X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

La derecha lo sabe

Publicada 15/07/2017 a las 06:00 Actualizada 17/07/2017 a las 17:58    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 31

Asfixiada por las olas de calor cada vez más frecuentes provocadas por un cambio climático que no cesa, abro esta ventana con la esperanza de que entre algo de aire fresco que me ayude a conjurar, junto a vosotros, los miedos, inseguridades y zozobras que provoca cualquier transición.

Sabemos de dónde venimos; conocemos lo que nos gustaba de aquello y lo que detestábamos. El problema es que no sabemos ni a dónde vamos ni si volveremos a disfrutar de una situación con la estabilidad mínima que requiere tal concepto. Quizá la transición sea ya permanente y tengamos que acostumbrarnos a iniciar nuestras declaraciones políticas, institucionales y hasta los textos jurídicos como si fueran una web: “En permanente construcción”. No lo sé, pero los signos del cambio global, con su traducción propia en España, son cada vez más evidentes.

Como en toda transición, no hay un proceso lineal e inequívoco, sino que la correlación de fuerzas es determinante y los pulsos son los que van definiendo las sendas que se toman. La derecha lo sabe y está aprovechando para ganar el terreno que cree que perdió en el 78. Si, resulta sorprendente, pero en su balance de aquel pulso creen que hay más sombras que luces y un largo apartado de “concesiones” que llega el momento de resarcir.

Sólo así se explican escenas como alguna de las que hemos visto esta semana: la maniobra para hacer desfilar por el Senado a los responsables económicos del resto de partidos mientras los ex y la actual tesorera del PP comparecían en el Congreso por los casos de corrupción, convirtiendo la sesión en un ejercicio esperpéntico de desprecio institucional. Si peligrosa fue la imagen que transmitieron haciendo oídos sordos a las preguntas y consideraciones de los diputados presentes, más peligrosa me parece la que quisieron provocar con la citación de los tesoreros del resto de partidos en el Senado: todos tienen algo que esconder, todos se han visto implicados en asuntos turbios a la hora de financiarse, todos tienen cosas que no podrían explicar. En definitiva, todos son iguales.

La derecha sabe que los partidos políticos, que en el 78 eran sinónimo de modernidad, participación y democracia, se han convertido a los ojos de la ciudadanía en parte del problema. Suelen oscilar entre la segunda y  la tercera posición en el ránking de preocupaciones según el CIS y se encuentran entre las organizaciones que menos confianza generan.

Entre las causas de este descrédito, sin duda, la corrupción ocupa un lugar destacado. Tanto, que según el Índice de Percepción de la Corrupción 2016 de Transparencia Internacional España está entrando a formar parte de ese grupo de países con percepción de "corrupción sistémica". Percepción que es exactamente eso, una impresión, pero que no se corresponde exactamente con la realidad:  España es un país con un problema muy importante de corrupción instalada en parte de la élite política y parte de la élite empresarial, que cuenta con una importante –aunque cada vez menor–, tolerancia social. Dista mucho, sin embargo, de otros países que han visto cómo el virus de la corrupción se ha instalado entre los funcionarios públicos, los médicos, los maestros, o los cuerpos de seguridad, entre otros. No, afortunadamente no es nuestro caso. Lo cual no le quita gravedad al problema, pero nos obliga a afinar el análisis.

La derecha –y en especial, el Partido Popular–, es consciente de todo esto y no le duelen prendas a la hora de mostrarse con absoluta soberbia e impunidad ante comisiones de investigación parlamentarias o en declaraciones a los medios de comunicación: negativas a facilitar los datos de los sobresueldos, oídos sordos a las preguntas de la oposición –no a las de portavoz popular– en la comisión del Congreso de los Diputados, o relatos como la recogida de cheques para Alianza Popular como si de una colecta benéfica se tratara. Saben que la corrupción ya les ha pasado buena parte de la factura, por lo que está amortizada, y que no es difícil generar una sensación de extensión de la podredumbre. Solución por dilución.

Realmente tenemos un problema, porque si todo esto funciona es debido a que la forma partido se encuentra no sólo desprestigiada, sino también cuestionada, y no sólo en España, sino en el conjunto de Occidente.

La semana pasada, el think tank Más Democracia hacía público su ránking de calidad democrática de los partidos políticos. Preocupa que la mayoría de partidos analizados no superen el 5 sobre 10. Las puntuaciones medias están por debajo de 5 en el indicador de democracia interna, entre el 5 y el 6 en derechos de los afiliados y su protección, y apenas superan el 5 en procedimientos de elección de sus candidatos a cargos públicos. En la parte alta de la tabla, destaca lo referente a la disposición de códigos éticos, donde obtienen un 6, y un  6,9 en la información que facilitan en sus webs sobre documentos internos, resoluciones de congresos, etc.

El desprestigio de los partidos se puede explicar por estas y por otras variables. Hasta el punto de que la práctica totalidad de las formaciones surgidas en Europa en los últimos años prescinden de la palabra "partido" en su denominación, conscientes del lastre que supone. Frente a esto, optan por formas como movimiento, redd, o plataforma, que denotan fondos diferentes.

Está por ver su evolución, su funcionamiento y su eficacia, pero, por más que le pese a la derecha y por más que a veces creamos que no tienen remedio, no podemos prescindir de las organizaciones políticas, al menos hasta que inventemos un sistema que nos haga más libres. Otra cosa es que, en esta transición, tengan que reinventarse para dar respuesta a lo que los nuevos tiempos piden, para lo cual, lo primero, es saber qué es lo que piden.

La derecha sabe de esta debilidad, conoce el desencanto que genera, gestiona el tiempo dejando pasar –y pudrir– los problemas, y acaba produciendo una desconexión –no de Cataluña–, sino del conjunto de la ciudadanía. Si lo pensáis, la gestión que Mariano Rajoy está haciendo del tema catalán tiene muchos elementos en común con su aparente forma de (des)ocuparse de los problemas de corrupción en su partido. Pero esto, para otro día.
LA AUTORA Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • quehaydelomio quehaydelomio 25/07/17 10:51

    El "problema de España" es el "cainismo", no existen contrarios "solo enemigos", y al enemigo hay que destruirlo, al contrario hay que convencerlo, es una diferencia que nunca ha entendido la derecha española

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vianero vianero 25/07/17 09:52

    Si está pensando, Sra. Monge, responder el artículo del Sr. Ipiña, le rogaría lo haga en privado y nos evite la controversia de tan altos vuelos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Mayor Al Mayor Al 22/07/17 12:40

    Simplificando mucho: los políticos deberian hablar menos y legislar mejor. Eso daría más garantías.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • unlector unlector 18/07/17 00:31

    el español medio sabe que España es mucho más grande que lo que somos ahora. Sabemos que somos buenos, tenemos talento, inventiva, sentido del humor pero seriedad cuando toca, juerga, siesta, verbena, sevillana, jota, sardana, pero cuando toca currar se curra, y de lo lindo. No son pocos los ámbitos en los que destacamos, y serían muchos, muchísimos más en los que podríamos destacar. Sólo con un empujoncito.

    Cuando ves que políticos de uno y otro color hablan hablan y hablan pero pocos se refieren a este poderío patrio, te decepcionan. Está bien hablar de recuperar derechos perdidos, claro que sí, pero también está bien hablar del cómo. Ese 'cómo' es creando industria, empleo, apoyando la investigación, invirtiendo en futuro, animando a la población. Creyendo y haciendo creer en el país y sus posibilidades.

    Pero no, la mediocridad que esparce el actual gobierno nos tiene a todos sedados. De verdad nos creemos que debemos salir del agujero económico arrastrándonos, avanzando milímetro a milímetro. Parece que este país, pobre, no da para más. Camareros, limpiadoras...
    Nos han convencido. Ya no queda orgullo español. El hastío es general. Ya ni votamos.

    España podría estar triunfando en el mundo, y todos podríamos estar orgullosos de formar parte de esta nación y su florecimiento. Pero aquí hablamos de todo menos de eso. Empezando por el fútbol y terminando por el tema independentista.

    Si España avanzara como sabe y puede cuando la dejan, dudo mucho que nadie quisiera irse de aquí.
    Y dudo todavía más, que la sociedad española tuviéramos tan mala o triste opinión de los políticos.

    Somos buenos pero nadie nos lo dice. ¿Vamos a aplaudirles?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Bonanzero Bonanzero 15/07/17 20:15

    Enhorabuena y bienvenida, aúnque el tema rechina por cansino, se agradece un punto de vista nuevo  con acento fresco. El comportamiento del PP, lo mire por donde lo mire es; repugnante, entre otros y malsonantes calificativos que se le pueden dar, estoy de acuerdo, en lo referente a la mala "digestión" que han hecho siempre, al haberse llevado a cabo ESA (trancision del 78) en la que Ellos "cedieron" bastante poco, mucho menos, que los restantes DEMOCRETAS. Esa palabra la usaban, pero ignoraban todo su significado, habituados durante más de cuarenta años, al ordenó y mando. Confiaban más, en que el resultado fuese más "moderado" por aquello, de que (todo estaba atado y bien atado) el nivel de supervivencia se mantuviese mejor "controlado". Ese "gusanillo" les quedó a muchos en la barriga y prueba de ello fue el (23F) "perder" privilegios y tener que aceptar, una igualdad de oportunidades para todos. Recuperar ese "estatus" a sido la tarea pendiente, que empezó con la pérdida de las elecciones de Felipe González y que con unas políticas neoliberales, por parte dé Aznar con el apoyo de los Puyol ( los del 3%) supone, la "recuperación" de la España de Ellos. Llega otra vez la mayoría absoluta, por la "buena" labor de Zapatero (al final de su legislatura) y el "remate" de la faena, aquí vale todo, ( el fin, justifica los medios) Ellos con sus amiguetes sobre el agua y los demás, de la línea de flotación para abajo.¿cuándo "flotaremos" todos, sin tragar agua?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • peregrino peregrino 15/07/17 20:14

    Excelente artículo.
    Espero, aunque con demasiadas dudas que, la magistratura que juzgue a todos estos sinvergüenzas sepan que el no contestar a las preguntas, hacer oídos sordos, decir que no se acuerdan, que los sobres eran algo normal y que se da en todos los sitios, que no les consta, que no saben... puede ser tanto una estrategia de defensa como un signo elocuente a favor de las condenas que procedan.
    El problema es eso, los magistrados. ¿Son realmente libres o más bien tienen una libertad sesgada?
    Espero que por encima de las leyes prevalezca el espíritu de las mismas, ya que éste espíritu es el que leyes injustas puedan ser mejoradas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • phentium phentium 18/07/17 08:06

      Son libres amigo mio. Precismente ahi radica el problema de esta magistratura: son libres de favorecer a quien les plazca y de permitir que su ideario politico interfiera y condicione sus decisiones judiciales. Ese es EL PROBLEMA. Si alguna vez cae el PP, si alguna vez somos capaces de derrocar a esta banda de delincuentes que ha usurpado La Moncloa, lo primero que debe hacer el entrante es una limpieza a fondo de la justicia eliminando todos esos elementos toxicos y malolientes que ha ido colocando el PP. Estoy seguro que nadie del PP da instrucciones a ningun juez: coloco a los afines y les deja hacer sinque haga falta que nadie les diga nada. Hay que sacar toda esta basura y ventilar la casa.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • ESCEPTICOUTÓPICO ESCEPTICOUTÓPICO 15/07/17 20:03

    "No podemos prescindir de las organizaciones políticas, al menos hasta que inventemos un sistema que nos haga más libres." Ya Manuela Carmena dijo que los partidos políticos estaban anticuados. ¿Será verdad?...Por cierto. ¿Alguien sabe como se llamaba el aparatejo con el que los antiguos griegos elegían a sus representates y las reglas de elección?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Agar Agar 15/07/17 19:51

    La derecha lo sabe y le trae a cuenta, ¿qué? Un aspecto que no se trata en este interesante artículo. Qué tiene copados los medios de comunicación más influyentes de este país. Televisión, radio, prensa escrita a su servicio, toda una batería al servicio del "difama que algo queda", pelotas, apesebrados y serviles para convertir la mentira en otra cosa. Dóciles mensajeros de noticias inventadas, prefabricadores de pruebas falsas que hacen caso omiso cuando no les queda más remedio que desmentir. Con unos medios objetivos, dignos, "don Tancredo" hubiera dimitido hace tiempo. Con una justicia no hecha a su medida muchas de sus huestes hubieran tenido que dimitir y otros estarían entre rejas una larga temporada. Por no hablar de un partido que dice ser de izquierdas y que se desmiente así mismo a la menor oportunidad, como estamos viendo un día sí y otro también. En fin, los becerros de oro han acaparado el interés de una gran mayoría. ¿Propuestas? Seguir luchando, tratando de desenmascarar a la sarta de depredadores sin escrúpulos. Por eso necesitamos que se vayan sumando voces como la de Cristina y otras más, en este medio,  para llevar a cabo esta labor. Que la ignorancia vaya estando en retirada. Muy difícil pero no imposible. Salud y republica. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 15/07/17 19:30

    TODOS SABEN TODO, pero para éso están los Medios de Comunicación (mayoritariamente en manos de la derecha), los Centros de Investigación, Empresas Demoscópicas, etc, etc, etc., para dirigir la opinión de "la masa votante". A ésto le unimos el cinismo y la poca vergüenza de la que alardean ciertos personajes (no...??), y la actitud blandengue de muchos periodistas "progresistas o de izquierdas", pues.........

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Galeno1 Galeno1 15/07/17 19:21

    Se lee: "los ex y la actual tesorera del PP comparecían en el Congreso por los casos de corrupción, convirtiendo la sesión en un ejercicio esperpéntico de desprecio institucional."


    La cosa no fue "inocente" sino preparada como lo demostraron las cámaras que grabaron la intervención de Carolina Bescansa interrogando al ex tesorero Rosendo Naseiro.

    Se pudo ver que la cosa estaba preparada, gracias a que Bescansa, antes de iniciar su interrogatorio, le pidió al presidente de la comisión, sentarse en primera fila, en el puesto del Fernando Martínez Maillo coordinador general del PP, para que Naseiro la oyese mejor, como se puede ver y oír en el vídeo de este enlace:

    https://www.youtube.com/watch?v=xOMMIjjisLw&feature=youtu.be&t=1

    A partir del momento 25m 24s del vídeo, Carolina Bescansa le pregunta a Rosendo Naseiro quién fue la persona que ocupó el cargo de tesorero cuando dejó de serlo:

    https://www.youtube.com/watch?v=xOMMIjjisLw&feature=youtu.be&t=1524

    Se ve y oye a Naseiro que sin mirar al frente, se dirige al presidente que tiene al lado, diciendo con rotundidad que el puesto de tesorero no quedó vacío, ya que estaba el secretario general Alvarez Cascos que fue el que se hizo cargo, y Naseiro vuelve a mirar al frente, y se ve, que la persona que está al lado de Carolina Bescansa estaba haciendo un gesto con la mano que termina tapando la boca, y Naseiro cambia y dice que cree, y que no lo sabe:

    https://youtu.be/xOMMIjjisLw?t=1545

    Carolina Bescansa concluye diciendo que ella entiende que se encargó Alvarez Cascos, momento en el cual la persona de la mano en la boca, hace un gesto con el dedo índice, y Naseiro que había aceptado lo dicho por Bescansa, se desdice indicando que no sabe:

    https://youtu.be/xOMMIjjisLw?t=1573

    Y mientras tanto, el presidente Quevedo, en la inopia o quizás haciendo la vista gorda, ya que como mínimo debería de haber expulsado a todos los del PP allí presentes.

    ¿Cuánto tiempo llevará crear y ensayar una coordinación gestual del tipo que se ve en el vídeo?

    ¿Cuántos junto a Naseiro habrán participado en el ensayo y dónde?

    Saludos cordiales

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    En busca de un modelo para decir adiós

    Si está contando los días y las horas que faltan para el 1 de octubre, o es de los optimistas que esperan algún tipo de milagro el día 2, es posible que sufra una decepción mayúscula. Esto no ha hecho más que empezar.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Renuncio a mi derecho a decidir

    En España, desde la vuelta de la democracia en 1977, no habíamos padecido una avería en nuestra maquinaria democrática como la que afrontamos en torno al problema catalán.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    No me hable usted de Cataluña

    Es posible que la operación judicial-policial-política desplegada este miércoles haga imposible nada que se parezca a un referéndum, pero la cuestión de fondo sobre Cataluña no tendrá arreglo mientras se siga pensando más en las siguientes elecciones que en las siguientes generaciones. 
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre