...Sí, llevas razón en que detrás de tan convulsa situación existen enormes interese de las corporaciones y multinacionales más poderosas del mundo...Nadie quiere observar el conjunto de América para ver lo que está pasando con sus materias primas, verdadera razón de los conflictos políticos. Desestabilización, se llama...de una manera global, en toda América, en la América donde gobernaba la izquierda, claro..yanquilandia es otro mundo...Y uno de los protagonistas en el movimiento sísmico que servicios secretos, corporaciones, etc. llevan acabo para hacerse sin grandes contratiempos con "sus productos" (materias primas).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre