X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Nacido en los 50

La venganza de los titiriteros

Publicada 14/06/2017 a las 06:00 Actualizada 13/06/2017 a las 18:51    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 91

¡Ojalá Irene Montero, en su primera intervención, hubiera dicho una sola mentira!

Qué triste realidad aquella en la que uno desea un mundo donde el ponente en sede parlamentaria mienta. Sería un mundo mejor. La realidad expuesta, que se ciñe a lo que hay, es demoledora e indigna de un país que se llame a sí mismo democrático. De nada sirve volver a recordar que fuera de aquí los políticos dimiten por cuestiones nimias comparadas con lo que se expuso en dicha intervención.

Terminada su intervención, el señor Rajoy respondió que Montero no había explicado las razones por las que se ha llevado adelante la moción de censura. Un chorreo de dos horas de fechorías no le parecía suficiente al presidente del Gobierno, no se dio por aludido, creía que ese ruido de fondo que componían la concatenación de fechorías y la interminable ristra de cargos de su partido con problemas con la justicia, era la lluvia sobre los cristales, en una ensoñación fantástica de su infancia en Galicia. Supongo. Le llamaron chorizo de diferentes maneras más de cien veces, pero él seguía con esa mirada que parece que persigue el vuelo de una mosca. La verdad en que, entre eso, y que le ha dado por andar de forma compulsiva, cada vez se parece más a Forrest Gump. Permanece ajeno en el escaño, aunque luego dice que atiende, como lo está en las ruedas de prensa cuando solventa las preguntas complicadas con un: “Bueno eso ya… tal”.

En su respuesta se puso a hablar de otra cosa. Eso sí, sin olvidar citar a Venezuela, o aquello de “ustedes lo ven todo muy negro”, “les gusta que las cosas vayan mal”. Parece que en su grupo siguen abundando en la pobreza necesaria. La pobreza, al parecer, como la corrupción, es inevitable. No va con ellos, pueden convivir insertos en ella, enterrados en ella, en realidad, a costa de ella.

Aceptada banda criminal mafiosa como gobierno legítimo de la nación española, lo demás es superfluo. Todo cabe. Pasó por alto por esta cuestión y se dedicó a otra cosa.

Mientras, escucho en la radio que el señor Rajoy sale a la palestra sin que se le espere, tras la intervención de la diputada de Podemos. De forma espontánea. Como si se hubiera picado. Sin embargo, apareció con un discurso escrito de muchos folios con los que pretendía responder a la intervención de la señora Montero, a su tono y a sus matices. Con un discurso escrito improvisa cualquiera. Más bien, parece que pretendía robar protagonismo a los ponentes, tiene medios a su servicio que le van a dar un diez diga lo que diga, como hicieron sus compañeros de bancada cuando todos en pie estuvieron minutos aplaudiendo antes de que comenzara a hablar. Los que nos subimos al escenario de vez en cuanto sabemos lo bien que se trabaja en esas circunstancias, con el pescado vendido.

También fueron pródigos en el aplauso de despedida cuando terminó su intervención. Ahí era más sentido. Tras las graves acusaciones que le dirigieron a él y a sus compañeros, a las que no respondió, ni se molestó en defenderse de ellas, se sintieron de nuevo juntos, integrados, protegidos en ese todo que todo lo borra, lo obvia y lo olvida. Están a salvo en la madriguera que a todos ampara. Sin fisuras, sin dudas, sin delaciones. Pasar por encima del hecho de que la Justicia les defina como organización criminal para delinquir, les reduce la pena, les diluye sus inquietudes, les atenúa el desasosiego. Todos, en ese seno materno que a todos ampara, se sintieron reconfortados y con la sensación de tener en sus manos un futuro prometedor. Cuando menos, un presente plácido, a pesar de la gravedad de la cuestión.

Llama la atención la sonrisa de idiocia con la que recibían las acusaciones. Fingen que no les afectan. Uno llegaría a creerse que son inmunes a lo que allí se dijo si no fuera por quién se lo dijo. A pesar del disimulo, tuvieron que aguantar un brutal chorreo de unos descamisados que nunca deberían haber entrado en el hemiciclo, si no hubiera sido por la dejación de funciones que hicieron los socialdemócratas ante la crisis y la aprobación de medidas que cambiaron las bases de convivencia de los españoles. No salieron entonces en defensa de la ciudadanía de manera drástica, radical, como la situación reclamaba, planteando medidas de choque que hubieran atenuado las intenciones del Gobierno. Dejaron al personal con el culo al aire en una actitud de impotencia que no se justificaba con la mayoría absoluta del PP. Aquella oposición se mostró incapaz, insuficiente, y dio paso a la irrupción de Podemos que, digan lo que digan, alcanzó una representación espectacular en poco tiempo. Artificial, según algunos, porque capitalizaron el descontento de la ciudadanía. Claro. Alguien tenía que llevar al hemiciclo la voz de los desamparados, que lo estaban.

Durante el debate, los señores del PP sonreían a sabiendas de que la impunidad, en mayor o menor medida, les ampara, que la justica se puede doblegar, y que el tiempo borrará las huellas que dejan esas monedas que se les escapan del saco. Siguiendo la enseñanzas de Rajoy, que actúa como un pequeño Buda, “hay que sentarse debajo de una encina a ver como anidan las abubillas. De regreso a la ciudad habrá escampado y el dinosaurio ya no estará allí”.

El señor Rajoy, en su discurso escrito, llevaba comentarios jocosos para ridiculizar las formas de la ponente, aunque el escrito parecía dirigido a Pablo Iglesias. No contestó a nada. Parecía que nadie había hablado antes que él.

A continuación salió Pablo Iglesias que reiteró parte del discurso de su predecesora para dar paso a una intervención política en la que desgranó sus propuestas. Hizo una declaración de principios.

Para sorpresa de los populares tuvo una intervención muy sosegada, mucho más que la de su telonera. Se presentaba con maneras de jefe de Estado. No quería caer en la trampa que les tendieron en el debate de la Comunidad donde los populares se pasaron veinte pueblos con las descalificaciones, utilizando un tono impropio de aquel que se presume inocente, ante las acusaciones, también graves, que se vertieron.

De nuevo, en sus contestaciones sucesivas, el señor Rajoy eludió la cuestión que allí se planteaba. En síntesis, le venían a decir que está deslegitimado para gobernar porque ha tocado fondo, el lodo les cubre por completo, y ya ni siquiera la palabra inaceptable se ajusta a la realidad, se queda corta.

Rajoy siguió vendiendo sus logros sin entrar al trapo. A lo otro, lo del latrocinio generalizado, no hizo alusión. Parece que dan por hecho que es su estado natural. No se molestó ni en negar esa realidad.

No sé cómo calificarán los expertos en la materia este debate. No ha habido vencedores ni vencidos porque hablaban de realidades paralelas. Quedó caro, sin embargo, que hay una España indignada que les contó las verdades que se dicen en la calle y en los medios de comunicación todos los días, que entiende que no se puede gobernar en este estado de cosas, y otra España que sigue viendo la patria como algo de su propiedad y que, en cualquier caso, no les considera representantes legítimos para dirigirse a ellos, para pedir explicaciones. Les falta el consabido: “Usted no sabe con quién está hablando”. No se las van a dar. Siguen actuando como si estos de Podemos fueran unos adolescentes que se han colado en la piscina de su zona residencial. No terminan de creerse ni entender por qué están allí. Ese día comenzarían a tener problemas de conciencia.

Sí, es posible que la moción no fuera oportuna, que la cortesía parlamentaria no se haya cumplido por no haber consultado al PSOE antes de anunciar la medida, si es que querían su apoyo, o hacerlo cuando estaban desintegrados, pero creo que ya ha pasado el tiempo suficiente para escuchar lo que se ha oído hoy en el Parlamento.

Dicho queda y anotado en el cuaderno de sesiones.

Por otra parte, se entiende que el PSOE estuviera molesto con la iniciativa. Se les han adelantado. En realidad, no se ha dicho una sola palabra de la que ellos renieguen salvo, claro está, la cosa del referéndum de Cataluña que les podría provocar una hemorragia de votos. Problema que no tienen los de Podemos que amplían con ello su espacio democrático, espacio, por cierto, que en su día defendía el mismísimo Felipe González cuando se hablaba, término que ha recordado hoy Rajoy y que no se emplea porque suena muy mal, de “autodeterminación”. Entonces, a aquel socialismo de pana, le daba votos, hoy se los quita y se elimina. Razón por la que Podemos les barre en Cataluña y el País Vasco.

Callados, se han quedado de testigos. Situación incómoda en la que no se permitían, ni siquiera, aplaudir lo evidente. Son las normas: nadie aplaude al otro. Los nacionalistas lo han hecho, sin embargo, en varias ocasiones. El PNV, no, lógicamente. Todavía está digiriendo el talón que les soltaron a cambio de aprobar los presupuestos y que les supone un bozal durante una temporada.

Son cosas que el PSOE debió decir y se las han robado. Ese y no otro era su terreno cuando eran los chulazos de la oposición. Ahora hay una competencia seria. Se tienen que poner las pilas. Como en los amores de verano, ha llegado un veraneante nuevo, con más morro, ha soltado eso que el enamorado en la sombra llevaba tiempo mascullando, y se ha levantado a la chica.

Han tenido la desvergüenza de actuar sin pedir permiso.

Los españoles, que no entienden de estrategias ni de cortesía parlamentaria, han visto a un solo grupo enfrentándose a los villanos a cara descubierta.

Oportuno o no, efectivo o no, ya era hora de que alguien les cantara la gallina de esta manera y les tuviera callados tantas horas escuchando una verdad grande. Como decía, ¡ojalá no lo fuera!

Se han ido con un rapapolvo de los buenos. Se lo merecen.

La verdad, hubiera sido más cómodo para el PSOE no haber llegado a este punto, pero ahora que las cartas están sobre la mesa se verán obligados, otra vez, a pasar por el bochorno de la abstención ante esta banda, que lo es, y que sigue practicando la omertá y aquello de Gürtel somos todos. Y lo son.
Correo Electrónico
Relacionados


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • para3 para3 23/06/17 21:03

    Increíble lo del PSOE. Claro que, como todos conocemos, no tienen capacidad moral ni la han tenido para reprochar la corrupción del PP, que es mucha, pero temiendo siempre ese desagradable "y tú más" al que los dos partidos nos tienen acostumbrados al estar ambos marcados por las mismas lacras y comisiones. 40 años después de las primeras elecciones democráticas seguimos estando donde estábamos pero con más robos que nunca por parte de estos sinvergüenzas que no tienen capacidad moral alguna para echarse en cara nada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Alfónsigo Alfónsigo 21/06/17 19:04

    Ante este magnífico análisis no siento sino admiración y sana envidia. El mantra de la derrota de la moción de UP al PP, cuando hasta la fecha ninguna de las presentadas anteriormente triunfaron, significa una amenaza real a medio plazo al partido en el gobierno de Mariano Rajoy. La pelota está ahora en el tejado de Personas Sánchez del que las bases y votantes esperan inteligencia, valentía y liderazgo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • ferjasan68 ferjasan68 19/06/17 11:29

    Sólo el paso del tiempo nos dará la auténtica dimensión del esperpéntico momento político/judicial que estamos viviendo (soportando) en estos últimos años. En esto cabe incluir el silencio cómplice de los socialistas en las sesiones de la Moción de Censura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Falín Falín 17/06/17 11:55

    Muy bien Wyoming. Siempre próximo a la certeza de lo vivido. Sin eufemismos ni fuegos artificiales

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • EAJ49radio EAJ49radio 16/06/17 20:33

    Yo estoy muy contenta, no me perdí una palabra de la intervención de Irene Montero, de P. Iglesias no escuché todo. Ya es hora de que se escuchara, aunque dolía oírlo por lo que significaba lo que han robado a la Sanidad, Ayuda Social, Pensiones, a la Justicia, y un sin fin de etcs.. en definitiva a la Democracia con mayúscula y que la han dejado, tristemente, en minúscula, en fin,todo lo que iba desgranando la Sra. Montero ha sido muy pedagógico, pero duele y mucho. Siempre me alegro de leer tus artículos que a pesar de que escribes sobre nuestra cruda realidad siempre me reconfortan, gracias GranWyoming

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    13

  • Afan Afan 16/06/17 15:25

    Y a todo esto, sostenido con los votos de los, las Trabajadores, País

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • LMilesi LMilesi 16/06/17 13:31

    Genial! y resumiendo.- La responsabilidad de que el PP (Partido Podrido) siga en el gobierno la tiene una "oposición" que no ha sabido entenderse entre sí, y que ha sido votada por la inmensa mayoría del electorado para que haya un cambio de gobierno (el que sea, pero que no sea el que es).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Rafalik Rafalik 16/06/17 11:58

    Que gran verdad wayoming, has desarrollado en este artículo, ya sabes Rajoy es de los que opina que, dicen que digan.la pelota la tiene el PSOE

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • MJ Navarro MJ Navarro 16/06/17 08:59

    Brillante exposicion Wyoming.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • espionosa espionosa 16/06/17 00:59

    Wyoming hace el mejor análisis que he visto de la moción de censura del día 13 de junio. Decir que la moción no era oportuna, tal como se ha dicho, puede significar: a) que esta era una cuestión que solo era atributo del PSOE; o b) que se teme que a Podemos este acto le dé demasiado protagonismo  ; o c) que todo lo dicho no lo queríamos oír nadie porque en el fondo ya estamos de acuerdo en que 'roben lo normal'. 
    Wyoming, diste en el clavo!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    22



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre