X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

Hay que cambiarlo todo para que se parezca a lo que debería ser

Publicada 01/08/2017 a las 06:00 Actualizada 31/07/2017 a las 20:44    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 113

“Si los derechos no se tienen, sino que se conquistan; no es que te los quiten, sino que te los dejas arrebatar”.


La macroeconomía es la meteorología dada la vuelta, un mundo donde el frío y la niebla están abajo y el sol en la cumbre. El neoliberalismo consiste justo en eso, en que los pocos que ocupan los despachos más altos naden en la abundancia, mientras el resto vive a la vez con los pies en la tierra y con el agua al cuello; se basa en que el presidente de una compañía hidroeléctrica gane cuarenta y tres mil euros al día y la gente en paro o con una pensión ínfima, que no puede pagar su factura de la luz, viva a oscuras, sin poder encender la calefacción u obligada a elegir entre una de las dos cosas; o si preferimos hacer la comparación sin salir de Iberdrola, se trata de que él cobre dos mil cuatrocientos siete euros por cada hora trabajada y los operarios de su compañía, diez euros con seis céntimos por cada jornada de ocho. Se trata de que un banco obtenga unos beneficios de dos mil trescientos seis millones y para celebrarlo despida a cuatro mil novecientos ochenta y nueve empleados. Se trata de que una multinacional como Coca-Cola, aparte de ganar cuatrocientos millones y a continuación pedir un ERE para echar a la calle a mil ochocientas personas, les ofrezca a éstas una indemnización de treinta y tres días por año trabajado, mientras a sesenta directivos les da cien. Hablamos de la España de hoy, aunque parezca que lo hacemos de la Edad Media y de una sociedad partida en dos, a un lado los señores feudales y al otro sus siervos. Hay que cambiarlo todo para que se parezca a lo que debería ser.
    

El neoliberalismo es la filosofía de la desigualdad; es la injusticia como punto de partida; es lo contrario de la democracia, una palabra que cada vez se parece menos a sí misma; que suena a hueco porque la usa como tambor gente que en el fondo no cree en ella; políticos que la han convertido en un antifaz, una coartada, un sermón que repiten una y otra vez para que se meta en nuestros oídos y circule por los titulares de los medios de comunicación igual que una anestesia por la sangre de una persona secuestrada. La democracia se basa en la justicia, algo que no es posible si lo que hay no se reparte, y menos todavía cuando los que menos tienen se ven obligados a mantener a los que lo poseen todo, que es exactamente en lo que han consistido la crisis que se cocinó en los sótanos del Fondo Monetario Internacional, en algunos consejos de administración y en las sedes de los partidos conservadores de Europa, que dio lugar al rescate bancario que sufrieron países como el nuestro y que sirvió de disculpa para la toma al abordaje de nuestros derechos, que era el fin último de toda esta escaramuza. El resultado es que se le ha dado carta blanca a los defensores de la oligarquía, que es una aristocracia sin sangre azul pero con dinero negro. La recuperación y el crecimiento de los que hablan, se basan en que los que han sido derribados no levanten cabeza. La mejora del mercado laboral, en que se trabaje para malvivir. Nos pusieron al corriente de que se avecinaban unos tiempos líquidos, pero miramos para otro lado y no vimos llegar la ola. Los yates siguen a flote, las barcas han naufragado.
    

El último informe de la banca en nuestro país, según las cifras oficiales en poder de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, dice que las grandes entidades, Santander, Bankia, Sabadell, Caixabank, Bankinter y el propio BBVA, han ganado ocho mil millones en seis meses, han aumentado sus beneficios un veintidós por ciento y han subido sus ingresos obtenidos por comisiones otro doce por ciento, hasta embolsarse por ese motivo casi once mil millones. Un gran negocio para ellos y una ruina para nosotros.
    
El verano es la época del calor y la luz natural. Cuando lleguen el otoño y el invierno, habrá que encender de nuevo las calefacciones y las lámparas, y aquí muchos no podrán hacerlo, porque en España la electricidad se ha encarecido un sesenta y tres por ciento desde 2007, un treinta por ciento sólo en el último año y es la segunda más cara del continente. A los que no puedan hacer frente al recibo, se les cortará el suministro, un castigo innecesario, una simple demostración de fuerza y, sobre todo, un abuso de autoridad en toda regla. Mientras tanto, por lo que pueda ocurrir, Iberdrola ha blindado a su cúpula en Estados Unidos con veinticinco millones en caso de que se prescinda de sus servicios y, de adelanto, le ha repartido otros dieciocho. Estamos involucionando hacia un sistema de castas. ¿Es todo esto admisible? Sí, pero sólo en un sistema donde el camino más recto entre lo público y lo privado sea una puerta giratoria. Porque se trata de eso: hoy por ti, mañana por mí y siempre contra todos los demás. El neoliberalismo no es ninguna de las dos cosas: ni nuevo, ni partidario de la libertad. Es un gran paso adelante para cuatro gatos y un gran paso atrás para la humanidad.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • MJ Navarro MJ Navarro 11/08/17 19:50

    Brillante.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Medina Medina 07/08/17 12:46

    Es curioso que los economistas -casi todos ellos neo-liberales-, llevan años analizando la crisis, explicándola y teorizando... cuando no la vieron venir: Lehman Brothers, la estafa de Madoz, los activos financieros tóxicos, la especulación urbanística...etc. Dice el refrán: "Después de visto, todo el mundo es listo". Pues éramos muchos ciudadanos de a pié indocumentados (que no hemos hecho `Económicas´ o que ni tan siquiera hemos ido a la Universidad) Que decíamos -hace más de quince años años- "No puede ser que un piso que compré por 12 millones de PTA. se venda ahora por más de 300.000 €- mi vecino de arriba y su piso de 65 m.- ¡Y con los salarios tan miserables que se pagan!... esto va a acabar mal...Si se están construyendo más viviendas que en toda Europa junta... y a qué precios!". Estos teóricos Keynesianos y herederos del Thatcherismo (origen de todos los males) son los que no la vieron venir, y ahora nos recetan: jubilaciones a los 70 años, bajar las pensiones... "trabajar más y cobrar menos" (cita de otro insigne personaje del capitalismo salvaje que nos ha arrasado) Cuando todos sabemos que este sistema económico/social está basado en: la sobre explotación de los recursos naturales, el consumo sin control, las diferencias sociales y cada vez menor número de ricos, con más capital, y más millones de pobres de solemnidad. El sistema no es sostenible, más aún desde que China entró en el capitalismo/consumismo desenfrenado, lo expliquen los neo-keynesianos, Alan Greenspan, Mario Draghi o Luis de Guindos. Mientras tanto, en tertulias radiofónicas y televisivas, economistas iluminados continúan mareando la perdiz para hacernos tragar un sistema que está en un vía muerta... que termina el un precipicio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Javier Delgado Javier Delgado 06/08/17 19:59

    Gran artículo. Parece mentira que tengamos que insistir en cosas tan evidentes. Las decisiones que se toman en los despachos de los altos consejos de administración de las grandes empresas nada tienen que ver con la conciencia democrática. Les trae al pairo la conciencia democrática. La han prostituido y luego la blanden como símbolo de libertad. Libertad para esos cuatro gatos de hacer un mundo a su medida. Y sin pasar por las urnas!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Rodolfo Bassarsky Rodolfo Bassarsky 05/08/17 12:42

    Se dice que el neoliberalismo está vigente en España y que hay que cambiarlo todo. De acuerdo.
    No se dice en este artículo cómo.
    Es necesario estar atentos para que el cambio no sea una revancha. 
    La reconquista de los derechos arrebatados debe transitar los caminos de la ley y la democracia.

    Respetando el estado de derecho y la opinión de las mayorías.
    Pactando entre las fuerzas políticas que quieren el cambio.
    Utilizando las herramientas pacíficas del sistema parlamentario vigente.
    Construyendo un gobierno que regule y controle, que no asfixie y actúe con transparencia.
    Cambiando la legislación laboral vigente.
    Abandonando las políticas de austeridad salvaje.
    Fortaleciendo los servicios públicos, prioritariamente la educación y la salud.
    Reformando el sistema tributario.
    Incrementando y actualizando los recursos humanos, tecnológicos y científicos del Poder Judicial.
    Legislando contra la corrupción.
    Actuando sin altisonancias, reflexivamente, con prudencia y firmeza
    Pensando, en fin, en los derechos, libertades y garantías de todos los ciudadanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • paco arbillaga paco arbillaga 06/08/17 07:33

      «No se dice en este artículo cómo.» Tampoco tú dices cómo hay que hacer lo que propones: ¡esa es la madre del cordero! Cantidad de personas tenemos más o menos claro qué hay que hacer; la dificultad está en cómo se puede hacer.

      Quizás una de las primeras preguntas que habría que hacerse es: ¿de verdad quiere la sociedad un cambio? Si la respuesta fuese afirmativa me parece que habría una buena parte del camino recorrido.

      Mas parece ser que a la sociedad le interesan más los problemas de Neymar o de Belén Esteban, los asuntos que se plantean en Telecinco en sus programas de chismorreo, e incluso los grandes razonamientos de marhuendas e indas.

      Pareciéndome interesante tu propuesta y apuntándome a la mayoría de tus proposiciones la pregunta que me hago es: ¿y cómo lo conseguimos? Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Luis Aras Luis Aras 04/08/17 23:35

    Estimado Benjamín: Claro y muy claro. El neoliberalismo como bien señalas es la corriente o mejor la ideología que promueve y perpetua la desigualdad. Solo hay que analizar como las élites dirigentes salen mejor paradas en todo momento y especialmente en las crisis. El Estado debe intervenir a favor de las mayorías perjudicadas porque, en el fondo, cuando el CEO de una gran empresa o los directivos cobran lo que cobran, porque sus ingresos no están topados; lo que se resienten son las rentas de los consumidores y los salarios de los empleados. Y no vale señalar que son empresas privadas porque ellos ya se encargan de que los gobiernos les preparen las reformas y normas adecuadas incluidas las laborales generadoras de "ejércitos de reserva" o las mordaza que limiten o impidan la protesta. Al tiempo y regresaremos al "comensalismo" como toda "retribución" ya que su codicia es ilimitada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • papariego papariego 04/08/17 12:49

    Gracias Benjamín, no desfallezcas.
    Creo que el problema es que los ricos, pudientes, etc, tienen muy claro su conciencia de clase a la que pertenecen, defendiéndola con uñas y dientes y los pobres no nos hemos enterado que si no nos defendemos nosotros, no nos defiende nadie y para ello hay que unirse. La unión hace la fuerza, para nosotros, los asalariados y divide y vencerás para ellos, los ricos y poderosos. Pero nosotros somos más, ánimo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    6

    • paco arbillaga paco arbillaga 05/08/17 06:24

      Totalmente de acuerdo con tu comentario. Lo único que añadiría es que el problema se agranda porque hay muchos pobres que aspiran a ser ricos y para ello se alían con los poderosos, les hacen el trabajo sucio a través de la política o de los MIEDOS de desinformación, y traicionan a sus compañeros de clase. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • paco arbillaga paco arbillaga 05/08/17 07:56

        «Dioses - Que una juez te llame a declarar o que los aficionados te insulten porque los abandonas es tan insólito que no te cabe en la cabeza»:

        https://elpais.com/elpais/2017/08/03/opinion/1501759774_103925.html

        Por desgracia abundan esos dioses y son muchos más quienes los adoran. Osasuna!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • jginard jginard 04/08/17 11:10

    Magnífico artículo, el problema es el que se apunta en algunos comentarios, hay gente, trabajadora, pobre, que es incapaz de entender y ver todo lo que pasa con el control del estado por parte de las élites de siempre, y me pregunto ¿cómo se podría hacer para que esta gente lo entendiera?, ¿qué tipo de ejercicio se debería hacer?..., me lo pregunto continuamente y no encuentro respuesta, ojalá alguien sepa como hacerlo...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    3

    • svara svara 04/08/17 19:10

      Querrá usted decir gente ignorante, gente interesada y no pocos obreros que votan al PP. Salud

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 04/08/17 12:17

      ¡Perdón!  "...hay gente, trabajadora, pobre  que es incapaz de entender...¿Cómo se podria hacer para que esta gente lo entendiera?

      ¿De que vive usted? Ha pensado cambiar la oración por pasiva...el problema...¡¡¡son los mariachis!!!

      O sea.

      Disculpe, soy 'gente' trabajadora, pobre....de bienes materiales...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • ryper ryper 04/08/17 00:16

    Sr. Benjamín Prado. Si en este país heredado, y trasladado desde la la Edad Media a la modernidad del siglo XXI , hubiese mas plebeyos que leyesen sus escritos y le viesen en la Sexta, o le oyesen cuando se asoma a la Ventana, igual el número de plebeyos que se rebelasen contra los señores feudales aumentase.
    A este país le hacen falta muchos Benjamines Prado que no tenemos, mas plebe que decida informarse y rebelarse contra el poder feudal.
    Un cordial saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • IvánContreras IvánContreras 03/08/17 19:12

    Hola, gracias por manifestar con tu artículo lo que pienso y siento. Lástima que haya un gran sector de nuestra sociedad que no lo vea de igual manera o no sea capaz de comprenderlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Josuevg Josuevg 03/08/17 11:16

    Enhorabuena una vez más por tu extraordinario artículo, Benjamín. Extraordinario por la claridad, valentía y didáctica que contiene. Gente como tú sois muy necesarios. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre