X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muy fan de...

La canción del verano 'Tranquilito' de Mariano Rajoy

Publicada 05/06/2017 a las 06:00 Actualizada 04/06/2017 a las 22:15    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

Me enfrento al momento más temido del año: el cambio de armario. Mis lectores habituales saben que la proximidad de ese trance me produce terror, temblores y sudores fríos. A punto estuve de suplicar al médico de familia que me recetara un Lexatin, o dos, pero al final decidí buscar por internet “valeriana mariana”. ¡No quiero ni pensar cómo estaría yo de ser tú, esa placidez con tantos frentes abiertos! ¡Con la que tienes encima… y debajo! Necesito probar tu remedio natural. Muy fan.

Lo primero que te toca afrontar es la moción de censura presentada por Podemos. Es el próximo 13 de junio, martes y trece, pero ni siquiera la fecha señalada por la superstición te pone nervioso, al contrario, te ríes de ella, como hicieron en su día Josema y Millán, jaté, porque alabaste el sentido del humor de Ana Pastor al elegirla… solo te faltó virar el ojo como Salcedo y exclamar: “¡Prrrrr, venga!".

Ese martes y 13 es también el día de san Antonio, santo al que le rezamos para que nos encuentre los objetos perdidos –es homólogo de san Cucufato–.  Pero no creo que tú vayas a rezarle por la presidencia perdida, estás sereno y confiado, seguro de que no va a prosperar. Lo afrontas como el que tiene que llevar al niño al dentista, sabes que va a gritar pero a ti, dolerte, no te va a doler…

Ni siquiera vas a defenderte. Te preguntaron los periodistas: “¿Va a replicar a Iglesias?” Y tú respondiste: “¿Replicar? Yo no replico a nadie” y continuaste andando, como cuando te abordan en el paseo marítimo para ofrecerte paella con sangría.

A finales de ese mes, o a principios de julio, te tocará ir a declarar como testigo en la comisión de investigación sobre la financiación ilegal de ese partido al que la oposición se refiere. Pero tampoco parece alterarte la cita.

Claro, el lugar al que tendrás que acudir es como tu segunda casa y quienes están allí, caras conocidas. Igual hasta te permites marcarte algún chascarrillo nuevo o repetir aquel “Joder, qué tropa”, que rescataste del Conde de Romanones, cuando bromeabas acerca de la tensión política no resuelta entre Alberto y Esperanza.

Días después, el 26 de julio, estás citado ante la sala de la Audiencia Nacional como testigo del caso Gürtel. El Tribunal no aceptó tu petición de hacerlo vía videoconferencia, argumentabas que el objetivo era “evitar el despliegue de recursos públicos”.

Juraría haberte visto caminando por calles empedradas, mezclándote con el paisanaje, a pecho descubierto, sin auto blindado, como aquel que estrenara en los ochenta Juan Pablo II, lo que vendría a ser un PPmóvil. ¿Sí? Perdón, me dicen por el pinganillo que estabas en campaña.

Cuando tuve noticia de la decisión judicial, imaginé a un magistrado con la voz de Jorge Javier Vázquez: “La Audiencia ha decidido que debe abandonar la casa –de Moncloa para ir a declarar– (TENSIÓN MUSICAL) ¡Mariano!”.

Pero tú no lloraste desesperado como Fresita, ni juraste en arameo como Aída Nízar. Dijiste tranquilo: “Estoy a disposición de lo que digan los tribunales” y te imaginé silbando mientras sacabas tus pantalones cortos del cesto de la plancha y dejabas preparadas tus zapatillas de deporte, para recorrer los dieciocho kilómetros hasta el polígono San Fernando de Henares en modo Power walking, eso que de toda la vida se ha llamado caminar a toda leche.

Todo esto sucede en época de calores y tormentas judiciales. Manuel Moix recién dimitido porque el fiscal general del Estado no pudo evitarlo… se empeñó, se empeñó Manolo y, nada, oye. Resulta que el ex fiscal Anticorrupción es propietario del 25% de una sociedad ubicada en Panamá, paraíso fiscal e infierno del fiscal. A Moix se le cruzó en su camino por la senda de la anticorrupción la noticia que publicó un rico de apellido, su homónimo Manuel.

La información de Manuel Rico, director de infoLibre, que Moix no quiso clarificar con su versión, fue la guinda de un pastel que había ido creciendo desde que vio la luz la Operación Lezo. Llevábamos tiempo tarareándole al fiscal:

“Manué no te arrime a la paré que te va a llenar de cal, de cal, de cal”

De todos es sabido que lo que haga el jefe de la Fiscalía Anticorrupción nada tiene que ver con el Gobierno, o sea, para nada… Pero los periodistas te preguntaron si confiabas en el fiscal Anticorrupción y tú, en lugar de decir “oigan y a mí qué me cuentan”, respondiste lacónico: “Sí”, sereno y contundente. No tiraste de un “depende” gallego o de un “Covfefe” Trumpero. Dijiste “sí”, cual presidente de club de fútbol que confirma a su entrenador. Horas después Moix pasó a mejor vida en el Supremo.

Hablando de tu homólogo norteamericano, el rubius de la White House ha anunciado que se pasa el Tratado de París por el Arco del Triunfo y los líderes europeos le han puesto a caer de un Appaloosa, Macron incluso se ha choteado de su lema electoral: “Make our planet great again”.

Tú, en cambio, has respondido despacito –horas después que el resto–  y con mariana tibieza: “España mantiene su compromiso con el Acuerdo de París. EU seguirá liderando la lucha contra el cambio climático en la dirección correcta. MR”, nada de nombrar a esa persona rubia que te dio la mano en la cumbre de la OTAN.

Por todo esto, y por mucho más, necesito probar la valeriana mariana. Quiero aprender a afrontar la vida como tú, permanecer impasible ante las dificultades y no tener que doparme para hacer el cambio de armario. Nada me haría más bien que aprender de tu templanza, siempre más tranqui que un maestro de Shiatsu, impasible y relajado como turista en hamaca. ¡Presidente, dubidú, quiero ser como tú!

Tiembla, Luis Fonsi, ha llegado el auténtico éxito del verano y no es Despacito, lo canta Mariano Rajoy y se llama Tranquilito.
LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • peregrino peregrino 05/06/17 13:50

    Muy bien tu columna.
    De donde le viene toda esa "tranquilidad" se llama:
    I N D E C E N C I A. Como alguien algún día le llegó a decir....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • Copito Copito 05/06/17 12:40

    Muy bueno, Raquel!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Silk Road Silk Road 05/06/17 09:25

    Después de mucho observarlo, he llegado a la conclusión de que Rajoy es sincero en su impasibilidad. Y sé también cómo lo logra: se trata, en primer lugar, de tratar de no enterarse de nada, no leer periódicos (salvo Marca), no ver la televisión, ir siempre con los cascos puestos escuchando a Manolo Escobar. Y si, por un descuido o porque resulta inevitable, uno termina enterándose de algo, relegarlo inmediatamente a la papelera de reciclaje del cerebro en la que, no se acaba de borrar del todo, pero puede ser ignorado sin mayor esfuerzo. En su epitafio pondrá: "No sé quién es ese muerto del que usted habla".

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    23

  • vianero vianero 05/06/17 07:16

    ¡Olé tu gran sentido del humor, niña Raquel! Me duele hasta el colodrillo de no poder parar de sonreír con tu ironía cantarina. Pobre don Tancredo la que le va a caer encima. Temo que no va a llegar a vacaciones aunque la tenga de cemento armado. Su armario ropero igual esconde una camisa azul y un pijamita de rayas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    21

    • guepardo guepardo 05/06/17 22:55

      Camisita azul, con el yugo y las flechas. Nunca se ha desprendido, la lleva en sus genes.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre