X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Nacido en los 50

¿Susto o muerte?

Publicada 09/05/2017 a las 06:00 Actualizada 08/05/2017 a las 19:31    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 115

Definitivamente las costumbres americanas se han infiltrado en nuestra cultura de manera irreversible y todos los que nos encontramos bajo su órbita las celebramos con júbilo. Halloween ha venido para quedarse. En esta segunda vuelta de las elecciones francesas a los ciudadanos no les dieron a elegir entre dos opciones reales, por todo menú les preguntaron si querían la carne en su punto o muy hecha. La pregunta era: “susto o muerte”, pero podría haber sido: “entierro o incineración”. Hasta ese punto han llegado los franceses por su cobardía al no querer apostar por un cambio real, ni refrendar opciones con las que no les quedan excusas para acudir a las urnas a votar lo de siempre con dignidad.

Claro que, lo de no apostar por el cambio puede que no sea sólo cobardía, también esconde dosis de arrogancia. Es duro reconocer que uno ha estado toda la vida haciendo el imbécil al encumbrar opciones que les vendían como mal menor, amparándose en la amenaza de que la alternativa era peor, y que se acababan abrazando, creyendo suyas, al vivir en el pulso permanente del bipartidismo. Hay que tener la humildad de reconocer a tiempo el error y poner las cosas en su sitio aunque, claro, son muchos años dando la cara en los bares, en la oficina, en las reuniones familiares para acabar concluyendo que, en efecto, aquellos seres que les pedían el voto desde unas siglas que representaban una verdad, no eran otra cosa que unos lacayos al servicio del gran capital que les pagaba, y muy bien, por tener al ganado encerrado en los respectivos corrales. En eso se han convertido los partidos tradicionales, en hornos de incineración de votos para evitar que las cosas sucedan.

En Francia, los partidos así llamados, han acabado arrinconados, lejos de la más mínima opción de salir elegidos. No sentirán el menor atisbo de vergüenza o necesidad de pedir perdón por haber sido desenmascarados, sino que se convertirán en víctimas del triunfo del populismo demagógico. Incluso llegarán a recriminar a sus antiguos votantes la inmensa ingratitud de haberles dado la espalda después de haber dedicado tantos años a servir la causa del bien común y el bienestar, también común, no propio. Y es posible que algunos, incluso, lo crean de verdad. Aquellos que han estado desde sus posiciones de base dando la cara por esas siglas con las que se han criado, que han sostenido, defendido a muerte, siguiendo las instrucciones de la jerarquía de turno que un día mandaba una cosa y, al siguiente, la contraria. Un día aplaudían al líder para, sin solución de continuidad, celebrar su defenestración sin que medie un discurso didáctico que les aclare las razones. Como los adolescentes que llegan tarde, por lo menos deberían preparar un argumentario que ayudara a las bases a decir algo al llegar a casa.

Este lunes Europa se ha levantado en estado de gracia por el resultado de las elecciones francesas. La anunciada derrota del Frente Nacional Francés ha supuesto un alivio para los ciudadanos europeos. Se celebra como una gran victoria lo que para muchos que han votado a Macron debería ser un desastre.

Lo que le han hecho a los franceses se parece mucho a esa broma que practican los niños pequeños en el colegio cuando le dicen a un compañero que mire hacia un lado, señalando la dirección con un dedo, mientras con la otra mano le propinan una colleja en la nuca. La única diferencia es que el que recibe la colleja se siente un imbécil por caer en una trampa tan manida. Aquí no, los informativos destacaban eufóricos la victoria aplastante de la democracia cuando se ha puesto el cotarro en manos de los que les van o, mejor dicho, nos van a freír a collejas.

Siempre pergeñan un mal mayor para imponer una gran mentira. Decía León Felipe que el miedo del hombre ha inventado todos los cuentos. El lobo, el terrorismo, el FN, son la misma cosa.

En realidad, los neoliberales odian a Le Pen y a su hija porque son unos chivatos.

No dicen nada nuevo. Les pierden las formas y la obviedad de su discurso patriotero y de apropiación de la bandera y el himno nacional, algo a lo que nos tiene tan acostumbrados el PP aquí, en España. Por no hablar de la utilización del terrorismo y sus víctimas con fines electorales, lección también vieja y manida, no por ello menos efectiva, y que tan solo delata la falta de escrúpulos de los que utilizan la maniobra, cuestión que les importa un pimiento, dicho sea de paso. No es dignidad lo que buscan, sino poder.

Esta dinastía de los Le Pen no proclama nada que no se esté pergeñando en los diferentes despachos de Bruselas, o en los tratados internacionales en los que no se permite la entrada a los diputados. En lo esencial, eso de la cosa económica, en lo que de verdad importa, se pondrían de acuerdo antes de la puesta de sol.

Estos de la ultraderecha dicen muchas cosas que los liberales también sienten y no les permiten proclamar las reglas del juego. Sólo nos enteramos de lo que de verdad piensan cuando algún micrófono abierto, en un descuido, nos transmite comentarios por los que más tarde se disculpan, así, como si nada. A los Le Pen les pierden las formas. ¿A qué viene eso de proclamarse xenófobo en público? ¿No es mejor vender a los refugiados a los turcos sin dejar de cumplir los compromisos adquiridos con la religión y los derechos humanos?

No, la señora Le Pen no tiene cabida en la foto por bocazas. La tuvo Berlusconi cuando todos sabían que era un mafioso de la vieja escuela, que había sido condenado por sobornar a jueces, y que era un corruptor de menores.

También se la hacen con Rajoy, a sabiendas de la corrupción que ensucia a su partido y al que desprecian porque no tiene cabida en su moral evangelista del norte. Pero ambos eran dóciles. Ellos no tienen problemas con sus socios mientras cumplan con sus compromisos de gasto militar y sus recortes en gasto social amparándose en la deuda. Como ya sabían los economistas de izquierdas, hoy vetados en todos los medios, la política es sólo economía, y esta jugada de sacar el dinero de donde debería estar para entregárselo a ese amo, ente superior incuestionable, más conocido como Troika, no plantea un esquema de desarrollo para un país, sino que implica un orden nuevo donde el bienestar de la ciudadanía deja de ser prioritario o, mejor dicho, queda abolido. Se gobierna para otra cosa.

Los americanos del sur nos lo advierten a gritos que quedan ahogados en mitad del océano que nos separa: “No consintáis que el FMI se imponga. ¡Resistid! A nosotros nos llevaron a una ruina que hemos arrastrado durante décadas. Se quedan con lo que producimos y cada vez les debemos más pasta”.

Ese y no otro es el problema de los Le Pen: no son dóciles. Dicen que lo de la UE no está claro y generan problemas a los que mandan. Aquí lo resolvieron con el partido de derechas único. Caben todos: los de Le Pen, los de Franco, los cacos, los santos varones que ven a dios y sus ángeles, los banqueros, los fondos de inversión y los advenedizos macarras que salen de las instituciones con bolsas de basura.

El tema de las soberanías nacionales que proclama el FN está pasado de moda. Ya no se lleva. Es “vintage” del chungo, demodé. Ahora se vota en los diferentes países como se vota en las comunidades de vecinos, para otras cosas. La cuestión de la política y la economía pertenece a otro ámbito lejos de los errores que comete la masa al elegir que, como los hamsters, tiene tendencia a precipitarse en el abismo. Las cosas de importancia, donde reside el dinero, son demasiado importantes para dejarlas en manos de las urnas. La masa es obstinada. Se resiste a entender que no hay nada fuera de ese muro negro y espeso que nos proponen. El ejemplo de lo que le hicieron a Grecia por querer quitarse el yugo de unas políticas opresoras que sólo causan pobreza y desgracia a su gente ha sido una de las maniobras mas evidentes de en qué culmina esta política de entreguismo a los que de verdad mandan. También, como en nuestros nuevos presupuestos, les obligaron a recortar en todo hasta lo asfixiante, y a incrementar el gasto militar. Una vergüenza. Casualidades del destino: era Alemania la destinataria de esos dineros del gasto en armas. Con esta mano te doy el crédito, y con esta lo recibo con intereses. Las amenazas y coacciones que se llevaron a cabo desde la UE contra el Gobierno griego fueron dignas de imperios tiranos en régimen de sumisión, no de socios. El silencio del resto de los países recordaba a cuando el profesor se ponía a repartir hostias en la clase y todos los niños miraban al pupitre sin levantar la cabeza. Nadie tenía nada que decir. La pobreza, el hambre, la miseria, los despidos colectivos, no son prioritarios. Debemos sacrificar a nuestros hijos en el ara de la diosa economía, que no es otra cosa que las cuentas de beneficios de esas gigantescas corporaciones para las que trabajan, donde terminan sus días, los políticos europeístas.

¿Alguien más del sur quiere seguir el ejemplo griego?¿Alguien quiere terminar como en Venezuela? No os preocupéis, de eso nos encargamos nosotros, los enemigos de la demagogia populista.

Ha ganado la opción correcta. La victoria de ahora es una gran derrota.

A todo el mundo le obligaban estos días a decir que apoyaba a Macron, como hicieron en los tiempos previos a la guerra de Irak, en los que, antes de abrir la boca en cualquier medio de comunicación, te exigían cagarte en Sadam Husein o, automáticamente, te convertías en su cómplice. A Husein lo ahorcaron antes de que pudiera declarar en el juicio todo lo que había hecho antes por orden de los que se convirtieron en sus verdugos. Las vueltas que da la vida.

Me parece una broma de mal gusto que los neoliberales pretendan hacer renegar públicamente a gente de izquierdas de la señora Le Pen. Ella es de los suyos, y lo saben. Yo reniego de esa opción cada vez que escribo un artículo sobre el Gobierno de España. Es lo mismo. El que no quiera entenderlo, allá él.

Ahora toca definirse con el resultado que llena de orgullo y satisfacción a los, así llamados, demócratas europeos. Pues ahí va mi significación. Como defensor de la enseñanza pública, de la sanidad pública, y enemigo de la esclavitud a la que nos llevan con estos salarios de hambre que hacen que crezca la economía gracias a la explotación de los trabajadores, no me queda más remedio que decirle: “Señor Macron, enhorabuena por el resultado, y váyase a la mierda.”

Atentamente.
Relacionados


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • juan alvarez juan alvarez 13/05/17 10:01

    "Las cosas de importancia, donde reside el dinero, son demasiado importantes para dejarlas en manos de las urnas". Preciso y precioso. "los de Le Pen, los de Franco, los cacos, los santos varones que ven a dios y sus ángeles, los banqueros, los fondos de inversión y los advenedizos macarras que salen de las instituciones con bolsas de basura". Ojo con los banqueros y los fondos de inversión: Mejor debajo del colchón, como su bisabuelo. Y en yuanes, a ser posible.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Amel Amel 13/05/17 09:48

    Yo hubiera preferido muerte, lo sentiría por los franceses pero me alegraría por nosotros y el resto de países que viven bajo el yugo del neoliberalismo salvaje que está imponiendo la UE a los países del sur entre los que nos encontramos y que ponen el pie en el cuello del estado de bienestar. La unión de mercaderes está beneficiando a las multinacionales pero destruyendo cualquier atisbo de política social y no puedo estar más alejado de este tipo de políticas que minan la convivencia en el seno de nuestras sociedades. Hay que pararlos de alguna manera, hemos rescatado a los bancos y las grandes empresas, ahora rescatemos a los ciudadanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Amel Amel 13/05/17 09:40

    Whyo, en la foto que te han puesto en la portada del Blog: nacidos en los 50, te das un aire a Ramsay Bolton: https://www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=imgres&cd=&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwjBmNakrezTAhUJrRQKHRJkDOgQjRwIBw&url=https%3A%2F%2Fblogueandodecine.blogspot.com%2F2016%2F05%2Fjuego-tronos-iwan-rheon-afirma-ramsay-merece-morir29.html&psig=AFQjCNFVbNBY0D0B0KKxkdpPLnfbCwnNbw&ust=1494747175281503 (Con unos años menos y algo más de pelo xD)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paleologo paleologo 11/05/17 09:35

    Wy; cada dia estas mas genial : Adelante

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Nicole Nicole 10/05/17 15:50

    Magnifico el articulo de Wyoming. Lo firmo todo o susto o muerte, no hay mas que ver que el Sr. Vals reniega del PSF después de haber sido primer ministro con ese partido ahora pretende serlo con el Sr. Macron. la verdadera esperanza es que Melanchon siga la meteórica carrera y una mayoría de franceses sepa ver en el partido Francia Insumisa la solución verdadera a los problemas de Francia y de Europa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • DrNick DrNick 10/05/17 04:32

    A todo aquel partido, con crecimiento negativo, decir simplemente: que los réditos de sus políticas no están en montañas lejanas ni en desiertos remotos . En vez de miraros el ombligo, cargáis contra los que llamáis populistas y os quedáis tan anchos. Con la de buenos momentos que hay para hacer oposición y vais contra vuestros propios hijos. Esto ya lo pinto Goya hace tiempo. Saturno devorando a sus propios hijos. Parece que el tiempo no corra.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Argaru Argaru 10/05/17 04:06

    Este artículo es una clase magistral de cómo las élites que nos gobiernan nos imponen "su" ideología como si fuera un supositorio y, aunque nos lo meten a través de la mente, el efecto real es una "sodomisaciòn" del consciente colectivo. ¿Cómo ha llegado un pueblo tan inteligente y preparado como el francés, se ha visto obligado a escoger entre la derecha y la extrema derecha? El país, que inventó los términos derecha e izquierda, està sumido, hoy en día, entre "susto o muerte". El feliz acontecimiento histórico que representó la caída del Muro de Berlín llevaba un "regalo" envenenado para la civilización occidental: El Estado del Bienestar ya no tiene razón de ser. Los ricos no están dispuesto a sufragar con sus (exiguos) impuestos la educación, la sanidad y la cultura de la población. Y la prueba de ello es la reciente "Crisis Mundial", perdón, he querido decir la reciente ESTAFA MUNDIAL. Ha habido un cambio de paradigma que ha enviado al basurero de la historia a la obsoleta Socialdemocracia. Y si no, pregúntenle a Manuel Valls. La triste realidad es a través de sus GRANDES MEDIOS DE COMUNICACIÓN, las élites han conseguido que los ciudadanos votemos a nuestros VERDUGOS. Eso explica que millones de personas sigan votando a gente que también les roba a ellos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Bacante Bacante 10/05/17 08:03

      Argaru,  se queda corto.  No están dispuestos a pagar impuestos para las autopistas y los aeropuertos que frecuentan mucho más que cualquiera,  la policía que les protege entusiásticamente, la asistencia médica que también,  si les peta,  utilizan (me consta que la infanta Elena,  pongo por caso, fue atendida en Puerta de Hierro. Y su Emérito papá).  Entre otros muchos etcs.  Pero... pero ... ¡además,  se llevan lo que recaudan de nuestros impuestos!  Porca miseria! 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Delgiot Delgiot 10/05/17 06:54

      Muy bien dicho!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • karls sanchz karls sanchz 10/05/17 00:37

    !! Estupefacto,... sensacional !! , mas claro imposible. Ya en ocasiones comenté que en este tablero de ajedrez nosotros los españolitos e incluso nuestros JERARCAS hacedores de miserias, somos unos simples peones. ---------------- Las " habas " se cuecen en otros FOGONES, los hilos que nos manejan ya nadie debe de ignorarlos. Lo de Venezuela está bién traido, o te arrodillas ante en imperio o pasará lo que está ocurriendo, una crisis montada y la demonizacion de sus gobernantes y esta formula se aplica de manera sistematica y UNIVERSAL y todo por la CODICIA SIN LIMITES de una minoria que llamemosla como se quiera pero se trata del FASCISMO en todo su esplendor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • manuel romero mesa manuel romero mesa 10/05/17 00:11

    Totalmente de acuerdo. Lo triste es que la Le Pen haya adoptado el mensaje obrerista, sin que a nadie de la izquierda, salvo Melenchon, se lo haya intentado arrebatar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Suny Suny 09/05/17 22:27

    UN ARTICULO MUY BUENO. .YO TAMBIÉN ENVIÓ A MACRON A LA MIERDA

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • Qué ven mis ojos Benjamín Prado Benjamín Prado

    Cataluña no tiene solución, pero sí soluciones

    Da la impresión de que a estas alturas ya sólo se trata de prolongar el conflicto por puro interés, a ver qué se saca de la trifulca.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Cataluña y los riesgos de la izquierda

    Empieza a cundir el temor en distintos ámbitos de la izquierda, de forma transversal y por encima de las siglas, acerca de las consecuencias electorales que podría provocar la crisis catalana. Ya se sabe que Rajoy es especialista en alentar conflictos, sacarles provecho electoral, dejarlos pudrirse y luego reclamar consensos para solucionarlos.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Necesitamos salir de Matrix

    La idea de cómo la percepción puede construir realidades paralelas ha sido un clásico en la historia del pensamiento. Conforme la escalada de tensión vivida en Cataluña ha ido aumentando, hemos tenido la sensación de vivir en la caverna platónica.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre