x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cobarde con causa

Julios en agosto

Publicada el 28/08/2017 a las 06:00 Actualizada el 27/08/2017 a las 21:01
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El julio, además de un cantante esquemático y padre de Chaveli, es una unidad de medida. En matemáticas, en julio y en agosto, el julio es la unidad de medida del trabajo. ¿Y a que equivale un julio de trabajo?

Raudos acudimos a los que saben y leemos que un “julio” es la energía necesaria para lanzar una manzana pequeña un metro hacia arriba. La energía liberada por una persona en reposo en una centésima de segundo. La centésima parte de la energía que una persona puede recibir bebiendo una gota de cerveza. La energía cinética de un humano adulto que se mueve a una velocidad de alrededor de 20 cm/s.

Es decir, que matemáticamente, el trabajo no es una maldición bíblica, sino el resultado del producto de una fuerza aplicada, en newtons, por la distancia recorrida, en  metros. Pero para el gobierno de Rajoy, el trabajo es otra cosa. El trabajo para ellos es “el misterio del pequeño hombre menguante”. La ministra Bañez, con su pelo oblongo, acaba de decir que, a pesar de haber disminuido el paro, el número de personas inactivas ha crecido en casi 300.000. Si a este asombroso dato le sumamos otro reciente que dice que la economía española ha alcanzado el nivel de PIB de la precrisis, pero con dos millones menos de empleos, llegaremos a la conclusión de que el trabajo medido en Julios, Albertos, Eloísas y Paz Padillas está desapareciendo.

Y el fenómeno no es coyuntural. Según los expertos del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) ningún trabajo que pueda ser sustituido por la acción de un algoritmo sobrevivirá. El trabajo, como  los supositorios, está dejando de ser necesario.

Mientras, nosotros discutimos si somos o no somos lo que somos. La revolución robótica está al caer y el paro, según la mayoría de los expertos en la materia, va a empezar a aumentar inexorablemente antes de la década de los 30. Según Bill Gates, en una reciente conferencia ofrecida en New York, podría llegar a alcanzar el 30%. Mientras este tsunami laboral se nos viene encima, la izquierda estupefacta se hace nacionalista, mete la cabeza de pensar debajo del ala y se olvida de las utopías para tratar de capear el temporal. Es lo que hay.

En esa línea, el 17 de julio pasado, el Gobierno recurrió la jornada de 35 horas que Susana Díaz aprobó para sus 270.000 empleados públicos. El tribunal dio la razón al Gobierno, a pesar del argumento de la lideresa socialista, según el cual la jornada de 35 horas crea unos 12.000 puestos de trabajo para mantener el nivel de servicios.

Como vemos, los argumentos de la izquierda en defensa de las 35 horas no pueden ser más razonables. ¿Pero acaso ante el tenebroso panorama que se nos avecina, la izquierda, debe ser tan razonable? ¿Si la izquierda europea hubiera sido siempre tan moderada, se habrían logrado la educación gratuita y obligatoria, la indemnización por despido, las vacaciones remuneradas, la jornada de ocho horas y la cobertura universal de la Seguridad Social?

Si el trabajo humano es sustituido en sus tres cuartas partes por la robótica y la inteligencia artificial, ¿dónde queda Don Carlos Marx? ¿Dónde su concepto de plusvalía? ¿Dónde la fuerza coercitiva de la huelga? Si con la llegada de la  inteligencia artificial, el trabajo humano se convierte en una “actividad extraescolar”, ¿quién va a pagar la fiesta? ¿Quién va a soportar el mantenimiento del llamado “Estado del bienestar"? ¿Por qué van a pagar las empresas impuestos, si no tienen trabajadores que se los exijan? Si la izquierda abandona el internacionalismo y la utopía, ¿quién velará por una vida digna y no subsidiada para todos? ¿Podrá Don Julio volver a cantar La vida sigue igual?
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

48 Comentarios
  • vianero vianero 11/09/17 09:15

    Adiós don Juan Herrera, que tenga ud. un buen nuevo curso escolar. Esperamos no leerle por aquí hasta el próximo julio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Carlos gaboardi Carlos gaboardi 02/09/17 08:06

    Simplemente economía Socializada. Marx continúa tan válido como siempre. Se reparte el trabajo, se hace solamente el trabajo sostenible para el planeta, y el necesario para el desarrollo humano.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Paco de la Calle Paco de la Calle 01/09/17 17:01

    Muy sencillo con el Socialismo ya que las máquinas son solamente acumulación de trabajo, es decir excedente del trabajo acumulado para producir bienes, en definitiva trabajo social. Lo que ocurre con la industialización (no hace falta llegar a la robótica la situación no es nueva) es que el capitalismo paga cada día menos a los trabajadores por la plusvalía que producen. Es decir lo que tenemos es recuperar todo ese trabajo acumulado y reducir la jornada de trabajo o aumentar los servicios que cada día nos recortan. Si en definitiva es que la forma de cálculo del salario es completamente arbitraria porque tiende solamente a cubrir las necesidades físicas del trabajador y se olvida del valor de lo fabricado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 29/08/17 20:34

    ...."El sexto sentido del hombre es darse cuenta de las cosas...tarde" ; Respetate lo suficiente como para alejarte de todo lo que no que te sirva, no te haga crecer o no te haga feliz. Hemos construido un sistema que nos persuade a gastar dinero que no tenemos, en cosas que no necessitaamos, para crear impresiones que no perdurararàn, en personas, que no nos importan. .....El DIablo Cojuelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Canija Canija 28/08/17 19:56

    Me parece muy interesante la reflexión que se plantea en su artículo. No sé en qué piensan los sindicatos , los partidos de izquierda ,los trabajadores y la ciudadanía en general ante la situación en la que estamos viviendo de gran precariedad y ante la perspectiva de un futuro incierto que se nos viene encima a pasos agigantados 

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • luzin luzin 28/08/17 17:30

    El desarrollo tecnólogico y la mecanización de la producción es consecuencia directa del modo de producción capitalista, es inevitable dentro de una economía capitalista. Si opera la competencia entre los distintos capitales individuales estos buscarán aumentar su productividad o lanzar nuevos productos. El aumento de productividad por los avances tecnólogicos de un determinado capital le permite obtener unas plusvalías extraordinarias, puede bajar precios, hasta que sus competidores adquieren la misma tecnología. Todo esto está en Marx

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    3

    • svara svara 29/08/17 00:04

      Solo parcialmente de acuerdo. Con el tiempo las bajadas de precios por optimizaciones, cuando son todos los fabricantes de un gremio los que lo practican, solo constituye una regularización del mercado, en este caso a la baja. Pero esto en el tiempo y con producciones no controladas lo suficiente puede ser contraproducente si no encuentran quien compre el producto, aunque el precio sea insosteniblemente bajo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      2

      • luzin luzin 29/08/17 21:50

        No, el argumento lo completa Marx con la consecuente bajada de la tasa de ganancias y la necesidad de abrir con nuevas tecnologías nuevos productos y mercados. Cuando yo era pequeño tener un balón de cuero era un lujo para ricos ... ahora los regalan

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • svara svara 29/08/17 22:57

          El problema que veo yo es que con la economía globalizada, los nuevos mercados... y en este planeta...

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Danton Danton 28/08/17 15:07

    Un "miedo" nada nuevo, tan viejo como la primera revolución industrial. Los primeros en asustarse fueron luddistas y owenianos..

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • vianero vianero 28/08/17 16:36

      Miedo que inculcan a la masa trabajadora para tenerla sumisa. Otro miedo similar al del terrorismo. Por un tiempo favorece a quienes lo estimulan. Pero quizás pronto se les vuelva en su contra.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      12

      • svara svara 28/08/17 23:57

        Espero y deseo que sea mas pronto que tarde.
        Saludos

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Danton Danton 28/08/17 15:07

    Un "miedo" nada nuevo, tan viejo como la primera revolución industrial. Los primeros en asustarse fueron luddistas y owenianos..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Mustela Mustela 28/08/17 14:38

    Esto me recuerda a cuando los matemáticos se pusieron en pie de guerra cuando salieron las primeras calculadoras, pero el caso no es el mismo. Lo peor que le pueda pasar a la sociedad es que dependa de las máquinas en las tareas domésticas o productivas, sean robots o no (como pasa con las lavadoras y los lavavajillas pero a escala muchísimo mayor), y es que un robot no es más que una máquina capaz de calcular, según haya sido programado, para realizar una tarea u otra o de un modo u otro.

    Había generado un comentario muy extenso pero creo que es mejor que me lo reserve. No sé, quizá haga un artículo relacionado.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • itnas itnas 28/08/17 16:44

      Pues a mí me gustaría leer ese comentario más extenso, en su caso, un artículo. No tengo yo tan claro eso de la guerra de matemáticos y calculadoras, pero en todo caso hoy hay más matemáticos que en aquella época y la evolución de la calculadora es una herramienta importante en análisis numérico.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • luzin luzin 28/08/17 12:26

    Si no hay beneficio, plusvalía, no hay inversión, y por tanto paro y crisis. Si hay pleno empleo, salarios suben, beneficios caen, inversión cae, inicia paro ... y vuelta a empezar ... la distribución de la riqueza que afirman estos falsos socialistas (psoes, podemos y demás patulea dedicadas a gestionar el capitalismo, siempre en favor propio) está muy limitada dentro del capitalismo simplemente porque los medios de producción están en manos privadas y lo que prima es la producción, por lo que las relaciones de distribución dependen de ese modo de producción.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    1



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.