X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Tiempos Modernos

Palos al mono

Publicada 15/04/2017 a las 06:00 Actualizada 15/04/2017 a las 12:52    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 222

Quisiera pedir perdón por un tremendo error que de manera involuntaria se deslizó en mi colaboración de la pasada semana, “Boicot ‘light’”, que provocó las justificadas quejas de algunos de los lectores. En ella se manifestaban supuestas opiniones mías relativas al secretario del grupo socialista en el Congreso Miguel Ángel Heredia y al senador de Podemos Ramón Espinar afirmándose, además, que ambos deberían haber dimitido de sus cargos por diversas razones. Del mismo modo, se criticaba en el artículo la oratoria del diputado de ERC Gabriel Rufián. Expreso mis más sinceras disculpas a los tres aunque, dado que la totalidad de muestras de malestar se ha centrado en las apreciaciones –ya digo que, por error, atribuidas a mi persona– sobre el señor Espinar, a él se las debo con mayor razón. Sin olvidar, claro está, a los lectores que son, a tenor de algunos comentarios, los más perjudicados por lo publicado. Insisto, fue un error. En realidad toda la columna lo fue, un texto fallido que jamás debió ver la luz. Si la vio fue por una lamentable concatenación de fortuitas circunstancias.

No recurriré a manidas excusas, tan comunes en deslices semejantes, ni a socorridas frases como “mis palabras se han sacado de contexto”, ni acudiré al cobarde argumento del pirateo informático para explicar por qué esa columna acabó finalmente formando parte de la sección de Opinión de infoLibre. Prefiero no menospreciar la inteligencia de quienes me leen y contar la verdad.

Vivo con un mono. No quieran saber por qué. Es un asunto que tiene que ver con el tráfico de armas y una deuda de juego que alguien no pudo saldar conmigo. Todo estrictamente legal, claro está: el tráfico de armas con IVA y el mono con todos los papeles. La convivencia con el animal no es fácil. El mono –en realidad un chimpancé– es una criatura engreída, egoísta y maniática. En más de una ocasión he querido deshacerme de él pero todos los intentos han sido en vano. No ya por el hecho de que no es fácil encontrar a alguien que quiera hacerse cargo de un animal que erguido mide metro y medio y pesa más de ochenta kilos, sino por el propio carácter del mono. De su difícil temperamento es buena muestra el que la propia Jane Goodall lo expulsara de una de sus reservas por lo insoportable de su actitud. Me lo hizo llegar a casa desde el Congo con una nota: “En mi vida he visto un bicho más asqueroso”, y recomendándome su castración. No exageraba la buena de Goodall: el mono hizo Brazzaville-Madrid en business porque se negaba a viajar en la bodega como era preceptivo y, cuando requería la presencia de la tripulación para satisfacer alguno de sus numerosos antojos, lo hacía tocándose ostensiblemente los genitales y lanzándoles heces. De hecho, uno de los viajeros, un ejecutivo de una compañía maderera que volaba a España para someterse a una cura de estrés y al que Kimbo –así se llama el mono– no paró de morder hasta que accedió a entregarle el iPad, aprovechó una escala técnica para pedir que, por favor, le dejasen viajar en la bodega a él.

Pues bien, la columna de la pasada semana no la escribí yo. La escribió el mono. No sé cómo pudo ocurrir aunque tengo una ligera idea. En casa tenemos dos ordenadores. Yo escribo en un portátil anticuado y pequeñito porque el bueno, el iMac de 27 pulgadas, por no discutir, se lo he dejado a él para que se entretenga haciendo dibujos. No tiene procesador de textos ni conexión a Internet, por lo que ha debido de adivinar la contraseña del mío –“putomono”, así todo seguido– y lo demás pueden imaginarlo: seguramente abrió el Word, comenzó a teclear en un arrebato febril mientras sonreía exageradamente moviendo la cabeza de un lado a otro como hace cuando algo le entusiasma y –sé que suena increíble– el azar quiso que esa concatenación de alocadas pulsaciones compusiera el artículo que ustedes pudieron leer. El resto pueden imaginarlo: otro frenesí de simiescos golpes al teclado que casualmente concluyen con el archivo en el buzón de correos de infoLibre. Sé que lo que cuento puede parecerles una  justificación ofensiva por la improbable contingencia de su complejidad y lo entiendo pero, créanme, a nadie más que a mí puede ofender la humillante circunstancia de que un mono sea capaz de imitar tan bien mi estilo de escritura. Coyuntura esta que, admitirán, aporta solidez a lo que pudiera parecer una loca invención mía para excusar un error imperdonable: ¿Inventaría alguien para disculpar ese error un pretexto que le perjudicase aun más que la aceptación del error mismo?

Otro argumento que tal vez sirva para inclinar definitivamente hacia mi lado la balanza de su credulidad en la veracidad de lo que les cuento es que dado que siendo, como soy, una persona juiciosa y poco amante del conflicto, cómo diablos se me iba a ocurrir a mí criticar nada que el señor Espinar o Pablo Iglesias hayan hecho o pudieran hacer sabiendo el aluvión de reproches –obviamente, merecidos– que, por norma, lleva aparejado un gesto así. No hace falta ser un lince de la política para saber que el criticable es Errejón y que hacerlo puede incluso granjear al autor cotizadas adhesiones de quienes –a diferencia de Kimbo– entienden que es absolutamente normal tomarse dos coca-colas el mismo día que el Senado debate tu propuesta de boicot a esa marca o que alguien lo justifique aduciendo el olvido como causa.

Por eso comprendo a aquellos lectores que se han mostrado ofendidos con la publicación del texto de marras y la vehemencia de algunos de los comentarios con que hacen público su enfado. Del mismo modo, me identifico con aquellos que muestran su enojo con infoLibre por haber permitido la publicación de un artículo como ese. Es un escándalo, una afrenta intolerable. Siento de veras el tiempo que han tenido que dedicar a lamentar que en este periódico se diera cobijo a algo así. Un tiempo que, a buen seguro, habrán tenido que detraer de un mejor uso mostrando, por ejemplo, su solidaridad en algún foro contra la ley mordaza.

Es verdad que habrá puristas que intenten defender lo indefendible arguyendo que, a fin de cuentas, se trataba sólo de un artículo de opinión y que no publicarlo –por más que hubiera sido escrito por un mono, detalle que infoLibre desconocía– hubiera podido suponer un acto de censura. ¡Paparruchas! Nadie está poniendo en duda la libertad para opinar que asiste a los colaboradores de este medio, lo que ofende es que se opine mal. Y es razonable hacérselo saber a quien proceda de manera firme y categórica. Por eso creo justificado, como ha hecho algún lector, advertir a la empresa de la intención de no renovar su suscripción ante la persistencia entre sus colaboradores de autores que no opinan bien.

Es verdad que los puristas podrían señalar que esa exigencia de que todo lo leído agrade al universo personal del lector tiene más que ver con la literatura que con el periodismo y, por tanto, se satisface mejor en las librerías que en los kioskos de prensa; es verdad también que esos mismos puristas –eternos y desocupados tiquismiquis– podrían señalar que en esa comunicación pública de la intención de dejar de sufragar económicamente un esfuerzo periodístico como el de infoLibre hay una velada amenaza, un ligero tufo a chantaje, a castigo ideológico. Nada más lejos de la realidad. Lo que hay es el aprovechamiento de la oportunidad a la que tan frecuentemente alude infoLibre en su publicidad: ser socio de una empresa periodística. Con todos los extras, incluyendo la experiencia premium de sentir lo mismo que algún magnate de los medios de comunicación cuando decide dar un golpe de mano en la línea editorial de la cabecera de su propiedad.

Por último, me gustaría comunicarles que he tomado medidas para que lo que ocurrió la semana pasada no vuelva a suceder. He aislado a Kimbo de la única forma posible: aislándome yo también. He dado de baja mi conexión de ADSL de manera que jamás pueda volver a ponerse en contacto con este periódico –en realidad he iniciado el trámite, es más difícil darte de baja en una operadora que el que te reconozca como hijo El Cordobés–. Entiendo que impidiendo que entren en contacto dos focos de irresponsabilidad como un mono con un ordenador y la dirección de infoLibre, tan poco estricta en la criba de lo que publican sus colaboradores, el peligro está conjurado.

Si –los hados nos protejan– la mala fortuna quisiera que algo escrito por Kimbo superase el cortafuegos a que le tengo sometido y, amparado por la laxa vigilancia de la empresa editora, apareciese publicado en estos pagos, les animo a actuar con la contundencia que un caso así requeriría: palos al mono hasta que opine como Dios manda.


Hazte socio de infolibre



18 Comentarios
  • Galeno1 Galeno1 19/04/17 21:56

    "Ya tenemos al ultra. Ahora vamos a por el rojillo. (::::::) Pero también hoy se puede decir: Ya tenemos al rojillo. Ahora vamos a por el ultra. (:::::) http://www.hermanolobodigital.com/mostradorn.php?a%F1o=IV&num=181&imagen=1&fecha=1975-10-25

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Galeno1 Galeno1 19/04/17 21:53

    "El pajillero de la indignación solo sigue a gente que piensa como él. Lo que menos desea en este mundo es que alguien le convenza de que está equivocado. Cualquier opinión que no comparta, cualquier idea que amenace su visión del mundo, le parece una ofensa o una estupidez. Si uno de sus blogueros de cabecera traiciona por un momento la causa que él defiende, la respuesta es rápida: imprecación y te dejo de seguir." (19 de abril de 2017, Juan Soto Ivars) http://blogs.elconfidencial.com/sociedad/espana-is-not-spain/2017-04-19/ataque-pajilleros-indignacion-twitter_1368753/

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AngelesC AngelesC 18/04/17 07:01

    Sr. Sanchez-Romero, gracias por su inteligente sentido del humor. En un pais de trincheras, beatos, intransigentes y sabihondos de barra de bar, no se toleran las criticas, ponerse delante del espejo y...mirarse. Salude a su mono...y dejelo que escriba de vez en cuando.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    0

    • Orlinda Orlinda 18/04/17 13:25

      Qué buena, Ángeles. El mejor comentario que he leído aquí.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 18/04/17 09:36

      Dale recuerdos de "tu parte" al Sr. Heredia...........

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 5 Respuestas

      0

      0

      • Orlinda Orlinda 18/04/17 13:27

        En cambio tú y los de tu grupo, cada vez que abrís la boca es para demostrar lo intransigentes y cerriles que sois. El grupo que anda por estos foros.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        0

        0

        • Galeno1 Galeno1 19/04/17 22:06

          Los cuatro gatos ultras y los cuatro gatos rojillos son tan cerrados, que en el foro del artículo "Tengo un comentario para usted" propuse hacer un código deontológico, para paliar el acoso laboral que sufren los articulistas, y que se denunciaba en ese artículo. ¿Crees que alguno fue solidario? Te contesto: ni uno. Pasaron olímpicamente, incluso alguno dijo que no.  http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2016/12/20/tengo_comentario_para_usted_58986_1023.html (.............) Nota: "Cerrado, da. Del part. de cerrar. 1. adj. Estricto, rígido, terminante. Un criterio muy cerrado. (Real Academia Española © Todos los derechos reservados)

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • Dundun Dundun 21/04/17 10:13

            Por fin apareciste!, tú eres el mono azul que le ha escrito el texto del artículo anterior a Don Miguel!. Coinciden plenamente las adversiones y afrentas del mismo. No lo niegues, te he pillado.----un gato rojillo

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

        • Bacante Bacante 19/04/17 20:13

          Claro,  la familia protege a los suyos.  Está haciendo quedar aún peor a su amigo,  familiar o lo que sea el columnista.  Parecía saber defenderse solo. Saludos!

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • Galeno1 Galeno1 19/04/17 22:08

            BOT

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

  • Txarles Txaplyn Txarles Txaplyn 17/04/17 21:03

    Pues si el anterior articulo lo escribió un mono, este sí que sí, apuesto que lo escribió un primo del mismo mono. LO NUNCA VISTO; el periodista hace un irónico gesto de justificación para criticar a sus lectores. Explico y resumo mi opinión de forma muy sencillita; cada semana hay desfalcos públicos de los que escribir columnas, pilares y hasta catedrales, pero seleccionar el caso de las coca-colas retroalimentándose de la venta de un piso de forma total y absolutamente lícita y cotidiana por un chaval de 24 años ni siendo político TUFA A RANCIO y a bipartidismo que echa para atrás. Por otro lado que es eso de “palos al mono hasta que opine como Dios manda”? Usted puede opinar como le venga en gana! Otra cosa es que discrepemos y que en base al resumen que he descrito opinemos que es nocivo un cambio de administración pública cuando los recursos de colgar columnas y titulares esté en poder de pensamientos tan “selectivos”.(Por así decirlo).Por ultimo me mantengo a la espera de una columna suya acerca del tan manido y de moda tema del ego de Pablo Iglesias. Porque madre mía, con anterioridad ya se ha manifestado en los mismos términos, pero esta esta ocasión se ha salido expresando implícitamente el “Yo opino”, “Yo creo”, “Quien critica mi opinión…”, “Yo”, “Yo”, “Yo”….Probablemente el desenfoque se deba a pensar que muchos de quienes opinan distinto de usted le leen para informarse, cuando probablemente crean que luce un majestuoso plumero y simplemente pretendan saber y denuncien el modo en que les intoxican día si y día también o coca-cola arriba coca-cola abajo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Canija Canija 17/04/17 20:29

    Me ha parecido un artículo muy imaginativo-satírico que me ha hecho pasar un buen rato, el del mono también me pareció muy acertado.Me parece increíble que personas, supuestamente, de izquierdas sean tan poco acordes con la libertad de expresión , o a lo "peor" no saben lo que es ser de izquierda .¡¡¡ Ánimo !!! Y a seguir siendo crítico con todo aquello que " chirría " venga de la izquierda como de la derecha 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Dundun Dundun 17/04/17 21:24

      Hay que reconocer que aplica ingenio al tema, sí. Pero no deja de ser una fea maniobra por parte del articulistala el responder a las críticas que en su día se le hicieron dedicando un artículo a su defensa. Otros articulistas cuando han tenido algo que decir respecto a los comentarios, han bajado a la arena y han comentado entre el resto de los comentaristas. El señor Romero se encuentra mas a gusto dirigiéndose a todos desde el púlpito y generalizando en su respuesta al personal. Antes no se lo dije, señor Romero, enhorabuena por su estilo literario, y mi desilusión con usted por su modo de proceder.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Dundun Dundun 17/04/17 18:20

    Que poca verguenza !, Que insulto a los comentaristas que manifestaban la tendenciosa costumbre de dar "leña al mono" cuando se trata de PAJA en Podemos, habiendo como hay VIGAS enormes en nuestro panorama político para denunciar. Pero nada siempre los mismos atacando al mismo, un poco de variedad , por favor! Y encima ahora victimismo. Sigan así usted y este medio, y sonrían que yo ya me dí de baja como socio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Palomana Palomana 17/04/17 14:32

    No me hace gracia del todo el título, sólo en parte. En mi universo, el título tendría más fuerza si fuera: Leña al mono.Como está documentado, en España se ríen de todo siempre que uno no forme parte, aunque son más de partirse de la rosa como ya anticipase el joven Estrabón.No me parece acertada la cohabitación articulada por el autor entre Espinar y Pablo Iglesias. Ni Iglesias, ni Errejón, nunca se hubieran bebido dos Coca Colas heavy, ni retransmitido un mariscada en Twitter; en eso creo que coincidiríamos todos en parte.Es inédito que un autor invente exprofeso un artículo para descojonarse de los comentaristas, pero no tengo fuentes que lo acrediten. Sin entrar a valor la irrelevancia de la bondad o maldad de lo ocurrido en la noche de autos, la ganadería Sánchez-Romero es de las pocas columnas que soy capaz de matar. Me da igual el objeto de su fina puya, porque veo en su interés un pretexto de inspiración para ejercitar su atribulada pluma de inspiración ibañezca. Ahora que no nos oye nadie, intuyo que lo que más le pone al señor Sánchez-Romero es el universo de los profusos comentarios, porque pudiera ser su particular “gasolina en los Balcanes”.Para que conste en acta, declaro mi parcialidad al creer que Díaz es extremo centro populista humo viejo clientelar EREditario, López impresentable Presidente perdido del Congreso y Sánchez increíble izquierdista.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • javiordel javiordel 17/04/17 13:53

    Bienvenidas todas las opiniones. Vaya que sí. Aunque suelo disentir de posicionamientos ultraortodoxos muy habituales en el peculiar mundo de la izquierda, la polémica generada también es legítima y, en ocasiones como esta, muy productiva (por cierto, un periódico que no se autocensure porque los hechos u opiniones caigan en un ámbito determinado debería ser elogiado). A la vista está. Me he tronchado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 17/04/17 12:18

    ....A continuacion me remito al texto del comentario enviado a Editar por mi compañerpo El Diabo Cojuelo a las 9 h. de la mañana de hoy lunes dia 17.07.17; // ..."Los forofos de la "conspiraciòn y El contubernio"estan constantemente al acecho: El tèrmino puede aplicarse a pactos,l conspiraciones u otros entendimientos que merecen repudio; El flujo no cesa, ene este caso hay que mencionar que un contubernio es una especie de tieenda o carpa en la que conviven 8 soldados durante su entrenamientro o campaña; El tèrmino tambien permite denominar asì a la unidad militar conformada por estos soldados ...-¡Vaya un contubernio amenazante de ...-Caca, culo, pis". // "Buscando en el baul de los recuerdos, uuuhcualquier tiempo pasado nos parece mejor, volver la vista atràs es bueno a veces uuuh. Mirar hacia adelante es vivir sin temor". ....El Diablo Cojuelo. ///

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 17/04/17 11:08

    Que un "re-artículo" como éste, en el que el articulista se retrata, no sé como puede consumir tanta energía de los suscriptores.............Para lo único que ha servido es, para conocer quién es el guionista de los chistes de El Intermedio..............del que se queja amargamente el Gran Wyoming, por cierto, y ya vemos que con razón...., por lo menos esta vez.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    No me hable usted de Cataluña

    Es posible que la operación judicial-policial-política desplegada este miércoles haga imposible nada que se parezca a un referéndum, pero la cuestión de fondo sobre Cataluña no tendrá arreglo mientras se siga pensando más en las siguientes elecciones que en las siguientes generaciones. 
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre