X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

Sin garantías no hay democracia

Publicada 19/08/2017 a las 06:00 Actualizada 18/08/2017 a las 20:30    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 48

Desde los clásicos es bien sabido que la democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación –con más o menos éxito y exigencia– de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía. La garantía es, por tanto, un aspecto esencial de la democracia.

Sobre estas abstracciones y otras parecidas andaba yo divagando cuando la actualidad me ha regalado varios ejemplos en los que esas garantías han saltado por los aires. En primer lugar –lo habrán adivinado–, el procés catalán y la posible convocatoria de referéndum el 1 de octubre. Si por algún sitio han perdido posibles simpatizantes los partidarios de la desconexión ha sido por el de la falta de garantías. No pocas voces de la izquierda, firmes partidarias del derecho a decidir y con diferentes opciones de voto al respecto pero que tienen claro que quieren votar, han manifestado su rechazo a esta posible convocatoria por la clamorosa ausencia de reglas del juego claras. Desde Podemos han dicho en ocasiones que apostaban por un "referéndum de verdad"; es decir, con normas y condiciones democráticas previamente acordadas. En el mismo sentido se manifiestan, con argumentos y desde ángulos distintos, Joan Subirats y Manuel Cruz en sendos artículos de Tinta Libre. Garantías en este caso supondría establecer esas las reglas del juego, ver qué mínimo de participación es necesaria, con qué mayoría se adoptarían qué decisiones (entendiendo que no podría ser con el 50% más uno de los votos emitidos), cómo se confecciona el censo, etc. Que en algunas ocasiones –como argumentan con razón los partidarios de la independencia– estos criterios no se hayan seguido en España en actos fundamentales como los relativos a la propia Constitución no quiere decir que se trate de una buena práctica.

Por contra, la ya conocida Ley de Claridad canadiense, consiguió precisamente eso: pactar las reglas del juego para votar con garantías. Si todo el tiempo que se ha empleado en este país en negar la evidencia de la necesidad de un referéndum en Cataluña sobre su relación con el Estado, se hubiera empleado en clarificar las condiciones, se podría ir a un referendo ordenado y capaz de dar una salida al actual conflicto.

Las garantías –o la falta de ellas– protagonizan también buena parte de los enfrentamientos internos de los partidos, en los que se crean comisiones de garantías precisamente para dirimir esas tensiones. Por eso ha causado tanto revuelo que la dirección de Podemos haya abierto un expediente a la presidenta de la comisión de garantías tras emitir un informe contrario a la propuesta de Reglamento que había planteado la Ejecutiva. Sin entrar en la cuestión de fondo sobre si el Reglamento se atenía o no al documento aprobado en Vistalegre II –que parece que no–, la apertura de ese expediente a la presidenta de la comisión de garantías pone en duda la concepción que sobre la misma tienen sus dirigentes, y la falta de pesos y contrapesos básica en cualquier organización. El ranking de calidad democrática de los partidos políticos que elabora el think tank Más Democracia incorpora esta variable preguntando por ella de forma explícita: "¿Existe una Comisión de Garantías de los derechos de los afiliados, o un Tribunal Interno, con suficientes garantías de independencia respecto al órgano ejecutivo?, ¿se elige con criterios diferentes a los de los demás órganos del partido?".

Garantías es también lo que se ha echado en falta en el otro conflicto por excelencia del verano: el de la huelga de trabajadores de El Prat. ¿Cómo garantiza la Administración pública, que privatiza un servicio fundamental, que dicho servicio se prestará en las debidas condiciones si el criterio que se prioriza en el pliego de licitación es el del precio por encima de cualquier otro? ¿Y cómo se garantiza en el caso de estos servicios el derecho a la huelga y unas condiciones de trabajo dignas? A la vista de lo sucedido, la Administración no asegura ni la adecuada prestación del servicio ni unas condiciones laborales dignas. En su lugar, lo que sí ha demostrado este gobierno es su incapacidad para gestionar conflictos y procesos complejos: en primer lugar, sustituyendo a los trabajadores por la Guardia Civil, lo que resulta un tanto surrealista si entendemos que se trata de un conflicto laboral que para nada comprometía la seguridad del Estado. Y por otro lado, acudiendo a un laudo arbitral de obligado cumplimiento, considerado uno de los últimos recursos cuando todas las modalidades de resolución pacífica de conflictos se han agotado, cosa que aquí no ha sucedido. Dado que en estos momentos se está tramitando una nueva Ley de Contratos del Sector Público, donde al parecer se incorporan distintos criterios de valoración según los cuales el precio no tiene tanto protagonismo y se establecen mayores garantías en la subrogación, sería el momento de introducir auténticas cláusulas sociales y ambientales en los contratos públicos que garantizaran condiciones laborales dignas y una óptima prestación del servicio.

No quiero cansarles ni aburrirles –porque ejemplos habría muchos–, pero no por ello voy a dejar de nombrar a uno de los casos de menoscabo de las más elementales garantías democráticas que hemos visto este verano: la detención del periodista Hamza Yalçin y su posible (esperemos que no) extradición a ese agujero negro de las garantías democráticas que es Turquía.

Y por supuesto no me olvido de Juana Rivas, a la que el Constitucional ha rechazado el recurso de amparo por considerarlo "extemporáneo" al presentarse fuera del plazo, sin entrar por tanto a valorar el fondo. ¿Qué garantías le ha ofrecido este sistema a Juana y a sus hijos?

Son sólo unos casos, pero los suficientes para ver la importancia de los pesos y contrapesos, y de las garantías imprescindibles para poder hablar de Democracia.
LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



14 Comentarios
  • LAIE LAIE 31/08/17 02:23

    Y que garantía de contrapeso ofrece el cuarto poder a la democracia de este país?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • mogronauta mogronauta 27/08/17 22:40

    Memha gustado su artículo. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pobla pobla 23/08/17 19:23

    Yo soy un independentista convencido,desde siempre,pero estoy totalmente de acuerdo con tu artículo,yo no votaré.asi no.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    1

    • LAIE LAIE 31/08/17 02:30

      Tu eres un fake

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • ryper ryper 23/08/17 01:09

    Hablamos habitualmente de referendum, garantías constitucionales, derechos laborales. Por supuesto que de los derechos humanosmejor ni hablar.
    El referéndum de Cataluña, no tiene garantía constitucional alguna, no porque no sea lícito, sino porque la Consti de este país solo reconoce que un referéndum solo lo puede convocar el rey a propuesta del presidente del gobierno. No será el de este gobierno.
    En cuanto a la militarización del control en el Prat, es una forma como otra cualquiera de decirnos que el derecho de huelga, o lo que sea, lo administran los fachas gobernantes. Poco se acordaron de seguridad del ciudadano, seguridad jurídica cuando privatizaron AENA a sus amiguetes.
    Con situaciones y leyes como la Reforma Laboral, Ley Mordaza, judicatura a medida del gobierno de turno, la democracia ni existe ni se la espera.
    En cuanto a la Democracia Interna de los partidos políticos, como garantístas de democracia es para echarte a llorar, o pasarte media vida riéndote del panorama. No solo está el Reglamento Interno de Podemos, el del PP , Pxxe o la marca blanca Ciudadanos, El modelo de democracia interna y las garantías que ello conlleva es la disciplina de voto.
    Como última reflexión del poder-contrapoder es el peso que las leyes elaboradas por los regidores de este país otorgan a los votantes, que no ciudadanos. Me refiero concretamente a las Iniciativas Legislativas Populares. Bonito nombre para acabar en la papelera.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Escorpio Escorpio 22/08/17 13:43

    Lamento mi incultura democrática, pero la estoy reduciendo. Por eso esta pregunta al personal.


    En qué referendum de los celebrados se ha puesto un límite mínimo de participation? De los celebrados en Europa y en España.
    Alguien me ayuda.
    Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    2

    • LAIE LAIE 31/08/17 02:31

      En ninguno.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 22/08/17 23:26

      ...."Lo siento, pero creo que tal y como la plantea su pregunta es incompleta, siga Usted reduciendo si puede su incultura democratica, de la cual presume ante el respetable". El DIablo Cojuelo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 21/08/17 09:45

    Magnífico artículo Cristina. Sólo un detallito: la cuestión de la extemporaneidad del recurso ante el Cosntitucional. No puedes clamar durante todo el artículo sobre las garantías (nosotros lo llamamos seguridad jurídica) y tratar de saltártelas porque consideras importante que se juzgue un caso. Das argumentos a quienes opinan que la ley debe hacerse "a medida", y por supuesto, a "su" medida. Me da pánico esa concepción porque detrás del progresismo que parece encerrar, hay una terribe discrecionalidad que no ayuda a las garantías. Háganse las cosas como yo considero oportuno que se hagan. Los abogados de Juana han llevado este asunto de forma muy poco jurídica (por lo que sé), fiándolo todo a una "presencia mediática". Se les ha pasado un plazo. Pero el plazo estaba fijado: nadie lo ha puesto ahí en medio del partido. No han sabido usar la democracia garantista. Quejarse por la torpeza no es más que reconocer la incompetencia. Esta sociedad está demasiado acostumbrada a que "alguien" nos tutele. Yo estoy harto de tutelas. Quiero participar, opinar y equivocarme. Y pagar las consecuencias de la equivocación. Aquí todo el mundo tiene derechos, hasta los animales. Pero nadie dice que detrás de cada derecho, hay una contraprestación, un deber. Derechos sin deberes no son posibles. La obligación es la base del derecho para convivir. Y cada vez hay más personas que lo están olvidando.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Forunato Forunato 20/08/17 11:36

    Concedamos como hipótesis que hay un derecho de secesión de la parte frente al todo. Supuesto ese derecho, ya no se puede detener la maquinaria lógica puesta en marcha. La parte, (Cataluña, el pueblo catalán... aparquemos el problema de la indefinición del concepto) tiene que admitir el derecho derecho de secesión de sus propias partes: comarcas, ciudades, barrios... 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 19/08/17 19:47

    "Segùn un breviario de Luigi Ferrajoli: " La Democracia, segun el Paradigma garantista, es en realidad un modelo 'pluridimensional' de democracia, que tiene dos didmensiones una formal y otra sustancial que limita el poder por medio de las garantias democràticas y sociales. Que expresan los derechos fundamentales de los ciudadanos frente a los poderes del Estado, los intereses de los dèbiles respecto a los fuertes, la tutela de las minorias respecto de las mayorias, etc. etc." ....El Diablo Cojuelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • itnas itnas 19/08/17 12:33

    Me ha parecido un gran artículo Profesora y te digo por qué. Existe la definición de democracia y existe la caracterización de la democracia; en la definición no se expresa cómo ejercer la democracia, en la caracterización, sí. He entendido que los nombres y apellidos de la democracia son su caracterización, si se quiere, un elenco de rasgos, aspectos o características que permiten identificarla, y entre los que se encuentran los relacionados con su praxis. De forma que, con permiso por expresarlo en modo más cercano al mío, si un nombre y apellidos es el conjunto de características {a, b, c, d} y, por ejemplo, otro es {b, e, f}, claramente la intersección, el elemento en común es b que, ciertamente, debe ser esencial por cuánto que todo el mundo piensa en él. No sólo, sin su presencia es factible afirmar que es imposible encontrar, en este caso, democracia.
    Me ha parecido también importante leer que el sistema poder-contrapoder genera un sistema garantísta que tutela los derechos del ciudadano ante posibles abusos del poder. La descripción de los cuatro casos de falta de dicho garantísmo (referéndum catalán, huelga del Prat, Hamza Yalçin y Juana Rivas) deseo pensar son casos que se adaptan bien a la consideración de ser un modelo, el garantísta, tendencial y nunca perfectamente realizable, lo que no significa mal funcionante. En definitiva, ¿qué garantiza que mañana sigamos viviendo? 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    10

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 19/08/17 19:48

      Excelente su comentario Itnas.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

  • Valldigna Valldigna 19/08/17 11:39

    Valldigna.Han permitido los partidos del PP y PSOE de buscar un coseso para que se pueda preguntar a los catalanes si quieren la independencia? Aún sseguimos governados por los mismos !

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    2



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.