X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

A mis alumnos de Filología

Publicada 04/06/2017 a las 06:00 Actualizada 04/06/2017 a las 12:51    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 38

Os agradezco vuestra invitación a participar en esta ceremonia.

Y mi primera forma de agradecimiento os la ofrezco en forma de corbata. Creo que es la primera vez en 40 años que vengo a esta Facultad con corbata. Ni como estudiante entre 1977 y 1981, ni como profesor desde 1981 me he separado de ese torpe aliño indumentario con el que muchos de vosotros y de vosotras me habéis visto por los pasillos, en el despacho o en clase.

Yo no recuerdo haber celebrado ceremonia de graduación como estudiante, ni como profesor. Ni recuerdo tampoco fiesta universitaria que tuviese que ver con las corbatas, las peluquerías, los sastres y las modas y todas esas cosas de las que me habéis avisado. Así que si vengo con corbata es para estar con vosotros, entre vosotras, como vosotros, ya que en estos dos últimos años de docencia he sentido una especial complicidad con la nueva rebeldía de numerosos alumnos y alumnas de vuestra promoción. Una comunidad universitaria es un ámbito de diálogo generacional. Aquí nos dedicamos al saber, a la información y a la formación, y lo hacemos buscando esa dinámica imprescindible que constituye cualquier comunidad: el entendimiento entre los mayores y los jóvenes, el vínculo que permite una transmisión de valores y de saberes. Tan peligroso es un viejo cascarrabias como un joven sin memoria. A la larga, lo que uno aprende dedicándose durante años a la educación de los demás es que sólo puede enseñar quien está dispuesto a seguir su propio aprendizaje. Del mismo modo, sólo puede aprender bien algo la persona que siente que un día deberá enseñárselo a los demás.

Para los humanistas, la palabra nosotros es una forma de tomar situación en el presente con el equipaje del ayer y el pasaporte del futuro.

Hace 40 años que se inauguró este edificio de la Facultad de Filosofía y Letras del Campus de Cartuja en Granada. Las viejas paredes de hoy eran una novedad inquietante en 1977. Los alumnos que fuimos arrastrados hasta lo alto del monte, melenudos, conspiradores, militantes clandestinos de indumentaria rebelde, teníamos la sensación de que nos sacaban del centro de la ciudad, de la vieja Facultad de Pontezuelas y del Hospital Real, porque querían expulsar el conflicto hacia los márgenes de la ciudad. Fue un año de huelgas contra los restos del franquismo todavía vigente, las reformas universitarias de la UCD y la falta de autobuses públicos para acceder desde la ciudad a las nuevas instalaciones. En esas nuevas instalaciones tuve, sobre todo, la suerte de encontrarme con un maestro: el profesor Juan Carlos Rodríguez.

Un maestro no es el que nos da sólo la información necesaria para conseguir un puesto de trabajo. El maestro es el que nos contagia una vocación, una idea de vida relacionada con nuestro trabajo, una profesión que es compromiso de vida. En aquella universidad antifranquista y politizada de Juan Carlos Rodríguez, yo sentí que no quería ser poeta para escribir endecasílabos perfectos. Sentí también que no quería ser filólogo para aprender a poner notas al pie de página y para acumular datos encerrados en una biblioteca. Todo eso estaba bien, era imprescindible, pero no suficiente. Saber, sociedad, compromiso y poesía se unieron en una vocación que se autolegitimaba en el deseo de participar en la emancipación humana. Seres más dignos en una realidad más justa. Seres más felices en un país más libres.

Os cuento mi vida porque en nuestra dedicación a la literatura hay un deseo último, propio de una comunidad organizada y hermanada por las palabras, de contarnos la vida. Las palabras tienen memoria, conforman el relato de nuestras experiencias, nos dan una dimensión histórica. Frente al tiempo mercantilizado del consumo, entendido como objeto de usar y tirar, la dimensión literaria del tiempo nos convierte en herederos de una experiencia que llega de nuestros mayores. Esa experiencia, ese concepto del tiempo, es lo que nos ata al futuro de nuestros hijos, lo que nos hace sentir la obligación de estar con ellos, de comprender el mundo en el que viven.

Por eso me tenéis aquí con corbata. Y no es sólo porque quiera estar con vosotros; es también porque os conozco lo suficiente para saber que a lo largo de la vida, por encima de los cambios y las modas, más allá de las peluquerías, los comercios y las fiestas, en el hacer diario de vuestras profesiones, os acompañará el sedimento de lo que habéis aprendido del relato humano con Galdós, Unamuno, Antonio Machado, Federico García Lorca, Ana María Matute o Carmen Martín Gaite. Sé que frente a la España Oficial reclamará vuestra atención la realidad de España, que os negaréis a aceptar el grito bárbaro de “muera la inteligencia”, que intentaréis ser, en el buen sentido de la palabra, buenos, porque la tierra da sus frutos para todos y porque la literatura será en vuestras razones y vuestros sentimientos un ajuste de cuentas con las fealdades y las injusticias de la vida. El ser más íntimo de la literatura resulta inseparable de su ser social. Las mejores bibliotecas son aquellas que contienen y extienden el rumor callejero de la existencia al aire libre; las mejores palabras son aquellas que a través del uso conservan la inquietud y el sudor de la gente.

La huella que dejáis aquí, en mi memoria y en estos pasillos, es el testimonio de unos años importantes en vuestra vida. Espero que os acompañen siempre de forma fecunda. Sois el sentido de nuestro trabajo, la razón de nuestras vocaciones, lo que convierte en algo más que en una rutina gris el ver pasar las nubes, los días, los cursos y las promociones.

Mi corbata y yo os damos las gracias.


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • ArktosUrsus ArktosUrsus 06/06/17 09:55

    Muchas gracias Luis, maestro, por tus artículos en general y por este en particular. Tu frase "Seres más felices en un país más libres.", me ha traído a la memoria una "humilde" (por ser de arte menor) redondilla del maestro Benedetti "Te quiero en mi paraíso,//es decir, que en mi país//la gente viva feliz//aunque no tenga permiso". Nos hace libres la cultura, la crítica (incluida y en gran medida la autocrítica), el respeto por los demás, sobre todo por el muy diferente, la curiosidad que nos lleva a preguntar y a investigar. Todo eso querido Luis, lo enseñas en sus artículos, en tus poesías, en tu literatura. Corbatas aparte ("la prenda insignia" como rezaba en un opúsculo teatral que cayó en mis manos allá por 1.974) la cercanía con las personas suele ayudarnos a pensar y a analizar. Y a ser más persona. Salud y república.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Calamanu Calamanu 04/06/17 19:42

    Gracias Maestro por éste y por tantos artículos que para mi son un placer y una reflexión. Un cordial abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • esfera esfera 04/06/17 18:25

    Chapó Maestro!. Gracias por compartirlo con nosotros. .

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Sancho Sancho 04/06/17 15:39

    Gracias por tu artículo, Luis.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • estovamal estovamal 04/06/17 13:35

    Me parece que buena parte de los comentaristas creen que García Montero se despedía tan hermosamente de sus alumnos, porque se jubila. Y, afortunadamente, creo que no le ha llegado ese tiempo. Lo siento, tal vez he podido contribuir al error con mi comentario n2. Yo hablaba de mi jubilación, pero sé que soy bastante más viejo que Don Luis.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • vianero vianero 05/06/17 06:16

      Le queríamos ofrecer tiempo libre para que pueda dedicarnos una nueva " Tronera" diaria y empujar un poquito a nuestro digital del lado opuesto a donde nos empujan la banda de los cinco: pe( lucas) , regatos ríos y arroyos, comarcas francesas y otras romerías que se suelen llevar, casi siempre que nos adoctrinan, el repudio de una mayoría de comentaristas entre los que me incluyo. !¡Mas literatura, más trabajo de investigación e información y más humor, y menos marketing tuerceconciencias.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • fernaran fernaran 04/06/17 10:49

    Que entusiasmo tan poco frecuente; es para ponerse la corbata.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Jose Mª Jose Mª 04/06/17 10:37

    Sigo sin saber porqué llevabas corbata.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • pintor@ pintor@ 04/06/17 10:15

    Gracias Luis por tus escritos semanales. Cada domingo busco tu artículo saboreando de antemano el placer de leerlo.
    GRACIAS DE NUEVO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • paco arbillaga paco arbillaga 04/06/17 07:42

    Luis: salvo lo de la corbata, que no lo entiendo (será porque desde los 70 no me he puesto una; por supuesto que cada cual viste como le apetece, o como puede), estoy de acuerdo con tu escrito.

    «Para los humanistas, la palabra nosotros…» Cómo me chirrían esos políticos, esos dirigentes, que nos discursean con: «Yo os prometo… yo os haré… yo os llevaré… yo… yo… yo…» ¿Es que ellos solos son los que tienen ideas, hacen el trabajo, solo ellos piensan en los demás?

    Qué claro y qué sabio objetivo: «Aquí nos dedicamos al saber, a la información y a la formación, y lo hacemos buscando esa dinámica imprescindible que constituye cualquier comunidad: el entendimiento entre los mayores y los jóvenes, el vínculo que permite una transmisión de valores y de saberes.» La pena es que luego muchas de esas personas formadas se deforman dedicando los conocimientos recibidos a sus intereses individuales, olvidándose del nosotros, olvidando que sus conocimientos los han recibido por la dedicación de l@s profesionales de la Enseñanza y por la inversión de los impuestos ciudadanos.

    Osasuna2 salu2.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • vianero vianero 04/06/17 06:39

    Ahora que tendrá más tiempo, profesor, podía ofrecernos una pildorita diaria de su sabiduría de vida a los millares de lectores de Infolibre, como hacía su paisano Gala o el olímpico Paco Umbral./// ¡Que su tiempo de júbilo le sea muy propicio y fecundo!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    2

    • Bacante Bacante 04/06/17 11:30

      Jubileo? 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      0

      • vianero vianero 04/06/17 14:30

        Para mí la jubilación es un estado jubiloso, de júbilo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        0

        • Bacante Bacante 04/06/17 17:39

          Vianero,  que no,  que no se jubila.  

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

        • paco arbillaga paco arbillaga 04/06/17 15:29

          Tododiós debería estar jubilado. Que trabajen los robots y los dirigentes si es que se consideran tan imprescindibles. Osasuna2 salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre