X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

En la plaza y con voluntad común

Publicada 03/09/2017 a las 06:00 Actualizada 02/09/2017 a las 19:45    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 83

El poeta Vicente Aleixandre escribió su Historia del corazón para abrirse a una poesía de marcado carácter civil en los años más duros de la posguerra española. Uno de sus poemas se titula En la plaza. Evoca la felicidad con la que bajó a la Puerta del Sol el 14 de abril de 1931 para mezclarse con la multitud que celebraba la proclamación de la República. La conciencia individual, orgullosa de su alegría e independencia, no dudaba en compartir un nosotros, una voluntad común. El poeta bajó a la plaza con un ánimo humilde y confiante. Se trata de uno de esos poemas a los que vuelvo con naturalidad de lector acostumbrado a las lealtades.

Además del peso sentimental que tiene el recuerdo de aquel día alegre para la historia de España, me reconozco en el deseo de bajar a la plaza con el orgullo de una conciencia individual independiente que desea el diálogo, el abrazo, las ilusiones colectivas. Es también un deseo natural porque toda idea propia, toda sabiduría, necesita de la existencia de los otros para hacerse realidad.

La verdad y la mentira son un pacto de sabiduría común. Un político puede mentir, puede incluso engañarse a sí mismo, cosa que ocurre con frecuencia, y sus mentiras funcionan como representación oficial mientras descansan en el consentimiento de los demás. La política se vale de este territorio flexible que define a la verdad como un acuerdo común, un pacto de intereses y creencias, para confundir las opiniones con los datos. El invento de la posverdad no es más que una versión nueva de las viejas mentiras del poder que analizó Hanna Arendt en su libro Verdad y mentira en la política. Ahora hemos fundido esas mentiras de siempre con la sociedad del espectáculo, la creación de realidades virtuales y la mercantilización de un tiempo que conforma los datos como objetos sin memoria, instantes de usar y tirar.

En esa lógica un presidente de Gobierno puede mentir en un Parlamento o callar ante un juez sus evidentes responsabilidades en las corrupciones de su partido. En esa lógica una ministra puede aplaudir una primavera del empleo, mientras las cifras y los datos hablan de precariedad, inseguridad, temporalidad, pérdida de poder adquisitivo y de derechos laborales. ¿Primavera? Otro poeta, T. S. Eliot, nos enseñó que abril es el mes más cruel, porque despierta deseos que se estrellan con la realidad.

Las mentiras del PP se estrellan con la realidad hasta tal punto que los mentirosos ya no intentan engañarse a sí mismos, como ocurría en los años felices de la impunidad, ni pretenden tampoco engañar a los demás. Sólo aspiran a normalizar la convivencia con la mentira, a sostener mientras se pueda el pacto común de nuestra aceptación, esa que le da estatuto de verdad falsa a su mentira. Además de la corrupción, tienen la responsabilidad de querer definir la vida pública española como un asumido y rutinario circo de mentiras.

Si bajamos a la plaza, comprobamos que la mayoría de la gente sabe que mienten. Por eso la responsabilidad no es sólo de los mentirosos, ni siquiera de los que por una u otra razón deciden votar a los mentirosos. Y no nos rasguemos las vestiduras en este asunto, porque no son mayoría. De los 36 520 913 ciudadanos y ciudadanas con derecho a voto en las últimas elecciones, sólo 7.941.236 apoyaron al PP. Así que hubo 28.579.677 que decidieron no votar al PP. No votaron, o votaron a otras opciones, algunas incluso tan mentirosas como el PP.

De manera que la responsabilidad política no se agota en el PP y en sus votantes. Afecta también a todos los que no conseguimos crear un espacio público en el que de manera humilde y confiante pueda ser real una voluntad común, un consenso de verdad que sustituya al circo de la mentira. Si el PP degrada la democracia española acostumbrándonos a convivir con la mentira, también la degradan los que no configuran una alternativa posible para castigar sus engaños ruidosos con la pérdida del poder.

No hablo de una nueva moción de censura, esa que invocó Mariano Rajoy en el Parlamento desde su orgullo herido. La situación política actual no aconseja, según mi parecer humilde y confiante, la moción. Hablo más bien de crear una dinámica en la que desaparezcan para la izquierda las dichosas líneas rojas que impiden el diálogo y las alternativas reales.

A la plaza se puede bajar humilde y confiante. Las ideas de cada uno no son la verdad o la mentira en la opinión pública hasta que no se contrastan con la voluntad común. Sin diluirse, sin que nadie tenga que renunciar a sus sueños y a sus aspiraciones ideológicas, parece real la posibilidad de una alternativa que desaloje del trono a los que hoy son considerados corruptos y mentirosos por la inmensa mayoría.

La tarea es dialogar y evitar caer en el juego de los que generan un conflicto detrás de otro, una sorpresa detrás de otra, por medio de todas las cadenas de televisión y de algunos periódicos. Las élites económicas quieren conservar en sus garras el negocio del Estado a costa de la dignidad de la democracia española.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Azalea Azalea 11/09/17 18:32

    Gracias por tu articulo Luis, ojala lo vieran asi de claro,los que tienen la llave para revertir este tiempo tan horrendo...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Clarin Clarin 10/09/17 17:54

    Hay una parte más o menos significativa de la llamada "nueva izquierda" que odia tanto al PP como al Psoe. Mientras esto suceda y se siga hablando de "PPsoe" no hay nada que hacer. El PP seguirá gobernado. Ya lo intento Sanchez y Podemos votó con el PP. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • pobla pobla 05/09/17 20:25

    Gran artículo,coincido totalmente contigo.Rajoy no lo hace bien,y los demás le aplauden.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Bonanzero Bonanzero 05/09/17 12:37

    Luis: estupendo y clarificador como ciudadano tu artículo, pero tú sabes por esperiencia, que no hay mayor sordo, que aquel que no quiere oír. Con la juventud mejor preparada de muchas épocas, somos  todavía y tristemente seguiremos siendo, aunque nos duela, la España de la pandereta, del aplauso sin sentido, por no prestar la debida atención a lo que vemos y oímos, nos conformamos habitualmente a soltar el mal humor (frente a la actitud del gobierno) delante de una cerveza en grupo y rápidamente se pasa, al "opio" del pueblo (el fútbol) para acabar auto consolándonos ¡¡va, que le bamos hacer!! (como auténticos "masoquistas") ¡¡no bamos arreglar nada!! y al llegar la hora de votar, ¡¡total, va a ganar el mismo!! ....¿¿??...El uno por el otro, la casa sin barrer; falta (lo que más le interesa, a los políticos) el desinterés y la educación política, a la hora decidir el voto. No terminamos de tomar conciencia, sobre y para qué, el "valor" del voto. Con el agravante perpetuo, de la falta de interés de la nueva "casta" que antepone sus intereses primero, a la solución de los problemas como pudimos comprobar, en dos de las ocasiones que tuvo el comandante (el sorpasso) y más tarde, no dejar gobernar a Sánchez y Rivera cuando la llave del ese gobierno, eran los 72 diputados de Podemos. Un ERROR, que nos ha costado ver, como se ha ido asentando toda esa posverdad, como el que siembra trigo; han germinado todas sus mentiras, contaminando la tierra de siembra, los arroyos de riego, las acequias y el mismo aire. Mientras, nos acordamos de la triste frase (que tanto alegra al PP) la izquierda, solo ha estado unida, en la carcel. Y mal de muchos, consuelo de tontos.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    4

  • pepelleo pepelleo 05/09/17 11:41

    La culpa no la tiene el PP ni los que le votan.La culpa gorda la tienen los otros partidos que , por una causa o por otra , mantienen en el poder a estos tipos.Estos si que son lo peor de lo peor, porque con su orgullo, soberbia o que son tontos,tontos , permiten la situación actual .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Raúl Suárez Raúl Suárez 04/09/17 02:00

    Ha puesto al PPxxE en el lugar que le corresponde. Si hay algo peor que un enemigo, como es el PP, ese algo es sin duda un traidor. Gracias, señor Montero.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    11

  • mogronauta mogronauta 04/09/17 00:07

    Mi reflexión sobre su artículo me lleva a considerar un circo de mentiras también la posible alternativa. Realmente es un bucle casi "diabólico". Todo el mundo en la plaza lo sabe, todo el mundo en la plaza tenemos algo de corrupción, si no porqué fallan los números. Me culpo a mi mismo en primer lugar. Gracias por su artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • florenblues florenblues 03/09/17 22:41

    Buen artículo Luis. Gracias.

    Me centro en la moción de censura y de forma breve quiero decir:

    De ninguna manera puede el psoe aceptar. Son todo escusas, que si no dan los números, que si no es el momento....pamplinas. El problema que tienen sería como casar sus políticas económicas neoliberales con las propuestas progresistas de Unidos Podemos, Mareas, compromis...lo demás literatura.

    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    19

  • felixramon felixramon 03/09/17 21:03

    ¿Por qué la situación política actual no aconseja la Moción de censura, siendo la forma más rápida y legal que existe? Lo demás son excusas para seguir degradando, como bien dices, y convertirte en cómplice. Así que tú mismo te contradices.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    22

    • jcmartinez jcmartinez 03/09/17 22:02

      No se contradice; imposible exponerlo con más claridad. Sería un nuevo brindis al sol que reforzaría a Mariano Rajoy y desilusionaría (desanimaría), nuevamente, al electorado de izquierdas. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      11

      3

  • Berna.1 Berna.1 03/09/17 18:52

    Apreciado Luis García Montero;
    Por mucho que insistas, y que conste que estoy de acuerdo contigo, no creo que la izquierda sea capaz de superar "las líneas rojas"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2



Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La política de hartura

    Pensando en el 'monotema' del 1-O, me pareció envidiable la imagen de los peces esperando a que amaine el temporal para poder volver a practicar natación y disfrutar de la sal de la vida.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Cambiar de interlocutores

    Fernando Berlín explica cómo ve la prensa internacional la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno central.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre