X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Sidi Juan

Publicada 04/06/2017 a las 18:26 Actualizada 04/06/2017 a las 22:00    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 23

Leo en alguno de los despachos que dan cuenta de su muerte que Juan Goytisolo podría ser enterrado en Marruecos. Nada nos gustaría más a sus amigos. Su tumba en Marrakech –o en Larache, al lado de Jean Genet– se terminaría convirtiendo en un morabito, un santuario donde la gente fuera a pedirle o agradecerle milagros. Juan Sin Tierra se convertiría en Sidi Juan, el señor Juan, el santo Juan.

Juan Goytisolo es lo más próximo a un santo laico que he conocido personalmente. Siempre era cordial y generoso, siempre era hospitalario y divertido (tenía un gran sentido del humor pese a su grave apariencia). Y, sobre todo, fue para mí durante cuatro décadas eso que los franceses llaman un maître à penser. En cada una de las encrucijadas nacionales e internacionales, esperaba oír su voz y no recuerdo haber disentido de ella nunca. Era una voz tan razonable como próxima a la gente y sus sufrimientos, tan sutil espiritualmente como defensora siempre de la libertad, la justicia y la cultura.

Juan Goytisolo era el último de los grandes intelectuales españoles del siglo XX, entendiendo por intelectual al creador que no se limita a producir su obra en una torre de marfil, sino que se implica en las causas nobles de su tiempo, como hizo Émile Zola en el affaire Dreyfus. Seguro que si Juan Goytisolo pudiera expresarse este domingo, 4 de junio de 2017, nos diría que le repugnan tanto las barbaridades que los yihadistas cometen supuestamente en nombre del islam como le inquieta la respuesta torpe, autoritaria y belicista que les ofrecen los gobernantes occidentales en nombre, supuestamente, de la democracia.

Le entrevisté por última vez en Marrakech el 8 de febrero de 2015, antes de que recibiera el premio Cervantes en la Universidad de Alcalá. La entrevista era para la revista literaria Mercurio y me acompañaba su editor gráfico, el fotógrafo Ricardo Martín. Juan estaba ya muy fatigado y se le hacía bastante cuesta arriba tener que viajar a Madrid y Alcalá de Henares y pasarse tres o cuatro días en actos y saraos oficiales. Pero, claro, el nombre del premio le hacía imposible rechazarlo. Él era muy cervantino. Su única patria, decía, era la lengua de Cervantes.

Terminada la entrevista, en el patio de su casa en la Medina me dijo: “Confirmo la tesis de Américo Castro: yo nunca me he acostado con católicos. Las mujeres con las que me acosté eran judías; los hombres, musulmanes”. Luego me pidió que no usara esta cita hasta su muerte, que es lo que hago. Juan fue poeta, novelista, ensayista y hasta reportero de guerra, pero también fue una víctima del franquismo, que mató a su madre en un bombardeo en Barcelona en la Guerra Civil. Siempre estuvo contra el canon nacional-católico que, ¡ay!, sigue pesando como una losa en este país. Detestaba la España negra de Torquemada, la expulsión de judíos y moriscos, la persecución de luteranos, ilustrados, liberales, republicanos y rojos. Esa España de Franco y sus herederos que se niega a reconocer su condición mestiza y su maravillosa pluralidad.

Conversé con él en París, Madrid, Marrakech y Tánger a lo largo de muchos años. Siempre me alegraba verlo. Recuerdo una vez, a principios de este siglo, en que comimos con las manos un mechui de cordero en uno de sus chiringuitos favoritos en Marrakech. Me contó que había invitado semanas atrás a un diplomático español conservador a ese mismo lugar y que el caballero, no sabiendo muy bien cómo calificar el local, había terminado soltando esta frase: “Este sitio es… muy, muy… ¡chabacano!”. Nos reímos hasta casi atragantarnos.

Le acompañé en la ceremonia de recepción del Cervantes en la Universidad de Alcalá, junto a José María Ridao, su albacea literario, y comprobé que, en efecto, estaba despidiéndose. Luego Malika Mbarek me contó que se había caído en Marrakech y había sido trasladado a un hospital de Barcelona. Juan no quiso quedarse allí y exigió volver a su ciudad de adopción para morir en paz, en el seno de lo que llamaba “mi tribu”, la familia de Abdelhadi. Los amigos llevábamos meses esperando una noticia que, sin embargo, nos ha caído hoy como un mazazo. La cultura en castellano pierde a uno de sus grandes, grandes, grandes. La causa de la convivencia en paz y libertad de las gentes y culturas de este planeta pierde a uno de sus baluartes. Y muchos perdemos a un hermano mayor.

Visitaremos su morabito, el morabito de Sidi Juan.
Relacionados


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • gomados gomados 06/06/17 19:44

    De nuevo Javier gracias por estar en tu sitio y por el elogio a Juan goytisolo. Hay que leer y releer su discurso en el Cervantes que es su testamento vital y moral. Y del terrorismo del fundamentalismo islámico podemos hablar como de lo que significa el terrorismo de países como Arabia Saudí, Israel y las potencias USA, Gran Bretaña y Francia con su destrozo de países y su apoyo a terroristas como Bin Laden que luego se descontrolan. Y hablemos de los muertos civiles con los drones de Obama. Ya está bien de que haya muertos de primera en París Londres o Berlín y muertos de tercera en Afganistan, Irak, Siria, Libia y si no hablemos del terrorismo occidental permitiendo las muertes en el Mediterráneo. Ya está bien de hipocresías y doble moral. Pero ya sabemos que el problema es Venezuela. Gracias como siempre Javier. Un lujo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 05/06/17 19:10

    "...En nuestra última conversación, aquí mismo, usted se empeñó en convencerme de que unos subrayados de su alumno Omar Buzian podían ser muy significativos para la investigación policial sobre su asesinato, ¿recuerda eso también? -Faltaría mas. Eran frases de 'Reivindicaciones del conde don Julián' , de Juan Goytisolo. -Si, un par de frases de ese libro. Por cierto, ¿tienen ustedes en el Cervantes, noticias de Goytisolo? Alguien me dijo que andaba delicado de salud. -Parece que se ha caido y se ha roto algo, si. Pero me cuentan que su cabeza sigue funcionando a la perfección. -Ojalá se recupere pronto. No he leído nada de él, pero se que siempre ha defendido el buen entendimiento entre españoles y marroquies. -Asi es, Goytisolo siempre ha nadado a contra corriente. En el libro que estaba leyendo mi alumno, ya anunciaba que quería vivir sin suelo ni raices y con la duda como única certeza; Marrakech es lo mas parecido que ha tenido nunca a un hogar..." // El mejor de los recuerdos para el gran 'Sidi Juan' Premio Cervantes 2014// Este fin de semana, he leido tu segunda novela 'Limones negros' Me ha gustado y viene a cuento, referenciar su ensayo, reseñado en tu texto. Buscaré 'Naranja amarga'...// Deseo no aplaces tu trabajo sobre el tema: Camus y los españoles, que me referiste en la Feria. //Será un placer ampliar el conocimiento de Albert Camus desde tu perpectiva. Felicidades y gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • NM NM 05/06/17 18:43

    Gracias Javier!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Dr.Zhivago01 Dr.Zhivago01 05/06/17 21:12

      Barcales40: Gracias Sr. Valenzuela por su artículo sobre el Sr. Goytisolo y por su libro ,que estoy leyendo de Los limones negros.Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • CarlosP58 CarlosP58 05/06/17 18:29

    Gracias a Javier Valenzuela por tan bonitas palabras de despedida para Juan Goytisolo. Referente lingüístico de nuestra lengua Cervantina, sin duda su calidad humana y su lucha por la dignidad lo hacen un referente inexcusable del siglo pasado y estos años del presente. Su valentía y su denuncia le ocasionaron amores y reproches.
    Nos quedan sus textos y su ejemplo de una vida comprometida por una humanidad más tolerante. ¡Que la tierra te sea leve, amigo Juan! Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Galeno1 Galeno1 05/06/17 17:59

    Quizás el diplomático, no conocía la palabra: "enxebre" o era de los que creen que saben, porque no beben el vino de las tabernas: https://www.youtube.com/watch?v=FXU_lzSwHOw Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Ambón Ambón 05/06/17 12:59

    Que la tierra le sea leve y depende de todos que su memoria perdure.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Tadeusz Tadeusz 05/06/17 12:04

    Vaya por aquí mi humilde saludo a la memoria del maestro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • bidebi bidebi 05/06/17 11:27

    http://www.eldiario.es/cultura/libros/discurso-Juan-Goytisolo-Cervantes-Digamos_0_650935199.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Rafael Muñoa Rafael Muñoa 05/06/17 11:05

    Yo también me uno en este momento -muy triste momento para para la cultura- al sentir de cuantos amamos la figura humanista de Juan Goytisolo por cuanto con su pérdida pierde la cultura en castellano... Su legado será siempre referente indispensable para la cultura, la dignidad humana y la libertad en su sentido más noble/ Gracias Javier Valenzuela por tu espléndido artículo, con un sentido abrazo y para los seres queridos de Juan Goytisolo mis más sentidas condolencias. Rafael Muñoa Gibello.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Bacante Bacante 05/06/17 10:08

    Un precioso artículo,  señor Valenzuela. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Trump no es gallego como Rajoy

    Rajoy es gallego, un título nobiliario fuera del alcance del presidente de EEUU. Consiste en parecer que no se hace cuando no se deja títere con cabeza.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Rajoy: testigo con cargos

    El presidente dejó sin respuesta cuestiones principales de la Gürtel, soltó lastre en las espaldas de Esperanza Aguirre y abrió también algún que otro enigma que podría traer cola.
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    Cada vez más 'noir'

    Suicidio, desaparición de expedientes, robos a fiscales, conjuras entre políticos y procesados… La corrupción española es una novela negra.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre