X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El vídeo de la semana

Casos aislados

Publicada 06/05/2017 a las 06:00 Actualizada 05/05/2017 a las 22:48    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 24

Agresión a una joven con síndrome de Down en el metro de Barcelona

Un hombre la empujó y le dio un puñetazo en la cara que le partió las gafas.

Hay algo peor que el desprecio contenido en la violencia contra el otro, y es la cobardía de ejercerla contra quien es más débil y no puede defenderse. El abuso sobre el débil es uno de los más miserables rasgos de la condición humana en lo que tiene de consciente y antinatural. El impulso violento es un resorte animal vinculado a la supervivencia, pero los humanos la hemos ejercido casi siempre para someter y castigar.

Esta última semana, en que un tipo ha matado a su mujer y al hijo de ella, en que un cretino ha pegado un puñetazo a una chica con síndrome de down, en que un memo violento se muestra menos racional que su propio perro, en que la policía ha ido de oficio contra un salvaje que la emprendió a golpes contra un hombre en Bilbao, nos ofrece en medio del ya cansino soniquete de la política que va de presupuestos a primarias pasando por mociones y otras aventuras, ejemplos palmarios de lo que podemos llegar a ser cuando la violencia forma parte de nuestro paisaje mental, de nuestra relación con los demás.

Nos conviene creer que todo este cúmulo de los últimos días es una sucesión de hechos aislados. Es más sencillo, emocional e intelectualmente, tirar de la manida excusa política de las manzanas podridas en un cesto limpio y observar estas miserias como explosiones individuales de sujetos violentos. Pero no es del todo así.

Escucho por la radio mientras escribo esta columna la tremenda historia de una niña de 13 años que apuñala a un compañero de colegio. Trece años, lo repito por si el lector piensa en una errata. Que lo es, pero no del lenguaje.

El impacto de esta noticia, añadida a lo que hemos vivido esta semana, refuerza la incómoda impresión de que acaso no estemos hablando de hechos aislados. Que quizá esta niña ha aprendido que a golpes o puñaladas se puede castigar, o que el agresor de Bilbao lleve años exhibiéndose como violento y machista en las redes sociales, o que el del puñetazo a la niña con síndrome de down no haya sido capaz de desarrollar algo parecido a la empatía con cualquier otro ser humano. En todos los casos se han apropiado del espacio y el cuerpo de alguien más débil. En todos estos casos han mostrado una esquinita de la parte más miserable de la condición humana.

Pero estos cobardes no están solos. O al menos no son los únicos que ejercen violencia o que la ven en los medios o la disfrutan y ejercen en las redes sociales.

Hay un clima global, una atmósfera de violencia social contenida en lo verbal que lamentablemente anticipa estallidos como éstos. Hay unas redes sociales que airean, alimentan y justifican la violencia, que la convierten en contenido sin que aparentemente nadie pueda o quiera hacer algo; hay una violencia en la disidencia política –que curiosamente se manifiesta con más virulencia también en las redes- que lleva al linchamiento dialéctico, y hasta la amenaza física, a cualquiera que se atreva a cuestionar a quienes cuestionan el sistema; hay cierta violencia en los medios de comunicación que se sirven de ella como contenido de ficción y la manipulan, y ofrecen sin filtro ni explicación violencia real como argumento de audiencia; hay una violencia palpable en ciertas relaciones laborales o de pareja en la que una de las partes, casi siempre la mujer o el que depende del otro, sufre sin que casi nadie haga nada por remediarlo.

No se trata de justificar crímenes o acciones violentas extremas en las que las responsabilidades deberían señalarse entre quienes los ejercen. Pero tampoco es cosa de dejarlo en hechos singulares, en estallidos individuales, porque eso sería engañarnos, mirar para otro lado.

Si no tenemos responsabilidad directa, como medio, como ciudadanos, como militantes o activistas, en los excesos de algunos sujetos, sí es posible que la tengamos en aceptar, mantener o hasta avivar una violencia más soterrada, la verbal, la violencia en la actitud, la disposición a devorar al otro porque no nos gusta o piensa de otra forma, o a despreciar al que consideramos rarito. Ahí sí podemos encontrarnos. Ahí si debemos empezar a cambiar las cosas. Desde el principio.

Aceptar cualquier expresión violenta por pequeña que sea, nos pone en el camino de convertirnos –si no lo somos ya- en una sociedad enferma que normalice esos comportamientos que de momento seguimos condenando casi todos.


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • labiscagao labiscagao 14/05/17 04:29

    " Mucha,mucha gente, en lugares pequeños , haciendo cosas pequeñas, cambian el mundo" Esto decía una maestra de escuela en un programa de Jordi Évole. Ésta es la solución a la violencia, a mi juicio, no otra. ¿Y si empezáramos por no insultar en nuestros comentarios (violencia verbal) a la gente que piensa de forma diferente a nosotros? ¿Qué tal rebatir con argumentos, y no con descalificaciones?...¿ Que tal si Pablo Iglesias no hubiera calificado a Susana Díez como " La opción Chunga"? ¿ y si gana qué? ¿Le dices que era una broma?. Votamos a nuestros representantes políticos para que lleguen a acuerdos y se pueda cambiar ésto, y no para que dialécticamente entierren las esperanzas de cambio de millones de ciudadanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • juan alvarez juan alvarez 13/05/17 10:13

    "El abuso sobre el débil es uno de los más miserables rasgos de la condición humana en lo que tiene de consciente y antinatural". No es sólo la violencia física, es la económica: Es el negocio. Una socidad muy enferma.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • XUANON XUANON 09/05/17 22:52

    La violencia institucional unida a la injusticia social está en la base de la violencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viceval viceval 07/05/17 22:53

    Entender la violencia como una sucesión de hechos aislados, es no aceptar el problema global, pues muy posiblemente estemos viviendo de las cotas más altas de violencia social. Nos sucedería lo mismo que le pasa al pp con sus “casos aislados” de corrupción. Como en los problemas complejos, las causas son múltiples e interrelacionadas. Las diferencias sociales cada vez más abismales, con falta de equidad e igualdad de oportunidades. La pobreza y miseria que fácilmente lleva a la violencia para subsistir y “mejorar” condición social. El triunfo social y personal a cualquier precio, en donde no importa tanto el “cómo”, solo el “que”. Pero sobre todo la pérdida de colaboración entre profesores y padres, en la educación y formación de los niños y jóvenes. Los padres, como dice Recalcatti se han convertido en los mejores sindicalistas de sus hijos. No admiten comportamientos antisociales o problemas de relación y violencia en sus “herederos”. Sería asumir sus propios errores en la formación de los niños. A esto se añade la formación tele/idiota que ofrece la tv, de forma continua, sin filtro y siempre con los mismos mensajes donde prima el individuo frente al grupo y al trabajo solidario. Retiro autista y mundos aislados. Y por último la falta de referentes sociales, éticos, políticos y culturales claros. Con voceros y personajillos que ocupan redes sociales y grandes programas. Es difícil abordar un problema, si no tenemos conciencia de que existe. Y me da, que no tenemos conciencia del problema¡¡¡¡

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 08/05/17 07:01

      «Es difícil abordar un problema, si no tenemos conciencia de que existe. ¡Y me da, que no tenemos conciencia del problema!» Es evidente que tenemos un gran problema con esa violencia que va en aumento y contra la que no se aprecia en la sociedad un movimiento para erradicarla. La mayoría del entretenimiento, de los juegos electrónicos, series-películas de TV, transmisiones deportivas, incluidas las de deporte de élite, vienen acompañadas de actos violentos y que cada día, por decenas, son vistos por millones de jóvenes. El espíritu competitivo que se les inculca a algunas criaturas casi desde la cuna educándolas en que hay que ser mejor que los demás, que lo importante no es jugar sino ganar, que sus zapatillas, su móvil son los más guays del mercado, todo contribuye a una formación consumista y competitiva de los jóvenes. Es evidente que este tipo de educación viene si no promocionada sí consentida desde las alturas por quienes son los responsables de cómo tiene que ser la educación de nuestros jóvenes, y con esa dura realidad se encuentran todos los días en sus aulas miles de personas dedicadas a la enseñanza y que se encuentran desbordadas para afrontar ese grave problema. Una prueba del interés que demuestran estos temas es la cantidad de comentarios que ha tenido este escrito: ¡21 en dos días! Es lo que hay, ¿es lo que queremos? Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • labiscagao labiscagao 07/05/17 19:32

    Excelente análisis...y la solución, en el penúltimo párrafo del artículo: en lo que hacemos cada uno de nosotros cada día, violencia soterrada:. " violencia verbal, violencia en la actitud, en la disposición a devorar al otro porque no nos gusta o piensa de otra forma..... ahí si podemos encontrarnos, ahí si podemos empezar a cambiar las cosas. Desde el principio." Muchas gracias Sr. Lucas. Me lo apunto y yo empiezo ya.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elvizca elvizca 06/05/17 13:35

    Quizás sea un error pero lo hago despues de leer los primeros articulos de JRL y es no leerlo e irme directamente a los comentarios. No se como se las apaña pero consigue sacar fantasticos, claros y deslumbrantes comentarios como los de bidebi, korrosivo, etc. etc.// Mi añadido (Creo que es de Ghand)i: Lo que se conquista por la violencia solo puede ser mantenido con violencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 06/05/17 13:09

    Es metafísicamente imposible que una chica apuñale a un chico. Aclarado ese pequeño detalle, creo que España es uno de los países europeos (o sea, mundiales) con menor de tasa de delitos graves. Probablemente lo conseguimos a base de hacer lo que nos da la gana cuando nos da la gana en gamberradas y atropellos relativamente menores: mear y pintarrajear las fachadas; poner los sucios zapatos y más sucios pinreles en los asientos de metros y autobuses; hacer un ruido monstruoso con la radio tuneada o celebrando fiestorros en cualquier sitio y a cualquier hora; llevar perros molestos, insalubres y peligrosos sin bozal a que caguen exactamente donde a la bestia mejor le apetezca; conduciendo a gran velocidad por las aceras plagadas de viejecitos reumáticos patines eléctricos y bicicicletas de gran tonelaje, etc. Pero descuartizar, por ejemplo, se descuartiza mucho más en el norte de Europa: ¡dónde va a parar! Y mucho ojito con atribuir a una chica un delito metafísicamente imposible, señor Lucas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nicanor nicanor 06/05/17 12:55

    totalmente de acuerdo Juanrra.El animal mas dañino que hay en la tierra es el ser humano sin ninguna duda, en todos los aspectos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 06/05/17 11:43

    Lo que está en el fondo de todo es el debilitamiento del estado.Si se quiere reducir de forma drástica los casos de asesinatos de género (cada vez más acompañado de asesinato de niños...), deberían reformar la constitución y la ley para contemplar la prisión permanente no revisble para estos asesinos... para que no se cumpla e terrorífico "De la cárcel se sale pero del cementerio no". En cuanto estos asesinos supieran que no saldrían de la calle sino es para ir al cementerio... solo matarían los que después se suicidan.... y esos, es sabido, son muchos menos.Que un salvaje antisocial como el hincha del Betis que agredió a un ciudadano que desayunaba en una terraza... y que también ha agredido, incluso, a policías... siga en la calle.... también es un mensaje devastador.Mientras no entendamos que hay gente que es realmente mala, que disfruta haciendo el mal y haciendo sufrir a los demás... y que jamás se van a reinsertar PORQUE NO LES DA LA GANA HACERLO.... y obremos en consecuencia.... las cosas no mejorarán.... sino todo lo contrario.Los que durante unos cuantos años vivimos en hispano america, hace unas décadas, sabemos muy bien cuanto puede degenerar un estado y hasta donde se puede hundir la calidad de vida de una sociedad.... cuando no se ataja a los malos....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 06/05/17 11:26

    Es lo que tiene educar en la competitividad en lugar de en la cooperación. Se empieza por humillar al más débil hasta tropezar con otro que es más animal que uno, y así se va volviendo, pasito a pasito, a la ley de la jungla. La violencia es inútil: no genera más que violencia. cuando la violencia aparece, desparece la inteligencia, y damos un paso atrás en la evolución. Una educación irresponsablemente permisiva, donde los sujetos pueden hacer cuanto quieran para "no frustrarles" sólo nos lleva a que demos rienda suelta a los instintos. Llevamos de humanos "civilizados" apenas mil años - en los que "civilizados" es casi una entelequia: no faltan guerras y conflictos - y de humanos como especie alrededor de 150.000 años (por no meter en este saco a ramas homínidas ya extintas, porque entonces tendríamos muchos más años a la espalda) así que o educamos bien en la tolerancia y el respeto o la violencia volverá a adueñarse de las calles, como ya se ha adueñado de las relaciones humanas, especialmente entre los poderosos y los débiles.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Aserejé Aserejé 06/05/17 12:39

      Estoy totalmente de acuerdo contigo. ¡Y estos mamandurrios quitan la educacion para la ciudadania, con la falta que nos hace, pues cada vez hay mas gente incivica -por decirlo fino- en este pais¡. Cerca tengo un gimnasio donde a mediodia veo llegar montones de chicos -entre veintitantos y cuarentaitantos años-, todos vestigos iguales, con iguales modos -parecen clonados-, con andares u ademanes demasiado seguros de si mismos... En fin, que, por lo general, se ve que están educados y manipulados para atacar y abusar de los mas debiles.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre